abril 2016

Tamaulipas: ABATEN a delincuente durante BALACERA en DiazOrdaz

abril 30, 2016 // 0 Comentarios

Ciudad Victoria.- Esta mañana en un ejido perteneciente al municipio de Gustavo Díaz Ordaz, elementos de la Secretaría de Marina ­Armada de México abatieron a un civil armado, luego de que fueron agredidos cuando realizaban reconocimientos terrestres. 

El incidente se registró poco después de las 07:00 horas cuando el personal de la Marina realizaba tareas de reconocimiento y seguridad en una brecha conocida como Santa Gertrudis, dentro del ejido Valadeces del municipio de Díaz Ordaz. 

A unos 10 kilómetros de llegar a la Carretera Ribereña, los marinos fueron atacados por integrantes de un grupo delincuencial que se desplazaban en varios vehículos, por lo que en defensa de sus vidas repelieron la agresión y abatieron a uno de los civiles armados, un hombre no identificado que tendría de 25 a 35 años de edad. 

Los demás agresores se dieron a la fuga, dejando abandonada en el lugar del incidente una camioneta Mitsubishi color oscura, de modelo reciente, placas de Texas y la cual presumiblemente conducía el agresor abatido, a quien se le encontró una pistola automática de alto calibre. 

Del interior de la referida camioneta se aseguró una maleta conteniendo numerosas piezas metálicas conocidas como poncha­llantas, diversas dosis de marihuana y medicamentos, así como un radio de transmisión.

"EX-COMISIONADO FEDERAL de SEGURIDAD en MICHOACAN LEGITIMO al CARTEL de los TEMPLARIOS",ACUSA SACERDOTE…hicieron del "problema",uno "mayor".

abril 30, 2016 // 0 Comentarios

Al anunciar su salida como sacerdote de La Ruana, José Luis Segura reprochó al ex Comisionado Federal para la Seguridad, Alfredo Castillo, haber legitimado a grupos vinculados con el Cártel de Los Caballeros Templarios.

En un texto difundido en su cuenta de Facebook, dijo que la situación se empezó a descomponer tras la muerte del autodefensa Rafael Sánchez en marzo de 2014.

El cuerpo de Sánchez fue localizado junto al de su colaborador José Luis Torres, completamente calcinados en la caja posterior de una camioneta.

“Después de la muerte de Rafael Sánchez y José Luis Torres, el pueblo se pervirtió; el comisionado Castillo quiso desaparecer a Hipólito Mora y sus autodefensas”, señaló.

“Desde ese momento tuve que enfrentar al ‘Americano’ y a sus secuaces aquí en La Ruana; el tal ‘Monín’, el ‘8 Valencia”, ‘La Mami’ y demás delincuentes, quienes fueron autorizados por Castillo como los legítimos representantes de la ley en La Ruana”.

En su escrito, el sacerdote expresó su inconformidad por la transformación de las autodefensas a policías rurales.

“(Esa medida) me pareció una traición al movimiento insurgente y una aceptación de que se hiciera una revoltura entre autodefensas legítimos y los infiltrados por los criminales, como el H3, Los Viagras, Los Álvarez y demás grupos delincuenciales hijitos de los Caballeros Templarios”, evidenció.

Segura anunció su salida como párroco de La Ruana, donde surgieron las autodefensas para combatir a los templarios el 24 de febrero de 2013.

Lamentó que a más de tres años de distancia aún siga el asedio del crimen organizado en esa localidad del Municipio de Buenavista Tomatlán.

“Mi presencia en La Ruana ya no tiene sentido. La gente se ha adaptado totalmente a los modos de los criminales; ya nada les molesta. Los criminales destruyen al pueblo con la fabricación de drogas, los jóvenes las consumen y se echan a perder”, lamentó.

“Los criminales han contaminado los campos, las aguas y la tierra con los residuos venenosos de su producción de drogas, y a nadie le importa ¿Qué sentido tiene estar en un pueblo que por dinero, tortillas a 12 pesos, cobardía o dejadez se ha puesto de rodillas ante los criminales?”.

El sacerdote anotó que será transferido a la comunidad Presa de Los Reyes, en la misma región de Tierra Caliente, en común acuerdo con sus superiores en la Diócesis de Apatzingán.

Destacó que en estos tres años se edificaron en La Ruana comedores, un dispensario médico y de ropa, así como la gestión de un terreno para la capilla ubicada en el camino a Punta de Agua.

También la edificación de la capilla a La Virgen de Guadalupe, que fue levantada en el sitio donde templarios habían construido un altar en honor al fundador de ese grupo criminal, Nazario Moreno, “El Chayo”.

Fuente.-


"EX-COMISIONADO FEDERAL de SEGURIDAD en MICHOACAN LEGITIMO al CARTEL de los TEMPLARIOS",ACUSA SACERDOTE…hicieron del "problema",uno "mayor".

abril 30, 2016 // 0 Comentarios

Al anunciar su salida como sacerdote de La Ruana, José Luis Segura reprochó al ex Comisionado Federal para la Seguridad, Alfredo Castillo, haber legitimado a grupos vinculados con el Cártel de Los Caballeros Templarios.

En un texto difundido en su cuenta de Facebook, dijo que la situación se empezó a descomponer tras la muerte del autodefensa Rafael Sánchez en marzo de 2014.

El cuerpo de Sánchez fue localizado junto al de su colaborador José Luis Torres, completamente calcinados en la caja posterior de una camioneta.

“Después de la muerte de Rafael Sánchez y José Luis Torres, el pueblo se pervirtió; el comisionado Castillo quiso desaparecer a Hipólito Mora y sus autodefensas”, señaló.

“Desde ese momento tuve que enfrentar al ‘Americano’ y a sus secuaces aquí en La Ruana; el tal ‘Monín’, el ‘8 Valencia”, ‘La Mami’ y demás delincuentes, quienes fueron autorizados por Castillo como los legítimos representantes de la ley en La Ruana”.

En su escrito, el sacerdote expresó su inconformidad por la transformación de las autodefensas a policías rurales.

“(Esa medida) me pareció una traición al movimiento insurgente y una aceptación de que se hiciera una revoltura entre autodefensas legítimos y los infiltrados por los criminales, como el H3, Los Viagras, Los Álvarez y demás grupos delincuenciales hijitos de los Caballeros Templarios”, evidenció.

Segura anunció su salida como párroco de La Ruana, donde surgieron las autodefensas para combatir a los templarios el 24 de febrero de 2013.

Lamentó que a más de tres años de distancia aún siga el asedio del crimen organizado en esa localidad del Municipio de Buenavista Tomatlán.

“Mi presencia en La Ruana ya no tiene sentido. La gente se ha adaptado totalmente a los modos de los criminales; ya nada les molesta. Los criminales destruyen al pueblo con la fabricación de drogas, los jóvenes las consumen y se echan a perder”, lamentó.

“Los criminales han contaminado los campos, las aguas y la tierra con los residuos venenosos de su producción de drogas, y a nadie le importa ¿Qué sentido tiene estar en un pueblo que por dinero, tortillas a 12 pesos, cobardía o dejadez se ha puesto de rodillas ante los criminales?”.

El sacerdote anotó que será transferido a la comunidad Presa de Los Reyes, en la misma región de Tierra Caliente, en común acuerdo con sus superiores en la Diócesis de Apatzingán.

Destacó que en estos tres años se edificaron en La Ruana comedores, un dispensario médico y de ropa, así como la gestión de un terreno para la capilla ubicada en el camino a Punta de Agua.

También la edificación de la capilla a La Virgen de Guadalupe, que fue levantada en el sitio donde templarios habían construido un altar en honor al fundador de ese grupo criminal, Nazario Moreno, “El Chayo”.

Fuente.-


EMPRESARIOS INSISTEN y "QUIEREN COMISIONADO FEDERAL de SEGURIDAD en TAMAULIPAS…querran "agravar" el problema ?

abril 30, 2016 // 0 Comentarios

Los comerciantes de Tamaulipas presionaron ayer nuevamente al gobierno federal para nombrar a un Comisionado de Seguridad que asuma el control y coordine las acciones para combatir al crimen organizado y reducir la ola de violencia en el estado.
“Apenas ayer en Reynosa se registró un enfrentamiento a balazos, hoy se registró otra situación de violencia y no vemos para cuándo pueda terminar este clima que rompe la tranquilidad de la ciudadanía”, fustigó en esta frontera Julio Almanza Armas, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio.
Los empresarios, agregó, no sólo están haciendo un llamado al presidente Enrique Peña Nieto y al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, sino que advierten que la violencia podría recrudecerse y perjudicar a la ciudadanía.
El empresario urgió a replantear la estrategia implementada hace casi dos años en la entidad y expuso que es imperativo que las autoridades federales asuman el control total, ya que las autoridades locales hoy en día están enfocadas al trabajo de entrega-recepción del gobierno estatal.
“Vino el Secretario de Gober-nación, pero sólo habló de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, cuando en Tamaulipas tenemos más de cinco mil sin aparecer y no vemos ninguna fiscalía, ni trabajo para localizarlos”, sentenció Almanza ayer en Reynosa.
La reiteración de los comerciantes en Reynosa se produce luego de que el miércoles de la semana pasada el líder de la Fecanaco y la Coparmex expusieron en la ciudad de Matamoros la necesidad de un Comisionado de Seguridad.
‘‘Necesitamos que el gobierno federal se haga cargo de la seguridad, creemos que la presencia de un Comisionado sería esencial para reducir los índices de violencia en el estado’’, aseguró Almanza.
Y agregó: ‘‘Queremos que esté a cargo de coordinar todas las corporaciones federales y militares para devolver la tranquilidad a los tamaulipecos’’.
Almanza dijo que la situación se vuelve más sensible pues Tamaulipas está viviendo un proceso electoral de renovación del Ejecutivo, donde el resultado final de la elección del 5 de junio dependerá y estará ligado de manera directa al tema de seguridad.
‘‘Los empresarios y habitantes queremos elecciones tranquilas y en este proceso electoral el resultado final de la elección de gobernador tendrá una correlación directa de la capacidad del Estado y Federación de mantener el clima de tranquilidad’’, precisó.
‘‘ES TEMA SUPERADO’’
Al día, el jueves 21 de abril, el gobernador Egidio Torre Cantú rechazó la petición de que el estado cuente con la figura de un Comisionado de Seguridad, puesto que, aseguró, la estrategia de seguridad ha funcionado. 
‘‘Es un tema superado, yo creo que está muy claro como venimos trabajando en la estrategia de seguridad y justicia aquí en el estado y creo que venimos trabajando bien’’, afirmó Torre Cantú al ser abordado sobre el tema durante su visita al puerto de Tampico.
‘‘Por supuesto que tenemos retos, claro, pero por supuesto que estamos trabajando también para enfrentarlos’’, puntualizó.
fuente.-

EMPRESARIOS INSISTEN y "QUIEREN COMISIONADO FEDERAL de SEGURIDAD en TAMAULIPAS…querran "agravar" el problema ?

abril 30, 2016 // 0 Comentarios

Los comerciantes de Tamaulipas presionaron ayer nuevamente al gobierno federal para nombrar a un Comisionado de Seguridad que asuma el control y coordine las acciones para combatir al crimen organizado y reducir la ola de violencia en el estado.
“Apenas ayer en Reynosa se registró un enfrentamiento a balazos, hoy se registró otra situación de violencia y no vemos para cuándo pueda terminar este clima que rompe la tranquilidad de la ciudadanía”, fustigó en esta frontera Julio Almanza Armas, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio.
Los empresarios, agregó, no sólo están haciendo un llamado al presidente Enrique Peña Nieto y al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, sino que advierten que la violencia podría recrudecerse y perjudicar a la ciudadanía.
El empresario urgió a replantear la estrategia implementada hace casi dos años en la entidad y expuso que es imperativo que las autoridades federales asuman el control total, ya que las autoridades locales hoy en día están enfocadas al trabajo de entrega-recepción del gobierno estatal.
“Vino el Secretario de Gober-nación, pero sólo habló de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, cuando en Tamaulipas tenemos más de cinco mil sin aparecer y no vemos ninguna fiscalía, ni trabajo para localizarlos”, sentenció Almanza ayer en Reynosa.
La reiteración de los comerciantes en Reynosa se produce luego de que el miércoles de la semana pasada el líder de la Fecanaco y la Coparmex expusieron en la ciudad de Matamoros la necesidad de un Comisionado de Seguridad.
‘‘Necesitamos que el gobierno federal se haga cargo de la seguridad, creemos que la presencia de un Comisionado sería esencial para reducir los índices de violencia en el estado’’, aseguró Almanza.
Y agregó: ‘‘Queremos que esté a cargo de coordinar todas las corporaciones federales y militares para devolver la tranquilidad a los tamaulipecos’’.
Almanza dijo que la situación se vuelve más sensible pues Tamaulipas está viviendo un proceso electoral de renovación del Ejecutivo, donde el resultado final de la elección del 5 de junio dependerá y estará ligado de manera directa al tema de seguridad.
‘‘Los empresarios y habitantes queremos elecciones tranquilas y en este proceso electoral el resultado final de la elección de gobernador tendrá una correlación directa de la capacidad del Estado y Federación de mantener el clima de tranquilidad’’, precisó.
‘‘ES TEMA SUPERADO’’
Al día, el jueves 21 de abril, el gobernador Egidio Torre Cantú rechazó la petición de que el estado cuente con la figura de un Comisionado de Seguridad, puesto que, aseguró, la estrategia de seguridad ha funcionado. 
‘‘Es un tema superado, yo creo que está muy claro como venimos trabajando en la estrategia de seguridad y justicia aquí en el estado y creo que venimos trabajando bien’’, afirmó Torre Cantú al ser abordado sobre el tema durante su visita al puerto de Tampico.
‘‘Por supuesto que tenemos retos, claro, pero por supuesto que estamos trabajando también para enfrentarlos’’, puntualizó.
fuente.-

DENUNCIA: “Personal del 19 Regimiento de Reynosa, están incomunicados y desarmados”

abril 30, 2016 // 0 Comentarios

El regimiento 19 fueron llevados a una lugar desconocido, todos desarmados ni equipo tanticos. 

El dia de los 8 abatidos, tambien abatieron al central del Toro alias la Mojarra y se encontraron nominas de pagos a Sedena con nombres y cantidades y de Policias Federales entre ellos un Coronel, un Mayor y otros rangos y se los llevaron a entrevistas; Lo mismo paso en 2013 con el Comandante Gringo cuando la Policía Federal hayó nominas de pagos a militares y se los llevaron a México

Hasta el momento no sabemos si es un tipo de castigo o talvez esten en calidad de investigación. 

Esperomos el comunicado oficial de la zona Militar.



DENUNCIA: “Personal del 19 Regimiento de Reynosa, están incomunicados y desarmados”

abril 30, 2016 // 0 Comentarios

El regimiento 19 fueron llevados a una lugar desconocido, todos desarmados ni equipo tanticos. 

El dia de los 8 abatidos, tambien abatieron al central del Toro alias la Mojarra y se encontraron nominas de pagos a Sedena con nombres y cantidades y de Policias Federales entre ellos un Coronel, un Mayor y otros rangos y se los llevaron a entrevistas; Lo mismo paso en 2013 con el Comandante Gringo cuando la Policía Federal hayó nominas de pagos a militares y se los llevaron a México

Hasta el momento no sabemos si es un tipo de castigo o talvez esten en calidad de investigación. 

Esperomos el comunicado oficial de la zona Militar.



DENUNCIA: “Personal del 19 Regimiento de Reynosa, están incomunicados y desarmados”

abril 30, 2016 // 0 Comentarios

El regimiento 19 fueron llevados a una lugar desconocido, todos desarmados ni equipo tanticos. 

El dia de los 8 abatidos, tambien abatieron al central del Toro alias la Mojarra y se encontraron nominas de pagos a Sedena con nombres y cantidades y de Policias Federales entre ellos un Coronel, un Mayor y otros rangos y se los llevaron a entrevistas; Lo mismo paso en 2013 con el Comandante Gringo cuando la Policía Federal hayó nominas de pagos a militares y se los llevaron a México

Hasta el momento no sabemos si es un tipo de castigo o talvez esten en calidad de investigación. 

Esperomos el comunicado oficial de la zona Militar.



El hijo de un capo de Sinaloa en busca de una vida normal

abril 30, 2016 // 0 Comentarios

En algún momento, todo el mundo llega al punto donde cuenta su historia. Conocí a principios de 2009 a un joven veinteañero y exitoso profesionista que es hijo de un capo de Sinaloa actualmente preso. Mantuvimos contacto por medio año y nos encontramos cuatro veces fuera de la Ciudad de México. A la quinta aceptó contarme un poco de su vida, pidiéndome únicamente que en caso de publicar la conversación que sostendríamos no citara su nombre, ni el de su padre. Esta es la conversación que tuvimos durante el verano de 2009.

DIEGO OSORNO: ¿Cuándo fue la primera vez que tuviste conciencia de que eras hijo de un capo?

HIJO DE CAPO: Cuando tuve más reflexión habrá sido en la secundaria, porque en la secundaria me tocó convivir en la escuela con muchachos que estaban más o menos relacionados con el fenómeno, ya que sus papás estaban relacionados con esto. Ellos me hacían muchas cuestiones o mencionaban muchos nombres, y fue entonces que yo empecé a sacar cuentas, porque cuando detuvieron a mi papá yo estaba en la primaria, estaba muy chico, y yo no sabía mucho. Un día le pregunté a mi mamá “Oiga, mamá, ¿y a qué se dedica mi papá?”, y ella me respondió: “Él le paga a otras personas para que trabajen por él”. Yo dije: “¡Ah, caray, pues qué inteligente!” Y pues no era mentira, de cierta manera era verdad, pero fue hasta la secundaria cuando ya empecé a sacar cuentas, más o menos.

DO: ¿Estudiabas en colegio privado?

HC: Sí, era un colegio privado, y los muchachos estaban embobados con la narcocultura. Alababan, veían muy bien todo eso, y ésos eran los temas de siempre, diciendo “Ah, mira, aquél es hijo de tal capo”, y se me acercaban, y yo sabía que se me acercaban por eso. Entonces, al no hacerles caso, al alejarlos, hacía que pensaran que yo me creía mucho o alguna cosa así.

DO: Ellos veían a tu papá como un héroe…

HC: En ese tiempo para algunos él era un héroe, pero para otros no. Como que para algunos ya era alguien en caída. Lo detuvieron y en ese tiempo estaba de moda que Amado Carrillo, que no sé qué. Ellos hacían comparaciones y casualmente yo siempre estaba ahí. Decían: “No, que Amado Carrillo hizo más” y cosas así, pero yo no tenía nada que decir.

DO: Como competencias…

HC: Sí, como generando controversias, pero yo siempre me alejé. A veces me cuestionaban también: “Oye, ¿por qué no traes carro del año? ¿Por qué no traes joyas? ¿Por qué va tu mamá por ti a la escuela?”, cosas así, que para otras personas que están metidas en eso era algo muy bajo, pues traían guaruras o andaban con relojes Cartier; yo traía un Casio.

DO: ¿Qué te hacía no entrar a ese ambiente si era de lo más normal?

HC: Nosotros teníamos muchas cosas muy claras. Nunca nos interesó eso porque nunca nos hizo falta el dinero. A lo mejor no lo tuvimos a manos llenas, pero yo podía ir a la tienda y comprar lo que quisiera. Gracias a Dios, dinero nunca me faltó. Mi mamá nos enseñó muchos valores, y mi papá también. Él era —es— un hombre muy austero; nunca lo vimos enjoyado, nunca lo vimos llamando la atención. Era un modelo que teníamos, era un estándar. Por eso quizá al ver gente enjoyada o cosas así se nos hacía una cosa muy ridícula. Nosotros los veíamos como payasos.

DO: ¿Qué les decía tu papá? ¿Recuerdas algunas de las frases que les decía?

HC: No. Él no era mucho de frases, era más que nada de acciones. En una ocasión recuerdo que compramos unas pistolas de agua. Él nos dio dinero y nos mandó con una persona a que compráramos ropa y juguetes. Volvimos con unas pistolas de agua. Se enfureció; es la única vez que lo he visto enfurecido. Se enfureció muchísimo porque compramos juguetes bélicos. Nos dijo que no, que no anduviéramos comprando esas cosas, que las armas las traían los delincuentes y la gente que traía problemas. Nos asustamos mucho. Nunca nos pegó ni nada, pero siempre emanaba de él la autoridad, y él era la ley. Su única obsesión fue que estudiáramos, que tuviéramos nuestras maestrías y doctorados.

DO: ¿Cuál es la imagen más importante para ti de él?, ¿cómo aprendiste a admirarlo?

HC: Cuando me preguntan por él, que cómo era o cosas así, yo digo que nunca voy a olvidar que yo lo veía afuera de la casa regando las plantas, en pijama y platicando con alguna vecina o el vecino, o yendo él a las tortillas a pie.

Era muy amable y educado; era un hombre excesivamente amable. Recuerdo que en una ocasión fuimos por una cámara, a la reparación de un lente o algo así, y la persona que lo atendió lo trató con ese respeto, no de alguien que te conoce, sino de dos personas que se tratan con mucha responsabilidad. Eran cosas que me llamaban la atención: que todo el mundo lo trataba muy bien, y él era igual, muy educado, tenía una manera de llegarle a la gente. Sin tocar la privacidad, sabía manejar, sabía tratar a las personas sin faltarles al respeto.

DO: ¿Mantienes amistades de la infancia?

HC: No, yo creo que no. Era muy cohibido de cierta manera. Ya en la secundaria también, porque no había manera.

DO: Es raro que fueras cohibido, sobre todo si tu papá era alguien reconocido y se hablaba mucho de él…

HC: No, es que es muy diferente. Ves a alguien muy importante y lo relacionas a cómo son ahora los personajes. Antes podías ser importante, pero nadie te notaba; sabían si escuchaban tu nombre, eso sí. Eran hombres que pasaban desapercibidos; austeros, educados, nada de llamar la atención. Entonces nosotros no veíamos cosas raras, ni cosas fachosas. Él era un papá normal, así que no había nada que resaltar.

DO: ¿Jugaba contigo?

HC: Sí, recuerdo que lo hacía con todos.  Juegos físicos y deportivos. Con una pelota de tenis, rebotarla, o jugábamos basquetbol.

DO: ¿Recuerdas el día de su detención?

HC: No muy claro.

DO: ¿Qué imágenes tienes de él en esos días?

HC: Para serte franco, no recuerdo. Recuerdo el día siguiente que salimos y la ciudad parecía abandonada. Ni gente ni policías ni nada; eso sí lo recuerdo muy bien. Recuerdo que en esos días hacíamos muchas visitas familiares, pero eso es todo.

DO: ¿Qué sentías?

HC: Miedo. Yo estaba muy chico. Tenía conciencia, pero no relacionaba muchas cosas, y más que nada, el miedo era por ver la ciudad sola. Se me hacía muy raro, se me hacía muy extraño, y se decían muchas cosas por teléfono o a puerta cerrada, pero no sabías exactamente qué estaba pasando. “Ah, bueno, lo detuvieron. Pues qué malos”. Pero no sabías.

DO: ¿Cuáles son los costos más importantes que has asumido al ser hijo de un capo?

HC: El aislamiento, la soledad, la dificultad para hacer relaciones. ¿Con quién convives? A lo mejor con una mesera, en una gasolinera, en el súper, es todo lo que haces, y pues en la primaria yo era un poco cohibido; dn la secundaria ya estaba todo lo de la narcocultura; en la prepa algo muy parecido, e hice amigos, pero fueron temporales. Yo sabía que ellos querían algo de mí.

DO: ¿Cómo sabías eso?

HC: Porque siempre salían temas relacionados a mi papá o que dinero o que vamos aquí a la casa o allá. Ellos sabían de cosas que yo podía proveer, entonces recurrían mucho a eso.

Y pues yo también, de hecho, sacaba provecho. Así podía tener a alguien con quien platicar, pero sabía que no eran gente de fiar. Siempre andaban con que oye, que préstame, o que esto y lo otro, y no me pagaban. Y no era que me importara, pero sí me llamaba la atención. Las relaciones que yo valoro son las que he hecho sin que sepan quién soy.

DO: Me contaste de una relación amorosa de adolescente que tuviste que terminar a causa de que tu papá era un capo.

HC: Era una joven de una familia, pues, ¿cómo se podrá decir?, de una familia con pasado político. Prácticamente era el primer amor dentro de la madurez, si se le puede llamar así. Yo me llevaba bien con toda la familia, convivía con los suegros.

DO: ¿A ella la conociste en la escuela?

HC: No, me la presentó un primo. Me pasó su correo y platicamos, o una cosa así. Ya después nos vimos. La primera vez no pegó, no hubo química; ya la segunda vez, no sé por qué, la vi y ya nos entendimos mejor. Fue una relación de un año, a lo mucho dos. Al año y medio, por una coincidencia, se enteran de mi papá y cambian totalmente conmigo en su familia.

DO: ¿No sabían quién era tu papá?

HC: No, no sabían. Ya que se enteraron, me mandaron llamar y me dijeron: “No tenemos nada en contra de ti, ni de tu familia, pero ni nuestros estándares ni nuestro pasado nos permiten aceptarte. Nos caes muy bien, pero debes terminar tu relación con mi hija”. Y ya, terminamos formalmente.

Seguimos a escondidas, pero la mandaban seguir o nos veían por ahí. Ya era muy complicado; entonces decidimos dejar las cosas en paz.

DO: Es una historia muy dura. Más cuando eres tan chico.

HC: Sí, pero se te pasa.

DO: Es la tragedia amorosa y también el cargar con un destino encima…

HC: Esa sería la primera vez. Ya después me volvió a ocurrir, pero ya uno más o menos tenía experiencia. Sí fue doloroso, pero ya después te vas protegiendo, y ya ves, no me van a aceptar éstos. Entonces ves a la persona, ves a la familia y sabes hasta dónde vas a llegar con ella.

DO: Cuando te llaman los padres de la chica, ¿tú qué dices?

HC: No, nada. Yo lo respetaba mucho al señor, y lo respeto. Respeto la decisión, y en cierta manera pues entiendes. A lo mejor buscan ellos lo mejor y tienen una imagen de mí, o de mi papá, o de mi familia, de la misma prensa y del gobierno; entonces entiendes: ellos buscan lo mejor para sus hijos, y ni modo.

DO: Tú lo ves demasiado racional…

HC: Sí, pero si te pones a analizarlo racionalmente, ellos tienen una imagen muy negativa sobre ti, y no la vas a poder cambiar. Si yo les digo “No, mis papás son buenos”, pues no me van a creer. Entonces entiendes perfectamente y ya lo ves frío, y bueno…

DO: ¿Entonces te volvió a pasar esto?

HC: Sí, pero ya no tan dramático. Cada vez fue menos dramático. Dije: “Ya no voy a buscar; si me llega alguien, me va a llegar”, y pues es una fórmula que más o menos ha funcionado.

DO: ¿No pensabas: “¿Por qué soy hijo de quien lo soy?”?

HC: No, para nada. Tiene sus ventajas y desventajas.

DO: ¿Qué ventajas?

HC: No sé. Muchas veces no te falta en lo económico. A lo mejor no lo tienes en exceso, pero no sufres tantas carencias. Vives en tu casa a gusto, tienes televisión y en aquel tiempo tu Nintendo, tu videocasetera; puedes comprar muchas cosas que te gustan, puedes vivir. Yo viví bien, encerrado en mi propio mundo por mucho tiempo.

DO: ¿Y qué desventajas?

HC: Pues lo social, que no puedes hacer mucha vida social; no vas a muchos lugares también por temor a la misma delincuencia. Por ejemplo, Culiacán es un lugar muy conflictivo y sin orden; cualquier vago puede hacer y deshacer sin ninguna consecuencia. Todas esas cosas a mí en lo personal me inquietan.

DO: Hablamos alguna vez de los eventos en Sinaloa en los que se te marginaba, a pesar de que muchos de los que iban eran hijos de gente beneficiada por tu papá…

HC: Lo que pasa es que cuando mi papá estaba afuera, todos lo veían bien. En especial la gente (entre comillas) decente, pues porque les generaba utilidad y los ayudaba, pero pues una vez que de cierta manera cayó en desgracia, lo desconocieron y también a uno dejaron de aceptarlo.

DO: ¿Qué pensabas en esos momentos?

HC: No, pues los veía como lo que son: gente que busca la oportunidad, interesada únicamente. Con el tiempo lo asimilas y te acostumbras. Igual y ya mejor no te relacionas con nadie.  Dices: “Tengo lo que quiero”, y de cierta manera no los necesito. Todo va mejor, sobre todo cuando llegas a encontrar pareja. Ahí ya no te falta nada; te sientes bien, haces lo que quieras.

DO: Ahorita que hablabas de ese ex suegro en específico, dijiste que entendiste su posición porque ellos tenían una imagen negativa tuya formada por el gobierno. ¿De esta imagen sí reniegas?

HC: Sí, de cierta forma sí, porque muchas de las cosas no están comprobadas. Entonces, como dice mi papá, “Si tienen algo que decir, les invito a que me lo comprueben”. Nadie ha comprobado muchas cosas que se dicen, sobre todo las más dramáticas, las que más nos han afectado nadie las ha comprobado. Y si fuéramos como dicen que somos, ahorita anduviera con guaruras, anduviera cuidándome o armado o en cosas ilícitas. Y no. Yo vivo muy tranquilo, sin nada de eso.

DO: ¿Cómo vives?

HC: Normal, austero de cierta manera. No nos atraen los lujos, los autos deportivos. Vemos a los autos como medios de transporte. ¿Joyas? Yo siento que las utilizan las personas que tienen una inseguridad.

DO: ¿Cómo es el pasar varios años de tu vida entre cárceles y celadores, visitando a tu papá?

HC: Ya es de cierta manera normal, porque desde chico te acostumbraste.

DO: ¿Te acuerdas de tu primera vez en una cárcel de máxima seguridad?

HC: No, no recuerdo, como que es algo muy normal. Nunca lo había pensado.

DO: Suena absurda la pregunta, pero no se me viene a la mente cómo hacerla de otra forma. ¿Te gusta ir a la cárcel de máxima seguridad donde está tu papá?

HC: Sí, pues ir a ver a mi papá, sí. Pero desde que llegas te pones a pensar: “A ver con qué tarugada me salen ahora; ¿con qué persona me van a dejar entrar?, ¿qué revisión me van a hacer ahora?, ¿me voy a bajar los pantalones hoy o no?, ¿cuánto me voy a tardar en cada trámite?, ¿cuánto tiempo voy a perder para entrar a ver a mi papá?”

DO: ¿Hay muchos abusos?

HC: Sí, es normal.

DO: Yo creo que no es normal.

HC: Digo que es normal ahí adentro. Cada vez que vas, sabes que va a haber algo nuevo. Yo desde que tengo memoria pasa eso. Es como el Big Brother, las reglas cambian siempre: hoy te bajas el pantalón, a lo mejor mañana no, a lo mejor la semana que entra te levantan el prepucio. Son muchas cosas, nunca hay algo fijo, entonces tienes que ir con la mente abierta.

DO: Eso no es normal. Sobre todo con un gobierno que sale todos los días a hablar sobre la ley.

HC: También es más curioso que tantas cosas que hemos hecho para denunciar eso y nadie nos escucha, nadie nos contesta. No nos dicen si es verdad o mentira lo que denunciamos, nadie.

DO: ¿Qué sientes cuando los medios y la gente se refieren a tu papá como capo?

HC: No, nada. Lo único que sí me causa, lo que a veces sí se me hace chistoso, es cuando lo llaman “padrino”, ¿no? Yo siempre lo he visto como mi papá, no lo veo como otra cosa.

DO: La palabra capo no te causa conflicto.

HC: No. Será que la he escuchado demasiadas veces y ya no me incomoda.

DO: En Sinaloa, los periódicos se leen de atrás para adelante; por donde está la sangre se empieza. En estos días, ¿cómo recomendarías leer el periódico?

HC: Ser muy neutrales; ver las cosas que ocurren, que realmente ocurren en la ciudad, y compararlas con lo que dice el gobierno. Ver los escenarios, sobre todo de seguridad, y sacar uno su propio juicio. Tomar en cuenta todo lo que ocurre para votar de una manera diferente. No creer en las promesas de los candidatos que uno no conoce y esas cosas.

DO: El sinaloense tiene el estigma de que está metido en el negocio de la droga. ¿Tú qué piensas de esa cultura de Sinaloa relacionada con la siembra de enervantes?

HC: No sé, la gente de Sinaloa a veces es muy violenta. Yo siento que les gusta mucho la sangre, a pesar de que hay gente que no está en el negocio de las drogas y eso. Ocurre un asesinato, me pones a mí cerca de un asesinato y yo me alejo. A mí me parece desagradable, me da miedo, repulsión; pero hay gente que se acerca, incluso sacan fotos con sus celulares. Lamentablemente hemos estado expuestos a muchísima violencia, y parece que ésta es cada vez peor. Se cortan cabezas, miembros y se hacen muchas cosas horribles que antes no se hacían. Ahora la gente ya no se asombra, les parece muy normal, y eso es lo más grave de todo: la gente ha perdido la capacidad de asombro.

DO: ¿Por qué crees que antes no había tanta violencia como la de hoy?

HC: No sé. Quizá había más respeto por la vida. Quizá había valores que se hacían respetar. De repente empezaron a matar gente. Y ya no nada más la mataban, hasta le disparaban en la cabeza. Ahí empezaron a cambiar muchas cosas. Quizá. No sé, yo vería también que hay mucha pobreza, desempleo, y esas condiciones han generado la violencia y han hecho que sobre todo los sinaloenses busquen formas alternativas para encontrar la felicidad y el dinero para mantener a las familias. Yo culpo más que nada a la delincuencia en su origen: la pobreza y el desempleo.

DO: ¿Cómo es tu relación cotidiana con los demás?

HC: Normal, sólo que a veces tomo mis medidas para protegerme y proteger a otras personas. Por ejemplo, un candidato político me agregó a Facebook. Se veía como un tipo muy normal, muy bien, daba buena espina, pero no lo acepté. Me intentó añadir de nuevo. Le pregunté que si me conocía y me dijo que no, entonces le comenté que no era muy buena idea añadir a este desconocido, dadas sus aspiraciones y el que muchas veces en política buscan cualquier cosa para manchar a una persona.

Le aconsejé eso, que debería fijarse más en quién añade por lo que pueda hacer la gente que quiera dañarlo, porque pueden utilizarlo como un elemento en su contra. Le di ese consejo y lo borré. Me volvió a mandar mensajes insistiendo, pero ya no tenía objeto, yo no quería tampoco exponerme mucho, y ahí quedó.

DO: Algo parecido a eso te sucedió con Andrés Manuel López Obrador.

HC: Sí. Hace poco me encontré al Peje en un aeropuerto. No necesariamente simpatizo con partidos, ni con ningún movimiento, pero es un personaje. Yo lo he visto mucho en la tele, prensa, etcétera.

DO: ¿Te atrae?

HC: Sí. Se me hizo de lejos un tipo muy carismático, muy sencillo y humilde, y pues la verdad se me antojó acercarme y a lo mejor saludarlo, pero pensé: “No, esta persona tiene muchos enemigos, y si alguien le toma una foto conmigo y lo quieren dañar, va a ser un camino para lastimarlo”. Me quedé con las ganas de saludarlo. Sí me hubiera gustado tener el acercamiento, pero no, lo pensé mejor.

DO: ¿Por qué?

HC: Por los mismos estigmas. Si hay alguien que lo quiera dañar, va a decir que tiene relaciones con personas que tienen relación con presos.

DO: Todo el tiempo tienes que traer ese recuerdo de que eres hijo de un capo.

HC: Sí, casi con todo.

DO: Me imagino tu impulso detenido ante López Obrador.

HC: Fue una cosa muy rara. Es un personaje que ves en la tele y que dice algunas cosas con las que estás de acuerdo. Te atrae buscarlo para decirle: “Fíjese, me gusta esto, me gusta lo otro”. Quizá lo hubiera hecho también con otro personaje, pero fue el que se me puso ahí enfrente. Vi que lo estaba abordando la prensa. Luego se alejaron de él y hubo un momento en que quedó solo. Iba caminando con una señora que venía con él. Me iba a acercar, pero dije “No”. Me arrepentí, y ya que iba más lejos, dije “No, chin, sí me voy a acercar”. La verdad, lo seguí un rato, pero luego dije: “Definitivamente no. ¿Para qué voy a dañar a esta persona?”

DO: ¿A ti te interesó la política?

HC: Sí, pero obviamente, a como son las cosas aquí, mi carrera no hubiera llegado a ningún lugar. A la sociedad no le hubiera agradado un candidato que tuviera a un familiar recluido, y sobre todo con la fama que nos han creado.

DO: Se hereda todo…

HC: Sí, me dirían “narcopolítico”, y eso no me resultó tan atractivo.

DO: ¿Hipocresía?

HC: Cuando generas beneficios, te adoran. Cuando estás en desgracia, no. “Fuchi”. Esto es normal en todo.

DO: ¿Qué piensas de la legalización de las drogas?

HC: No estoy muy documentado sobre cómo funcionaría. Empezando por regular la mariguana quizá se podrían ver algunos datos. Si el gobierno tuviera la producción, esto limitaría el consumo a cantidades; se delimitarían los lugares donde se pudiera consumir y establecerían límites. Quizás funcionaría de cierta manera, pero no nos olvidemos de que la mariguana no es la única droga. Y también, ¿cuál es el mercado de la mariguana, el sector que la consume? Hay otras drogas que son más populares: la cocaína, o ahora que están las sintéticas, las pastillas y todo eso. Quién sabe qué tanto funcionaría. A lo mejor algunos productores de mariguana se quedarían sin empleo, pero recordemos que no nada más se produce mariguana. ¿Cuánta solución sería la regulación de esta droga? Habría que preguntarles a personas que estén más documentadas. La verdad sería poco prudente dar una opinión completa.

DO: ¿Te gustan los narcocorridos?

HC: No, nunca he sido de corridos ni de música norteña, la verdad. Se escuchará raro, tonto, pero crecí viendo MTV y VH1. Veo los videos de corridos y me parecen ridículos, y las canciones también. Pintan personajes que ni siquiera existen. Yo ahorita puedo pagar para que me hagan un corrido de que soy muy bueno jugando golf o cricket o algo así, pero pues no es cierto, no sé jugar golf ni cricket.

DO: ¿Por qué crees que hacen eso?

HC: Vanidad. Es lo más probable.

DO: ¿Por qué crees que los sinaloenses son la referencia del negocio de la droga? ¿Por qué Sinaloa?, ¿por qué no Guanajuato o Colima?

HC: No sabría decirte. Quizá las condiciones socioeconómicas tienen que ver. También el que se dé muy bien la agricultura en el estado podría ser un factor para que se dé la siembra de drogas, no sé. La verdad no podría dar una opinión.

DO: ¿Cómo describirías al sinaloense de hoy?

HC: Amigable. Todos son amigables en general, pero no podría dar una sola descripción, porque todos los sinaloenses son distintos.

DO: Los “sinalocos”, dicen algunos.

HC: Pero todos somos diferentes. No creo que sea correcto estereotipar, ni decir “todos los sinaloenses son así”. Todos somos diferentes.

DO: Tú no te involucraste en el negocio, pero otros hijos de capos sí. ¿Los comprendes?

HC: Yo la verdad a veces siento feo porque los detienen muy jóvenes y digo: “No, les falta mucho, les faltaba mucho que hacer”. También pienso que cómo es posible que sus papás los hayan dejado meterse en el negocio. Si ganaban bien y tenían todo, ¿por qué los dejaron echar a perder sus vidas?

DO: ¿Cómo llevas tu vida con la autoridad?

HC: Hay que estar siempre en regla. Sacar carta de no antecedentes penales muy seguido, licencia de conducir siempre vigente, revisar el carro, que no le falle ninguna luz, respetar los límites de velocidad, los semáforos, ser extremadamente amable, el doble o triple de amable de lo que debe ser una persona normal, evitar las groserías y cualquier cosa que pueda provocar una reacción negativa o una represión por parte de las autoridades; no darles motivos, porque uno siempre está bajo una lupa. Ahorita, si me detienen, no sé, bajo el efecto de bebidas embriagantes, no van a decir que detuvieron a equis persona ebria. Van a decir que detuvieron a un hijo de un capo que andaba ebrio, conduciendo irresponsablemente bla bla bla. Entonces no, hay que alejarse de los problemas, evitar todo lo negativo.

DO: ¿Cómo sobrellevas esta vida solitaria?

HC: Uno anda normal.

DO: Me refiero a tu vida emocional.

HC: Te acostumbras desde chico. La verdad uno hace las cosas, sin… te salen sin que las pienses; entonces no buscas problemas.

Si ahorita un mesero te sirvió mal, te trajo un refresco que no era, si te lo puedes tomar, tómatelo, no hagas lío; si la comida está salada, cómetela y ya no vuelvas. Nada que pueda dar de qué hablar, no que haces un escándalo en un restaurante, nada. Y también cuidar mucho con quién nos juntamos. Si invitas a alguien a comer y le sirven mal y te hace un escándalo, atrae las miradas hacia tu mesa, hacia donde estás tú. Alguien te puede ubicar y decir: “Vi al hijo de fulanito y tenía un escándalo con unos vagos”, o cosas así. Entonces lo vas haciendo inconscientemente, el cuidarte te sale natural.

DO: ¿Has juzgado a tu papá por su vida como capo?

HC: Supongo que en su momento él tuvo sus razones para tomar el camino que tomó. Como todo padre, supongo que buscaba mejores cosas para darnos, para que viviéramos mejor. Él tomó un camino, no sé si fue el correcto o el equivocado, pero lo tomó. Fue su decisión, tuvo sus razones y si hizo algo malo la ley le aplica castigo.

DO: ¿De qué platicas con él en la cárcel?, ¿le cuentas tus problemas, tus cosas del día?

HC: No. Si tienes problemas, no se los cuentas. Llegas diciendo: “N’ombre, maravilloso todo afuera. ¿Cómo va tu vida?, ¿algún problema? No, no, nada; todo bien. ¿Batallaste para entrar? N’ombre, eran unos amores”. ¿Por qué? Porque si le dices: “Me revisaron, me tocaron el pene”, pues lo vas a tensar y él no puede hacer nada, y con el encierro puede influir en algún comportamiento negativo, llegar a hacer que lo castiguen o algo, o tensarlo, entonces no está bien. Todo lo negativo de afuera lo eliminamos y tratamos de entrar con la mejor cara para no darle más problemas de los que tiene.

DO: ¿De qué platicas?

HC: Temas familiares o generales sobre cosas que ocurren afuera. Muchas veces me pregunta de computadoras o de amigos que están afuera y que yo tengo la manera de verlos; cosas familiares, negocios, todo, cosas generales, pero nunca problemas ni nada, a menos que sean muy graves y él tenga la manera de aconsejarnos.

DO: ¿A quién quieres más: a tu papá o a tu mamá?

HC: A los dos. Cada uno representa algo. Los dos tienen lo suyo.

DO: ¿Tu papá qué representa?

HC: Autoridad, la figura paterna, el apoyo, el maestro, el mentor o a quien puedo preguntarle cualquier cosa de cualquier tema; mi mamá el amor, cariño, el apoyo, su presencia, todo. Los dos juegan un papel importante, y a los dos por igual los quiero. Ojalá que no me pase, pero el día que los pierda, me va a llevar la fregada con los dos.

DO: ¿Qué le regalas a tu papá cuando cumple años?

HC: Tarjetas es lo único que se le puede regalar, aunque, bueno, tarjetas ya casi no dejan entrar. Cuando vienen muy elaboradas ya no. Si son de tres hojas o de hojas muy gruesas o que tengan algo corrugado, pues ya no entran. Entonces tratas de encontrar la más sencilla, con un dibujo o algo que aplique a la ocasión por la que se le da. O cartas, cartas escritas.

DO: ¿Cuál es el día en que lo has visto más feliz estando en la cárcel?

HC: El día que se casó mi hermano mayor. Nos tocó visitarlo y entramos desvelados. Estaba muy contento. Me imagino que también triste por no haber podido estar ahí, pero ese día se veía muy contento.

Dámaso López Serrano, La entrevista con el ahijado de Joaquín Guzmán Loera

abril 30, 2016 // 0 Comentarios

—Formule sus preguntas y yo veré cuáles contesto —advirtió quien se presentó como ahijado de Joaquín “El Chapo” Guzmán: Dámaso López Serrano.

Su padre, Dámaso López Núñez, conocido como “El Licenciado”, trabajó como agente del Ministerio Público de Sinaloa durante la década de 1990 y a finales de 1999 se desempeñó como jefe de seguridad del Centro Federal de Readaptación Social No. 2 de Occidente, mejor conocido como Puente Grande.

De acuerdo con el expediente desclasificado de la corte estadounidense 11-CR-00558, a los pocos meses de haber ingresado al penal, Dámaso fue ascendido a subdirector de vigilancia y custodia como parte de una estrategia definida para ayudar a El Chapo a escapar de Puente Grande.

Dos meses antes de la fuga del capo (el 19 de enero de 2001), López Núñez presentó su renuncia, momento en el cual ya se tenía todo preparado para la fuga de Guzmán Loera. Una vez concluido el escape, Dámaso comenzó a trabajar en la estructura criminal de Sinaloa, convirtiéndose en su principal operador y en uno de sus más entrañables amigos, su mano derecha.

De acuerdo con informes de inteligencia militar, El Licenciado ha importado cocaína desde Perú, Panamá y México hacia territorio estadounidense. Según un documento firmado por MacBride y Daniel J. Grooms, del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, y por Arthur G. Wyatt y Darrin L. McCullough, representando a la Agencia Antidrogas (DEA), Dámaso y el grupo que tiene a su cargo han traficado más de 280 millones de dólares en mercancía como parte de las operaciones ilícitas del Cártel de Sinaloa.

Siguiendo el legado y con apenas 25 años de edad, Dámaso López Serrano, apodado “El Mini Licenciado”, ya comanda una célula criminal conocida como las Fuerzas Especiales de Dámaso, organización que él y su padre crearon apenas hace unos años.

En conjunto con Los Ántrax, brazo operativo que actualmente dirige Ismael Zambada, alias “Mayito Gordo”, este grupo criminal reúne a un séquito de aproximadamente 200 mil sicarios al servicio del Cártel de Sinaloa y sus actuales líderes, Ismael “El Mayo” Zambada y Juan José Esparragoza Moreno, alias “El Azul”.

Luego de la captura de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera el pasado 22 de febrero de 2014, las dudas en torno a quién asumirá el liderazgo del Cártel de Sinaloa siguen latentes. En tanto eso sucede, los herederos del poder criminal, los llamados “narcojuniors” no dejan de burlarse tanto de autoridades nacionales como extranjeras.

—Después de la captura de “El Chapo” Guzmán, ¿qué se espera para la organización de Sinaloa? Se prevé que Ismael “El Mayo” Zambada asuma el control total del Cártel de Sinaloa —se le cuestiona al hombre que se presenta como Dámaso López Serrano en una entrevista para El Barrio Antiguo.

—Aquí hay jerarquías y se respetan. El mando era el general [Joaquín Guzmán] y el viejón Mayo. Ahora sólo se espera que baje la marea y habrá junta para discutir esos temas.

—Se habla de que la captura de El Chapo fue una traición por parte de la familia Zambada…

—No, la única guerra fue del gobierno contra el general [Guzmán Loera], pues había un pacto y ellos lo rompieron. Traicionaron al viejón. La realidad es que en este sexenio entraron intereses diferentes, de personas distintas a las que les gusta trabajar mal, ¿sí me entiendes?

—¿Cuál era el acuerdo que tenían con el gobierno federal y las autoridades de los estados?

—Mira, esos acuerdos sólo los viejos lo saben y conocen con quién los tienen, pero básicamente era “Tú no te metes conmigo y yo no me meto contigo”. Los verdaderos delincuentes están en el Distrito Federal y son los que autorizan las leyes, nuestros políticos.

—¿A qué políticos te refieres?, ¿con quiénes han negociado?

—¿Tú crees que es necesario decir nombres? No preguntes cosas de las cuales sabes la respuesta. Sólo te diré que al nuevo gobierno [de Enrique Peña Nieto] ya le servimos, y ahora se desentienden con el narco, no saben que por nosotros ganaron. Hicimos que la gente volviera a confiar en ellos.

—¿A quién te refieres con nombre y apellido?

—A diferencia de ellos, nosotros si tenemos principios y sabemos cuándo callar y cuándo hablar. Ustedes con el tiempo verán quiénes son.

El modus operandi

Dámaso cuida cada detalle de lo que dice y cómo lo dice, pues aunque le guste fanfarronear y exhibir sus lujos en las redes sociales como a los demás vástagos de los capos mexicanos, él asegura que su palabra vale más que cualquier otra cosa que el dinero pueda comprar.

El pasado 21 de febrero, me puse en contacto a través de la cuenta de Twitter @Damaso_Lopez_ con el presunto capo mexicano. Durante la entrevista, El Mini Lic. habló de las funciones que desempeña el Cártel de Sinaloa en las plazas que controla, asegurando que a éste jamás le ha gustado abusar o servirse del pueblo. “Tú puedes visitar Sinaloa y verás que a las regiones más pobres tratamos siempre de tenderles la mano y apoyarlas sin pedir nada a cambio; aquí a nadie se le obliga a entrar”, afirma.

—¿Cuál es el proceso de reclutamiento para pertenecer al cártel?

—La mayoría de la gente que conforma la empresa es familia y gente conocida, personas leales que respetan la vida ajena. Y claro, yo en mi grupo no tengo niños, ni mujeres, siempre trato que sea así.

En septiembre de 2011, miembros del Cártel del Golfo, La Resistencia y el Cártel de Jalisco Nueva Generación formaron una alianza a la que llamaron Cárteles Unidos. Esta asociación se creó para bloquear el ingreso de Los Zetas a estados como Zacatecas, Jalisco y Aguascalientes.

El Cártel de Sinaloa también perteneció a este cónclave de grupos criminales dispuestos a defender las plazas que actualmente controlan, alrededor de 25 de las 32 entidades de la República Mexicana, según estimaciones.

Sin embargo, tras las constantes disputas entre grupos contrarios del crimen organizado, el Cártel de Sinaloa decidió adquirir más independencia y menos aliados con la creación de brazos operativos como Los Ántrax, que controlan el trasiego de drogas en México, Centroamérica y algunas regiones de Europa.

—¿Sigue vigente el acuerdo de Cárteles Unidos?, ¿con cuáles organizaciones lo mantienen?

—Aquí la realidad es que siempre tratamos de respetar ese acuerdo; si los demás no se meten con nosotros, nosotros no nos metemos en sus plazas. Lo que te puedo decir es que ya no hay comunicación con ningún cártel, ni para bien ni para mal.

—¿Quién entrena a los integrantes del cártel y de dónde proviene todo el armamento? ¿Hay convenio con colombianos y estadounidenses?

—Nos entrenan ex militares, ex marinos y policías. El armamento sí viene de Estados Unidos, tenemos gente allá que sólo se dedica al abastecimiento.

—Luego de la liberación de Rafael Caro Quintero, ¿qué han sabido de él?, ¿ha retomado sus actividades dentro del Cártel de Sinaloa?

—Sólo sé que anda tranquilo, ni para bien ni para mal. Sí vino a visitarnos, pero él dijo que ya su vejez la quería vivir tranquila, y pues la verdad después de esa visita, no volvimos a saber nada del señor.

El 28 de octubre de 2013, Rafael Caro Quintero presentó ante el Juzgado de Distrito de Guadalajara una solicitud de amparo en la cual solicitaba la orden de detención provisional con fines de extradición internacional.

La demanda de derechos fundamentales contra la Secretaría de Gobernación (Segob), el procurador general de la República, el titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) y otras autoridades, fue aceptada el pasado 12 de noviembre. Sin embargo, el día 22 de ese mismo mes le fue negada nuevamente la solicitud de manera definitiva, quedando sujeto a un proceso penal en Estados Unidos que sigue su curso.

Los herederos del poder criminal

Ligado a otros nuevos miembros del narcotráfico 2.0, Dámaso ha dado a conocer en más de una ocasión a través de redes sociales sus vínculos directos con Iván Archivaldo, Ovidio Guzmán López y Jesús Alfredo Guzmán Salazar, hijos de El Chapo, así como con Ismael “Mayito Gordo” y Serafín Zambada, hijos de El Mayo.

Sin embargo, la relación es más amplia. Tras el fallecimiento de José Manuel Torres Félix, alias “El Ondeado”, sus descendientes asumieron cargos clave dentro del Cártel de Sinaloa. Su hermano Javier Torres Félix, alias “El JT”, después de ser extraditado a Estados Unidos y luego de cumplir una sentencia que le dictó un juez federal del Distrito Central de California, fue extraditado a México. Poco tiempo después alcanzó su libertad gracias a un proceso opaco de las instancias de procuración de justicia del país. Actualmente se desconoce el paradero de El JT, así como el estado original de su proceso jurídico.

Siguiendo los pasos de El Ondeado, sus sobrinos —Misael, Joel y María Luisa Torres Urrea— también sirven tanto al Cártel de Sinaloa como a su brazo operativo conocido como Los Ántrax, liderado anteriormente por el capo de 33 años de edad José Rodrigo Aréchiga Gamboa, alias “El Chino Ántrax” o “Comandante 57”.

María Luisa Torres, quien se define como “una pieza grande del negocio y una dama muy pesada” en sus redes sociales, es la encargada de coordinar, principalmente, la contabilidad de una parte de las ganancias del cártel al que están adscritos ella, su padre y sus dos hermanos.

A través de su cuenta de Twitter (@TF_ML), María Luisa ha publicado fotografías de la tumba de El Ondeado en la popular necrópolis de Sinaloa, Jardines del Humaya, al igual que pistolas bañadas en oro, fajos de billetes, camionetas blindadas, zapatos de marca, animales exóticos y fotografías de antaño de Joaquín “El Chapo” Guzmán, Alfredo Beltrán Leyva, Sandra Ávila Beltrán “La Reina del Pacífico” e Ismael “El Mayo” Zambada.

—¿Qué relación llevas con María Luisa Torres Urrea? Se habla de que ella es la sucesora o fue el brazo derecho de El Chino Ántrax dentro de la organización.

—¿Quién te dijo eso? Ella no tiene nada que ver con el negocio. Su familia ya anda retirada y pues es sólo una amistad.

—María Luisa ha subido en más de una ocasión fotos en sus redes sociales donde aparece contigo y con Rodrigo Aréchiga, además de que Misael y Joel, dice, andan metidos con Los Ántrax.

—Como te digo, sólo son amistades. Yo con El Chino nunca me llevé bien. Y Misael, “El M2”, es el único que anda metido en el narco. Pero no sé dónde anda, siempre ha jalado solo junto con Joel. De María Luisa no me gusta hablar, con las damas soy un caballero.

—¿Cuántas veces a la semana pasan droga de México a Estados Unidos y en qué cantidad?

—No es a la semana. Antes sí, pero la situación ya está más difícil. Tratamos de meterle cada 15 días entre 5 y 10 toneladas.

—¿Qué es lo que más trafican: mariguana, cocaína o drogas sintéticas como las anfetaminas y metanfetaminas?

—Ahorita las “metas”. Todo lo que es sintético es más fácil de mover, pero la coca y la mota nunca la dejamos de mandar; es nuestro fuerte.

—Enviados en plátanos y chiles de plástico, ¿no?

—En lo que ellos van, nosotros ya regresamos compa. Usted sabe, el ingenio mexicano siempre presente.

El joven narcotraficante nacido en Culiacán, Sinaloa, descarta la idea de que “El Mayo” Zambada y el Cártel de Sinaloa sean los dueños u operadores legítimos del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

“No compa, aquí el jefe máximo está en los cielos. Claro que el viejo M tiene su poder, pero no como lo pintan. Aquí todo se compra, menos el final; vea lo que le pasó a mi padrino”, comenta.

—Tu papá trabajó como jefe de seguridad de Puente Grande durante el encierro de El Chapo. ¿Qué rol asumirá ahora que atraparon al líder del Cártel de Sinaloa?

—Mi papá trabajó para mi padrino pero también son muy buenos amigos. Le repito: ahorita se necesita hacer una junta y ver qué va a pasar.

—¿Ya se convocó a una reunión? ¿Quiénes tienes pensado que asistirán a este evento?, además de tu papá y tú, por supuesto.

—Iván y Alfredo “El Guanito” Guzmán, “El Mayo” Zambada y su gente, elementos de Sonora y varios mandos de la empresa que se encargan de varias plazas.

El humo

Con ingresos anuales que podrían alcanzar los 3 mil millones de dólares —como lo detalló en junio 2012 el diario estadounidense The New York Times—, el Cártel de Sinaloa es poderoso en cuanto a estructura financiera se refiere.

El Mini Licenciado asegura que nadie sabe las ganancias netas que deja el tráfico de drogas en México, y aunque cada capo cuenta con sus contadores personales, como él afirma, la derrama económica continúa siendo de proporciones inmensas.

“No todos mis ingresos son del tráfico de drogas, también tengo negocios lícitos y en regla”, asegura.

—Dices que te alcanza para vivir, pero la gente normal no anda por las calles en un Ferrari o con armas bañadas en oro como ustedes, ¿no?

—Soy como soy, compa, y por eso estoy aquí. El dinero en manos de pendejos se hace humo, y el humo en manos sabias se vuelve dinero.

—Según tus contadores, ¿cuánto obtienes del narcotráfico al mes?

—Échele cabeza usted compa, se la dejo de tarea.

—¿Existe algún código dentro del Cártel de Sinaloa, es decir, reglas sobre lo que se puede hacer y lo que no?

—No se mata a inocentes. El negocio sólo es tráfico. No existen extorsiones, ni secuestros. En la empresa nuestro dicho es: “Hay que ayudar al inocente y mancharnos con el corriente”. Nosotros sí nos sabemos respetar.

Tras agotar un extenso cuestionario con este personaje que algunos medios de comunicación falsamente han colocado como el heredero para asumir el mando del Cártel de Sinaloa, El Barrio Antiguo finalmente pregunta:

—¿Qué opinas acerca de la guerra contra el narcotráfico?, ¿es realmente una estrategia en su contra o es puro “pan y circo”, como coloquialmente se dice?

—El trabajo de los militares y marinos es cumplir órdenes. Su chamba es agarrarnos y la de nosotros es no dejarnos agarrar. Como dice el viejo Mayo: “Si nos agarran o nos matan, nada cambia”.

—¿Por qué?

—Porque esto es como el bien y el mal compa: si uno no existiera, el otro tampoco. Hoy nos tocó ser a nosotros el mal, mañana, quién sabe… 
1 2 3 4 5 93