diciembre 2016

MARINOS le quitaron 11 toneladas de Coca a Narcos

diciembre 30, 2016 // 0 Comentarios

La Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) alcanzó este año la cifra récord de aseguramientos de cocaína en lo que va del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, al incautar más de 10 toneladas de cocaína en cerca de 15 operaciones navales y anfibias.

En la segunda quincena de noviembre la Marina proporcionó a Estado Mayor datos sobre la cantidad de cocaína asegurada hasta esa fecha. Al 21 de noviembre pasado, según cifras de la dependencia, se habían decomisado 8 mil 501 kilos con 707 gramos.

Después de ese aseguramiento, la Marina hizo otras dos incautaciones relevantes con las que llegó a las 11 toneladas decomisadas del alcaloide. Los días 18 y 19 de diciembre, en operaciones separadas, se localizaron embarcaciones y decenas de paquetes sellados que iban a ser entregados en costas del Pacífico.

El 18 de diciembre, la Marina recibió informes sobre la presencia de una embarcación sospechosa frente a costas de Oaxaca. Desde la Octava Región Naval (Acapulco, Guerrero) se ordenó el despliegue de un helicóptero Panther, una Patrulla Oceánica y una interceptora Polaris para ubicar a la embarcación.

Esta fue descubierta pero alcanzó allegar a la costa, en las inmediaciones de la Playa Corralero, en la región de Pinotepa Nacional. Ahí fue abandonada con 40 bultos sellados conteniendo la cocaína.

El segundo decomiso ocurrió el 19 de diciembre, cuando la Marina interceptó otra embarcación frente a Punta Maldonado, a unos 110 kilómetros de la costa oaxaqueña, tras haberla ubicado mediante intercambio de información de inteligencia.

En esta operación se detuvo a cinco personas y se les aseguraron 45 bultos y 24 ladrillos de droga El peso total de la droga incautada en las dos operaciones fue de un “aproximado de dos toneladas”, de acuerdo con el comunicado de la Semar.

Con esa cantidad, sumada a los 8 mil 501 kilos con 707 gramos, los aseguramientos de cocaína llegaban a más de10 toneladas y media. Seis días más tarde, frente a las costas de Huatulco, en Oaxaca, dos unidades de intercepción (dos aeronaves, dos interceptoras y dos buques) detectaron 31 bultos y cuatro paquetes flotando en el mar.

Oficialmente se incautaron 831.90 kilogramos de cocaína, pero no hubo detenidos.

En total, a unos días de que termine el año, la Marina ha asegurado más de 11 toneladas del alcaloide en unas 15 operaciones efectuadas en tierra (recintos portuarios), en el mar y en la franja costera del Pacífico mexicano, especialmente frente a las costas de Oaxaca y Guerrero.

Con estos decomisos, la Marina duplicó los aseguramientos de cocaína hechos en 2013, 2014 y 2015, periodo en el que su personal especializado decomisó 5,002 kilogramos de la droga. 

Muy bien, pero…

El 2016 terminará con poco más de 11 toneladas de cocaína aseguradas por la Marina en diversos operativos, efectuados mayoritariamente en la costa de Pacífico, frente a Oaxaca y Guerrero.

Las poco más de 11 toneladas de cocaína aseguradas, superan los cinco mil kilos logrados en los tres primeros años de este gobierno, pero están lejos de las cifras históricas de incautación alcanzadas al final de la administración de Felipe Calderón, periodo en el que la Armada le quitó a los cárteles que operan en el Pacífico 36 toneladas 727.93 kilos de cocaína, en operaciones directas y en operaciones coordinadas.

Indemnizan a Sicaria del CJNG con 1 millón de pesos

diciembre 30, 2016 // 0 Comentarios

En fecha aún por definir, Claudia Medina Tamariz, presunta integrante del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), recibirá aproximadamente un millón de pesos por sufrir tortura y violación por parte de marinos, confirmó la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

De acuerdo con el  artículo 27 de la Ley General de Victimas, recibirá el beneficio al haber sido torturada y violada por elementos de la Marina-Armada de México (Semar), el pasado 8 de agosto de 2012 durante su detención en el puerto de Veracruz.

A raíz de la recomendación 62/2016 que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) envió a la Secretaría de Marina, se vuelve a revivir el caso de Medina Tamariz, acusada de pertenecer a una organización delictiva en Veracruz.

En la detención se logró la captura de Isaías Flores Pineda, El Cronos, presunto jefe de plaza en Veracruz y Boca del Río del CJNG, donde se le aseguraron un arma corta, una granada de mano, además de 148 mil 350 pesos en efectivo y diversas dosis de presunta droga en el puerto.

Según  la averiguación previa AP/PGR/VER/587/2012, Medina fue detenida junto a una célula del CJNG en en el centro de Veracruz, luego de una persecución que realizó la Marina contra un vehículo donde iba la indiciada junto a un hombre.

Se logró detener a Medina y se le decomisaron armas de fuego, mientras el hombre logró introducirse en una pensión de tráileres donde más adelante fue detenido y se liberó a una víctima de plagio.

Medina, quien estuvo presa en el Centro de Readaptación Social de Cieneguillas, Zacatecas, fue puesta en libertad bajo caución, manteniendo vigente el delito de portación de arma de fuego.

Según el expediente de la CNDH, Medina recibió agresión de tipo sexual por parte de un marino.

La Secretaría de Marina acató la recomendación de la CNDH, pero dijo que sólo un juez puede determinar la culpabilidad o no de uno de sus elementos en el incidente de 2012.

La recomendación de la CNDH se basó en diversas diligencias como entrevistas, opiniones médicas y sicológicas.

Sin examen
La Procuraduría General de la República informó no haber realizado examen ginecológico a Claudia Medina, porque el Ministerio Público no lo solicitó.

Según la organización civil Alto al Secuestro, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas otorga un fondo para indemnizar a las víctimas de delito de 81 millones 231 mil 149 pesos con 99 centavos, de los cuales 72 millones 518 mil 191 pesos han sido canalizados este año para acusados de narcotráfico y delincuencia organizada que han argumentado ser torturados; mientras que 8 millones 712 mil 958 pesos con 59 centavos se han otorgado para víctimas que sufrieron un delito.

LA DECADA "ROJO SANGRE" en NUEVO LEON PARTE (I)…para miles a quienes les faltan "miles" no hay nada que celebrar

diciembre 30, 2016 // 0 Comentarios

La “década roja de Nuevo Leon”,10 años de la “guerra al narco” (2006-2016) abordados en un crudo  reportaje del periodico Reforma con testimonios en VIDEO que dan cuenta de la barbarie,los asesinatos,las desapariciones,los colgados,los quemados,los encajuelados,los encobijados,los granadazos y hasta la quema de un casino repleto de gente….”


Una “decada roja” por la sangre de familias enteras que han sido marcadas por la violencia y la impunidad, ¿habrá para ellos espacio para celebrar en estas fiestas?
Con información de:

Con "FONDO de VICTIMAS" INDEMNIZAN SICARIA,DAN 1 MILLON a INTEGRANTE del CJNG…el fondo funciona al millón.

diciembre 30, 2016 // 0 Comentarios

En fecha aún por definir, Claudia Medina Tamariz, presunta integrante del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), recibirá aproximadamente un millón de pesos por sufrir tortura y violación por parte de marinos, confirmó la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

NOTA RELACIONADA:

De acuerdo con el  artículo 27 de la Ley General de Victimas, recibirá el beneficio al haber sido torturada y violada por elementos de la Marina-Armada de México (Semar), el pasado 8 de agosto de 2012 durante su detención en el puerto de Veracruz.
A raíz de la recomendación 62/2016 que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) envió a la Secretaría de Marina, se vuelve a revivir el caso de Medina Tamariz, acusada de pertenecer a una organización delictiva en Veracruz.
En la detención se logró la captura de Isaías Flores Pineda, El Cronos, presunto jefe de plaza en Veracruz y Boca del Río del CJNG, donde se le aseguraron un arma corta, una granada de mano, además de 148 mil 350 pesos en efectivo y diversas dosis de presunta droga en el puerto.

TE RECOMENDAMOS:

Según  la averiguación previa AP/PGR/VER/587/2012, Medina fue detenida junto a una célula del CJNG en en el centro de Veracruz, luego de una persecución que realizó la Marina contra un vehículo donde iba la indiciada junto a un hombre.
Se logró detener a Medina y se le decomisaron armas de fuego, mientras el hombre logró introducirse en una pensión de tráileres donde más adelante fue detenido y se liberó a una víctima de plagio.
Medina, quien estuvo presa en el Centro de Readaptación Social de Cieneguillas, Zacatecas, fue puesta en libertad bajo caución, manteniendo vigente el delito de portación de arma de fuego.
Según el expediente de la CNDH, Medina recibió agresión de tipo sexual por parte de un marino.
La Secretaría de Marina acató la recomendación de la CNDH, pero dijo que sólo un juez puede determinar la culpabilidad o no de uno de sus elementos en el incidente de 2012.
La recomendación de la CNDH se basó en diversas diligencias como entrevistas, opiniones médicas y sicológicas.
Sin examen
La Procuraduría General de la República informó no haber realizado examen ginecológico a Claudia Medina, porque el Ministerio Público no lo solicitó.
Según la organización civil Alto al Secuestro, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas otorga un fondo para indemnizar a las víctimas de delito de 81 millones 231 mil 149 pesos con 99 centavos, de los cuales 72 millones 518 mil 191 pesos han sido canalizados este año para acusados de narcotráfico y delincuencia organizada que han argumentado ser torturados; mientras que 8 millones 712 mil 958 pesos con 59 centavos se han otorgado para víctimas que sufrieron un delito.
Fuente.-

Tamaulipas recibirá 265 MDP para SEGURIDAD

diciembre 30, 2016 // 0 Comentarios

Tamaulipas tendrá para el 2017 un monto de 265 millones 712 mil 516 pesos para acciones y programas de seguridad pública; el recurso es del Gobierno federal y proviene del FASP. Estados vecinos como Veracruz y Nuevo León obtuvieron más presupuesto para el combate a la delincuencia, de acuerdo a la lista publicada en el Diario Oficial de la Federación. 
Para el siguiente año, el Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP) dará 3 millones 630 mil 832 pesos más a Tamaulipas que los obtenidos este 2016, cuando la entidad recibió 262 millones 081 mil 684 pesos, lo que significa que hubo una recuperación para el 2017. Sin embargo, aún así no se superan las cantidades recibidas en los ejercicios fiscales de 2015, ($294.8 millones), 2014 ($286 millones), 2013 ($282 millones) y 2012 ($270.8 millones). Con el recurso pactado, superior a 265.7 millones de pesos, para el año que está por iniciar, la entidad tamaulipeca se colocó en el lugar número 10 a nivel nacional. 
El dinero es parte de un monto base y se le suman criterios como número de habitantes, resultados en combate a la delincuencia y avances en: control de confianza, información de seguridad pública, implementación del nuevo sistema de justicia penal y sistema penitenciario.

LA MARINA "TUMBO a CÁRTELES MAFIOSOS" MAS de 11 TONELADAS de COCAINA en 2016…y los golpes al bolsillo si duelen.

diciembre 30, 2016 // 0 Comentarios


La Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) alcanzó este año la cifra récord de aseguramientos de cocaína en lo que va del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, al incautar más de 10 toneladas de cocaína en cerca de 15 operaciones navales y anfibias.

TE RECOMENDAMOS:

En la segunda quincena de noviembre la Marina proporcionó a Estado Mayor datos sobre la cantidad de cocaína asegurada hasta esa fecha. Al 21 de noviembre pasado, según cifras de la dependencia, se habían decomisado 8 mil 501 kilos con 707 gramos.
Después de ese aseguramiento, la Marina hizo otras dos incautaciones relevantes con las que llegó a las 11 toneladas decomisadas del alcaloide. Los días 18 y 19 de diciembre, en operaciones separadas, se localizaron embarcaciones y decenas de paquetes sellados que iban a ser entregados en costas del Pacífico.
El 18 de diciembre, la Marina recibió informes sobre la presencia de una embarcación sospechosa frente a costas de Oaxaca. Desde la Octava Región Naval (Acapulco, Guerrero) se ordenó el despliegue de un helicóptero Panther, una Patrulla Oceánica y una interceptora Polaris para ubicar a la embarcación.
Esta fue descubierta pero alcanzó allegar a la costa, en las inmediaciones de la Playa Corralero, en la región de Pinotepa Nacional. Ahí fue abandonada con 40 bultos sellados conteniendo la cocaína.
El segundo decomiso ocurrió el 19 de diciembre, cuando la Marina interceptó otra embarcación frente a Punta Maldonado, a unos 110 kilómetros de la costa oaxaqueña, tras haberla ubicado mediante intercambio de información de inteligencia.
En esta operación se detuvo a cinco personas y se les aseguraron 45 bultos y 24 ladrillos de droga El peso total de la droga incautada en las dos operaciones fue de un “aproximado de dos toneladas”, de acuerdo con el comunicado de la Semar.
Con esa cantidad, sumada a los 8 mil 501 kilos con 707 gramos, los aseguramientos de cocaína llegaban a más de10 toneladas y media. Seis días más tarde, frente a las costas de Huatulco, en Oaxaca, dos unidades de intercepción (dos aeronaves, dos interceptoras y dos buques) detectaron 31 bultos y cuatro paquetes flotando en el mar.
Oficialmente se incautaron 831.90 kilogramos de cocaína, pero no hubo detenidos.
En total, a unos días de que termine el año, la Marina ha asegurado más de 11 toneladas del alcaloide en unas 15 operaciones efectuadas en tierra (recintos portuarios), en el mar y en la franja costera del Pacífico mexicano, especialmente frente a las costas de Oaxaca y Guerrero.
Con estos decomisos, la Marina duplicó los aseguramientos de cocaína hechos en 2013, 2014 y 2015, periodo en el que su personal especializado decomisó 5,002 kilogramos de la droga. 
Muy bien, pero…
El 2016 terminará con poco más de 11 toneladas de cocaína aseguradas por la Marina en diversos operativos, efectuados mayoritariamente en la costa de Pacífico, frente a Oaxaca y Guerrero.
Las poco más de 11 toneladas de cocaína aseguradas, superan los cinco mil kilos logrados en los tres primeros años de este gobierno, pero están lejos de las cifras históricas de incautación alcanzadas al final de la administración de Felipe Calderón, periodo en el que la Armada le quitó a los cárteles que operan en el Pacífico 36 toneladas 727.93 kilos de cocaína, en operaciones directas y en operaciones coordinadas. 
Fuente.-Jorge Medellín
@JorgeMedellin95

Se registra persecucion y BALACERA en McAllen hay dos sospechosos heridos

diciembre 30, 2016 // 0 Comentarios

MCALLEN.­ Hasta el momento oficiales comentaron que dos sospechosos involucrados en dicha persecución fueron heridos a tiros por oficiales. 

Los hechos ocurrieron en la calle Goodwin Acres, donde terminó la persecución que involucró la participación de un helicóptero y el apoyo de autoridades del Departamento de Seguridad Pública. 

Autoridades aún se encuentran en la escena investigando los hechos de la persecución

Fiscalìa de Tamaulipas ya investiga si narco dio regalos en NuevoLaredo

diciembre 30, 2016 // 0 Comentarios


La Fiscalía de Tamaulipas investigan la presunta entrega de cobijas, juguetes y cenas navideñas por parte del Cártel del Noreste (CDN) en varias colonias de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

En un comunicado, la institución explicó que “la investigación tiene como objetivo determinar si existen delitos del fuero común con las presuntas acciones realizadas en aquel municipio. Y al mismo tiempo notificar a la Procuraduría General de la República para que en el ámbito de su competencia realice las acciones correspondientes”, puntualizó.

El cártel de Noreste apareció en julio del 2015 en la ciudad de Nuevo Laredo, como una división de Los Zetas, uno de los grupos delictivos más asentados y violentos de este estado fronterizo.

Esta no sería la primera ocasión en que narcotraficantes se dedican a hacer regalos navideños a la población de la región.


Por ejemplo, en 2014 integrantes del cártel de Los Zetas supuestamente entregaron, encapuchados, roscas y regalos para el Día de Reyes en Ciudad Victoria.

En tanto, miembros del Cártel del Golfo hicieron presuntamente lo mismo, pero en Tampico, donde repartieron cenas afuera de un hospital.

Casi linchan a asaltante en Reynosa

diciembre 30, 2016 // 0 Comentarios

Casi linchan a asaltante. En la Zona Centro

Un presunto ladrón estuvo a punto de ser linchado por una turba de comerciantes de la Zona Centro, quienes lo atraparon al momento en que atracaba una negocio.

Tras ser literalmente “cazado” por la población, el hombre fue agredido y desarmado, sin embargo; cuando llegaron las autoridades ya no se encontraba el arma de fuego con la que supuestamente amagó a una cajera de la farmacia Guadalajara, la cual se encuentra ubicada en la calle Francisco y Madero con Porfirio Díaz.

A los policías, los captores sólo le entregaron al delincuente sumamente golpeado y el dinero que le había quitado bajo amenazas a la cajera, pero el arma no apareció.

En torno al atraco, los afectados comentaron que el ahora detenido llegó al negocio a eso de las 11:30 horas, aparentado ser cliente, pero cuando se paró frente al área de cajas sacó una pistola y le exigió a la cajera a que le entregara el dinero que había en la caja registradora.

En ese momento la cajera entró en pánico y por temor a que le pasara algo le entregó el efectivo al hombre, quien luego salió corriendo.

Luego la cajera reaccionó y salió tras de él, pero gritando a la gente que lo atrapara porque la acababa de asaltar.

Fue en ese momento que la ciudadanía, harta de tanta inseguridad, atrapó al delincuente y lo desarmó.

Entre taqueros y vendedores ambulantes se le fueron encima al hombre para agredirlo a patadas y hacerse justicia por sus propias manos, pero minutos después al lugar llegaron las autoridades y se lo quitaron de encima.

El delincuente, quien dijo llamarse Martín Ibarra Escamilla de 52 años, fue llevado al hospital General, pues se dolía de diferentes golpes en su cuerpo, pero más de las costillas.

Tras su captura el hombre fue señalado por otras víctimas, quienes señalaron que se presentarían ante las autoridades correspondientes para presentar formal denuncia en su contra.

CON "GASOLINAZO" le CRECE el NEGOCIO al CRIMEN ,HABRA MAS ROBOS y de TODO TIPO…del desabasto al no se van a dar "abasto".

diciembre 30, 2016 // 0 Comentarios

El pasado 27 de diciembre amanecimos con la noticia para muchos esperada de que los precios de los combustibles en México se incrementarán entre 14% y 20% en 2017
Por desgracia, a partir del anuncio la conversación se ha centrado en machacar al gobierno por la  promesa aventurada y quizá innecesaria de que pondría un alto definitivo a los famosos “gasolinazos”. Como suele suceder cuando hay raja de por medio, la discusión sobre los efectos positivos y negativos de la medida en el corto, mediano y largo plazo ha pasado a segundo plano en el análisis. 
Estamos instalados en la grilla y pasando por alto aspectos fundamentales como el destino y manejo de los recursos que se generarán a partir de los impuestos que componen el precio de los combustibles
A modo de granito de arena, me gustaría contribuir a la discusión poniendo sobre la mesa algunas consideraciones sobre los efectos que podría tener el incremento de los combustibles en materia de seguridad en el corto plazo. 
Para ello, me referiré primero a la amenaza (la delincuencia) y después a la capacidad del gobierno para responder a ella (las instituciones de seguridad). Es necesario advertir que la lista no pretende ser exhaustiva y que la magnitud y persistencia de los fenómenos dependerá de diversos factores como el tamaño, gradualidad y duración de los incrementos en los precios de los combustibles, las diferencias de precio entre regiones, incluyendo las variaciones en zonas fronterizas, la elasticidad y capacidad de ajuste de los mercados, así como  la calidad y diversificación de las cadenas logísticas.
Es posible anticipar que la medida generará un mercado negro más amplio y más redituable que el que tenemos ahorita,1 alimentado no sólo por consumidores dedicados a actividades ilícitas sino por personas físicas y morales que simplemente deseen pagar menos por el combustible que utilizan, máxime si de ello depende su ingreso (e.g. transportistas y taxistas). 
En consecuencia veremos un incremento en el robo de combustibles en sus modalidades más conocidas: ordeña de ductos, robo de pipas y cobro extorsivo de “moches” a transportistas de combustible. Asimismo, podemos prever un aumento en otro tipo de actividades como las importaciones ilegales de combustibles (provenientes principalmente de los Estados Unidos).

La expansión del mercado negro de combustibles fortalecerá a las organizaciones que ya se dedican a estas actividades, pero también atraerá a nuevos jugadores que probablemente opten por hacer cosas menos sofisticadas como robar vehículos con tanques amplios para almacenar grandes cantidades de combustible o robar gasolina directamente de las bombas en las estaciones. En uno y otro caso, habrá que tomar en cuenta el efecto que un mayor flujo de ingresos tendrá en las comunidades que albergan y en muchos casos promueven y protegen estas actividades.
Especial atención merecerá la posible incursión en el mercado negro de los combustibles de redes delictivas centradas en otro tipo de actividades (intensivas en transporte), pero cuya organización y poder operativo podrían dinamizar el segmento. De entrada debemos asumir que las redes especializadas en el tráfico de drogas no se verán mayormente afectadas por el incremento en el precio de los combustibles por lo que su participación directa puede descartarse. El mercado de las drogas es sumamente inelástico y un costo como éste es fácilmente transferible a los consumidores finales. Concediendo que siempre puede haber quien busque optimizar por la vía de los consumidores y por la vía de sus operaciones, podemos afirmar que la participación de este tipo de organizaciones se limitará al “alquiler” de su potencia operativa: personal, capacidad de fuego, redes de corrupción pre-establecidas, marca criminal, etc.
No obstante, la situación podría variar en el caso de las redes delincuenciales que se dedican a actividades altamente lucrativas, pero con mercados más elásticos como el tráfico de personas o la migración ilegal. Además de convertirse en una fuente adicional de demanda, dichas redes podrían tratar de integrar a quienes ya roban combustible o incluso  incursionar directamente en el mercado. En uno y otro caso, la competencia entre delincuentes podría traducirse en erupciones de violencia en zonas específicas del país.3
Finalmente, deberemos monitorear los efectos que este aumento podría tener en el crimen urbano. A manera de saque, si la variación es suficientemente grande como para “bajar a las personas de sus coches”, podríamos esperar un incremento en los delitos de propiedad derivado del aumento en el numero de oportunidades para delinquir y de las facilidades que darían los congestionamientos en los segmentos menos eficientes y cómodos del sistema de transporte público de las zonas urbanas; es decir, mismo número de delincuentes, pero muchas más carteras, teléfonos y bolsas caminando por la calle y usando transportes con espacios limitados. Por otro lado, dependiendo, entre otras cosas, de un efecto inflacionario sostenido como resultado de la medida es posible, aunque poco probable, que algunas ciudades registren incrementos en delitos de propiedad orientados a satisfacer necesidades básicas.
En cuanto a nuestra capacidad de respuesta habría que poner atención a tres posibles efectos. El primero tiene que ver con la saturación de las autoridades encargadas prevenir y perseguir este tipo de delitos, incluyendo a los dueños de los ductos, las pipas y la inteligencia sobre los flujos de combustible en el territorio. Además de resistir el intento de las redes delictivas por mermar sus capacidades y la tentación de los propios funcionarios de involucrarse en un negocio que será más rentable, las instituciones deberán hacer frente a una mayor carga de trabajo en un escenario donde lo que menos falta hace es más chamba. 
Seguramente la pulsión por politizar absolutamente todo, hará que en los meses posteriores al incremento, cuando se registren los primeros robos de combustible, la necesidad de “hacer algo” (además de la propia incidencia) ejerza mucha presión sobre las autoridades responsables del tema. Habrá que trabajar para que la respuesta sea ordenada y eficaz.
En segundo lugar, registraremos un aumento en el número de patrullas “(de) chocolate” en el país.  No hablo de patrullas importadas ilegalmente, sino a los vehículos asignados a labores de seguridad pública que veremos estacionados y subutilizados. Si en este momento algunos estados y muchos municipios no cuentan con recursos suficientes para realizar el tipo de patrullajes que se requieren, menos podrán hacerlo a partir de enero. No es que patrullar las calles sea necesariamente la panacea frente al delito, sin embargo, dada la capacidad de respuesta y gestión territorial de muchas corporaciones, estacionar patrullas equivale a generar verdaderos vacíos de vigilancia en las calles.
Por último, es probable que presenciemos un incremento en el número de empresas (sobre todo si hay nuevos actores en el mercado legal de los combustibles) que recurran a servicios de seguridad privada para proteger sus operaciones. Lo anterior no debe ser un problema. Por el contrario, debe verse como una oportunidad siempre se establezcan mecanismos de supervisión, intercambio de información y coordinación eficientes entre los gobierno y las empresas. De lo contario, se podrían empezar a generar disparidades que en vez de ayudar, fortalezcan las dinámicas del mercado negro en beneficio de quienes cuenten con menos recursos para hacer frente al problema.
¿Qué hacer al respecto?
Como mencioné anteriormente se requiere más información para poder determinar la verdadera escala del problema y actuar en consecuencia. Sin embargo, no está de más pensar en algunas acciones preventivas.
En primer lugar, los gobiernos podrían dedicar recursos adicionales (derivados del IEPS) a fortalecer las capacidades de prevención y persecución de los delitos vinculados al mercado negro de combustibles en las zonas de alta incidencia (y no estaría mal que de todos los delitos).
Con esto no me refiero exclusivamente a las labores policiales y de procuración de justicia sino también a la auditoría y vigilancia (ciudadana) de las operaciones empresariales vinculadas al flujo y transporte de combustibles. De manera relacionada, habría que identificar las comunidades que albergan a este tipo de redes delincuenciales e intervenir con proyectos orientados a promover su inclusión y desarrollo, pero también su confianza en las autoridades.
En segundo lugar, se podría lanzar una campaña para desincentivar la compra de combustibles en el mercado negro que incluyera acciones de concientización dirigidas a ciudadanos y empresarios, pero que también buscara endurecer las sanciones para las personas que adquieran combustibles de manera ilegal.
En tercer lugar, habría que redoblar esfuerzos para la implementación de esquemas de proximidad policial que permitan gestionar el territorio de manera más eficaz y reduzcan la dependencia que muchas corporaciones tienen en los esquemas de patrullaje con vehículos motorizados.
Al respecto, podríamos pensar también en fomentar la compra de patrullas híbridas con recursos federales o en promover subsidios a los combustibles utilizados por las corporaciones policiales, especialmente en zonas de baja densidad poblacional.
En cuarto lugar, habría que invertir mayores recursos (provenientes también del impuesto) en programas de reordenamiento y acondicionamiento del transporte público con una perspectiva de prevención situacional, sobre todo en aquellas zonas donde se detecten incrementos en los flujos derivados del aumento en los precios de los combustibles.
Finalmente, habría que promover la colaboración activa entre los sectores público y privado para prevenir y reducir el robo de combustibles. Dicha colaboración podría materializarse en el intercambio de información (e. g. centros de inteligencia donde participen las áreas de seguridad de las empresas), el fomento a la denuncia para garantizar una detección y respuesta más eficiente por parte de las autoridades, la atención conjunta a las comunidades que albergan a este tipo de redes y la supervisión de las actividades de quienes operan las rutas de transporte de combustibles y poseen inteligencia sobre su flujo en ductos.
Lo aquí presentado no pretende abonar al optimismo nacional, sino simplemente detonar una discusión que nos permita estar preparados. No podemos tomar este tipo de ajustes a la ligera, menos aun cuando el objetivo central es atraer inversiones al sector y la capacidad de respuesta en materia de seguridad es tan heterogénea a lo largo del país. Los detalles sobre qué hacer, cómo y cuándo los tendremos en breve. En pocos meses se vislumbrará la ruta a seguir.   
 Fuente.-
Pablo Vázquez Camacho
Licenciado en Relaciones Internacionales por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Maestro en Política Criminal por la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres (LSE). Twitter: @PabloVazC


1 Ver también: http://bit.ly/2hxdHqg
2 Es importante considerar el impacto de los costos del combustible en los niveles de hacinamiento y la “calidad” del transporte que utilizan quienes transitan por el territorio nacional en busca de llegar a Estados Unidos.
1 2 3 4 5 74