Altiplano

GANA El Z-42, autoridades Penitenciarias ORDENAN su traslado al Altiplano

diciembre 25, 2016 // 0 Comentarios

Luego de permanecer poco más de dos meses en el penal de máxima seguridad de Ocampo, Guanajuato, el ex líder de la organización criminal Los Zetas, Óscar Omar Treviño Morales “El Z-42” fue reingresado en el Centro Federal de Readaptación Social número 1 “Altiplano” por orden judicial. 

Un juez de distrito en materia de amparo en el Estado de México determinó que las autoridades penitenciarias violaron la suspensión definitiva que tenía el capo para no ser removido de la prisión mexiquense hasta que se resolviera el fondo de un juicio de garantías promovido con anterioridad. 

Pese a esa restricción, la Dirección General del Cefereso 1 excarceló al “Z-42” el 21 de septiembre de este año y lo remitió al penal federal número 12 CPS Guanajuato, en cumplimiento al oficio SEGOB/CNS/OADPRS/38527/2016 girado por el Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS). 
Anteriormente, Óscar Omar Treviño Morales, al igual que su hermano Miguel Ángel “El Z-40” y otros reclusos, había ganado su regreso al penal del “Altiplano” luego de ser trasladado masivamente el 30 de septiembre de 2015 al Cefereso 13 Oaxaca. 
A la fecha, la mayoría de esos capos fueron reingresados a la prisión que originalmente los resguardaba y se produce a finales de año, como ocurrió en 2015. Ese año, en cuanto llegó al gélido centro carcelario de Almoloya de Juárez, “El Z-42” presentó una nueva demanda de amparo en contra de presuntas “órdenes verbales y/o escritas para no permitir al quejoso la visita de sus defensores”.

JUEZ FEDERAL ORDENA atención médica para “El Z-40” en el Altiplano

diciembre 17, 2016 // 0 Comentarios

Un juez federal en el Estado de México ordenó a las autoridades del Centro Federal de Reclusión Social 1 (Cefereso) “Altiplano” que le den atención médica a Miguel Ángel Treviño Morales, alias “El Z-40”, por la hipertensión que padece.

Mediante un juicio de amparo, Treviño Morales alegó que la directora del Cefereso y otras autoridades del penal no le brindan dicha atención y que incluso le han negado el ingreso a un médico cardiólogo para que lo revise.

En consecuencia, el Juez Primero de Distrito en Materias de Amparo y de Juicios Federales del Estado de México suspendió de plano el acto y responsabilizó a la directora General del Altiplano por cualquier violación sobre tal determinación.

“Deberán proceder a la vigilancia necesaria a fin de que sea dado el debido cumplimiento”, indicó el juez de amparo.

Y ordenó que se le otorgue atención médica para sus padecimientos ya sea en el mismo centro penitenciario o a través de alguna institución de salud pública, si el caso lo amerita.

“No proporcionar atención médica pone en peligro la vida, salud e integridad física del quejoso, lo que obliga al suscrito a intervenir de forma inmediata para la preservación de su salud.

“En la inteligencia de que la atención médica y suministro de medicamentos deberá ser la estrictamente necesaria para los padecimientos que refiere tener el agraviado, conforme a su expediente clínico que obre en el centro penitenciario o resultado de los estudios que se le realicen, respecto a la afección que refiere en particular”, agregó.

El amparo fue promovido el pasado 7 de diciembre y se registró con el número 1903/2016. Tanto la doctora adscrita al Departamento de Servicios Médicos y la directora del Cefereso ya informaron sobre el cumplimiento a la suspensión ordenada por el juez, según las listas del juzgado.

En dichos informes, como lo ordenó el juez de amparo, acompañaron constancias para acreditar que Treviño Morales recibió la atención médica necesaria conforme a su padecimiento, lo que deberá ser tomado en cuenta para emitir la resolución definitiva que corresponda.

En su acuerdo de admisión a trámite el Juez Primero de Distrito citó para audiencia constitucional el seis de enero de 2017.

En septiembre, EL UNIVERSAL informó que “El Z-40”, señalado como uno de los hombres más peligrosos y sanguinarios de laépoca, exigió mediante otro juicio de amparo, radicado ante el mismo juez Primero de Distrito, que le fueran respetados sus derechos humanos en prisión debido a que no le permitían salir a hacer ejercicio durante una hora diaria, pues indicó que lo mantienen encerrado en su celda por más de 22 horas.

En el juicio 287/2016 el juez de amparo también decretó la suspensión de plano de los actos.