Baja California Norte

Dos muertos y cuatro heridos, en dos ataques armados

febrero 20, 2017 // 0 Comentarios


El saldo de dos ataques armados en distintas zonas de Tijuana la noche de este domingo, fue de dos personas muertas y cuatro heridas. 
El primero hecho se registró en el Ejido Francisco Villa, ubicado en la delegación La Presa, que dejó saldo como cuatro personas lesionadas. 
Fue alrededor de las 19:30 horas cuando se reportó sobre la calle Tercera, al interior de una camioneta Ford Explorer, color blanca, cuatro personas, dos hombres y dos mujeres, una de ellas menor de edad, se encontraban heridos de bala. 
Las víctimas fueron trasladadas a un nosocomio de la localidad. Sin embargo un masculino identificado como Eulalio Salmeron Otero, de 52 años de edad, falleció el hospital. 
Después, aproximadamente a las 21:00 horas, se reportaron dos personas lesionadas por arma de fuego en la colonia Mariano Matamoros Centro A la calle Mixtecos, arribaron agentes municipales y paramédicos de la Cruz Roja, quienes declararon sin vida a un hombre y otro fue trasladado a un hospital.

Violenta reorganización entre Carteles en Tijuana

febrero 20, 2017 // 0 Comentarios

Con amenazas y muerte, el Cártel Jalisco Nueva Generación ya controla el 80 por ciento del territorio criminal, aseguran investigadores del Estado, mientras en el Cártel de Sinaloa, el nuevo escenario provocó una pugna interna entre hermanos, cuando René Arzate fue empoderado criminalmente desde Sinaloa, y su hermano Aquiles reducido en sus áreas de influencia delictiva. Al tiempo, la Policía Municipal, la única que hacía trabajo de inteligencia luego que el Ejército regresara a los cuarteles con Peña Nieto, y la Estatal Preventiva bajara el desempeño con la llegada de Francisco Vega, se ha replegado desde que Marco Sotomayor es secretario de Seguridad. En el reordenamiento criminal, van 148 asesinatos entre el 1 de enero y el 9 de febrero. Ante la impunidad ahora los criminales amenazan a las corporaciones y disparan a policías


El crecimiento de las zonas de influencia del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el pleito entre los hermanos Arzate García con el consecuente cambio de mando local en la mafia de Sinaloa y el repliegue de la Policía Municipal de Tijuana, son las causas identificadas por las autoridades del aumento en el baño de sangre que grupos delictivos protagonizan principalmente en Tijuana, pero impacta también en Rosarito y Ensenada.

La reorganización de la estructura criminal en las ciudades, y de hecho en el Estado, con la participación del CJNG y las pugnas internas de la organización criminal de Sinaloa, mantiene vialidades y áreas públicas de estos municipios evidentemente libres y a disposición de los criminales, luego que agentes municipales fueron los últimos en evadir la ofensiva contra los grupos delictivos.

Los militares fueron sacados por orden del Presidente Enrique Peña desde enero de 2013, mientras la Policía Estatal Preventiva (PEP) redujo el combate y búsqueda de los traficantes que encabezan las células delictivas en Baja California, con la llegada de la administración de Francisco Vega de Lamadrid a partir de diciembre de 2013. Y mientras poco se ha esperado de la Policía Ministerial del Estado, la única corporación que en Tijuana por lo menos hacía trabajo de inteligencia y de combate a la criminalidad, la Municipal dejó de hacerlo a partir de la llegada de Juan Manuel Gastélum Buenrostro a la alcaldía, y con él, Marco Antonio Sotomayor en calidad de secretario de Seguridad Pública Municipal.

“También está el hecho de que el Nuevo Sistema de Justicia Penal en sus condiciones actuales es inoperante”, expuso un investigador, ya que los homicidas tienen que ser detenidos en flagrancia para que se queden.

Apenas el martes 31 de enero un hombre fue asesinado en las calles Constitución y Coahuila de la Zona Norte de Tijuana, la Policía Municipal detuvo al presunto responsable Giovanni Gochez mientras tiraba la pistola, pero al final el juez decidió no vincular.

De igual manera recuperó la libertad el hombre aprehendido la mañana del lunes 6 de febrero, cuando dos ladrones que participaron en el robo violento de un teléfono celular, decidieron que no habría consecuencias si en la huida se enfrentaban a balazos con los agentes que los perseguían; uno de los sospechosos fue capturado por los atacados, pero el Ministerio Público estimó que no había elementos para judicializar.

Como resultados de la reinante impunidad, están los 103 asesinatos violentos en enero, más los 45 homicidios ocurridos en los primeros nueve días de febrero en Tijuana, y la ejecución a balazos en Ensenada el martes 7 de febrero del abogado Jaime Palafox Toscano (nota en esta edición), que obligó a recordar el ataque perpetrado en contra del también licenciado en Derecho, Guillermo “El Titi” Ruiz en Tijuana.

Los hechos muestran que los criminales actúan como si ya hubieran negociado con el gobierno y estuvieran seguros que nada les va a suceder; el mismo martes 7, un hombre fue acribillado de carro a carro por la mañana, mientras circulaba por el Bulevar Díaz Ordaz, una de las zonas más concurridas de Tijuana. No hubo detenidos.

Los responsables

Consultadas las autoridades identifican como responsables de las muertes recientes en la pugna de cárteles que ha tenido su mayor número de víctimas en la Zona Norte:

Por el Cártel de Sinaloa, a Alfonso Arzate como cabeza y por debajo de él, a Iván “El Turbo” y / o “El Arcángel”. Y como gatilleros a sujetos identificados como “El Aguacate”, Ángel Martínez Arizmendi, Jesús Adrián “El Picado” y “El Venadito”, este ultimo involucrado en el asesinato de Karla Toral el 1 de febrero en los departamentos Aranda, donde dos hombres más quedaron heridos.

Por el Cártel Arellano Félix (CAF), “Los Monitos”, Roberto Toscano Rodríguez “El Tosco” y su hermano Ladislao. Así como Ignacio Cervantes y Enrique Martínez. Y tras un mensaje de amenaza recibido por los cuerpos policiacos el 7 de febrero, las autoridades agregaron en este grupo a un “Arturito”.

Y por el CJNG, al ya fichado Juan José Pérez Vargas “El Piolín” y Juan Hernández Quintero “El Tortas”, sobre quien pesa una orden de aprehensión. De esta célula, la Policía Municipal detuvo el 9 de febrero a Raymundo Hidalgo Mendoza “El Primo” con 20 envoltorios de cristal.

Los hermanos peleados

De acuerdo a información en poder del Grupo Coordinación, parte del recrudecimiento de la pugna tiene que ver con una división entre los sinaloenses a partir de una reorganización interna. Alfonso Arzate “El Aquiles”, quien encabezara la operatividad de una de las principales células del cártel sinaloense, fue relegado por su hermano René Arzate “La Rana” desde finales del año pasado.

“La Rana” emparentó con un lugarteniente de la mafia sinaloense y quedó mejor ubicado que su hermano mayor en el organigrama delictivo, y éste no reaccionó positivamente, al final tuvo que recibir órdenes de las cabezas criminales desde Sinaloa para ceder, pero sus jefes mafiosos se aseguraron que obedeciera enviándole sicarios desde aquel Estado para que lo apoyaran. Esa es la versión que han dado algunos detenidos, pero las evidencias y detenciones -pocas- indican que en los homicidios siguen recurriendo a adictos y gente inexperta, matones desechables.

Ahora su hermano René -con alerta del gobierno de Estados Unidos- controla la llegada de aviones, lanchas y el trasiego de droga por mayoreo desde Ensenada, por Rosarito y hasta Tijuana rumbo a Estados Unidos. Y “El Aquiles”, quien controlaba criminalmente Tijuana y la Zona Costa, ha tenido problemas en conservar a sus reclutas y vendedores, debido al pleito interno.

En la reorganización van de todas las estructuras. “Se le están volteando. Algunos que eran ex CAF y se habían alineado con amenazas, ahora que los de Jalisco están acuerpando a los que operaron con los Arellano, están regresando y uniéndose con los de Jalisco”, confió un investigador.

Crecimiento del CJNG-CTNG, enfrentamiento por Zona Norte

Además, a quienes no aceptan cambiarse y dejar Sinaloa, los matan, según explicó un integrante del Grupo Coordinación: “Los que se hacen llamar Cártel Tijuana buscan y visitan a los distribuidores y vendedores de calle, les ofrecen reclutarlos y si no aceptan, los matan, muchos de esos son los que asesinan dentro de sus casas, más o menos el 30 por ciento de los muertos”.

También los acribillan en los puntos de venta, “…en este mes, en la última semana, en Avenida 5 de Mayo y Calle Baja California en Zona Norte, han matado a tres”, refirió un elemento de la Procuraduría.

Según reportes policiacos, entre el 3 y el 9 de febrero hubo ocho víctimas de homicidio en esa zona. “Ahí los muertos son de ambos bandos”.

El viernes 3 encontraron a un hombre ejecutado y su cuerpo dentro de un tambo, y ayer jueves 9, otro cadáver en un tambo. Sobre ese primer cuerpo los matones dejaron un mensaje firmado por el “CTN”, en el que advertían: “Ángel, Pancho y Chino vamos por ustedes”.

Desde las áreas de inteligencia advirtieron haber detectado presencia del Cártel Tijuana Nueva Generación (CTNG) “como en el 80 por ciento del territorio de Tijuana, y no es que ya estén establecidos, pero sí lo están peleando. La gente de Sánchez Taboada- zona de mayor influencia del CJNG- está saliendo a vender en otras áreas, esta semana, el lunes 6, en el doble asesinato en Abarrotes y Papelería Los Cochis en la colonia Santa Cruz, uno de los muertos era narcomenudista de la Sánchez Taboada”, informaron desde el Estado.

El efecto ha llegado al punto que en la zona de influencia de “Los Uriarte” -de Sinaloa, parientes de Raydel López Uriarte “El Muletas”-, algunos de sus gatilleros y narcomenudistas “se están dedicando al robo con violencia, y éstos son más peligrosos porque son los que no la piensan dos a veces para disparar cuando alguien se resiste al asalto”.

Autoridad replegada y amenazada

Con 45 asesinatos en febrero, el que solo se conozca públicamente de la consignación de un presunto homicida, Julio César Ramírez Buelna, por un asesinato en Villas del Campo y que un segundo presunto ejecutor, Roberto Cruz Ramos, haya sido prácticamente linchado por vecinos de la Presa Rural tras asesinar a Jesús Díaz, evidencia el poco trabajo de la autoridad. Además, Cruz fue liberado por el juez del caso, con el argumento que fue judicializado en el hospital y no le leyeron sus derechos. “Se los leyeron, el documento no estaba firmado porque no estaba en condiciones de firmar”, alegaron inútilmente en el Ministerio Público.

En enero, con 103 ejecuciones, hubo seis expedientes judicializados y tres vinculaciones a proceso. Pero es la violencia desatada en la Zona Norte la máxima evidencia que las fuerzas del orden están retrocediendo. Los cadáveres sin homicidas detenidos se acumulan, pese a que el área está catalogada irónicamente como “zona segura” y es un espacio donde el Ayuntamiento concentra tres veces más policías que en el resto de las delegaciones, con agentes turísticos, uniformados de a pie y otros grupos activos.

Incluso a pesar de los pobres resultados, las autoridades están siendo amenazadas.

La tarde del martes 7 de febrero, un operativo coordinado de policías municipales y militares tuvo lugar en la Zona Norte donde, además de establecer ocho filtros, entraron en un número similar de cuarterías y dieron respuesta a 28 denuncias ciudadanas recibidas al número 089.

Ante la ausencia de órdenes de aprehensión, detuvieron a poco más de cien personas por faltas, delitos que no ameritaban prisión y temas de narcomenudeo.

Este operativo, donde la intención era enviar el mensaje de “sabemos dónde están”, se hizo en respuesta a la amenaza de muerte que un presunto criminal realizó a la central de radio a las 7:25 am, ese 7 de febrero:

“Una demanda a las fuerzas de la Zona Norte es que la gente que se queda en la unidad panel ahorita que se acaba de acabar el turno, se está pasando de vergas con mi gente y para que queden pruebas voy a matar a su puta madre a dos, tres de ahí, va a haber vergazos hoy antes de las seis de la tarde, van a llover vergazos al gobierno para que quede muy claro de quién es el callejón Coahuila, no quiero que toque a mi gente, soy ‘Arturito’”. Esa noche ningún policía fue atacado.

Ante la falta de resultados y el reclamo de diversos sectores de la Iniciativa Privada, el 8 de febrero, el alcalde Juan Manuel Gastélum Buenrostro anunció remociones y, al día siguiente, dio a conocer el cambio de los comandantes de región, pero sin dar nombre de los oficiales salientes y entrantes.

Del último paso atrás

Consultados, miembros del grupo coordinación que integra a los tres órdenes de gobierno, consideran que la forma de trabajo del recién estrenado secretario de Seguridad Pública Municipal de Tijuana, Marco Sotomayor, es en extremo técnica: “Es muy de escritorio, llegó con el discurso del Nuevos Sistema, del respeto a los Derechos Humanos y los jefes delegacionales, los policías de calle se están aprovechando para justificar y no trabajar, no agarran a nadie, ya ni de narcomenudeo para buscar información”.

Aseguraron también “falta de supervisión”, ya que hay registros de hasta tres homicidios en periodos cortos de tiempo en una misma zona y nadie es detenido, “eso no es posible sin complicidad oficial”, reclaman.

“La Policía de Tijuana es muy complicada y muy grande, si (Sotomayor) no se pone serio y enérgico, se lo van a comer”, y advirtieron que si no controla a la corporación, seguramente alguien más lo hace.

Nancy, la secuestradora de Narcos, Sus favoritos, los del Cartel Arellano Félix

febrero 16, 2017 // 0 Comentarios

La primera vez que el apellido Tostado tomó relevancia fue en el año 2008, cuando autoridades de la Fiscalía bajacaliforniana colocaron un espectacular en una de las calles más transitadas de Tijuana, en el que se leía: “Eduardo González Tostado, secuestrador”.


Él era el testigo principal que llevó a la captura de Nancy, “La Secuestradora de Narcos”, quien con su belleza seducía a sus víctimas. Eduardo fue uno de los plagiados.

La valla de unos tres por cinco metros se erigía en la rampa de la colonia Buena Vista, una zona universitaria. Un hombre joven –probablemente treintañero– de pelo recortado, barba de candado y ojos chiquitos miraba de frente.

El anuncio de la Procuraduría General de Justicia Estatal (PGJE) duraría apenas unas horas: la mañana siguiente amaneció quemado; ni la cara de Tostado y otros secuestradores era reconocible.

Las autoridades judiciales no volvieron a imprimir sus rostros. Aunque para ese entonces, los ensenadenses que viajaban desde el puerto hasta la universidad habían identificado al hombre del cartelón.

Eduardo tenía 33 años, nació en Ensenada y era conocido por ser dueño de dos lotes de carros y una empresa de transporte en Chula Vista, en Estados Unidos.

En México, era propietario de los “Mariscos el Pacífico”, un restaurante recordado porque abandonaron tres tambos llenos de ácido con restos humanos en la puerta. En ese entonces los rumores entre ciudadanos eran de que González Tostado era un narcojunior.

Lo que se desconocía es que no podría ser detenido por autoridades mexicanas, pues se había convertido en testigo protegido de EU.

Un año antes fue secuestrado por una banda llamada “Los Palillos” y su declaración fue primordial para la captura de los integrantes de ese grupo criminal, donde destacaba la hermosa Nancy Mendoza.

Su cabello rizado impactaba: largo. Su rostro dejaba al descubierto unos ojos almendrados. Su nariz era respingada, sus cejas delgadas y sus labios carnosos. Pese a ser delgada, destacaban sus caderas y pechos exuberantes, que hacían parecer que tenían una cintura milimétrica.

Nancy Michelle Mendoza tenía 19 años de edad cuando comenzó a secuestrar sólo a narcotraficantes. Su belleza le valió un lugar en la organización criminal “Los Palillos”.

De acuerdo con información del Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés), esta banda perteneció en alguna época al cártel de la droga de la familia Arellano Félix. El líder de “Los Palillos” era Jorge López Rojas.

La agencia estadounidense documenta que la guerra se suscitó cuando los Arellano mandaron a asesinar al hermano de López Rojas, por eso su principal objetivo fue crear una organización para secuestrar a todos aquellos “arellanistas” refugiados en San Diego y cobrar cuantiosas cantidades por su liberación.

De 2004 a 2007 se les vinculó a una ola de crímenes en la que secuestraron a 13 personas y nueve murieron. La fiscalía de California, en San Diego, determinó que Nancy participó en los plagios.

La joven estudiaba Derecho en la Universidad Autónoma de Baja California. Algunos compañeros de la facultad recuerdan que sólo llegó al tercer año de la carrera.

“La verdad nunca nos imaginamos que secuestraba narcotraficantes”, dice con asombro un ex alumno. Compañeros de la materia Penal 1 comentan que Nancy era ostentosa, le gustaba usar ropa de marca y bolsas de diseñador, aunque siempre argumentó que sus padres tenían dinero. No les sorprendió saber que fue novia de traficantes, “pero ¿secuestradora de narcos? ¡Eso nunca!”.

Trabajaba en una notaría por las tardes y en las noches le gustaba salir a bailar, y tomaba mucho, según sus compañeros.

De acuerdo con las autoridades estadounidenses, Nancy incursionó en el secuestro de narcos porque era novia de uno de los cabecillas de “Los Palillos”, Juan Francisco Estrada González. Hoy Nancy tiene 25 años y se convirtió en una de las mexicanas sentenciadas a doble cadena perpetua en EU. La tijuanense jamás saldrá de prisión ni cumplirá su sueño de ser abogada en México.

Los plagios

A Manuel López Núñez le decían “El Balas”, era un lugarteniente del cártel Arellano Félix en Tijuana. Autoridades al interior del Consejo de Seguridad Pública informaron que era el encargado de cruzar la droga hacia EU al grupo criminal. Fue probable que por eso en 2006 decidió enviar a su hijo a un lugar fuera de México: a San Diego.

Allá, su hijo Érick fue seducido por “La Secuestradora de Narcos”. Al salir de una fiesta, la joven informó a “Los Palillos” su paradero. Según reportan medios en San Diego, entregó al hijo del narcotraficante.

Meses después, con sus encantos, enamoró en EU a Jorge García Vázquez, un hombre de 58 años de edad, quien era el cuñado del “Chuy” Labra, consejero mayor del Cártel Arellano Félix.

Ese 2006, la joven calculó sus pasos: se inscribió a un gimnasio en Chula Vista, San Diego. El cuñado del narcotraficante Jesús Labra trabajaba de instructor en el lugar. Durante meses, Mendoza se dedicó a enamorarlo. Usaba ropa deportiva pegada, camisas escotadas y así lo conquistó. Según la fiscalía, por ello, se logró el secuestro.

Un trabajo bien planeado

Cuando Eduardo González Tostado conoció a Nancy, recuerda, en sus declaraciones judiciales, ella caminó directo hacia él y se veía muy bien; estaba sentado en un café de Chula Vista arreglando la venta de un “Jaguar” con David Valencia, un viejo amigo que lo contactó.

Según la transcripción de las audiencias preparatorias al juicio, sería el cumpleaños de su esposa y deseaba regalarle un carro de 40 mil dólares. “Va a venir una amiga”, primero le advirtió Valencia a González Tostado.

Desde ese día Valencia y Mendoza iniciaron el trabajo para secuestrar a Eduardo, a quien un año más tarde –revelaría la PGJE– era buscado por plagio. Nancy secuestraría al secuestrador.

A González Tostado lo impactó y le pidió su teléfono; unas cuantas llamadas por radio fueron suficientes para concretar una cita. “Vamos a la cantina de los remedios a Tijuana, pero primero tengo que ir a la casa de mi tía a cambiarme, recoger mi pasaporte y dejar mi carro”, dijo Nancy a Eduardo, quien aceptó.

Años más tarde, el mismo Eduardo declararía ante una corte que fue por una botella de coñac y un paquete de condones. Después llegó al número 1539 de la calle Point Dume, en Chula Vista, San Diego, donde supuestamente Nancy “vivía con su tía”.

El 8 de junio de 2007 apareció la bella Nancy. Eduardo recuerda que la mujer tomó las bolsas con botellas; acto seguido, sintió un golpe en la cabeza. Después todo fue confuso. “Alguien me agarró las piernas de atrás, y de la parte de enfrente dos personas venían corriendo, una de ellas llevaba una pistola y el otro estaba vestido de policía. Con chalecos negros, gorras y la cara tapada”, resalta en su declaración ante autoridades de Estados Unidos.

“Me tumbaron al piso, me dieron choques eléctricos en la parte baja de la espalda y me ataron; ya no me podía mover. Defequé y me oriné. Me ‘enteiparon’ –palabra que usó para describir que lo cubrieron con cinta adhesiva– y pusieron una toalla en la cabeza”. Después del trajín de su captura escuchó un “ya te tenemos, ¿no que muy chingón?”, señala.

“Le llamaron a mi esposa y le dijeron: ‘mira, pinche vieja, si quieres volver a ver a tu esposo o si no quieres que te lo mande en pedazos más te vale que contestes el teléfono’”. Todo continuaba confuso para Eduardo hasta que escuchó que a un hombre dijo “ya te puedes ir”. Ahí Tostado González entendió que Nancy Mendoza planeó su secuestro.

“Los Palillos” solicitaron un rescate de un millón de dólares, pero la esposa de Eduardo logró reunir sólo 193 mil 900 dólares. Para no correr riesgos, lo primero que hizo la familia fue contactar al FBI; agentes pusieron en el maletín del dinero un dispositivo de rastreo.

Fue así como el 16 de junio de 2007, luego de siete días se secuestró, amarrado a unas escaleras, el FBI logró la captura de “Los Palillos” y la liberación de Tostado. Nancy logró salir de Estados Unidos; sin embargo, en 2010 fue aprendida en Tijuana y más tarde trasladada al penal Santa Martha Acatitla.

Según la Procuraduría General de la República (PGR), debía ser extraditada a EU bajo el móvil de “mujer que gustaba de relacionarse con hombres casados invitando a sus víctimas a pasar a su casa, donde sus cómplices los golpeaban o bien para torturarlos con descargas eléctricas con pistolas de electrochoques”. Nancy obtuvo ganancias de hasta 15 mil dólares por secuestro.

Mientras que Eduardo, pese a los cargos por delincuencia organizada en México, consiguió ser testigo protegido a cambio de entregar a Nancy y “Los Palillos”, quienes enfrentan condenas de cadena perpetua y pena de muerte.

Abel Galván, subprocurador contra la Delincuencia en Baja California, dice que son respetuosos de las autoridades estadounidenses, aunque acepta que el nombre de González Tostado aparece en los expedientes mexicanos y hacen mención como miembro del cártel Arellano.

“Cuenta con un mandamiento judicial activo, ese es su antecedente”. Eduardo goza de la libertad, mientras que Nancy el 2 de septiembre fue condenada en EU a dos cadenas perpetuas por dos cargos de secuestro con extorsión.

Violenta reorganización, el CJNG ya controla el 80% del estado, mientras el CDS se fractura

febrero 14, 2017 // 0 Comentarios

Con amenazas y muerte, el Cártel Jalisco Nueva Generación ya controla el 80 por ciento del territorio criminal, aseguran investigadores del Estado, mientras en el Cártel de Sinaloa, el nuevo escenario provocó una pugna interna entre hermanos, cuando René Arzate fue empoderado criminalmente desde Sinaloa, y su hermano Aquiles reducido en sus áreas de influencia delictiva. Al tiempo, la Policía Municipal, la única que hacía trabajo de inteligencia luego que el Ejército regresara a los cuarteles con Peña Nieto, y la Estatal Preventiva bajara el desempeño con la llegada de Francisco Vega, se ha replegado desde que Marco Sotomayor es secretario de Seguridad. En el reordenamiento criminal, van 148 asesinatos entre el 1 de enero y el 9 de febrero. Ante la impunidad ahora los criminales amenazan a las corporaciones y disparan a policías

Baja California Norte.- El crecimiento de las zonas de influencia del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), el pleito entre los hermanos Arzate García con el consecuente cambio de mando local en la mafia de Sinaloa y el repliegue de la Policía Municipal de Tijuana, son las causas identificadas por las autoridades del aumento en el baño de sangre que grupos delictivos protagonizan principalmente en Tijuana, pero impacta también en Rosarito y Ensenada.

La reorganización de la estructura criminal en las ciudades, y de hecho en el Estado, con la participación del CJNG y las pugnas internas de la organización criminal de Sinaloa, mantiene vialidades y áreas públicas de estos municipios evidentemente libres y a disposición de los criminales, luego que agentes municipales fueron los últimos en evadir la ofensiva contra los grupos delictivos.

Los militares fueron sacados por orden del Presidente Enrique Peña desde enero de 2013, mientras la Policía Estatal Preventiva (PEP) redujo el combate y búsqueda de los traficantes que encabezan las células delictivas en Baja California, con la llegada de la administración de Francisco Vega de Lamadrid a partir de diciembre de 2013. Y mientras poco se ha esperado de la Policía Ministerial del Estado, la única corporación que en Tijuana por lo menos hacía trabajo de inteligencia y de combate a la criminalidad, la Municipal dejó de hacerlo a partir de la llegada de Juan Manuel Gastélum Buenrostro a la alcaldía, y con él, Marco Antonio Sotomayor en calidad de secretario de Seguridad Pública Municipal.

“También está el hecho de que el Nuevo Sistema de Justicia Penal en sus condiciones actuales es inoperante”, expuso un investigador, ya que los homicidas tienen que ser detenidos en flagrancia para que se queden.

Apenas el martes 31 de enero un hombre fue asesinado en las calles Constitución y Coahuila de la Zona Norte de Tijuana, la Policía Municipal detuvo al presunto responsable Giovanni Gochez mientras tiraba la pistola, pero al final el juez decidió no vincular.

De igual manera recuperó la libertad el hombre aprehendido la mañana del lunes 6 de febrero, cuando dos ladrones que participaron en el robo violento de un teléfono celular, decidieron que no habría consecuencias si en la huida se enfrentaban a balazos con los agentes que los perseguían; uno de los sospechosos fue capturado por los atacados, pero el Ministerio Público estimó que no había elementos para judicializar.

Como resultados de la reinante impunidad, están los 103 asesinatos violentos en enero, más los 45 homicidios ocurridos en los primeros nueve días de febrero en Tijuana, y la ejecución a balazos en Ensenada el martes 7 de febrero del abogado Jaime Palafox Toscano (nota en esta edición), que obligó a recordar el ataque perpetrado en contra del también licenciado en Derecho, Guillermo “El Titi” Ruiz en Tijuana.

Los hechos muestran que los criminales actúan como si ya hubieran negociado con el gobierno y estuvieran seguros que nada les va a suceder; el mismo martes 7, un hombre fue acribillado de carro a carro por la mañana, mientras circulaba por el Bulevar Díaz Ordaz, una de las zonas más concurridas de Tijuana. No hubo detenidos.

Los responsables

Consultadas las autoridades identifican como responsables de las muertes recientes en la pugna de cárteles que ha tenido su mayor número de víctimas en la Zona Norte:

Por el Cártel de Sinaloa, a Alfonso Arzate como cabeza y por debajo de él, a Iván “El Turbo” y / o “El Arcángel”. Y como gatilleros a sujetos identificados como “El Aguacate”, Ángel Martínez Arizmendi, Jesús Adrián “El Picado” y “El Venadito”, este ultimo involucrado en el asesinato de Karla Toral el 1 de febrero en los departamentos Aranda, donde dos hombres más quedaron heridos.

Por el Cártel Arellano Félix (CAF), “Los Monitos”, Roberto Toscano Rodríguez “El Tosco” y su hermano Ladislao. Así como Ignacio Cervantes y Enrique Martínez. Y tras un mensaje de amenaza recibido por los cuerpos policiacos el 7 de febrero, las autoridades agregaron en este grupo a un “Arturito”.

Y por el CJNG, al ya fichado Juan José Pérez Vargas “El Piolín” y Juan Hernández Quintero “El Tortas”, sobre quien pesa una orden de aprehensión. De esta célula, la Policía Municipal detuvo el 9 de febrero a Raymundo Hidalgo Mendoza “El Primo” con 20 envoltorios de cristal.

Los hermanos peleados

De acuerdo a información en poder del Grupo Coordinación, parte del recrudecimiento de la pugna tiene que ver con una división entre los sinaloenses a partir de una reorganización interna. Alfonso Arzate “El Aquiles”, quien encabezara la operatividad de una de las principales células del cártel sinaloense, fue relegado por su hermano René Arzate “La Rana” desde finales del año pasado.

“La Rana” emparentó con un lugarteniente de la mafia sinaloense y quedó mejor ubicado que su hermano mayor en el organigrama delictivo, y éste no reaccionó positivamente, al final tuvo que recibir órdenes de las cabezas criminales desde Sinaloa para ceder, pero sus jefes mafiosos se aseguraron que obedeciera enviándole sicarios desde aquel Estado para que lo apoyaran. Esa es la versión que han dado algunos detenidos, pero las evidencias y detenciones -pocas- indican que en los homicidios siguen recurriendo a adictos y gente inexperta, matones desechables.

Ahora su hermano René -con alerta del gobierno de Estados Unidos- controla la llegada de aviones, lanchas y el trasiego de droga por mayoreo desde Ensenada, por Rosarito y hasta Tijuana rumbo a Estados Unidos. Y “El Aquiles”, quien controlaba criminalmente Tijuana y la Zona Costa, ha tenido problemas en conservar a sus reclutas y vendedores, debido al pleito interno.

En la reorganización van de todas las estructuras. “Se le están volteando. Algunos que eran ex CAF y se habían alineado con amenazas, ahora que los de Jalisco están acuerpando a los que operaron con los Arellano, están regresando y uniéndose con los de Jalisco”, confió un investigador.

Crecimiento del CJNG-CTNG, enfrentamiento por Zona Norte

Además, a quienes no aceptan cambiarse y dejar Sinaloa, los matan, según explicó un integrante del Grupo Coordinación: “Los que se hacen llamar Cártel Tijuana buscan y visitan a los distribuidores y vendedores de calle, les ofrecen reclutarlos y si no aceptan, los matan, muchos de esos son los que asesinan dentro de sus casas, más o menos el 30 por ciento de los muertos”.

También los acribillan en los puntos de venta, “…en este mes, en la última semana, en Avenida 5 de Mayo y Calle Baja California en Zona Norte, han matado a tres”, refirió un elemento de la Procuraduría.

Según reportes policiacos, entre el 3 y el 9 de febrero hubo ocho víctimas de homicidio en esa zona. “Ahí los muertos son de ambos bandos”.

El viernes 3 encontraron a un hombre ejecutado y su cuerpo dentro de un tambo, y ayer jueves 9, otro cadáver en un tambo. Sobre ese primer cuerpo los matones dejaron un mensaje firmado por el “CTN”, en el que advertían: “Ángel, Pancho y Chino vamos por ustedes”.

Desde las áreas de inteligencia advirtieron haber detectado presencia del Cártel Tijuana Nueva Generación (CTNG) “como en el 80 por ciento del territorio de Tijuana, y no es que ya estén establecidos, pero sí lo están peleando. La gente de Sánchez Taboada- zona de mayor influencia del CJNG- está saliendo a vender en otras áreas, esta semana, el lunes 6, en el doble asesinato en Abarrotes y Papelería Los Cochis en la colonia Santa Cruz, uno de los muertos era narcomenudista de la Sánchez Taboada”, informaron desde el Estado.

El efecto ha llegado al punto que en la zona de influencia de “Los Uriarte” -de Sinaloa, parientes de Raydel López Uriarte “El Muletas”-, algunos de sus gatilleros y narcomenudistas “se están dedicando al robo con violencia, y éstos son más peligrosos porque son los que no la piensan dos a veces para disparar cuando alguien se resiste al asalto”.
Autoridad replegada y amenazada

Con 45 asesinatos en febrero, el que solo se conozca públicamente de la consignación de un presunto homicida, Julio César Ramírez Buelna, por un asesinato en Villas del Campo y que un segundo presunto ejecutor, Roberto Cruz Ramos, haya sido prácticamente linchado por vecinos de la Presa Rural tras asesinar a Jesús Díaz, evidencia el poco trabajo de la autoridad. Además, Cruz fue liberado por el juez del caso, con el argumento que fue judicializado en el hospital y no le leyeron sus derechos. “Se los leyeron, el documento no estaba firmado porque no estaba en condiciones de firmar”, alegaron inútilmente en el Ministerio Público.

En enero, con 103 ejecuciones, hubo seis expedientes judicializados y tres vinculaciones a proceso. Pero es la violencia desatada en la Zona Norte la máxima evidencia que las fuerzas del orden están retrocediendo. Los cadáveres sin homicidas detenidos se acumulan, pese a que el área está catalogada irónicamente como “zona segura” y es un espacio donde el Ayuntamiento concentra tres veces más policías que en el resto de las delegaciones, con agentes turísticos, uniformados de a pie y otros grupos activos.

Incluso a pesar de los pobres resultados, las autoridades están siendo amenazadas.

La tarde del martes 7 de febrero, un operativo coordinado de policías municipales y militares tuvo lugar en la Zona Norte donde, además de establecer ocho filtros, entraron en un número similar de cuarterías y dieron respuesta a 28 denuncias ciudadanas recibidas al número 089.

Ante la ausencia de órdenes de aprehensión, detuvieron a poco más de cien personas por faltas, delitos que no ameritaban prisión y temas de narcomenudeo.

Este operativo, donde la intención era enviar el mensaje de “sabemos dónde están”, se hizo en respuesta a la amenaza de muerte que un presunto criminal realizó a la central de radio a las 7:25 am, ese 7 de febrero:

“Una demanda a las fuerzas de la Zona Norte es que la gente que se queda en la unidad panel ahorita que se acaba de acabar el turno, se está pasando de vergas con mi gente y para que queden pruebas voy a matar a su puta madre a dos, tres de ahí, va a haber vergazos hoy antes de las seis de la tarde, van a llover vergazos al gobierno para que quede muy claro de quién es el callejón Coahuila, no quiero que toque a mi gente, soy ‘Arturito’”. Esa noche ningún policía fue atacado.

Ante la falta de resultados y el reclamo de diversos sectores de la Iniciativa Privada, el 8 de febrero, el alcalde Juan Manuel Gastélum Buenrostro anunció remociones y, al día siguiente, dio a conocer el cambio de los comandantes de región, pero sin dar nombre de los oficiales salientes y entrantes.

Del último paso atrás

Consultados, miembros del grupo coordinación que integra a los tres órdenes de gobierno, consideran que la forma de trabajo del recién estrenado secretario de Seguridad Pública Municipal de Tijuana, Marco Sotomayor, es en extremo técnica: “Es muy de escritorio, llegó con el discurso del Nuevos Sistema, del respeto a los Derechos Humanos y los jefes delegacionales, los policías de calle se están aprovechando para justificar y no trabajar, no agarran a nadie, ya ni de narcomenudeo para buscar información”.

Aseguraron también “falta de supervisión”, ya que hay registros de hasta tres homicidios en periodos cortos de tiempo en una misma zona y nadie es detenido, “eso no es posible sin complicidad oficial”, reclaman.

“La Policía de Tijuana es muy complicada y muy grande, si (Sotomayor) no se pone serio y enérgico, se lo van a comer”, y advirtieron que si no controla a la corporación, seguramente alguien más lo hace.

“La Barredora” para el CJNG y “Los Javieres” para Cártel de Sinaloa "uno le mata dos y el otro responde matando cuatro"

enero 19, 2017 // 0 Comentarios

“La Barredora” para el CJNG y “Los Javieres” para Cártel de Sinaloa, han desatado la violencia en el destino turístico desde las primeras horas de 2017 “Son los mismos los que están pegándose en Los Cabos, uno le mata dos y el otro responde matando cuatro, es lo que están haciendo, recrudeciendo el pedo y nosotros nada más podemos ver, pese a la zona son rápidos y los que andan, conocen muy bien el terreno y donde está cada uno de los puchitas”, expresó un miembro del Grupo de Coordinación Interinstitucional de Seguridad Pública. 

Y es que la violencia se ha intensificado en Los Cabos, con la presencia de dos grupos delincuenciales en el destino turístico más importante de Baja California Sur; se trata de “La Barredora” para el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y de “Los Javieres” para Cártel de Sinaloa, en una guerra por el control del narcomenudeo que se ha intensificado desde las primeras horas de 2017. “Se veía venir, lo platicábamos en una reunión, la preocupación es que hubo dos días de tregua (31 de diciembre de 2016 y día primero de enero del presente año), pero solo fue para reorganizar los ataques y conseguir armarse, ahora se vinieron con todo y arrasando con lo que se toparon”, expresó un agente de inteligencia militar. 

Mientras funcionarios públicos de los tres niveles de gobierno se fueron a disfrutar de días de asueto, en las calles ya se planeaba la logística para atacar a los bandos contrarios. 

La violencia se desató el 2 de enero, la idea principal de los sicarios fue de entrada eliminar las amenazas para su grupo delictivo, “los de la Caravan dorada involucrada en el primer evento, esos eran halcones que operaban para el grupo que manda en Cabo San Lucas (La Barredora-CJNG), Sinaloa ya les seguía la pista hasta que les dieron alcance y los ejecutaron”. Sicarios de Sinaloa dejaron mensaje contra Policías Municipales de Los Cabos Allí murieron los narcomenudistas Enrique Partida Cota y José Enrique Morán Morones, el primero de ellos quedó dentro de la camioneta, mientras que el segundo intentó huir pero fue alcanzado por los sicarios, dándole muerte en hechos suscitados a la altura del Kilómetro 36+800 de la Carretera Transpeninsular de la colonia El Zacatal en San José del Cabo; en el sitio una mujer que acompañaba a los fallecidos y un transeúnte resultaron lesionados por disparos de arma de fuego. “Estos dos eran gente de Cártel Jalisco, los tenían bien torcidos y solo los cazaron”, confió el miembro de seguridad. 

Ese mismo día la cifra de ejecutados se elevó a tres, uno más en El Zacatal, solo horas más tarde, cuando el de nombre Randi Guerrero Lizardi fue ejecutado a tiros por sicarios; también le seguían los pasos, lo que da a pensar que “eran halcones y ya estaban señalados de poner a contras”. 

La respuesta fue inmediata, apenas al día siguiente “La Barredora” respondió a las agresiones de los sinaloenses, la célula de “Los Javieres” también recibió avisos por parte del grupo antagónico. 

El narcomenudista Luis Enrique de la Toba Merino fue perseguido y alcanzado a bordo de un automóvil Honda Accord negro en el cruce de las calles Villa Navarra y Villa Taragona del fraccionamiento Villas del Cortés en San José del Cabo; el joven recibió al menos cuatro impactos de bala. Al día siguiente, San José del Cabo y la colonia popular para el narcotráfico, El Zacatal, de nuevo fue el escenario de una balacera, vecinos “se encerraron en el baño, todavía nos acercamos para pedir informes y algunos asustados nos dijeron que vieron la persecución”. 

El reporte y un video obtenido muestran un automóvil de color blanco que huye por la calle José María Chávez Hermosillo, seguido por una camioneta de color negro, de la puerta del copiloto se ve medio cuerpo de una persona que sale de la ventana empuñando un arma y disparando en repetidas ocasiones. Juan Luis Acosta Angulo, de 18 años de edad , Hermano de El Panadero, ejecutado en lugar de su hermano En el parte quedó establecido que el automóvil siguió de frente hasta llegar a la calle Miguel Bertín, zona en reparación, por lo cual se encontraban montones de tierra, seguido a una zanja que abarca toda la calle; con tal de escapar de sus agresores, la persona que huía mantuvo la velocidad y voló unos metros para caer dentro de la zanja, mientras los sicarios lo dieron por muerto y se retiraron. Pero minutos después “se escuchaban los gritos ‘¡Auxilio, auxilio!’, nosotros pues no nos acercamos y llamamos a las autoridades”. El hombre solo resultó con algunos golpes. 

“La zona de San José está caliente, el territorio medio se divide; en San Lucas ‘Los Dámaso’ (Javieres-Sinaloa) tienen un pedacito, casi nada ya; en San José están a medias casi, casi; Jalisco (CJNG-La Barredora) se está metiendo y quiere desterrar a Sinaloa también del territorio que controla, pero lo que no saben es que ya se armaron fuerte con armas nuevas, las metieron por Los Barriles (La Paz) y La Ribera (Los Cabos), entonces vienen armados hasta el tronco”, advirtió el agente consultado.   

Cárteles desatan el miedo En el recrudecimiento de la violencia en Los Cabos, los responsables apenas han sido identificados por cuerpos de inteligencia en Baja California Sur, sin embargo, ya era un secreto a voces, incluso se publicó en ediciones del mes de noviembre la amenaza que se hizo por parte de CJNG a servidores públicos que protegían a miembros de la delincuencia organizada del otro grupo delincuencial. “Se tienen datos concretos de policías que se han visto involucrados, todos se van a ir de la corporación a su debido tiempo”, por supuesto que en Los Cabos, donde se libra la batalla por el control de la plaza, tras la ejecución de Guadalupe Acosta López “El Javier” en junio pasado, en Culiacán, Sinaloa. 

En este municipio al sur de Baja California Sur, tres agentes ministeriales han sido amenazados de muerte por células del CJNG, incluido Josué Geovanny Zúñiga Méndez, titular de la Policía Ministerial. “Mandaron vía mensaje a todos los policías y les informaron que no se metieran, que iban por ellos, incluso se dirigieron hacia un tal ‘Mocho’ que contestara el teléfono, que le había estado marcando”. 

Esto fue dado a conocer por miembros del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública, quienes reconocían la participación de agentes de seguridad; días después los propios agentes de seguridad renunciaron a sus encargos, otros fueron movidos a otras adscripciones. Lo que preocupa es que uno de los agentes “se fue de lleno para trabajar con el Cártel de Sinaloa, mucho se le ha visto activo. 

Hemos detenido a puchitas y ellos mencionan a un tal ‘Zopilote’ que supuestamente vino a reforzar las operaciones de ‘Los Javieres’, pero lo que nos pone en alerta es que dicen que tiene un dedito mocho”, evidenció el agente de inteligencia. En Los Cabos no se dan abasto personal de la SEMEFO, apenas a 11 días del 2017 son 14 los ejecutados solo en esa comunidad, son 18 a nivel estatal Conforme a  datos obtenidos, Édgar Arce Molina “El Mocho”, o “El Zopilote”, como ahora lo conocen, podría ser el implicado en los hechos violentos presentes desde inicio de 2017, “se salió de la Ministerial para entrarle de lleno a la maña, él junto con ‘El Vera’ están operando en San José del Cabo, trabajan para uno que le dicen ‘El Diablo’; ‘El Zopilote’ entró fuerte porque conoce bien el terreno, toda su vida ha trabajado allá, además de que conoce a los puchas, sabe sus ubicaciones, cómo se mueven, incluso dónde vive cada uno”, aseguraron las fuentes de Seguridad Pública. 

Un caso que reflejó la operatividad del “Zopilote” son los hechos violentos registrados el 5 de enero en la colonia El Zacatal; el primero de ellos en las calles Jaime Bravo y Padre Guadalupe Díaz, donde un hombre y una mujer perdieron la vida por disparos de arma de fuego, de nombres Aarón y Eva, respectivamente; el otro hecho tuvo lugar en Francisco Fisher y Carretera Transpeninsular, allí resultó lesionada una pareja, la mujer es conocida como “La Morena” y se le identifica en el mapa criminal como operadora de “La Barredora”. 

“Volteó bandera y la agarraron, es sabido que esta mujer estaba armada hasta los dientes, con armamento y droga, para convertirse en una nueva ‘China’ (Melissa Margarita Calderón Ojeda), siendo la segunda mujer sicaria, la identificaron y la ejecutaron”, expresó. Justo después de la balacera donde resultara lesionada por disparos de arma de fuego, fue trasladada al Hospital General de San José del Cabo; fue dada de alta al día siguiente, pero con lo que no contaba “La Morena” es que los matones aún rondaban el sitio, por ello, al salir del centro médico fue rematada con 15 disparos. Según la fuente policial, “El Zopilote” se quedó a cargo de las operaciones de “Los Javieres” en Los Cabos, incluso hay muestras de la operación, amenazaron a policías y casualmente a ningún ministerial, porque esa zona está controlada. Por parte de Jalisco se tiene visible a Ramón Guerrero de la Rocha “El Güero Plaza”, líder de “La Barredora”.   Amenazas y deudas La participación del Cártel de Sinaloa “es clara”, argumentó el miembro del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública en el Estado, “Sinaloa tiene esa peculiaridad de dejar mensajes inscritos aquí en el Estado, por ello atribuimos ese mensaje al ‘Zopilote’”. 

La madrugada del 8 de enero, en algunas bardas de Cabo San Lucas y San José del Cabo, una de ellas inscrita en la barda perimetral del fraccionamiento Rolling Hills en el Kilómetro 115 de la carretera de Cabo San Lucas a Todos Santos, se leía: “Comandante Demetrio y Richi no porque tengan dos manos tomen de dos carteles”, firmada con las letras “SR”. Los narcomensajes van dirigidos directamente contra el coordinador de la Policía Municipal de Los Cabos, de nombre Demetrio, y al comandante de la corporación, Norberto Richie Ceseña. 

Una vez que las pintas aparecieron, los reflectores de las fuerzas del orden se abrieron, no solo agentes ministeriales se encuentran en la mira, ahora también policías municipales de Los Cabos, empezando con 90 agentes reprobados en los Exámenes de Control y Confianza, de los cuales 40 abandonaron la corporación, pero quedan 50. Por ello es preciso confirmar la puesta a disposición de siete agentes de Arturo de la Rosa Escalante, alcalde de Los Cabos, a los cuales hasta el momento se ha vinculado con células del crimen organizado, Las  investigaciones continúan, y es muy posible que haya más agentes involucrados. 

Cuerpo de El Bogar, líder de plaza en loreto y Yerno de la Alcaldesa, Arely Arce Peralta En los avisos que el crimen organizado envía no hay vuelta atrás, de alguna u otra manera surten efecto; tal es el caso ocurrido en los hoteles Carolina de San José del Cabo, el primer evento se registró en el de la colonia Guaymitas, en Carretera Transpeninsular frente a Soriana. 

Sicarios dispararon en contra de una de las habitaciones, primer aviso suscitado a mediados del mes de diciembre de 2016; y el 6 de enero de 2016, un comando armado ingresó a la habitación marcada con el número 18 del Hotel Carolina II en Paseo Barlovento y Forjadores de la colonia Rosarito en San José del Cabo, solo 15 cuadras de distancia uno del otro, donde dieron muerte a tres hombres y una mujer resultó lesionada, pero murió mientras era trasladada al hospital. 

Mientras tanto, las amenazas y atentados mantienen su curso en La Paz, Comondú y Loreto, uno de los hechos claros con la participación del crimen organizado fue la ejecución del empresario y dueño de la cadena de negocios de comida Don Abraham, Rubén Martínez Sánchez, “según las indagatorias, el señor no tenía vínculos, quien estaba vinculado a personas poderosas era su hijo Luis, incluso ya había sido levantado en febrero del año pasado y puesto en libertad por deudas de apuestas y con la maña”, según expresiones vertidas por agentes de seguridad. 

El primer aviso para la familia fue la noche del 11 de noviembre de 2016, cinco negocios de carnitas fueron quemados utilizando gasolina como acelerador, la familia interpuso denuncia por los daños, incluso hubo la detención de tres personas, pero se desistió de la denuncia y fueron puestos en libertad. Días después hombres armados se hicieron presentes en uno de los negocios en Bordo y Forjadores, amenazando a los trabajadores con “descargar bala” si seguían abriendo el establecimiento. 

La investigación no tuvo fruto por parte de agentes, por la falta de una denuncia. Fue hasta el 9 de enero del presente que se tuvo razón de los sicarios; alrededor de las dos de la tarde, después de una jornada laboral, Don Rubén se encontraba cerrando el local cuando pistoleros hicieron su aparición y dispararon en repetidas ocasiones contra el comerciante, quien murió en el lugar. El 24 de octubre de 2016, otra amenaza-aviso se dio en contra de Manuel Alberto Acosta Angulo “El Panadero” en la colonia Agustín Olachea en La Paz. 

El hombre pudo ver a los presuntos sicarios, pero desistieron de ejecutar la orden porque Acosta se hacía acompañar de un menor de edad. “Con lágrimas en los ojos ‘El Panadero’ se acercó a nosotros y nos explicó los hechos”, dijo un agente ministerial. Pero el martes 10 de enero, los mismos hombres armados regresaron en busca de “El Panadero”, en su lugar se llevaron a su hermano, Juan Luis Acosta Angulo, de 18 años de edad y sin antecedentes penales; testigos relataron que el jovencito regresaba de una tienda Oxxo cuando dos pistoleros descendieron de una camioneta Durango de color rojo, tuvieron a la vista al joven y dispararon en repetidas ocasiones. El menor intentó esconderse dentro de un domicilio de la colonia La Ladrillera en La Paz, pero fue alcanzado. 

Loreto y Comondú penden de un hilo El mismo 10 de enero quedó al descubierto la relación que mantenía la operación de la plaza en Loreto y Comondú, cuando dos personas del sexo masculino fueron ejecutadas y otra más resultó seriamente lesionada por disparos de arma de fuego en la Zona Centro de Loreto. Según el mapa delictivo elaborado por fuerzas de inteligencia, el ataque fue dirigido contra el líder de plaza en Comondú y Loreto, Rubén Omar Castañón Nicolat “El Cheyo”, de 27 años de edad; sin embargo, solo consiguieron ejecutar a Michel Torres, de 22 años; y Bogar Nicolás Castañón Nicolat “El Bogar” de 20, presunto líder de narcomenudeo en Loreto y yerno de la alcaldesa de Loreto, Arely Arce Peralta, al contraer nupcias con su hija, Arely Susarrey Arce. 

Información obtenida indica que cuando los arriba mencionados se disponían a ingresar al hotel donde se encontraban hospedados, fueron interceptados por hombres armados que dispararon con armas cortas en contra de los ocupantes de un vehículo Ford Fusion de modelo reciente. “El Bogar” quedó muerto dentro del auto, mientras que la otra persona falleció camino al hospital. Vehiculo en el que fueron baleados los lideres de plaza de Loreto y Comondú de la banda de Los Cheyos De acuerdo a los datos generados por la Procuraduría General de Justicia del Estado, el joven de 20 años era originario de Ciudad Constitución, contaba con antecedentes penales por delitos contra la salud, robo y amenazas. 

El otro era originario de Loreto, también con antecedentes penales, pero por posesión de cartuchos reservados de uso exclusivo del Ejército y por privación de la libertad. Es el segundo ataque armado en contra del líder de plaza y del cual salvó la vida, el primero ocurrió la madrugada del 31 de agosto de 2016 en el Kilómetro 210+500 y la calle Pedro María Anaya de la colonia  Renero de la carretera a Ciudad Constitución–Ciudad Insurgentes, a las afueras de la negociación conocida como AutoZone. Los sicarios iban por “El Cheyo”, pero se les escapó con impactos de bala en ambos muslos. Hasta el miércoles 11 de enero se contabilizaban 18 personas ejecutadas por el crimen organizado; dos en Loreto, dos en La Paz y 14 en Los Cabos, en colonias como Villas del Cortés, El Zacatal, El Rosarito (San José del Cabo) y Hojazen (Cabo San Lucas). 

Por deudas con el narco matan y queman a madre junto a sus dos hijas en Tijuana

diciembre 29, 2016 // 0 Comentarios

Se presume que le debían 500 pesos a miembros de un grupo delictivo y esta fue su venganza, la señora identificada como Aidee Guadalupe era lideresa del PRI en Tijuana

Tijuana.- Una mujer y sus dos hijas fueron golpeadas y luego calcinadas por narcomenudistas en la ciudad de Tijuana; información proporcionada por la Fiscalía estatal indica que fueron asesinadas por 500 pesos.

La señora Aidee Guadalupe “N”, de 40 años, y sus hijas, Gloria, de 15, y Mía Aidee, de 10, fueron quemadas en su pequeña vivienda, la cual se ubicaba en las inmediaciones de la frontera.
Según información difundida por el Partido Revolucionario Institucional, Aidee era lideresa del instituto político desde hace años.

Asesinato

El subprocurador de Investigaciones Especiales, José María González, adelantó que la muerte de las mujeres está relacionada con un adeudo de droga que tenía la pareja sentimental de la madre.

El funcionario explicó que Aidee y sus niñas eran ajenas al adeudo; sin embargo, cuatro hombres entraron a su vivienda y en venganza por el adeudo la asesinaron primero a ella y luego a sus hijas. “Iban sobre su pareja, pero ella no tuvo como sufragarla”, señalaron.

El asesinato ocurrió el pasado 16 de diciembre en la colonia El Niño, y las investigaciones de las autoridades arrojan que el móvil fue una deuda de droga de apenas 500 pesos.

Derivado de las investigaciones ministeriales se logró identificar a los probables responsables, por lo cual el Ministerio Público solicitó al Juez de Control el pasado viernes 23 de diciembre que libere la orden de aprehensión en contra de los probables responsables, por lo que una vez obtenidas las órdenes de captura los agentes se dieron a la tarea de ubicarlos.

De esta forma fue que se aseguraron a tres de los probables responsables: Maximino “N”, alias El Max, de 33 años, Juan “N”, alias El Marisquero, y Santiago “N”, alias El Gestos, quienes el día de los hechos, en compañía de un cuarto sujeto, aún prófugo, llegaron alrededor de las 3:00 de la mañana al domicilio, cuando Maximino “N”, procedió a golpear con un barrote en la cabeza, y en repetidas ocasiones, a Aidee Guadalupe, para posteriormente meterla al domicilio, en el cual se encontraban sus hijas, a quienes también golpearon, para posteriormente prender fuego a la vivienda.

Hallan dos narcotúneles de “El Chapo” en Tijuana

diciembre 13, 2016 // 0 Comentarios

Dos túneles clandestinos del cártel de Sinaloa, utilizados para el trasiego de drogas hacia Estados Unidos, fueron ubicados en Tijuana, Baja California.

Uno de los túneles, hallados en las inmediaciones de la colonia Garita de Otay en esa ciudad fronteriza, conduce hasta San Diego, Estados Unidos‎, y el otro está en proceso de construcción.

A través de un comunicado, la Procuraduría General de la República explicó que a través de la Agencia de Investigación Criminal y SEIDO en coordinación con la Policía Federal y con la Secretaria de la Defensa Nacional, se llevó a cabo una diligencia de cateo logrando el descubrimiento.

Los túneles transfronterizos, indica la información, se ubicaron en las siguientes direcciones: uno en la calle Fray I. María Mayorca s/n, entre las calles Mayorga y Sebastián Vizcaíno, Colonia Garita de Otay; y el otro en la calle Mar Bermejo número 1-005, en la misma colonia.

De acuerdo al consulado estadounidense, se logró información confiable de que el túnel transfronterizo se estaba reactivando, por lo que “se realizaron diversas investigaciones por parte de agentes federales de la AIC, que incluyeron solicitudes de información a diversas dependencias, redes de vínculos, fichas técnicas, investigación de campo, vigilancias y seguimientos, así como distintas acciones para lograr la ubicación de los 2 túneles”.

Balean a 4 en palenque, dos son niños

diciembre 4, 2016 // 0 Comentarios

Cuatro personas fueron baleadas, entre ellas dos niños, tras el ataque armado en un palenque  ubicado en la colonia La Gloria, en Tijuana, la noche del 3 de diciembre. 

Reportes preliminares indican que los hechos ocurrieron alrededor de las 20:48 horas, en el centro gallero localizado a la altura de la Carretera Libre Tijuana-Rosarito, sitio al que arribó un sujeto a bordo de un automóvil Audi, de reciente modelo, y disparó contra un hombre e hirió a tres personas más. 

Tras el hecho, el responsable del ataque emprendió la huida rumbo al municipio de Playas de Rosarito. Trascendió que los heridos fueron trasladados por vehículos particulares a diversos nosocomios, uno de ellos a la Clínica Santa Fe, la cual se localiza muy cerca de donde ocurrió la balacera. Otros a Cruz Roja, y hospitales públicos y privados. 

Datos obtenidos refieren que en la escena del crimen fueron localizados casquillos percutidos calibre 223. Pese a que se implementó un operativo de seguridad, el presunto responsable no ha sido capturado. 

Los heridos son: 
Jaime Rodríguez Santos, de 49 años edad, tiene una lesión en el empeine derecho 
Andrés Cárdenas Toro, de 63 años de edad, impactos en brazo y tórax 
Antonio Castañeda Patiño, lesiones desconocidas. 
Menor Roko Valentino Castañeda, condición de salud grave. 
Menor Osvaldo Giovanni Villa, herida en el pie izquierdo.

Abandonan vehículo con arsenal en colonia Buenos Aires Sur, en Tijuana

diciembre 3, 2016 // 0 Comentarios

Luego de que una persona anónima hiciera un reporte al 089, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE) y militares lograron asegurar en la colonia Buenos Aires Sur, en Tijuana, un arsenal de armas largas y un kilogramo de droga sintética. 

La llamada indicó que al interior de un vehículo pick up F150 abandonado entre las calles San Carlos y Ángel de la Guarda había armas. Tenía las puertas abiertas. 

Dentro del vehículo hallaron 34 mil 94 cartuchos útiles, 3 carabinas, 1 subametralladora, 2 armas cortas, 16 cargadores y un 1.1 kilogramos de ICE. Para hacer investigaciones, al lugar arribaron agentes de la Procuraduría General de la República (PGR).

775 muertos en Tijuana, 69 en noviembre

noviembre 29, 2016 // 0 Comentarios

En lo que va del año, en Tijuana han sido asesinadas 775 personas, mientras que en noviembre -hasta el jueves 24- la cifra de víctimas mortales asciende a 69. Los últimos hechos violentos se registraron la madrugada del miércoles, en la colonia Libertad parte baja. Frente a un domicilio en Avenida Aquiles Serdán, entre Calle 12 y Callejón Luis Moya, un hombre de aproximadamente 30 años, fue asesinado. En la escena del crimen se contabilizaron siete casquillos percutidos calibre 9 milímetros. 

El martes 22, se agregaron a la estadística tres homicidios, primero fue encontrado el cuerpo sin vida de un hombre, envuelto en una cobija de colores rosa, blanco y verde, en el interior de una camioneta Dodge Caravan. La víctima tenía golpes contusos. El hallazgo ocurrió en la colonia Pedregal de Santa Julia. 

Posteriormente, un hombre identificado como Israel Navarro Jiménez, fue encontrado sin vida producto de las lesiones punzocortantes que le fueron propinadas en el tórax. Se le encontró sobre el Bulevar 2000, aproximadamente a 500 metros de la salida de Rosarito. 

Después se reportó que una mujer identificada como María Heriberta Dora Olguín de la Fuente, de aproximadamente 70 años, fue localizada en estado de putrefacción sobre una cama en una vivienda ubicada en Calle Rafaela López Aguado, Colonia Mariano Matamoros El sábado 19, un hombre fue ultimado cuando se encontraba sobre la calle La Escondida y Primera, Colonia Anexa a Reforma. 

La víctima, conocida como Francisco, recibió al menos un impacto de bala en el cráneo por sujetos que iban a bordo de una camioneta color gris. Después se reportó que un masculino, de aproximadamente 30 años de edad, murió por los impactos de bala que recibió de sus homicidas. 

Los hechos ocurrieron bajo el puente de la “5 y 10”. El mismo día, una mujer fue asesinada cuando se encontraba sobre la calle Almendra y Avenida Las Lomas, en la colonia Las Huertas. 

El viernes 18, el velador del panteón Colinas del Descanso, sobre la calle Cuero de Venado de la colonia Villas de Baja California, informó que en un recorrido en el predio detectó el cadáver de un masculino, de entre 35 y 40 años de edad, envuelto en una cobija y amarrado con cable y cinta. 

También ese día fue encontrado el cuerpo de un hombre, de entre 30 y 40 años de edad. 

La víctima, que presentaba heridas de arma de fuego, vestía pantalón azul y playera gris. Fue hallado sobre el Libramiento Tijuana-Tecate, a la altura de la colonia Terrazas del Valle. 

Por último, un sujeto conocido como “El Román” fue asesinado a balazos sobre Avenida Acueducto en la colonia Lomas de la Amistad.
1 2 3 13