febrero 2017

Michoacan, NORMALISTAS QUE SAQUEABAN CAMIONES REPARTIDORES SON CORRIDOS POR GRUPO ARMADO

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

Un grupo de hombres armados no identificados replegaron y ahuyentaron a normalistas de Arteaga que saqueaban camiones repartidores de las empresas Coca Cola, Bimbo, Lala y Aga, de los que robaron toda la mercancía que transportaban.

Los hechos ocurrieron en esta tenencia del municipio porteño de Lázaro Cárdenas. Los estudiantes arribaron en autobuses del servicio de transporte de pasajeros de las líneas Parhíkuni y Paraíso, que previamente habían secuestrado en las carreteras de la zona.

Habitantes de La Mira presumieron que el grupo de hombres armados fue convocado por los propios habitantes de la tenencia para que rescatara los vehículos e impidiera más desmanes por parte de los normalistas.

De acuerdo con la versión de pobladores, los hombres desconocidos advirtieron a los estudiantes que se fueran del lugar y detuvieran los disturbios en la ciudad de Lázaro Cárdenas, situada a 30 minutos del lugar donde ocurrieron los hechos.

Cientos de elementos del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) de la Secretaría de Seguridad Pública fueron desplegados en la zona para resguardar las vías del tren e impedir que los normalista cerraran el paso al ferrocarril.

Los normalistas, a bordo de los autobuses que tienen en su poder, emprendieron el regreso a Arteaga resguardados por elementos de la Policía Michoacán.

De conductora a cómplice del cártel de Sinaloa

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

Claudia Pamela Martínez se desempeñó como la presentadora del programa El Sótano, uno de los más populares en El Salvador.

Claudia Pamela Martínez, es una famosa conductora, de 26 años, de su país natal. Ella se desempeñó como la presentadora del programa El Sótano, uno de los más populares en El Salvador.

En esta ocasión Pamela sigue siendo muy famosa, pero no como conductora, sino como protagonista de todos los titulares de los periódicos, pues irá a prisión acusada de ser cómplice del cártel de Sinaloa.

Según la Policía Nacional Civil (PNC), Pamela forma parte de las operaciones logísticas para transportar cocaína en lanchas rápidas que navegan por las costas de El Salvador.

Además, aseguran que la actriz acompañó a las personas que descargaron los cargamentos de droga en Playa Monte Rico en Guatemala.

Su detención se debió a una investigación que inició en 2015, cuado se detuvo a Ana Lucrecia Muñoz Ramírez, en Guatemala. Ella viajaba en un auto que trasladaba 1 millón de dólares con la intención de pagar “una droga”.

Al ser detenida, Ana Lucrecia confesó que Pamela Posada era socia en sus empresas. De igual manera, las autoridades guatemaltecas aseguran que Pamela es amiga de Cynthia Jeannete Cardona Sandoval, presunta esposa del presunto narcotraficante Marlon Francisco Monroy Meoño, “El Fantasma”.

Fue así que este 6 de febrero, Pamela fue detenida por la Policía Nacional civil de El Salvador y así lo dieron a conocer en su cuenta de Twitter.

Pamela enfrentará cargos por su presunta implicación en una estructura internacional de narcotráfico.


Nace nuevo cártel se fusionan entre La Linea y Cartel de Jalisco Nueva Generación, pelearán la plaza contra El Cartel de Sinaloa

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

La Consultora estadounidense Stratfor, informó que el estado de Chihuahua está siendo dominado por una unión de células criminales, que corresponden a el Cartel de Juárez, La Línea con el Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), el cual es liderado por un ex policía de Jalisco, de nombre Nemesio Oseguera.

Según el medio nacional El Financiero, esta organización criminal estaría trabajando con los restos de La Línea, el brazo armado del Cártel de Juárez, para abrirse paso en el territorio de Chihuahua, incluyendo el cruce fronterizo de Ciudad Juarez.

El incremento en hechos delictivos en el estado de Chihuahua a partir de la toma de protesta de la actual administración, estaría relacionado con él reacomodo de las estructuras criminales que buscan el control del territorio, de acuerdo con analistas nacionales e internacionales.

Los analistas señalaron que Chihuahua hasta hace poco tenía una disputa histórica entre dos cárteles, el de Juárez y el de Sinaloa, de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

La PGR señaló que estos dos grupos se apoyaban de pandillas, entre estas las de Gente Nueva, Los Cabrera, Artistas Asesinos y Mexicles, quienes se relacionan con el Cártel de Sinaloa; y los brazos armados del Cártel de Juárez eran La Línea y Los Aztecas.

Sin embargo tras la detención de Vicente Carrillo, El Viceroy, en octubre del 2014, así como las dos capturas de El Chapo Guzman, en febrero de 2014 y enero del 2016, se generaron reacomodos en dichos grupos.

Quien es “El Mencho”?

El niño que nació el 17 de julio de 1966 en medio de la pobreza de una ranchería de Michoacán, que no terminó la escuela primaria, que creció cultivando aguacates para luego emigrar a California y que fue deportado, por estar involucrado en una red de distribución de heroína, es hoy en día el narcotraficante más sanguinario de México.

Se trata de Rubén Oseguera Cervantes, quien habría adoptado el nombre de Nemesio en honor a su padrino y que es mejor conocido como ‘El Mencho’, el líder del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) que tiene células de operación en doce estados de México.

A la edad de 25 años Rubén (o Nemesio) Oseguera Cervantes fue arrestado en Sacramento junto con su hermano Abraham, ambos acusados de participar en una red criminal que distribuía heroína en esa región norte de California, refieren los documentos de la corte revisados por Univisión Los Ángeles.

Era el año de 1992 y el acuerdo al que llegaron con la fiscalía al declararse culpables representó sentencias de 5 años para Rubén y 10 para Abraham.

Al cumplir tres años de condena, ‘El Mencho’ salió en libertad condicional y fue deportado.

Durante los 80, ‘El Mencho’ habría cruzado la frontera hacia Estados Unidos de manera indocumentada y utilizaba varios nombres cada vez lo detectaban, como el de Rubén Ávila, José López Prieto, Miguel Valadez, Carlos Hernández Mendoza, Roberto Salgado, entre otras combinaciones de apellidos y nombres.

En ese entonces ‘El Mencho’ ya formaba parte de la organización criminal que encabezaban los hermanos Valencia y que después fue conocida como el Cártel Milenio.

‘El Mencho’ y Abigael González Valencia ‘El Cachetes’, uno de los líderes de ese cártel, empezaron a trabajar juntos en el negocio de la metanfetamina cuando ambos vivían en California.

Más tarde ‘El Mencho’ se casaría con una de las hermanas de los Valencia para fortalecer su relación con ‘Los Cuinis’, el grupo encargado de las operaciones financieras de la organización criminal que más tarde se convertiría en el CJNG.

Para especialistas en temas de seguridad, ‘El Mencho’ es el enemigo público número uno, el nuevo rostro del narcotráfico en México tras la recaptura de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.

Dos sicarios muertos y un marino herido, saldo de enfrentamiento en el Puerto de Veracruz

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

XALAPA, Ver.-Dos presuntos sicarios abatidos y un marino herido fue el saldo de un fuerte enfrentamiento ocurrido la madrugada de este martes en el fraccionamiento Villa Rica del Puerto de Veracruz, ubicado al norte de la ciudad.

El enfrentamiento comenzó a la una de la madrugada y se prolongó por espacio de una hora, provocando crisis nerviosa en varias familias que radican en esta colonia popular.

Elementos del Ejército Mexicano y de la Marina-Armada de México colocaron filtros de seguridad para evitar que civiles salieran afectados.

Extraoficialmente se logró saber que el enfrentamiento ocurrió en el marco de las labores que elementos de la Secretaria de Marina-Armada de México (Semar) realizan para encontrar a tres marinos desaparecidos el pasado 1 de febrero.

En el enfrentamiento, ocurrido en las calles de Olga Garzon y Virreyes, dos viviendas y una camioneta resultaron afectadas con impacto de bala.

Hasta el momento ni la Semar, ni la Fiscalía General del Estado (FGE) han emitido un comunicado oficial al respecto.

ACRIBILLADO y con ARMA en MANO DEJARON los MARINOS al "CICLON 40" del CDG-MATAMOROS

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

Una serie de enfrentamientos entre hombres armados y tropas de la Marina se registraron desde la medianoche del domingo en diferentes colonias de Matamoros, dejando como saldo la muerte de un líder de la delincuencia apodado “El Fili” o “Comandante Ciclón 40 ” y de otro jefe de plaza.

De acuerdo a testimonios ciudadanos en los intensos tiroteos y persecuciones participaron tropas élite de la Secretaría de Marina (Semar) contra integrantes de un grupo criminal, pero hasta anoche las autoridades de Tamaulipas no habían confirmado lo anterior.

A las 21:30 horas, EL MAÑANA consultó a la vocería en línea de la Procuraduría General del Estado sobre la confirmación y el balance oficial de los hechos ocurridos en Matamoros, no obstante al cierre de edición la petición no había sido atendida.

En los testimonios gráficos divulgados en redes sociales se aprecia el cadáver boca abajo del supuesto cabecilla criminal, ‘‘Ciclón 40”, con un disparo en la parte posterior de la cabeza y otros impactos de bala en la espalda.

El occiso vestía chaleco antibalas, gorra negra y cartucheras alrededor de la cintura. Al lado del cuerpo se observa un fusil automático, un cargador y en la mano derecha tiene sujetada una pistola tipo escuadra.

LAS ALERTAS

En tanto, fuentes policiacas respaldaron ayer los reportes de usuarios de redes sociales, sobre los enfrentamientos en los sectores Marte R. Gómez, Ampliación Solidaridad, La 3 y Voluntad y Trabajo.

También se emitieron alertas de situaciones de riesgo en la Avenida del Niño y las colonias Villa las Torres, Jardines de San Felipe, Santa María, 18 de Octubre y 5 de Marzo, entre otras.

A su vez, más ciudadanos aseguraron la madrugada de ayer, vía la red social Facebook, que una calle en las inmediaciones de una preparatoria CBTIS vieron tirados cadáveres de civiles armados.

Incluso subieron a la web un par de videos, en los que se escucharon múltiples detonaciones por armas de fuego que pudieron haber sido choques armados entre fuerzas armadas y sicarios, en una situación parecida a la que se ha registrado en Reynosa en los últimos días, en una racha de violencia que dejó 14 muertos en nueve días.

Asimismo, se reportó que luego de las balaceras se registraron bloqueos de algunas calles mientras varios desconocidos arrojaban objetos metálicos denominados ponchallantas para obstaculizar el despliegue de las Fuerzas Armadas en las zonas de emergencia.

EL "EJERCITO OPERA como ESCUADRÓN de la MUERTE,EJECUTA EXTRAOFICIALMENTE a CRIMINALES QUE MATA"

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

Se pretende legislar para que los militares sigan indefinidamente en las calles y algunos gobernantes… sigan coludiéndose con criminales.

La discusión de la iniciativa de ley de seguridad interior, que persigue –supuestamente- dar un marco jurídico a la colaboración temporal y extraordinaria de las fuerzas armadas en la seguridad pública, ha servido a los enemigos del Ejército para escalar contra éste sus acusaciones e insinuaciones calumniosas.

La pieza central del discurso contra las Fuerzas Armadas es la noción de una pretendida “alta letalidad” los militares en las confrontaciones con pistoleros de los grupos criminales, esto es, una supuesta enorme desproporción entre el número de sicarios heridos y el de los que son muertos. El colofón resulta obvio: esta desproporción es la “evidencia” de que el Ejército hace un “uso excesivo de la fuerza” y opera como un gran escuadrón de la muerte, que realidad ejecuta extrajudicialmente a los criminales que mata.

Ese es el sentido del artículo “En México, la letalidad desproporcionada de sus Fuerzas Armadas genera preocupación”, publicado por el diario The New York Times, el 26 de mayo de 2016 y es también el sentido del estudio “Índice de letalidad 2008-2014: Disminuyen los enfrentamientos, misma letalidad aumenta la opacidad” publicado en junio de 2015 por el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México y que es citado en aquel artículo. En el mismo sentido está la entrega de datos por parte del CIDE a los legisladores para “que legislen con base en evidencia”.

El CIDE va todavía más lejos, acusa a la acción de las Fuerzas Armadas de ser la responsable de la escalada de violencia. De no ser porque son molestados por los malévolos militares, los narcos andarían muy tranquilos sin lastimar a nadie.

Todas estas insinuaciones e imputaciones no son más que patrañas, como vamos a demostrar a continuación.

Para ello nos basamos en información de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) en respuesta a una solitud de información pública, respecto a los enfrentamientos en los que los soldados participaron entre 2008 y 2016. La SEDENA, empero, proporcionó información sólo hasta la primera semana de abril de 2014. De cualquier modo el análisis de estos datos parciales arroja mucha luz sobre la realidad de las agresiones de los sicarios contra el Ejército y la respuesta de éste.

Para la construcción del mito de la “alta letalidad” del Ejército, sus autores echaron mano de uno de los recursos más extremos de la deshonestidad intelectual y la propaganda: elegir determinadas variables de la realidad que avalaran sus tesis pero desdeñar otras que las contradijeran y anularan. Tal fue el sentido de comparar el número de criminales muertos en enfrentamientos con el Ejército con el número de heridos.

Según el escrito ya citado (“Índice de letalidad”) entre 2008 y 2014 los integrantes del Ejército mexicano dieron muerte a 10.4 “civiles (sicarios armados en realidad) por cada uno que hirieron en enfrentamientos.

Pero de acuerdo con los datos proporcionados por la SEDENA a solicitud nuestra, entre el 7 de enero de 2008 y el 5 de abril de 2014 en realidad los sicarios muertos por el Ejército fueron 3,885 y 480 los heridos. Estos sicarios heridos quedaron en calidad de detenidos y presentados ante el ministerio público, pero además de ellos 2,563 sicarios o como les dice la SEDENA “civiles agresores” que no resultaron heridos también fueron detenidos y presentados, para dar un total de 3,043 detenidos (entre heridos y no heridos).

Si se considera esta cifra y se le compara con la de los sicarios muertos, resulta entonces que la letalidad de la respuesta de las Fuerzas Armadas ante las agresiones es de 1.28 y no de 10.4, es decir 8 veces inferior a la que señalan los detractores del Ejército.

Hacer cálculos sobre la letalidad y no considerar las detenciones, que son expresión de menor letalidad que la cifra de los heridos, sólo responde al deliberado propósito de engañar, mentir, calumniar.

Pero hay otros datos altamente reveladores en la información de la SEDENA:
Entre las fechas señaladas (7 de enero de 2008 y el 5 de abril de 2014) se registraron 3,331 enfrentamientos, pero sólo en 1,605 de esos incidentes hubo muertos entre los sicarios, los 3,885 ya referidos, mientras que 101 militares fueron asesinados y 618 heridos. Esos 1,605 enfrentamientos en que hubo muertos entre los criminales representan el 48% de todos los enfrentamientos ¿En dónde quedó la pretendida letalidad del Ejército?

En los 154 enfrentamientos en los que se produjeron las 187 muertes de militares, también 294 fueron heridos, pero en contraste 315 sicarios fueron muertos y 107 detenidos entre ellos 26 heridos. Si los militares actúan como parte de un enorme “escuadrón de la muerte” que comete ejecuciones extrajudiciales y más aún cuando los soldados son asesinados o heridos ¿por qué dejaron tantos testigos que los podrían acusar precisamente de ejecutar extrajudicialmente a sus compinches? Porque simplemente estas supuestas ejecuciones extrajudiciales no tuvieron lugar.

De los 3,331 enfrentamientos en 1,726 (el 52%) no hubo muertes entre los criminales, pero 1,807 sicarios fueron detenidos (263 de ellos heridos). En cambio 86 militares fueron asesinados y 599 heridos ¿Quiénes son los altamente letales, entonces?, ¿por qué nada de eso dicen las buenas conciencias que demonizan al Ejército?

Los datos aquí revelados son información pública y los podrán descargar y consultar en nuestra biblioteca.

La verdadera alta letalidad que las buenas conciencias callan es la de los sicarios. Los narcos y sus matones asesinaron a 9 mil personas durante el sexenio de Vicente Fox, a poco más de 60 mil en el de Felipe Calderón y a 28 mil entre 2013 y 2016. La mayoría de los caídos eran delincuentes de grupos rivales, pero también había personas inocentes entre las víctimas.

Según los autores del “Índice de letalidad” entre 2008 y 2014 el Ejército, la Marina y la Policía Federal en conjunto dieron muerte a 2,598 “civiles” (en realidad sicarios que iniciaron enfrentamientos con los agentes del orden). Pero sólo entre 2008 y 2012, según los datos del INEGI, fueron asesinadas 4,696 personas que laboraban en el Ejército, la policía o la seguridad privada. La gran mayoría de estos asesinatos fueron perpetrados por sicarios de los grupos criminales.

Por razones desconocidas el INEGI ya no publicó datos de víctimas de homicidio desagregados por profesión a partir de 2013, pero podemos suponer que la cifra de los militares y policías asesinados entre 2008 y 2014 no fue menor a 6 mil. Además entre el 6 de septiembre de 2007 y el 17 de junio de 2015 un total de 193 militares fueron desaparecidos por sicarios ¿Quiénes son letales entonces?

En la presente administración la única acusación penal contra miembros del Ejército por supuesta ejecución extrajudicial es respecto a los hechos en Tlatlaya, México, el 30 de junio de 2014, cuando los soldados rescataron a víctimas de secuestro. Judicialmente ya se ha probado la falsedad de la imputación, pero el daño que ha causado esta mentira de la CNDH y otros detractores del Ejército, permanece.

Entre 2009 y 2014, los soldados, marinos y policías federales en conjunto rescataron a 7,322 víctimas de secuestro, que de no haber sido liberadas en su mayoría estarían muertas ¿Alguien lo duda? ¡Recuerden San Fernando!

Todavía en 2014 la SEDENA rescató a 1,075 secuestrados, que en su gran mayoría correspondieron al primer semestre del año, porque tras los hechos de Tlatlaya esa valiosa acción de los soldados fue decayendo. En 2015 el Ejército sólo rescató a 164 víctimas de secuestro. Este es el efecto de la calumnia.

No tenemos evidencia de vínculos orgánicos entre los detractores del Ejército y los grupos criminales. Lo que sí sabemos es que su insidia sirve a los grupos criminales.

Los militares no pidieron hacer la labor que se les ha impuesto. No corresponde con sus tareas normales. Pero ante el fracaso y corrupción extrema de las autoridades civiles, han sido el último recurso. Los menos que se puede ofrecer a la Fuerzas Armadas es un marco legal para realizar su valiosa, sacrificada y difícil labor, pero con carácter extraordinario, jamás permanente.

Pero este marco legal no puede ser uno en el que se mantenga la misma situación, donde los militares prosiguen en las calles por tiempo indefinido mientras las autoridades civiles siguen incumpliendo de manera permanente y flagrante sus obligaciones más elementales de seguridad.

En tal sentido denunciamos que el marco legal que discuten los legisladores no es más que un gran ejercicio de simulación para dejar todo igual, para mantener a las Fuerzas Armadas cumpliendo obligaciones que no les corresponden, para que sigan siendo objeto del perpetuo linchamiento político de sus enemigos.

Nada de lo prometido figura en las iniciativas que se discuten: no hay plazos perentorios para que los gobiernos de los estados se hagan de policías íntegras, eficaces y fuertes de modo que los militares puedan regresar a sus cuarteles y no vuelvan a ser utilizadas en labores de seguridad pública NUNCA MÁS.

Las iniciativas prevén una serie de formalismos para determinar la participación de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad pública con tiempos precisos y lugares precisos, pero oh, el diablo está en los detalles: esa participación “extraordinaria” se puede renovar una y otra vez, sin límite.

Estamos en medio de una gran farsa en la que ante el reclamo de las Fuerzas Armadas para retornar a los cuarteles los legisladores les responden: jódanse, aquí se van a quedar por tiempo indefinido para que sigan siendo linchadas por sus enemigos, para que los gobernantes civiles se sigan coludiendo con los grupos criminales y el país se hunda en la violencia y el caos.

Cada vez más los militares seguirán enfrentando el dilema de cumplir las órdenes de hacer labores que no les corresponden y que los exponen a ser acusados de crímenes atroces que no cometieron o insubordinarse y enfrentar correctivos disciplinarios menos severos, en comparación a pasar el resto de sus vidas en la cárcel y en el deshonor.

Así se prostituyen las mujeres del burdel de Los Rojos

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

Cuando “Amanda” llamó, hace varias semanas, desde el sitio en el que está escondida, me costó trabajo creer su historia. Hablamos cerca de una hora. Lo que me dijo me arrebató el sueño.

Pasaron varios días. En un sobre marcado como “Confidencial” me llegó una copia de la declaración que “Amanda” rindió el 19 de junio de 2014 ante la Unidad Especializada en Investigación de Tráfico de Menores, Personas y Órganos de la PGR. Ahí estaba, con los membretes de la SEIDO, todo lo que ella había contado.

La historia comienza en Morelos, en 2009, del mismo modo en que comienzan todas las historias de trata: “Amanda” conoce ese año, a las puertas de la secundaria donde estudia, a un sujeto apodado El Boloncho. Ella tiene 12 años; él, cerca de 20.

“Se me acercó, me dijo que quería conocerme y que saliéramos algún día —relató ‘Amanda’—. Yo lo ignoré y me fui caminando a mi casa”.

El acoso duró semanas. Un día El Boloncho la acorraló y le dijo que no la dejaría ir hasta que ella aceptara ser su novia. “Para que me dejara de molestar le dije que sí”, declaró la adolescente.

Al poco tiempo le dijeron que El Boloncho trabajaba para Los Rojos “y que en las noticias salían sus relajos, es decir, homicidios, secuestros, venta de drogas”.

A mediados de 2009 tropezó con él en Xochitepec. Él le pidió un favor: que fuera a entregar un paquete. “Amanda” se negó. La respuesta fue “que no me estaba preguntando, que era una orden y la tenía que acatar, porque yo ya era de él”.

El Boloncho la amenazó con ir a buscar a una de sus hermanas para que hiciera el encargo, y prometió que si no lo obedecía asesinaría a su padre. Ella llevó el paquete al balneario Ex Hacienda de Temixco. Ahí lo recogió alguien apodado El Patachín.

Una semana más tarde, El Boloncho la envió a entregar otro paquete, que venía envuelto para regalo.

Un lunes de julio la adolescente fue obligada a faltar a la escuela. El Boloncho la citó muy temprano, le entregó varias cajas envueltas para regalo y subió en un auto en el que viajaban otros miembros del grupo criminal. Hicieron entregas en Chiconcuac, Alpuyeca, Temixco y Jiutepec.

Un sábado, El Boloncho le exigió que fuera temprano a las canchas de Xochitepec y se quedara viendo los partidos de basquetbol, hasta que ciertas personas fueran en busca de los paquetes. Un domingo le obligó a hacer lo mismo, pero ahora en la banca de una iglesia.

Un día “Amanda” decidió no seguir adelante y faltó a la cita. El Boloncho la sacó de la escuela, alegándole al director que el papá de la muchacha se había puesto mal, la subió a una camioneta y le asestó una golpiza.

Ese día, dice “Amanda”, su verdugo le puso una capucha en la cara, la amarró de pies y manos, y le dijo que se había ganado “pasar al siguiente trabajo”.

“Luego de una hora con diez minutos llegamos a un lugar”, dijo “Amanda”. Se lee en su declaración que le dieron “ropa sugestiva de colegiala”, y tras la amenaza de hacerle caer “una lluvia de fregadazos”, la arrojaron al interior de un bar decorado en rojo y negro. Ahí había “unas veinte chicas con disfraces sugestivos y con babydolls, había chicas desde los doce años, igual que yo, hasta los veinte”.

Ese día la rifaron. Se la ganó un hombre al que apodaban El Grifo. La llevaron a una habitación. “Empecé a gritar como loca desesperada y a golpear la puerta”, relató. El Boloncho y otro hombre, apodado La Gorda, la condujeron a un vestidor. “Ahí me agarraron a puñetazos en la cara y el estómago… Me dijeron no estábamos para pendejadas, que ahí se iba a trabajar y punto”.

“Amanda” afirma que por la tarde la llevaron de regreso a su casa y que le dijeron que no contara nada “por su bien”.

Durante el resto de la semana, El Boloncho la recogió en la secundaria y la llevó con la capucha puesta al mismo burdel. Le informaron que El Grifo había pagado para estar con ella durante una semana, “por lo que me tenía que portar bien, ya que él tenía un cargo político muy importante en Guerrero”.

Esa semana “Amanda” descubrió que las mujeres del burdel se clasificaban en “grandes” y “chicas”. “Las ‘grandes’ tenían de diez a veinte años —dice—. Las ‘chicas’… de dos a nueve”.

Según su declaración, las “chicas” eran hijas de migrantes centroamericanos a los que los narcotraficantes habían asesinado, e hijas de adictos que las habían cambiado por droga. “Amanda” afirma que el burdel estaba en Taxco, que las habitaciones de las “chicas” estaban pintadas “con decoraciones de princesas”, y que vio morir asesinadas en el burdel de Los Rojos a varias niñas y adolescentes.

Video Con armas, drogas y granada graban a niñito Sicario sinaloense, "Me pelan la Verga" dice el niño

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

Su video se dio a conocer a través de redes sociales, ocasionando enojo e indignación entre los usuarios


Angostura, Sinaloa.- Circula en redes un indignante video donde se puede ver a un pequeño fumando mariguana con armas en su posesión, siendo alentado por un grupo de adultos a actuar violentamente.
Armas y drogas

La grabación de minuto y medio ha causado un alto nivel de indignación pues se aprecia a un pequeño no mayor a los diez años de edad, quien presuntamente es vecino de La Reforma en Angostura, hablando con palabras altisonantes y amenazadoras en medio de una reunión, mientras sostiene una granada y una pistola.

Además, se le ve al pequeño fumando mariguana con una impresionante naturalidad.
Setup Timeout Error: Setup took longer than 30 seconds to complete.
A pesar de que se escuchan diversas voces de adultos, ninguno parece protegerlo o sentirse preocupado por la situación, por el contrario, solo se burlan de él y lo motivan a que continúe actuando de esa manera.

De momento se desconoce la identidad del niño, así como los motivos que lo hayan llevado a llegar a esta situación.

Otro caso

El  caso de Columba, una niña de Guasave que fue encontrada en una banqueta de Guasave el viernes, al parecer bajo el influjo de alguna sustancia tóxica, atrapada en un ambiente familiar nocivo, problemas mentales y conductuales, es el segundo en el año que  llega a las manos del DIF, pero en los dos han argumentado el no tener personal especializado para dichas problemáticas y menos un espacio dónde resguardarlas. 

Después de dos días de tratar de hacer contacto vía telefónica con la directora del DIF, Briseida Alduenda, y la directora de la Casa-Hogar Carmen Castro, y no obtener respuestas, se contactó ayer al procurador de la Defensa del Menor, de la Mujer y la Familia, quien reafirmó que no sabían qué hacer en este caso, que en otra ocasión una menor de nombre Lupita había sido atendida bajo circunstancias similares pero no lograron encontrar un lugar dónde internarla para que recibiera atención, por lo que se le entregó a sus familiares, lo mismo que ocurrió con la pequeña Columba.

La menor el día que fue encontrada drogada.

Familiares de “La Columbita”, como se refieren a la menor en León Fonseca, señalaron que la problemática es añeja, que hace dos o tres años, Leonor, progenitora de la niña, trató de interponer una denuncia ante el Ministerio Público por abuso sexual e incluso el síndico Diego Figueroa fue testigo cuando la Ministerial detuvo al indigente acusado, conocido en la comunidad como “Chuy Robahuevos”, que padece de sus facultades mentales.

Lo detuvieron por una semana pero terminaron por soltarlo. Esta persona es acusada de abusar sexualmente de la menor. 

Cae "El Licenciado", líder de grupo de Sicarios en Sonora

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

El sujeto es acusado por el delito de delincuencia organizada, acopio de armas de fuego, posesión de cartuchos y contrabando.

México.- Fernando “N”, alias ‘El Pirruris’, ‘Pirruneito’ y/o ‘Licenciado’, fue detenido este lunes en Hermosillo, Sonara, tras ejecutarse una orden de aprehensión en su contra por el delito de delincuencia organizada.

El sujeto, identificado como líder de un grupo delictivo y vinculado con el asesinatos de varios policías, fue detenido por agentes de la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP).

Su captura se realizó durante un recorrido de vigilancia por el bulevar Quiroga, esquina con bulevar Colosio, en la colonia El Llano, donde elementos de la PESP observaron a una persona parada en la banqueta, que al notar la presencia de los uniformados mostró nerviosismo y trató de evadirlos caminando en sentido contrario.

Cuando los agentes alcanzaron al sujeto y verificaron sus datos en el Sistema Único de Consulta y Plataforma México arrojó que Fernando “N”, se percataron de que cuenta con una orden de aprehensión por delincuencia organizada en su modalidad de acopio de armas de fuego, posesión de cartuchos y contrabando.

Además, resultó con dos procesos por homicidio calificado con fecha de registro del 28 de febrero de 2011 y el 24 de noviembre de 2010.

Debido a ello, el sujeto fue puesto a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR) para continuar con los trámites legales correspondientes.

Van Los Chapitos por plaza de “El Licenciado”

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

La guerra entre los hijos de “El Chapo” por quedarse con el narcomenudeo, producción de anfetaminas y otros ilícitos negocios como máquinas tragamonedas que controla la célula de Dámaso López, tiene azorada a la población de Villa Juárez, Sinaloa, donde un comando de unas 30 camionetas con integrantes del grupo criminal de Los Chapitos han desatado balaceras, en el enfrentamiento criminal han asesinado a dos comandantes y desaparecido a tres policías

Culiacán, Sinaloa.- La disputa sangrienta por recuperar la plaza de Navolato en manos de Los Dámaso, tomando como centro neurálgico la sindicatura de Villa Juárez, ubicada a 30 kilómetros de la capital, se recrudeció con la incursión de un comando integrado de por lo menos 30 camionetas, que desató balaceras, levantó a varias personas y concluyó con el secuestro de un camión de jornaleros que fue incendiado.

Según reportes de la coordinación de seguridad en el estado, se trató de la célula delictiva de Los Chimales, bajo las órdenes de Iván Archivaldo Guzmán Salazar, quien busca sacar de esta región al grupo que comanda Dámaso López Núñez “El Licenciado”.

El análisis del grupo de coordinación arroja que Los Chapitos intentan arrebatar el negocio del narcomenudeo, así como toda actividad ilegal que deja recursos, como lo son las maquinitas tragamonedas y la fabricación de metanfetaminas.

La Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa, en voz del teniente coronel Cristóbal Castañeda Camarillo, subsecretario de Seguridad, admitió desde el lugar de los hechos que el rebrote violento que se vivió el martes 21 de febrero fue motivado por la captura de Francisco Javier Zazueta Rosales, alias “Pancho Chimali”, quien era el líder de esta célula delictiva.

La Procuraduría General de la República acusó a “Pancho Chimali” de ser el hombre que comandó el ataque al convoy militar del 30 de septiembre pasado, que dejó como saldo 5 soldados muertos y 11 más heridos en esta capital. Fue detenido en un operativo coordinado entre el Ejército, la Marina y la PGR en el fraccionamiento Acueducto, durante la madrugada del sábado 18 de febrero.

Asimismo, la Fiscalía federal señaló que Zazueta Rosales cuenta con un largo historial delictivo, fue detenido en 2008 por portación de armas de fuego y envoltorios de droga, pero más tarde recuperó su libertad, y desde entonces se le ubicaba como uno de los principales lugartenientes de la organización de Joaquín “El Chapo” Guzmán, coordinador del tráfico de drogas hacia Estados Unidos y de la venta de drogas al menudeo en la zona centro del estado.

El martes 21 de febrero, mientras el gobernador priista Quirino Ordaz Coppel se paseaba en el Mercado Garmendia muy de mañana, saludando a los locatarios y haciéndoles promesas de mejorar las condiciones de los vendedores, Villa Juárez era sitiado por las fuerzas de sicarios de los Guzmán Salazar.

Como sucedió el martes 7 de febrero, Los Chimales ingresaron a la población, una de las 7 sindicaturas que existen en Navolato, a través de las dos carreteras que la unen con Culiacán, conocidas como La 20 y La 50.

Las unidades de nuevo filmadas con celulares de ciudadanos, que luego corrieron por las redes sociales, dieron cuenta el paso veloz de camionetas tipo pick up, y una camioneta doble rodada artillada con un fusil antiaéreo que estaban marcadas con letra X en sus costados. Los sicarios realizaron disparos al aire, ubicaron domicilios y sacaron al menos a cuatro personas que fueron privadas de la libertad.

Sobre la carretera La 50, cerca del Campo Romero, un camión amarillo que transportaba jornaleros a la labor del día fue detenido, con lujo de violencia y palabras altisonantes obligaron a los trabajadores a descender, atravesaron la unidad sobre la cinta asfáltica y le prendieron fuego. La Secretaría de Educación Pública y Cultura confirmó la suspensión de clases por el paso del comando.

La psicosis se extendió hacia la sindicatura de Costa Rica, ya parte del municipio de Culiacán, pues el C-4i tuvo reportes de ciudadanos que advirtieron de grupos armados, sin que se haya confirmado los hechos.

Sin embargo en esta ocasión, a diferencia de dos semanas atrás, la Procuraduría no reportó personas muertas en el operativo criminal. En la primera incursión violenta de Los Chimales cinco personas murieron, tres de ellas víctimas inocentes, incluida una madre de familia que cayó en el fuego cruzado afuera de una ferretería.

Tras abandonar la comunidad, el Ejército realizó un operativo tierra y aire, y reportó la detención de dos hombres armados en las inmediaciones del poblado Bachoco, en Navolato, los cuales al ver a los soldados arrojaron dos fusiles a las aguas de un canal de riego. Al ser capturados portaban pistoladas fajadas al cinto. La SEDENA informó que los dos pistoleros estaban vinculados a la incursión en Villa Juárez.

Horas más tarde del sitio a Villa Juárez, apareció el primer cuerpo de la contienda, a unos kilómetros, en las afueras de la comunidad de Balbuena, localizada cerca de la carretera La 50. La víctima no fue identificada, pero la Policía Municipal informó que se trata de un joven de poco más de 20 años, el cual tenía manos y pies atados con cuerdas y con heridas de bala en la cabeza y el cuerpo.

Más tarde fueron encontrados los cuerpos de otros dos jóvenes en las inmediaciones del ejido El Quemadito, perteneciente a la sindicatura de Costa Rica, al sur de Culiacán. También tenían las manos y pies atados y con similares impactos de bala.

Otro episodio librado en esta guerra sucedió el jueves 16 de febrero, cuando el equipo de seguridad de “El Licenciado” detectó a un grupo armado en la comunidad de Buenos Aires, municipio de Elota, contiguo a Culiacán. El enfrentamiento terminó con una camioneta Ram pick up baleada y calcinada, y como se comprobó en las periciales, estaba blindada.

Entre el domingo 19 y martes 21 de febrero, un grupo de jóvenes que se presentaron como gente de los hijos del Chapo Guzmán decomisaron las ediciones de los periódicos de circulación local Ríodoce y La Pared Noticias, donde se consignaba la respuesta de Dámaso López Núñez a la carta difundida por el periodista Ciro Gómez Leyva, donde se le acusa de orquestar un plan para eliminar a Iván Archivaldo, Jesús Alfredo Guzmán Salazar y al mismo Ismael “El Mayo” Zambada, quien se ha erigido en un especie de líder moral del cártel sinaloense.

En el operativo, Los Chapitos usaron varias células que se dedicaron esos dos días a comprar toda la edición de ambos periódicos, evitando así su circulación.

“Los jefes no quieren que circule nada de lo que anda diciendo ‘El Licenciado’”, expresó uno de los jóvenes que estuvo comprando los periódicos e impidiendo que el público adquiriera algún ejemplar.

Ante lo sucedido, el semanario Ríodoce subió toda su edición a su portal web, donde un reportaje firmado por periodista Javier Valdez señala que un colaborador de López Núñez contó que nunca convocó a la reunión del 4 de febrero, fecha que la carta indica que ocurrió el atentado en contra de Los Chapitos.

La espiral violenta que dio inicio tras la fractura entre Los Chapitos y Los Dámaso, motivado por la extradición del Chapo Guzmán a Estados Unidos –según confirmó la Secretaría de la Defensa Nacional– no cesa en la zona centro del estado, y tan solo el domingo 19 de febrero dos comandantes, uno de la Policía Municipal y otro de la Estatal Preventiva, fueron ejecutados a balazos en dos hechos diferentes.

A las 07:00 horas, cuando la PGR ya tenía bajo custodia a “Pancho Chimal”, el comandante de la Municipal Jorge Eusebio Soto Sauceda fue privado de la libertad cuando conducía un automóvil Toyota Corolla, color blanco, sobre el bulevar Enrique Félix Castro y Enrique Cabrera, en la colonia Infonavit Humaya. Los sicarios dispararon contra el jefe policiaco para detener la marcha y subirlo a una unidad.

Soto Sauceda al igual que el supervisor operativo de la corporación, Israel Ruiz Félix, formaba parte del grupo que prestó auxilio a los militares tras la emboscada del año pasado. Ruiz Félix permanece en calidad de desaparecido desde hace un mes así como sus compañeros agentes Reyes Yosimar García Cruz y José Antonio Saavedra Ortega.

El cuerpo de Jorge Eusebio fue localizado a mediodía en las inmediaciones de la comunidad de San Pedro, municipio de Navolato, en el área del río Culiacán, zona conocida como Las Cribas. En el seguimiento de los plagiaros la Policía Ministerial y Municipal dieron con un campamento clandestino de delincuentes dedicados a la ordeña de combustible de los poliductos de Pemex. Los delincuentes alcanzaron a escapar tras una breve escaramuza, dejando bidones de gasolina y otros enseres utilizados para el bombeo.

A las 11:00 horas, el comandante del Grupo Elite de la Policía Estatal, José de Jesús Ríos, “Chuy Ríos”, fue ejecutado con fusiles AK-47 cuando circulaba en una camioneta Ford modelo 1993, por una de las calles de la sindicatura de Culiacancito.

El comandante “Chuy” Ríos había sido condecorado como el Policía del Año en el 2013, y contaba con una larga trayectoria en la PEP. El subprocurador de la zona centro, Julio César Romanillo Montoya, declaró que ambos homicidios todavía no se podían conectar, pero que las investigaciones de la Procuraduría se enfocarían a las mismas líneas que mantienen abiertas sobre el plagio de los otros tres policías que pertenecen a la misma compañía de la corporación.

De acuerdo con fuentes de la Procuraduría General de Justicia, el levantón de los tres policías y el homicidio de los dos comandantes se relacionan con la recomposición de los grupos de poder del narcotráfico.

Desde que comenzó la fractura entre dos de las principales facciones del cártel de Sinaloa, los ataques de uno y otro grupo también se han enfocado en desmantelar sus redes de comunicación, así como la cadena de halcones en la ciudad y los puntos estratégicos.

Los reportes del grupo de coordinación de seguridad advierten que decenas de jóvenes que se dedican a halconear fueron intimidados y retirados de los puntos a los que estaban asignados, algunos otros fueron privados de la libertad, todo en aras de desactivar la red de vigilancia y, como en el caso de las balaceras en Villa Juárez, evitar que el grupo contrario tenga la suficiente capacidad de reaccionar al momento de una incursión a territorio enemigo.
1 2 3 41