Baja California Sur

Beltran Leyva-Zetas-Zambada la unión para pelear plazas en Baja California Sur a Arellanos y CDS

abril 27, 2016 // 0 Comentarios

Nada detiene la sangrienta guerra entre células criminales de los cárteles de Sinaloa, Beltrán Leyva en alianza de facto con Ismael “El Mayo” Zambada y Los Zetas, y el de los Arellano Félix (CAF). 

Ni reuniones del Grupo de Coordinación, ni cumbres de seguridad pública, ni discursos triunfalistas del ya merito o los operativos a lo largo y ancho del Estado de Baja California Sur. 

Las organizaciones delictivas -con el respaldo y protección de jefes policiacos, según delaciones de Melissa Margarita Calderón Ojeda “La China” en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada- viven una lucha intestina por el control de la plaza del narcomenudeo, tanto que el número de crímenes violentos u homicidios dolosos alcanzó el número 35 en los primeros siete meses de administración del gobernador Carlos Mendoza Davis, con base al último recuento. 

En la última semana, dos personas fueron ejecutadas y otra más resultó herida durante dos tiroteos en La Paz. 

El espiral de violencia particularmente se había centrado en la ciudad de La Paz, pero hoy por hoy, se extendió -del 28 de septiembre de 2015 al 22 de abril de 2016- a Comondú y Mulegé, lo que provocó que el viernes 15 de abril, el gobierno de Estados Unidos,  por segundo año consecutivo, emitiera una alerta de viaje a sus ciudadanos que tengan planeado viajar hacia la entidad. 

“El Departamento de Estado del Gobierno de Estados Unidos advierte a los ciudadanos (de Estados Unidos) del riesgo de viajar a ciertos lugares de México, debido a las amenazas de seguridad y la seguridad que suponen los grupos delictivos organizados en el país. 

Los ciudadanos estadounidenses han sido víctimas de crímenes violentos, como el homicidio, secuestro, robo de auto y el robo por parte de grupos delictivos organizados en varios estados del país”, transcribe la alerta. 

En el portal oficial del Departamento de Estado del gobierno estadounidense se expone que “esta advertencia de viaje sustituye a la advertencia de viaje a México, expedida el 19 de enero de 2016, para actualizar la información de seguridad y asesorar al público de restricciones adicionales a los viajes personales”, y a su vez, enlista los Estados peligrosos para viajar: Baja California, Baja California Sur, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Sinaloa, Jalisco, Querétaro, Ciudad de México, Oaxaca, Guerrero, Yucatán y Quintana Roo. 

En el caso de BCS, “de acuerdo al Departamento de Interior de México, Baja California Sur registró su taza de homicidios más alta alcanzada a partir de octubre de 2015. 

Muchos de estos homicidios han ocurrido en La Paz, donde se ha producido un aumento de los actos públicos de violencia entre organizaciones criminales rivales”. 

Por segundo año consecutivo, el nombre de Baja California Sur, salió en la alerta de Estados Unidos, derivado de la violencia en el estado. La alerta fue minimizada por el secretario de Turismo, Genaro Ruiz Hernández, quien expuso que han expresado su desacuerdo ante el cónsul de Estados Unidos en Tijuana, William A. Ostick respecto a esta advertencia. 

Desde su punto de vista, Baja California Sur es una región tranquila, segura y libre de transitar por cada uno de sus cinco municipios.   

EL MAPA DELICTIVO 

No obstante la polémica sobre la alerta de viaje, en el último mapa delictivo elaborado por autoridades federales y militares, se confirmó la presencia de células delictivas de tres cárteles del narcotráfico. 

Las cabezas más visibles son: 

* José Guadalupe Rivera López “El Javier” o “El Javy”, y los hermanos Damián y Eduardo Villavicencio Arce, del Cártel de Sinaloa. El primero opera en San José del Cabo, y los segundos en Vizcaíno y Guerrero Negro. 

* Luis Antonio Montoya Beltrán “Don Carlos” o “El Montoya”, por parte de la alianza de facto entre los Beltrán Leyva, Ismael “El Mayo” Zambada y Los Zetas. 

* Julio Cordero Duarte “El Julión” por parte del CAF. Paralelamente, según un integrante del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública, se tienen informes de la presencia de un grupo de células criminales del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) dirigidas por un sujeto de apodo “El Noly”, aunque este dato aún no ha sido corroborado. 

Con el director de la Policía Ministerial del Estado -Bibiano Rigoberto Burgoing García- señalado de estar vinculado con el Cártel de Sinaloa, la violencia en el Estado se recrudeció durante la semana, cuando el procurador general de Justicia del Estado, Palemón Alamilla Villeda, otorgó vacaciones al jefe policiaco, quien en medio de la balacera, sospechosamente desapareció de la escena pública.   

LOS ATAQUES 

El primer ataque se registró alrededor de las ocho de la noche del viernes 15 de abril, cuando un comando armado correteó y atacó a tiros a los tripulantes de un automóvil Volkswagen Jetta de color blanco. Un perito prepara su equipo previamente de ingresar a una escena del crimen en la colonia Francisco Villa de La Paz. 

Los tres ocupantes circulaban sobre la calle Independencia, entre Jaime Bravo y Jalisco, en la populosa colonia Francisco Villa en La Paz, y según las primeras investigaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado, los sicarios perseguían a sus víctimas a bordo de dos automóviles rentados, cuando uno de ellos se les cerró, disparando desde el interior contra los tripulantes. 

De los tres ocupantes, dos se bajaron corriendo, el piloto y un acompañante de la parte trasera, cuyas balas hicieron blanco en uno que finalmente se metió herido y corriendo entre algunas viviendas. En tanto, el copiloto quedó muerto en el asiento. 

Los sicarios se subieron al vehículo y emprendieron la huida velozmente, dejando en la escena del crimen alrededor de 20 cartuchos percutidos calibre 9 milímetros. Según la PGJE, las víctimas fueron identificadas como Sergio Sánchez Estrada y José Alfredo Castro Escobedo, el primero resultó herido y el segundo falleció en el momento. 

Samuel Beltrán García “El Sammy” o “El Teco”, ejecutado el pasado 18 de abril en una tienda de convivencia Oxxo en La paz De acuerdo con un agente de investigación de la PGJE, el occiso resultó ser un presunto sicario recientemente contratado por el Cártel de Sinaloa, el cual cuatro días antes del ataque, es decir, el 11 de abril, fue detenido en posesión  de 58 cartuchos útiles 9 milímetros, cuando circulaba a bordo de una camioneta Chevrolet Avalanche de color verde. 

Fue puesto a disposición del Agente del Ministerio Público de la Federación de la Procuraduría General de la República (PGR). 

No obstante, como suele pasar en estos casos, el Agente del Ministerio Público de la Federación de la PGR, autorizó sospechosamente su liberación, y cuatro días después fue ejecutado. 

El segundo ataque armado sobrevino dos días después, la noche del 17 de abril: el narcomenudista Samuel Beltrán García “El Sammy” o “El Teco” había ingresado acompañado de su pareja sentimental a una tienda de conveniencia  Oxxo en la colonia Paraíso del Sol, al sur de La Paz. 

Los asesinos viajaban a bordo de un automóvil de renta de color blanco, y al observarlo, atacaron a la víctima, quedando muerta en la puerta de acceso del establecimiento. 

En medio de esta sangrienta guerra, durante un recorrido por la zona serrana de Comondú, el Ejército Mexicano reportó el hallazgo de ocho plantíos de mariguana en un punto conocido como Las Minitas. 

Efectivos del 17 Regimiento de Caballería Motorizada ingresaron a esa zona tras recibir reportes de gente armada y localizaron los plantíos, los cuales albergaban 37 mil plantas en una extensión de 5 mil 760 metros cuadrados, las cuales posteriormente fueron cortadas e incineradas.       

Otra alerta por inseguridad Ante los problemas de inseguridad que se han presentado recientemente en Baja California Sur, En particular en La Paz, el Departamento de Estado en Estados Unidos emitió una nueva alerta sobre visitar municipios de la entidad; menciona a dos de los principales destinos turísticos de entidad, La Paz y Cabo San Lucas en Los Cabos, haciendo hincapié en que en la capital se ha mantenido la violencia provocada por grupos delincuenciales dirigidos por células del crimen organizado. 

Además, refiere que hasta octubre de 2015, en La Paz se tuvieron los índices más altos de violencia, por lo que la Unión Americana recomienda tener mucho cuidado al visitar. 

El alcalde de La Paz, Armando Martínez Vega, lamentó esta nueva alerta, emitida el viernes 15 de abril. 

“Es un tema complicado, hemos hecho el esfuerzo, una atención personalizada de un servidor con los cruceros que han estado viniendo, se han llevado un buen sabor de boca, hemos estado con los embajadores, con los cónsules, atendiéndolos de manera directa, acatando las sugerencias; pero lamentablemente esto sale de nuestras manos, estaremos platicando con el gobernador alguna estrategia de que no se nos tache de esa manera, hoy La Paz está despertando”, mencionó el presidente municipal, para luego reconocer que desafortunadamente este fin de semana se presentaron dos hechos violentos más que siguen afectando la seguridad de la ciudad, por ello se mantiene confiado en la llegada del Mando Único Policial, que en su percepción, dará un respiro a los ciudadanos en cuestión de seguridad, de si ha fallado de momento la estrategia para mantener la paz. 

Asimismo, Martínez se dijo “respetuoso” en el Grupo de Coordinación de Seguridad en el Estado que preside el gobernador Carlos Mendoza Davis, “con el convenio que se firmó con el Mando Único Policial, hemos estado siguiendo la estrategia que se nos marca, se nos ha ido pidiendo refuerzos por cada sector, vamos avanzando, lamentablemente es un tema complicado, pero como gobierno municipal estaremos siguiendo las estrategias que nos marque Gobierno del Estado”. De hecho ya hay un sector, el Sector 2, que opera bajo esta disposición federal. 

Sin embargo, “no son los únicos problemas que se han presentado, recientemente se han disparado los asaltos a mano armada, lo cual preocupa a la ciudadanía”. 

Precisamente la mañana del lunes 18 de abril se registró un asalto a una persona que se disponía a depositar 200 mil pesos en una institución bancaria, los responsables huyeron a bordo de una motocicleta, pero hablando del tema de robos, según datos oficiales otorgados por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), en tan sólo 15 días del mes de abril se reportaron 31 robos de vehículos en la ciudad de La Paz, en el mismo lapso de tiempo, el mes de enero del presente se registraron 43 reportes por robo; en febrero 82; y en marzo 51 reportes por el mismo delito, lo que suma 207 en lo que va del año -al corte del 15 de abril-, lo que da un promedio de dos vehículos robados por día. 

“Hemos estado duplicando ahí esfuerzos con lo que tenemos, hoy estamos aspirando al apoyo de SUBSEMUN que ahora es FORTASEG, no lo puedan aterrizar, se quedó a la mitad el año pasado por incumplimiento, hoy estamos apegados a que nos puedan hacer llegar todo el recurso total, poder tener mejores unidades, mejor equipamiento y sumarnos a la estrategia estatal”, expuso el alcalde paceño. 

De igual manera, Lorena Hinojosa Olivas, presidenta de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC) La Paz, lamentó que estas alertas se presenten, ya que afectan principalmente a la economía. “Es lamentable que se emitan estas alarmas, sobre todo porque es nuestro mercado principal, el turismo norteamericano es el principal, hablando de divisas, así que no deseamos para nada estas alarmas, comprendemos, en este caso la autoridad estadounidense tiene la obligación de poner alertas a sus conciudadanos, pero nosotros aquí en Baja California Sur gozamos hasta el momento de una tranquilidad entre comillas”. 

Recordó que estos hechos sí han alcanzado a algunos empresarios, sobre todo en Los Cabos, por ello piden que se hagan oídos sordos ante la situación actual de la capital, ya que los sucesos disminuyeron en gran proporción, pero a la fecha se siguen presentando; señalan que hace falta ajustar la estrategia a la de ya y actuar antes de que sea incontenible. 

“No queremos ser para nada un Estado como muchos que hay en México, donde la delincuencia organizada te cobra derecho de piso a los empresarios y háblese del sector restaurantero principalmente, extorsiones, secuestros; ya es sabido aquí en la zona sur de nuestro Estado, éste es un foco de atención en el que para nada se debe decir que La Paz es la paz permanente, no, hay focos rojos y se tienen que atender”, advirtió la representante restaurantera. 

Al respecto, CANIRAC La Paz y el Consejo Coordinador Empresarial de la capital, no han visto una afectación, sin embargo, existe el temor de que la ola de violencia alcance al sector turístico, que sostiene a más del 70 por ciento de la economía en Baja California Sur. 

Carlos Partida Escoboza, presidente de los empresarios en La Paz, aplaudió que a la fecha “nosotros en ese sentido no hemos visto una disminución del que se viene especialmente a La Paz debido a ese tipo de comentarios, lógicamente en asaltos sí ha habido, los empresarios han tenido un decremento en su patrimonio, pero lo que sí veo es que debemos sumarnos a las autoridades y coadyuvar con ellos”, aunque reconoció que falta atender el problema.

Deterioro y Violencia, la guerra por Baja California Sur

abril 20, 2016 // 0 Comentarios

En el último informe del Índice de Paz en México 2016, Baja California Sur apareció en la lista de los cinco Estados más violentos, junto con Guerrero, Sinaloa, Morelos y Baja California. La sangrienta guerra que libran células criminales de los cárteles de Sinaloa, Beltrán Leyva y Arellano Félix, la principal causa

La imparable guerra entre células criminales de los cárteles de Sinaloa, Beltrán Leyva y Arellano Félix por el control de la plaza del narcomenudeo, iniciada originalmente en La Paz, que en el transcurso casi dos años se extendió hacia Los Cabos, Comondú y Mulegé, terminó por colocar a Baja California Sur en la lista de los cinco Estados más violentos de toda la República mexicana. 

El último informe del Índice de Paz en México 2016, elaborado por el Institute for Economics & Peace, registró a la entidad federativa como la de mayor deterioro -de 2011 a 2016– en el Índice de Paz Negativa de México en los últimos cinco años. Según el informe oficial, los principales factores son: 

* La tasa de homicidios se duplicó de 2014 a 2015. 

* La tasa de delitos cometidos con arma de fuego aumentó siete veces. 

* La tasa de crímenes de la delincuencia organizada es la quinta, apenas por debajo de Guerrero, Sinaloa, Morelos y Baja California. 

A pesar de que Baja California Sur tuvo la tasa más alta per cápita de financiamiento de las fuerzas policiales, “es el Estado que ha sufrido los mayores cambios en su nivel de paz que el resto del país, lo cual sugiere que atraviesa por un periodo de inestabilidad”. 

La entidad sudcaliforniana “se clasifica en el sitio 23 en el Índice de Paz Positiva en México, lo cual dificulta su estabilidad”. José Guadalupe Acosta López “El Javier” o “El Javy”. En tanto, en la mayor parte del país, la tasa nacional de crímenes de la delincuencia organizada bajó, registrando una mejoría en 2015 y, contradictoriamente, en el caso de Baja California Sur, tuvo un deterioro del 18%.   

“Desde ese año la entidad ha empeorado en casi todos los indicadores, excepto en delitos con violencia y financiamiento de fuerzas policiacas”, transcribe el informe de 120 páginas. 

Conforme al resumen, la tasa de homicidios se triplicó. De 5.7 delitos cometidos en 2011, pasó a 19.8 en 2015, lo que vino a deteriorar el nivel de paz y colocar a BCS en el primer lugar, por encima de Zacatecas, Oaxaca, Querétaro y Guanajuato. 

Es decir, Baja California Sur, se ha desviado de la tendencia nacional “por un aumento en los enfrentamientos entre el Cártel de Sinaloa y una alianza de reciente formación entre Los Zetas y la organización de los Beltrán Leyva”. 

El resumen cita que las propias autoridades locales admitieron que “la captura de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán contribuyó a un vacío de poder y un resurgimiento de la violencia”, donde incluso el gobernador de Baja California Sur, Carlos Mendoza Davis, solicitó ayuda al Departamento de Estado del gobierno de Estados Unidos, a fin de combatir la amenaza que la guerra entre narcomenudistas representa. 

El nivel de deterioro de manera general en el Estado es del 34%, pero por rubro es el siguiente: 

*- -127.45% en delitos cometidos con arma de fuego. *- -97.16% en homicidios. 

*- -44.28% en eficiencia del sistema judicial. *- -14.97% en delitos de la delincuencia organizada *- -13.94% en presos sin condena. * El único rubro que registra una ligera mejoría es en cuanto al delito con violencia, con +1.46%.   

LOS RESPONSABLES 

En palabras de un integrante del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública de Baja California Sur, los principales responsables de este deterioro y violencia “son los cabecillas de las organizaciones del crimen organizado que operan en el Estado, los cuales están en guerra desde el 31 de julio de 2014”. Damián Villavicencio Arce “El Señor del Sombrero”. En el último mapa delictivo elaborado por autoridades federales y militares, aparecen: 

* Luis Antonio Montoya Beltrán “Don Carlos” o “El Montoya”, la cabeza más visible de la reciente alianza formada por Ismael “El Mayo” Zambada, Los Zetas y Los Beltrán Leyva, identificados como Los Mayitos.   

* José Guadalupe Acosta López “El Javier” o “El Javi”, y Damián Villavicencio Arce “El Señor del Sombrero”, así como Eduardo Villavicencio Arce “El Lalo” o “El Lalito”, las cabezas más visibles del Cártel de Sinaloa, ubicados como células criminales de Los Dámaso. 

* Julio Cordero Duarte “El Julión”, la cabeza más visible del Cártel Arellano Félix (CAF). Según el miembro del grupo interinstitucional, estos grupos libran una guerra sangrienta por el control del narcomenudeo en todo el Estado, a excepción del municipio de Loreto. 

Asimismo, reportes de inteligencia federales y militares han revelado lo siguiente: – El grupo delictivo de Los Mayitos pretende asumir el control criminal de Vizcaíno y Guerrero Negro; domina completamente en La Paz, Cabo San Lucas, Puerto San Carlos, Ciudad Insurgentes, Puerto Adolfo López Mateos y la zona norte de Comondú, así como Loreto. 

Luis Antonio Montoya Beltrán “Don Carlos” o “El Montoya” – Los Dámaso desean recuperar el control de la zona sur de La Paz y meterse a Cabo San Lucas; controlan San José del Cabo, Ciudad Constitución, Vizcaíno y Guerrero Negro. – El CAF pretende asumir el control de Vizcaíno, Guerrero Negro y Ciudad Constitución; actualmente opera en San Ignacio, Santa Rosalía y Mulegé Pueblo.   

EL FOCO ROJO 

Con base en la última reunión del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública del Estado, actualmente el principal foco rojo de la ola violencia en el Estado es Ciudad Constitución, después de que comenzaron a aparecer muertos por brechas de tierra, además de registrarse los primeros tiroteos, tal y como empezó la guerra entre narcomenudistas en La Paz. 

Al cierre de esta edición, el último incidente había tenido lugar a las 2:00 pm del viernes 8 de abril, cuando dos células criminales del Cártel de Sinaloa fueron atacados a tiros sobre el cruce de las calles Catalino Flores Arriaga y Clodomiro Cota en la colonia Ricardo “Chato” Covarrubias, en Ciudad Constitución, Baja California Sur. 

Los vecinos, quienes comían en ese momento, reportaron un ataque en contra de los dos tripulantes de una camioneta GMC Envoy de color blanco. 

Un comando armado le cerró el paso y atacó a los ocupantes, identificados como: 

* Edwin Gerardo Alanís Higuera “El Cayuco”. 
* Gerardo Cota “El Guapo”. 

El primero quedó muerto dentro de la camioneta, en tanto, el segundo resultó gravemente herido y estaba bajo resguardo policiaco. 

Las primeras investigaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado ubicaron a las víctimas como células criminales del Cártel de Sinaloa, quienes presuntamente estaban relacionados con el ataque de la madre del cabecilla del CAF, Julio Cordero Duarte “El Julión”. 

La primera hipótesis indica que el ataque a “El Cayuco” obedece a una respuesta de los Arellano Félix, en presunta venganza por el atentado en contra de la madre de “El Julión”, perpetrado el 5 de abril cerca de la gasolinera La Ardilla, en el tramo  carretero de La Paz a Ciudad Constitución. 

En el tiroteo murieron Jesús Alberto Higuera Camargo y Lucina Ávila González, resultando heridas Rosa María Duarte Villalobos, de 61 años, y Angelina Camargo Navarrete, de 55, cuando circulaban a bordo de una camioneta Honda Element de color gris. 

En la escena del crimen fueron levantados alrededor de 30 cartuchos percutidos calibre 7.62 x 39 milímetros, pertenecientes a un rifle de asalto AK-47. Según un investigador del caso, “El Cayuco” y “El Guapo” eran células criminales de los llamados “Dámaso”, el primero de ellos, la cabeza más visible de esta agrupación en Ciudad Constitución.

Fuerzas Especiales de Damaso mataron a gente de Zambada por traidor y por aliarse con el Chapo Isidro

abril 13, 2016 // 0 Comentarios

Según delaciones de Melissa Margarita Calderón Ojeda “La China”, agentes de las policías Municipal, Ministerial y Estatal Preventiva en la SEIDO, son los principales responsables de la ola de violencia, al brindar protección a grupos criminales

En la guerra entre células criminales del Cártel de Sinaloa en Baja California Sur, según la ex jefa de sicarios de las conocidas como “Fuerzas Especiales de Los Dámaso”, Melissa Margarita Calderón Ojeda “La China” o “La Mely”, se encuentran policías, comandantes y mandos de las corporaciones Municipal, Ministerial del Estado y Policía Estatal Preventiva. 

Los que se supone deberían salvaguardar la seguridad de los sudcalifornianos, “reciben semanalmente dinero de las organizaciones delictivas, de un bando y de otro, y son los principales responsables de la venta y distribución de droga, levantones y ejecuciones”. 

Según la sicaria, el pago de cuotas de protección es el siguiente: 

* 30 mil pesos semanales a cada mando, desde directores operativos hasta directores generales. 

* 10 mil pesos semanales a comandantes de grupo o de sector. 

* Entre 3 mil y 5 mil pesos por semana a policías municipales, ministeriales y estatales. 

Lo anterior se encuentra plasmado en la averiguación previa PGR/SEIDO/UEIDCS/612/2015/, después de que Calderón Ojeda “La China” fuera extraída del Centro de Reinserción Social de La Paz, y enviada el 24 de marzo al Centro de Arraigo de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de la Delincuencia Organizada, tras haber sido requerida por un fiscal de la Unidad Especializada en Delitos contra la Salud. 

Según “La China”, este sujeto es “Juan”, el sucesor de Ranulfo López Portillo “La Muñeca”, ejecutado en septiembre de 2015, y principal enlace criminal entre vendedores de droga y sicarios con el capo Dámaso López Serrano “El Mini Lic”, en Baja California Sur. Según “La China”, la lista de policías y protectores de “Los Dámaso” es muy amplia, e identificó a algunos como “Enrique”, “Jesús”, “Francisco”, “Alfredo”, “Ernesto”, “Jorge” y “Fidel”, de los cuales desconoce los apellidos, pero ofreció sus rasgos físicos, señas particulares, modos de hablar y hasta algunos domicilios particulares. 

Sin embargo, cuando se le solicitó ser más explícita con los nombres de sus cómplices, no olvidó la lista de jefes policiacos con los que “mantuve relaciones sentimentales y sexuales, los cuales son de distintas corporaciones, y a quienes alineé y los puse en contacto con mis jefes para que trabajaran con nosotros”.
En la esena del crimen, los peritos de la PGJE encontraron alrededor de 30 cartuchos percutidos calibre 7.62×31 milimetros, de un arma utilizada en ejecuciones en la colonia 8 de Octubre, lo que pone al descubierto el regreso de LosDamaso.

En la lista de la jefa criminal de las “Fuerzas Especiales de Los Dámaso”, aparecen: 

* Édgar  García López, ex comandante de Robos en el Sector Tres y actual comandante en San José del Cabo. 

* Monserrat Calderón Hinojosa, ex escolta del ex secretario general de Gobierno, Luis Armando Díaz y actual agente de la Policía Estatal Preventiva. 

* Bibiano Rigoberto Burgoing García, ex comandante de Homicidios y actual encargado de despacho en la Dirección de la Policía Ministerial del Estado. 

“En estos casos fueron quienes más nos ayudaron, ya que nos dejaban vender drogas y cometer homicidios de los contras en sus zonas de influencia, e igualmente nos protegían en nuestras rutas de escape y no nos molestaba nadie”, detalló “La China”. 

En el caso particular del comandante García López,  “cuando lo cambiaron de La Paz a San José del Cabo, porque había sospechas de que estaba vinculado con nosotros, nos sirvió mucho, porque por aquel lado empezamos a meter las armas y los sicarios que venían a matar de Sinaloa; en una ocasión me dijo que no me preocupara, que estaba bien parado dentro de la Policía Ministerial del Estado”. 

De igual forma, Melissa echó de cabeza a Monserrat Calderón Hinojosa, quien “nos protegía desde el gobierno de Narciso Agúndez, cuando era escolta y guardaespaldas del ex secretario general de Luis Armando Díaz”, y remató con Bibiano Rigoberto Burgoing García: “El comandante Bibiano era gente nuestra, era el vínculo directo con Samgar (Salvador) Gómez (Reyes), quienes junto con los comandantes José Luis Ramírez y Jesús Javier Carrillo, operaban para nosotros, atorando contrarios y aventándoles broncas”.   

EL ESTALLIDO 

Cuando la jefa criminal fue interrogada sobre cómo y de qué manera había ingresado a las filas de las “Fuerzas Especiales de Los Dámaso”, Melissa Margarita expuso: “Yo trabajaba como sexoservidora y me tocó conocer a una persona de nombre Rolando González Moreno alias ‘El Compadrón’, el cual después supe, era el jefe de la plaza del narcomenudeo en la mitad de la ciudad de La Paz, particularmente la Zona Norte, tomando como línea divisoria el bulevar Luis Donaldo Colosio, me invitó a trabajar y me estuve con él algunos meses, hasta que capturaron a (Joaquín) ‘El Chapo’ Guzmán”. 

El pasado 2 de abril, empezo la guerra entre narcomenudistas por el control la plaza de la Ciudad Constitucion entre celulas de Los Damaso y los Arellano Felix La criminal reveló que la guerra estalló “cuando el ‘Licenciado Dámaso’ (López Serrano) mandó su gente para la ciudad a pedirle que entregara la plaza, ya que se la iban a recoger, y obviamente no estuvo de acuerdo y terminó matando a toda la gente del ‘Licenciado Dámaso’, entre ellos (Esteban Espinoza Velázquez) ‘El Pantera’. Después de este evento, más o menos dos o tres meses después, me levantó la gente que decían llamarse de las ‘Fuerzas Especiales de Los Dámaso’, quienes venían a matarme, porque me dijeron que era gente de los contras, pero yo les dije que si me perdonaban la vida les iba a entregar la cabeza del ‘Compadrón’, así como unas armas que tenía escondidas en una casa que yo le había conseguido, por lo cual aceptaron”. 

La matona entregó el armamento y dio la dirección del ex jefe de la plaza del narcomenudeo, y posteriormente “empecé a trabajar con ellos, ya que les había caído bien, los cuales me dijeron que en adelante sería una célula de Los Dámaso, y el principal objetivo era quitarle la plaza a ‘El Compadrón’ y su gente, ya que había volteado bandera y estaban alineados con (Ismael) ‘El Mayo’ Zambada y (Fausto Isidro Meza Flores) ‘El Chapo Isidro’, y se trataba de matar a toda la gente, porque ellos también iba a querer matarlos, y los estaban matando”. 

De igual manera, la ex jefa criminal develó la red criminal de Los Dámaso que -según ella-la remplazó, a partir del 20 de septiembre de 2015, después de que fue detenida y sujeta a proceso penal en el CERESO e La Paz: 

* Un sujeto identificado como “Juan”, con el apodo de “El Amigo”, quien ordena los crímenes desde Sinaloa y el contacto directo con el capo Dámaso López Serrano “El Mini Lic”, quien fue descrito de complexión regular y tez morena. 

* “Paúl”, de complexión robusta, tez blanca, bigote y “güilo” del pie izquierdo, quien quedó como encargado de proveer armas, drogas y casas de seguridad a todos los criminales. 

* “José”, quien se encarga de entregar vehículos robados en Tijuana y Culiacán, a fin de ser utilizados en actividades criminales. 

* Fernanda Judith Bravo Castro, Viridiana Quintero Casillas y Dunia Matilde Alameda Fausto, responsables de ubicar contras y ponerlos a Los Dámaso.   

LOS ÚLTIMOS CRÍMENES 

Las delaciones de Melissa Margarita Calderón Ojeda “La China” o “La Mely” terminaron por confirmar los vínculos criminales entre delincuentes y policías, cuando el pasado 2 de abril, regresó la violencia. 

Esta vez, en el municipio de Comondú y La Paz, y después de cuatro ejecutados, en tres diferentes ataques armados, sospechosamente no hubo un solo detenido. 

Con un encargado de despacho señalado, la Policía Ministerial del Estado casualmente no tiene pistas de los asesinos, y los expedientes de crímenes se siguen abultando cada semana en la oficina del procurador general de Justicia del Estado, Palemón Alamilla Villeda. 

Fernanda Judith Castro y Viridiana Quintero Casillas, dos de las tres herederas del trono de Melissa Margarita Calderon Ojeda “La China” 

Hasta el cierre de edición, éstos han sido los últimos ataques armados: 

* A las 7:30 am del sábado 2 de abril, apreció un hombre ejecutado muy cerca del campo de tiro, sobre el camino a Palma Seca en la carretera de Ciudad Constitución a Ciudad Insurgentes. La víctima estaba a escasos metros de un perro de raza Pitbull amarrado de un poste, el cual tenía un rozón de bala en la cabeza. 

* A las 10:58 pm del domingo 3 de abril, otro hombre fue atacado dentro de su domicilio en el poblado de Las Pocitas, en el Kilómetro 111 de la carretera de La Paz a Ciudad Constitución. Recibió dos disparos en el tórax y uno en el hombro, brazo y pierna izquierda. 

* El martes 5 de abril se registró el último ataque armado de la semana, el cual sobrevino cuando los tripulantes de una camioneta Honda Element de color gris, placas de circulación 538PNC3, fueron alcanzados por un comando armado en el Kilómetro 18 de la carretera de La Paz a Ciudad Constitución, y atacados por sicarios a bordo de un automóvil Nissan Sentra de color negro, con placas americanas. 

Dentro de la camioneta quedaron muertos Jesús Alberto Higuera Camargo y Lucina Ávila González, resultando heridas Rosa María Duarte Villalobos, de 61 años, y Angelina Camargo Navarro, de 55, ambas originarias de Ciudad Insurgentes; su estado de salud se reportaba como grave. 

En la escena del crimen, peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado levantaron alrededor de 30 cartuchos percutidos calibre 7.62 x 31 milímetros de rifles de asalto “AK-47”. 

De acuerdo con familiares de las sobrevivientes, los occisos eran conocidos integrantes de una comunidad de iglesia evangélica. 

No obstante, y según agentes de investigación en el caso, los cuatro ataques armados estarían ligados a una pugna entre células criminales del Cártel de Sinaloa y de los Arellano Félix por el control de la plaza de Ciudad Constitución. 

En el último ataque el objetivo era la madre de la principal célula del Cártel Arellano Félix en el Norte del Estado, Julio Cordero Duarte “El Julión”, cuyo atentado fue un mensaje del grupo rival. 

Según un integrante del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública del Estado consultado, en Comondú, “El Julión”, era la cabeza más visible de los Arellano Félix en el Norte de Baja California Sur, después de la ejecución de Martín Anaya Gorozave “El Talibán”, ocurrida el primero de febrero en el poblado de El Vizcaíno. 

Informes de inteligencia de autoridades federales y militares reportan una reagrupación del CAF en la entidad, quienes pretendieron sin éxito tomar el control criminal de El Vizcaíno y Guerrero Negro a través de “El Talibán”, y ahora el de Ciudad Constitución por medio de “El Julión”. 

Con base en el último mapa delictivo de autoridades federales y militares, el control de los grupos criminales de Guerrero Negro hasta Ciudad Constitución, está estructurado de la siguiente manera: 

* Los hermanos Damián y Eduardo Villavicencio Arce controlan Guerrero Negro y Vizcaíno por parte del grupo Gente Nueva del Cártel de Sinaloa. 

* Sin una cabeza visible, el CAF controla San Ignacio, Santa Rosalía y Mulegé. * Luis Antonio Montoya Beltrán “Don Carlos” o “El Montoya”, cabeza visible de Los Mayitos, controlan Loreto y la zona rural y pesquera de Comondú. 

* Sin una cabeza visible, Los Dámaso controlan Ciudad Constitución. 

Finalmente, de acuerdo con uno de los integrante del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública, el tema que preocupa ahora es el mecanismo de trabajo del procurador General de Justicia del Estado, Palemón Villeda Alamilla, quien prácticamente no ha podido conformar un equipo serio, profesional y confiable, sino por el contrario: se ha rodeado de funcionarios señalados de vínculos con la delincuencia organizada, lo que obviamente está abonando a la ola de violencia. Tal es el caso de: 

* Samgar Salvador Gómez Reyes, quien nuevamente ocupa el cargo de la Dirección Antisecuestros, a pesar de que recientemente fue cesado por el gobernador Carlos Mendoza Davis como subprocurador de Investigaciones Especiales. 

* Bibiano Rigoberto Burgoing García, encargado de despacho de la Policía Ministerial del Estado, quien tiene como su brazo derecho a Mateo Alejandro Romero Amador y Felipe Ojeda Cota, a pesar de estar sujetos a proceso penal. 

* José Luis Ramírez Castro y Jesús Javier Carrillo Cosío, comandantes del Centro de Operaciones Estratégicas en Guerrero Negro y La Paz.

Confirma Ejército la incursión del narco en el plantío de amapola en BC

abril 4, 2016 // 0 Comentarios

El General de División Diplomado de Estado Mayor, Augusto Moisés García Ochoa Comandante de la ll Región Militar dijo que en el territorio que comanda en los Estados de Sonora, Baja California y Baja California Sur existen 10 puntos estratégicos de supervisión básicos para el combate al narcotráfico y el contrabando. 

Acompañado del Mayor de Caballería Diplomado de Estado Mayor, José Gonzalo Ayala Nevares, asistieron al Grupo Madrugadores en Mexicali en donde  expusieron las cifras en cuanto decomisos  e incursiones por parte del Ejército en la Segunda Región Militar. 

“Durante los años 2013, 2014 y 2015 en aseguramientos de droga se han asegurado 559 mil 432.14 kilogramos de mariguana, de cocaína en los mismos años 3 mil 493.38 kilogramos, en heroína 752.59 kilogramos, en cristal 8 mil 435 .22 kilogramos, en goma de opio 13.25 kilogramos”. 

Ayala Nevares mencionó que a la fecha se han destruido 5 mil 556 plantíos, detenidos y puestos a disposición 2 mil 435 personas en los tres años mencionados,  y se han asegurado más 42 millones de dólares y casi 16 millones y medio de pesos. 

También destacó la localización de 16 túneles y mil 200 armas largas y 79 granadas, en los tres años pasados. 

En estos primeros tres meses del 2016 se han confiscado y destruido  31 mil 116 kg de mariguana, 1044 kilogramos de cocaína, 63 kg de heroína,  2300 kg de cristal y 1.89 kg de goma de opio, 19,5 kilogramos de MDA y 279 plantíos destruidos. 

A esto se agrega un túnel localizado y 12 granadas. Sobre el tema del Nuevo Sistema de Justicia Penal, el  General Augusto García Ochoa, dijo que el Ejército busca asimilar lo más pronto posible para su correcta ejecución por lo que están trabajando por medio de cursos constates  con catedráticos universitarios de Baja California. 

Los mandos militares precisaron que en los plantíos de droga, la información apunta a la actividad en la Sierra de Sonora por ser más difícil su acceso, mientras que Baja California es la Sierra de San Pedro Mártir en Ensenada, situación que no es común. 

En este 2016 apenas aparece el primer plantío de amapola  en el área de Ensenada y el último plantío detectado en Sonora fue en la parte conocida como Álamos.

Niegan amparo a La China

marzo 29, 2016 // 0 Comentarios

Juez de BCS estima que no existen violaciones a los derechos humanos de Melisa Margarita Calderón en el auto de formal prisión que le fue dictado por el homicidio de “Don Maleno”. La presunta asesina podría interponer el recurso de revisión contra el fallo adverso. Pendientes de consignación los delitos federales que se le atribuyen, entre éstos delincuencia organizada   

Un juez federal del estado de Baja California Sur negó el amparo y protección de la justicia a “La China”, presunta ex jefa de sicarios de las Fuerzas Especiales de Dámaso (FED), quien pretendía desligarse de un proceso penal por el delito de homicidio calificado. 

El fallo emitido en el juicio de garantías 969/2015 por el Juzgado Tercero de Distrito con residencia en La Paz destaca: “La justicia de la unión no ampara ni protege a Melisa Margarita Calderón Ojeda”. 

De esta manera, el auto de formal prisión dictado en contra de la hoy procesada, el 23 de septiembre de 2015, por parte del Juez Primero de Primera Instancia del Ramo Penal de La Paz, quedaría firme y el proceso continuará hasta sentencia, aunque el revés legal sufrido por “La China” es impugnable y ya corre el plazo legal para conocer si interpone o no el recurso de revisión.   

Apenas un crimen En la causa penal 17/2015 se atribuye a Melisa Calderón su probable responsabilidad en la comisión del delito de homicidio calificado con alevosía en grado de complicidad en agravio de Humberto Juárez León “Don Maleno”, de 54 años de edad. 

El crimen imputado a la mujer y su clan delictivo ocurrió el 16 de enero del año próximo pasado en una finca de la calle Bernardo Maldonado, entre Luis Barajas y Enrique Von Borstel, en la colonia Revolución, cuando confundieron a “Don Maleno” con su hijo José Humberto Juárez Mora “El Pollón”. 

De acuerdo a las constancias que obran en la indagatoria LPZ/007/homicidios/2015, “La China” y su ex pareja Eduardo Martín Alvarado “El Kumi” recibieron la orden de asesinar a “El Pollón” y sus hermanos José Carlos “El Pala” y Jonathan Omar “El John” por la lucha intestina que surgió entre las células de las FED: “Los Pepillos” y “Los 28’s”. Sin embargo, al tratar de cumplir la orden e ingresar a la vivienda acribillaron al padre de los Juárez. 

A “La China” Calderón, de 30 años de edad, se le vincula en la ejecución de diversas personas en una guerra de facciones criminales que en Baja California Sur ha arrojado casi dos centenares de víctimas mortales en los últimos años, por lo que es señalada en al menos 20 averiguaciones previas.   

Al fin detenida La ahora procesada se encuentra presa en el Centro de Reinserción Social de La Paz, tras su captura el 19 de septiembre de 2015 en un aeródromo de Cabo San Lucas, cuando pretendía salir de Baja California Sur a bordo de una aeronave y agentes investigadores le notificaron que contaba con una orden de aprehensión por el crimen de Humberto Juárez. 

Esa tarde, la ex jefa de sicarios se hallaba en la sala de espera de la pequeña terminal aérea acompañada de una joven embarazada de 17 años. 

Al ser abordada por sus captores no opuso resistencia, pues no llevaba ni armas ni pistoleros. La detención de Melisa Margarita Calderón fue un importante logro de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de BCS, pues la mujer había escapado en seis ocasiones cuando estuvieron a punto de atraparla, pero la complicidad de algunos elementos policiales le permitía conocer los ‘pitazos’ y huir a tiempo. 

A la fecha, la causa penal 17/2015 es la más visible de una serie de expedientes que esperan el enjuiciamiento de “La China”, pues algunas órdenes de aprehensión aún no se han cumplimentado, y en otros casos, las averiguaciones previas apenas se están integrando. 

Tampoco se conoce del ejercicio de la acción penal en contra de la homicida en el fuero federal, donde la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) tiene elementos para fincarle cargos por su presunta responsabilidad en la comisión de delitos contra la salud y delincuencia organizada, entre otros.

El Cartel de Sinaloa se rompe,Los Damaso vs Los Zambada en pleitos por plazas

enero 14, 2016 // 0 Comentarios

Los tres sicarios de Los Dámaso detenidos la noche del 11 de marzo del 2015 por la Secretaría de Marina, pretendían levantar a pistoleros de “El Compadrón”. Llegaron en barco a reforzar las actividades criminales de Luis Antonio Montoya Beltrán “El Artista” o “Don Carlos” por el control de la plaza del narcomenudeo en La Paz.


La noche del enfrentamiento armando entre células criminales del capo Dámaso López Núñez “El Licenciado” y de su hijo Dámaso López Serrano “El Mini Licenciado” y efectivos de la Secretaría de Marina, los sicarios iban en dirección a la terminal marítima de Pichilingue a escasos 15 kilómetros al sureste de la capital del estado, y planeaban levantar a un grupo de pistoleros que –según el testimonio de uno de los detenidos— estaban por llegar a bordo del barco “California Star”, quienes fueron contratados en Sinaloa y venían a reforzar las actividades criminales del grupo de “El Compadrón”, dirigido y comandando por el sucesor y actual jefe de la plaza del narcomenudeo de la zona norte de la capital del estado, Luis Antonio Montoya Beltrán “El Artista” o “Don Carlos”.

Los efectivos de las fuerzas armadas patrullaban el malecón costero la noche del pasado 11 de marzo –tras un acuerdo del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública—, cuando repentinamente se toparon de frente con los pistoleros, y alcanzaron a observar que en el interior de su vehículo llevaban consigo armas largas.

Tras seguir su camino los militares dieron vuelta de inmediato en U y aceleraron el paso, marcando el alto a la camioneta pick up de color blanco, línea Colorado, marca Chevrolet y con placas de circulación CE-88-459, por lo que el chofer y sus tres acompañantes emprendieron de inmediato la veloz huida.

Los sicarios aceleraron y doblaron hacia el lado derecho y subieron una cuadra y después se devolvieron hacia el malecón costero alrededor de las 10 con 45 minutos de la noche. Muy cerca de ellos iba la unidad de la Secretaría de Marina, rumbo a la zona urbana de La Paz.

En la persecución, luego de casi ser alcanzados a la altura del Hotel Pekín, localizado en el malecón costero entre las calles de José María Morelos y Guadalupe Victoria, los sicarios abrieron fuego en contra de las fuerzas armadas, pegando dos tiros en la ventana frontal del vehículo oficial, y posteriormente, aventaron una granada de fragmentación que no detonó para su buena fortuna.

El intento de alcance se tornó más peligroso, porque a la altura del Hotel Perla, ubicado en plena zona dorada de las calles 16 de septiembre y Agustín Arriola, los pistoleros volvieron a lanzar una segunda granada en contra de sus persecutores, quienes seguían detrás de la unidad de los criminales y solicitaron entonces el apoyo de todas las fuerzas de seguridad.

La peligrosa persecución de los sicarios, quienes iban a toda velocidad, siguió por la calle Allende y después por la avenida Aquiles Serdán, y donde finalmente tuvieron que detener su loca huida porque la calle ubicada entre Antonio Navarro y Avenida 5 de febrero en la colonia Pueblo Nuevo, fue bloqueada por los tres órdenes de gobierno.

Los pistoleros prácticamente quedaron encajonados, y a bordo de su unidad, y a quienes se les ordenó bajaran de la camioneta con las manos en la cabeza, y sin hacer ningún movimiento sospechoso.

Sin embargo, después de unos minutos los sicarios bajaron corriendo, y disparado en contra de las fuerzas armadas, por lo que de inmediato, repelieron la agresión.
En la refriega, el primero logró meterse entre las casas aledañas, dos más cayeron heridos, y el cuarto tripulante de la unidad, se rindió.

Los militares de inmediato comenzaron a desalojar a todos los vecinos a esa hora de la noche y empezaron a buscar al único fugitivo.

Los vecinos salieron en pijama y tapándose con sabanas y cobijas, en tanto, los efectivos de los tres órdenes de gobierno, brincaban techos y patios en la búsqueda del pistolero fugado, y logró escabullirse.
Los sicarios
En la escena del enfrentamiento, quedaron heridos, los siguientes pistoleros.

1.- Jesús Ernesto López Zatarain “El Yuca”, de 27 años y originario de Mazatlán, Sinaloa y quien presentó 3 impactos de bala, 2 de ellas en el muslo izquierdo con entrada y sin salida de bala y una más en el pie izquierdo con entrada y sin salida.

2.- Joel Valenzuela Medina “El Joelillo”, de 36 años y originario de Culiacán, Sinaloa y quien presentó una herida de bala en el pie izquierdo con entrada y sin salida.

Los dos sicarios fueron levantados por paramédicos de la Cruz Roja, trasladados y escoltados al hospital general “Juan María de Salvatierra” para su atención médica, quienes quedaron a disposición del Agente del Ministerio Público de la Federación de la Procuraduría General de la República (PGR).

El tercer detenido, y quien se rindió, responde al nombre de Enrique González Guerrero, y es originario del Distrito Federal. En la escena del crimen, los tres órdenes de gobierno incautaron lo siguiente:

1.- 2 fusiles de asalto, un rifle AK-47 y un rifle R-15.
2.- 7 cargadores útiles.
3.- 3 pistolas calibre 9 milímetros.
4.- 3 cargadores de pistola 9 milímetros.
5.- 1 camioneta pick up, color blanco, cuatro puertas, línea Colorado, marca Chevrolet, y con placas de circulación CE-88-459.
6.- 2 granadas de fragmentación que no detonaron.

Durante el interrogatorio, Jesús Ernesto López Zatarain “El Yuca” fue complaciente con sus captores y ofreció nombres y ubicaciones de los sicarios que durante estos últimos meses han estado participando en la guerra en contra de las células criminales de Ismael “El Mayo” Zambada por el control de la plaza del narcomenudeo en La Paz y Los Cabos.

El delincuente solicitó el retiro de los agentes de la Policía Estatal Preventiva a cargo del comisario Francisco Javier Camacho Manríquez, y de la Dirección de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal de La Paz a cargo de Manuel Arce Delgadillo.

Cuando intrigados los captores le preguntaron al pistolero, por qué no quería que estuvieran presentes, respondió que “muchos de ellos estaban metidos en el negocio”, inclusive, estaban limpiando la plaza a favor de Los Dámaso y de El 28, tal como el policía estatal preventivo, César David Contreras Ibarra, y quien por órdenes de El Cochi frecuentemente “tumbaba” narcomenudistas del otro bando e, inclusive, a bordo de una camioneta particular blanca tipo Ram, iba junto con un policía municipal de La Paz y algunos ratas y pegaban y asaltaban en algunos negocios de Los Cabos para calentar la plaza a favor de Los Dámaso, y quien lo hacía con el consentimiento de Camacho y un superior de apellido Parra”.

Reveló haber sido contratado por un sujeto que identificó como “El Panchito”, y quien en las últimas semanas, va y viene al estado de Sinaloa en la búsqueda de sicarios para pelear la plaza del narcomenudeo.

“Así fue como me encontró a mí”, dijo el pistolero, y quien relató que recibía 7 mil pesos quincenales como sueldo por levantar, torturar, ejecutar y hacer la guerra a los contrarios –así lo dijo— de las Fuerzas Especiales de “Los Dámaso”.

El sicario dijo estar al servicio de la célula criminal del “Navigator”, y quien fue el único que logró fugarse esa noche del enfrentamiento, cuando intencionalmente lo cubrieron para que pudiera escapar y no cayera en manos de la policías y los soldados.

Confesó que esa noche levantarían a un grupo de pistoleros que –según él— venían a reforzar las actividades criminales de “El Compadrón”, y los cuales tenían conocimiento venían a bordo del barco “California Star”, provenientes de Topolobampo, Sinaloa.

El pistolero dijo pertenecer a las Fuerzas Especiales de “Los Dámaso”, y reconoció que había una pugna interna entre dos de los cabecillas, a quienes identificó como José Francisco Ojeda Torres “El Pepillo” y Felipe Eduardo Guajardo García “El 28”, y los cuales hasta la plaza del Cereso de La Paz se estaban peleando por el negocio de la droga y las extorsiones con familiares de reos, teniendo como su gente de confianza a Simón Guillermo Hernández Peña “El Simón” o “El Sepultero” y Jesús Alberto Cabanillas Guerrero “El Papi”, quienes golpeaban, secuestraban y presionaban a internos del fuero común, en complicidad con custodios, y a la postre, lograban cobrar jugosas extorsiones a los parientes de los presidiarios hasta en pagos, cuando no tenían mucho dinero.
El saldo de Guerra
Después de casi 8 meses de la narcoguerra que libran tres células criminales en La Paz y dos en Los Cabos, el saldo hasta este momento es grave, porque independientemente del número de muertos, heridos y desaparecidos, el gobierno de Estados Unidos emitió en diciembre pasado una alerta y donde recomienda a sus connacionales no viajar hacia el estado de Baja California Sur, porque “no es seguro”.

Los números –según un recuento de datos elaborado son los siguientes:

1.- 77 muertos, del 31 de junio al 12 de marzo –justo al cierre de esta edición— entre La Paz y Los Cabos. De esta cifra general, 53 personas fueron asesinadas en el 2014 y 17 en lo que va de 2015 en La Paz, mientras 7 más fueron ejecutadas en San José del Cabo y Cabo San Lucas.

2.- Aun cuando en La Paz, el número de heridos rebasa 50 en esta narcoguerra, en Los Cabos, solo se han presentado 2 personas heridas por arma de fuego.

3.- El número de desaparecidos va en aumento pues a la fecha –según registros policiales—17 fueron privadas de su libertad, y no volvió a saber de ellas. De este número, 10 desaparecieron del año 2010 al 2014, y 7 no han aparecido en el 2015, de las 10 que fueron levantadas por grupos criminales.

El caso más representativo es el del hijo del dueño del negocio denominado “Carnitas Abraham”, Luis Alberto Martínez Cosío “El Luis”, y quien fue privado de su libertad el pasado 11 de febrero en el comercio localizado en el vado de Santa Rosa en San José del Cabo, Baja California Sur.

Después del levantón, y tras 8 días de estar desaparecido, el joven regresó a su casa el pasado 19 de febrero, sin embargo, no dio aviso formal a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) hasta que fue detenido en un reten de la carretera Transpeninsular de La Paz a Cabo San Lucas, y trasladado a los separos.

La PGJE abrió una investigación sobre el caso, y tras rendir su declaración la pareja sentimental de la víctima identificada como Alejandra Abril Armenta Cervantes, de 22 años y originaria de Los Mochis, Sinaloa, se descubrió que presuntamente estaba lavando dinero para grupos criminales.

La novia –quien reconoció dedicarse a la prostitución— admitió que “había escuchado conversaciones de que su pareja andaba lavando dinero para el Cártel de los Beltrán Leyva, y quien incluso de manera exprés compró una casa para llevársela a vivir y solo estaban esperando los muebles que llegarían de Guadalajara, Jalisco e incluso adquirió recientemente una camioneta Raptor y un automóvil Camaro, último modelo”.

Durante el interrogatorio, la joven reconoció que “con el dinero que ganaba del negocio de las carnitas era prácticamente imposible que su pareja pudiera llevar el rol de lujos y de placer que tenía, y quien, inclusive –antes de ser levantado—, había amarrado una apuesta de 500 mil pesos de su caballo La Alacrana con el de “El Vampiro”, a quien identificó como José Manuel Ruíz Márquez, el dueño del negocio El Patriota.

Dámaso López Serrano “El Mini-Lic” Vs Ismael “El Mayo” Zambada, Guerra interna del CDS, Ataca "El Javier"

enero 14, 2016 // 0 Comentarios

Las primeras investigaciones y testimonios sobre las ejecuciones de las últimas semanas en Los Cabos apuntan al jefe de la plaza de San José del Cabo, José Guadalupe Acosta López “El Javier”. En La Paz, el nuevo jefe criminal de Los Dámaso abre otro frente de batalla contra Los Mayitos y los reductos de Los Pepillos por el control del narcomenudeo 
Cabo San Lucas, Baja California Sur.- Cuando el narcomenudista José Guadalupe Sández López “El Dócil” fue atacado la madrugada del 27 de diciembre de 2015 en la banqueta del bar Las Divinas en plena Zona Dorada de este destino turístico, era hombre muerto.

Semanas antes, la víctima de 24 años, según la versión de amigos y familiares, había sido amenazada de muerte por el jefe de la plaza del narcomenudeo en San José del Cabo, José Guadalupe Acosta López “El Javi” o “El Javier”, tras haber desertado de su grupo delictivo e integrarse a la célula criminal de Los Mayitos.

Las primeras investigaciones señalan que el narcomenudista fue puesto por uno de sus cuatro acompañantes, cuando la noche del 26 de diciembre fueron a festejar el segundo aniversario del club nocturno, donde hasta las seis de la mañana actuó el grupo de narcocorridos Revólver Cannabis.

Cuando “El Dócil” fue atacado, los homicidas ya tenían conocimiento de que estaba desarmado e iba vestido con una camisa tipo polo de color blanco con negro, pantalón de mezclilla color azul, tenis color negro y una gorra negra con bordado blanco en la parte frontal. También sabían quiénes lo acompañaban y a qué hora saldría del bar. Lo estaban esperando para cazarlo y asesinarlo.

Por eso, después de salir del establecimiento comercial en completo estado de ebriedad y solicitar al valet parking la entrega del vehículo de uno de sus acompañantes, los dos matones no tardaron ni cinco minutos en aparecer caminando sobre la banqueta vestidos de negro, desenfundaros sus armas y comenzaron a dispararle a quemarropa en la puerta del negocio.

Los sicarios iban por “El Dócil”, ya que cuando sobrevino la balacera, los primeros  cinco disparos fueron en su contra, dos de los cuales pegaron en el blanco, uno en el cuello y otro en la tráquea, y tres más incrustados sobre la puerta de madera del bar.

Entre la lluvia de balas, el amigo y brazo derecho del occiso, Sergio Palomares Gavarain “El Yeyo” -tras darse cuenta que había caído al piso- todavía lo levantó y trató de protegerlo, cargándolo y corriendo como pudo, alrededor de una cuadra y media, pero en el trayecto fue alcanzado por los sicarios y escuchó dos detonaciones más, una de las cuales le pegó en el glúteo derecho y cayó, gritando al “Dócil”: “¡Corre, corre! ¡Vienen por ti!”, por lo que en el piso, volvió a escuchar dos detonaciones más, sintiendo un disparo en el abdomen, y al voltearse, observa al cuerpo de su amigo tirado en el piso sobre la calle Leona Vicario, entre 16 de Septiembre y Bulevar Lázaro Cárdenas, en pleno centro de Cabo San Lucas, Baja California Sur.

Una vez cometido el crimen, los asesinos se esfumaron y nadie de los pocos testigos pudo ver el rostro, tampoco supieron hacia dónde se dirigieron tras perpetrar el homicidio, por falta de alumbrado público en ese punto de la Zona Dorada.

Familiares y amigos de Sández López describieron a los matones de la siguiente manera:

* Un sujeto de complexión delgada, aproximadamente 1.75 metros de altura, tez clara y alrededor de 26 años, vestido con camisa oscura y gorra negra.
* Un hombre de complexión regular, aproximadamente 1.65 metros de altura, tez clara y de  entre 30 y 32 años, vestido con sudadera y gorra negras.
El ataque
La madrugada en que fue ejecutado el narcomenudista, originario de La Paz y quien se hacía pasar como vendedor de mariscos, iba acompañado de las siguientes personas:

* Sergio Palomera Gavarain “El Yeyo”, quien tiene antecedentes penales por el delito de robo de vehículo.
* Marino Medina Gómez “El Marino”, con antecedentes penales por narcomenudeo.
* Enrique Gutiérrez Rivera, inspector de la Coordinación de Inspección Fiscal en San José del Cabo.
* Iván Miramontes Gámez.

“El Marino” explicó a las autoridades que los cuatro llegaron alrededor de la una de la madrugada, después de haber viajado desde San José del Cabo a Cabo San Lucas, a bordo de una camioneta Chevrolet Captiva color guinda, propiedad de la hermana de Enrique Gutiérrez Rivera. Ya dentro de Las Divinas empezaron a consumir bebidas embriagantes hasta que terminó la presentación del grupo Revólver Cannabis, alrededor de las seis de la mañana, en cuyo baile también estuvieron presentes las hermanas del narcomenudista, Gladis Nubia López Álvarez y Johana Sández López.

Después de salir del bar, el inspector de la Coordinación de Inspección Fiscal de San José del Cabo  solicitó al valet parking del bar, traer el vehículo, y fue justamente en ese momento cuando sobrevino el ataque armado.

Los dos sicarios vestidos de ropa y con gorras negras aparecieron repentinamente en la acera del establecimiento. El primero traía en su mano derecha una pistola escuadra, y comenzó a caminar en dirección hacia el grupo de “El Dócil”, acompañado de un segundo sujeto, el cual iba desenfundado el arma.

El primero de los matones levantó su pistola y apuntó a José Guadalupe, trató de disparar, pero la pistola se trabó, entonces la bajó, volvió a cortar cartucho y comenzó las detonaciones.

Con los disparos, tres de los cinco acompañantes salieron corriendo y solo se quedaron frente a los matones “El Dócil” y su amigo “El Yeyo”, este último tratando de salvarle la vida.

Mientras Enrique Gutiérrez Rivera e Iván Miramontes Gámez desaparecieron de la escena del crimen, “El Marino” observó en la esquina del bar a una persona que subía en un vehículo Chevrolet Spark, por lo que desesperado y temiendo ser asesinado, comenzó a golpear al dueño, lo bajó del vehículo y huyó en él cuando escuchó dos detonaciones más.

El acompañante de “El Dócil” logró salir de la escena del crimen y aceleró la unidad hasta llegar al semáforo del Bulevar Lázaro Cárdenas y Calle Morelos (contra esquina de la tienda Liverpool), giró en “U” con toda la intención de regresar a San José del Cabo.

Sin embargo, al llegar a la altura del semáforo de Banamex, volvió a girar en “U” y regresó por sus compañeros a Las Divinas, tocando el claxon en repetidas ocasiones, pero nadie apareció, por lo que volvió hacer la misma operación y huyó a San José del Cabo, a bordo de la unidad robada.

En el trayecto, una patrulla de la Dirección de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal de Los Cabos, apareció y observó que la unidad iba a exceso de velocidad, por lo que le marca el alto, pero hace caso omiso, y entonces inicia una persecución que termina en una tienda Oxxo en el fraccionamiento Colinas Plus en San José del Cabo.

Marino fue detenido y trasladado a los separos de la Policía de la cabecera municipal de Los Cabos.
La investigación
Ya en manos de la Policía, Medina Gómez terminó por aceptar que venía huyendo de Cabo San Lucas, porque “habían ejecutado a su jefe en el bar Las Divinas”, de quien  era “escolta” y se dedicaba a la venta de droga.

Visiblemente nervioso, “El Marino” dijo que sabía que “El Dócil” había estado operando para el grupo criminal de José Guadalupe López Rivera “El Javier”, en San José del Cabo, pero escasas tres o cuatro semanas atrás había desertado para integrarse como jefe de unos compas que controlan el negocio en Cabo San Lucas y La Paz, pero aseguró desconocer “quiénes sean o cómo se llamen”.

La noche del ataque,  “El Dócil” había tenido un altercado con una persona del sexo masculino dentro del baño del bar, pero Marino no supo decir con quién y por qué, solo que había sido por un comentario de su patrón, cuando se había metido al sanitario del establecimiento a consumir cocaína.

La versión de “El Marino” coincide con el testimonio de Sergio Palomera Gavarain “El Yeyo” quien tras ser interrogado cuando era auxiliado por cuerpos de seguridad, terminó por delatar que Sández  había sido amenazado tres semanas anteriores por su anterior jefe, el mentado “Javier”.

Incluso, “yo tuve conocimiento que la hermana de José Guadalupe, de nombre Gladis Nubia López Álvarez, unas personas fueron a verla y la cuestionaron por ‘El Dócil’, preguntando dónde vivía y quién le estaba vendiendo la droga que estaba trayendo de Cabo San Lucas y La Paz”, citó textualmente.

Completamente desencajado, “El Yeyo”, aceptó saber que su amigo era vendedor de droga de Los Mayitos y tenía una fuerte adicción a la cocaína.

Las primeras investigaciones oficiales de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) sobre el ataque armado en Las Divinas, arrojaron que “El Dócil” aparentemente fue puesto por uno de sus acompañantes de esa noche, particularmente se sospecha de Enrique Gutiérrez Rivera, por tres razones:

* Desde el ataque no aparece por ningún lado, y es el único que no ha rendido declaración oficial en torno a los hechos sangrientos, por lo que se presume, está oculto con la protección del grupo criminal de “El Javier”.

* La noche del crimen, desde su celular (624) 110-5771 hubo cruce de información entre el sospechoso y los presuntos asesinos vía mensajes de texto y WhatsApp.

* Una llamada y mensajes que Gutiérrez habría cruzado con el comandante de la Dirección de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal de Los Cabos, Paúl Fiol Contreras, donde hablaron que “El Dócil” estaría la noche del 26 de diciembre en Las Divinas y, se presume, tuvo participación en la planeación y logística del crimen del narcomenudista, en virtud de que a pesar de haber una comandancia justamente enfrente del bar, y sospechosamente no apareció agente alguno ni tampoco ninguna patrulla, hasta después 30 minutos de haberse perpetrado el ataque armado, cuando ofrecieron todas las facilidades para que los sicarios pudieran escapar a pie.

En la identificación de los sicarios, la PGJE poco o nada ha podido avanzar, por las siguientes razones:

* Las cámaras de seguridad del bar no sirven, y por lo tanto, no hubo manera de revisar las videograbaciones antes, durante y después del ataque armado.

* La única cámara de seguridad del llamado C-2 de Seguridad Pública en esa parte de la Zona Dorada, está dirigida hacia la plaza Puerto Paraíso y, por lo tanto, no captó el momento de la agresión.

* Los dos sicarios no pudieron ser identificados del rostro, porque las lámparas del alumbrado público de esa zona no funcionan, y por lo tanto, es imposible hacer un retrato hablado.

Por lo anterior, la investigación prácticamente se elabora a base del levantamiento de testimonios que en un momento dado permitan identificar a los autores materiales del ataque. Lo cierto es que las tres pistolas utilizadas en el crimen, calibres 9, 38 y 45 milímetros, según el estudio de balística de la PGJE, es armamento relativamente nuevo que hasta ahorita no había sido utilizado en la guerra entre narcomenudistas.
Los crímenes
A pesar del veto informativo relacionado a “delitos de alto impacto” u “homicidios dolosos” por parte de la PGJE y de la Subsecretaría de Seguridad Pública estatal, bajo el pretexto de la transición al Nuevo Sistema de Justicia Penal y el intento desesperado del gobierno de Carlos Mendoza Davis por ocultar y pretender maquillar la ola de crímenes de las últimas semanas en La Paz y Los Cabos, es más que evidente el recrudecimiento de la violencia por el control de la plaza del narcomenudeo entre las células criminales de José Guadalupe Acosta López “El Javier” y nuevo cabecilla de Los Dámaso; y el de Luis Antonio Montoya Beltrán “El Artista” o “Don Carlos”, del bando de Los Mayitos.

Después de una aparente calma en La Paz, los reacomodos de los grupos delictivos siguen generando levantones, ejecuciones y ataques armados para alinear a los rivales, aunque en menor grado que la anterior administración.

La primera semana de noviembre de 2015, se publicó el reportaje “La guerra que se viene”,  donde adelantó -con base en reportes de inteligencia federal y militar- la nueva pugna que se estaba gestando entre las células criminales de Dámaso López Serrano “El Mini-Lic” e Ismael “El Mayo” Zambada por el control de la venta, distribución y trasiego de droga en Los Cabos, dejando entrever el posible resurgimiento de la violencia en La Paz, de no tomarse las medidas conducentes para evitar un choque entre organizaciones criminales.

No obstante, según un integrante del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública, desde el mismo gobierno de Baja California Sur es promovido este choque inevitable, porque “los mandos altos y medios de la Policía Estatal Preventiva y de las corporaciones municipales de Los Cabos y La Paz, están operando para ambos grupos criminales, ofreciendo no solo protección, sino deteniendo a las vendedores de droga de los grupos antagónicos, bajo cualquier pretexto, algunos incluso cuando son detenidos limpios, cargando con droga y consignados para presentar trabajo.

“Esta combinación puede ser el detonante más peligroso de un nuevo enfrentamiento armado, donde incluso podría haber homicidios hasta de policías”, advirtió el miembro del grupo interinstitucional consultado por este Semanario, y según evidencias, “la propia Policía está metida y participando activamente, como es el caso del comisario de la Policía Estatal Preventiva, Francisco Javier Montaño Romero, originario de San José del Cabo, y quien sin un perfil policiaco, y tan solo por ser amigo entrañable del secretario general de Gobierno, ordena a su gente más cercana acciones a favor de Los Dámaso”.

El integrante del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública explicó que “la evidencia más absurda de todo esto es que todos los detenidos por la Policía Estatal Preventiva, son solo consumidores de droga o vendedores, pero hasta ahora, junto con las policías municipales de La Paz y Los Cabos, ninguno detiene a los cabecillas del narcomenudeo, lo que no resuelve el problema de fondo”, como cuando en febrero de 2015 se capturó al ex jefe de la plaza del narcomenudeo de la Paz, Rolando González Moreno “El Compadrón”, por parte del Ejército Mexicano.

En la investigación de los cabecillas del narcomenudeo, “hasta la PGR está ausente, y no actúa, a pesar de saber quiénes son y dónde se mueven los jefes del narcomenudeo”.  

De hecho, tras la ejecución de “El Dócil”, es la primera vez que el nombre del jefe de la plaza del narcomenudeo en San José del Cabo, José Guadalupe López Rivera “El Javier” o “El Javy”, figura en un expediente criminal, a pesar de ser señalado de haber ordenado varios crímenes en los últimas semanas en Los Cabos y La Paz, inclusive de haber ordenado colgar algunas mantas en puentes de Cabo San Lucas, lanzando amenazas y advertencias contra Los Mayito”.

El integrante del Grupo de Coordinación de Seguridad Pública agregó que algunos de los crímenes se cometen con arma blanca para no dejar rastros de armamento y así confundir a las autoridades, bajo supuestos homicidios de “riñas”, lo que termina por caerse en términos reales, cuando salen a relucir los antecedentes penales de las víctimas.

Los ataques atribuidos al nuevo jefe criminal de la organización delictiva de Dámaso López Serrano “El Mini-Lic”, quien abrió un frente de batalla en La Paz en contra de Los Mayitos y los reductos del grupo de Los Pepillos, son los siguientes:

* El 1de enero de 2016 ordenó el crimen de una narcomenudista ligada al grupo criminal de Martín Octavio Burgueño Reyes “El Viejo Pelón”, del desaparecido grupo de Los Pepillos y supuesto sucesor del ex jefe de la plaza de la Zona Sur de La Paz, José Fernando Torres Montenegro “El Pepillo”. Los asesinos llegaron a bordo de tres vehículos -un Jetta y dos camionetas Ranger y Cherokee-, y luego de descender, en la calle Geología entre Ciencias Sociales y Norte en la colonia Solidaridad, comenzaron a golpear y quebrar los cristales de tres automóviles estacionados en la cochera de una vivienda. Por lo que el único habitante, Emilio Maldonado Castro “El Milo”, de 20 años, salió y, como no supo dar razones de la mujer que buscaban, fue atacado por alrededor de seis sujetos hasta ser asesinado a navajazos, quedando tirado en medio de la calle.

La respuesta del “Viejo Pelón”, vino dos días después, cuando -según las primeras investigaciones oficiales- respondió el ataque en la calle de Colima y Forjadores en la colonia Domingo Carballo Félix de La Paz, después de enviar a tres sicarios a bordo de una camioneta Ford Explorer para balear dentro de un domicilio a dos vendedores de drogas de “El Javier”.

Los narcomenudistas, identificados como Jesús Emmanuel Camacho “El Cromo” y Carlos Guadalupe Martínez Higuera “El Carlitos”, son vendedores de droga al servicio de Raúl Castillo de la Rosa “El Cochi”, lugarteniente de José Guadalupe Acosta López en La Paz.

Los heridos expusieron que “El Cochi” había habilitado esa casa como un punto de venta de droga, de muchas que “estaba activando ‘El Javier’ en La Paz”, y reclutando vendedores que habían quedado a la deriva, después de la salida de Los Dámaso de la capital sudcaliforniana.

A pesar de las cuentas alegres de la PGJE, donde según el informe anual del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el delito de homicidio doloso tuvo una reducción del 294.73 por ciento en el último trimestre de 2015, comparativamente hablando con 2014, los focos rojos nuevamente se han encendido en Los Cabos, cuando fue asesinado alrededor de las 8:40 pm del 4 de enero, Juan Carlos García Montiel, justo frente a la Dirección de Seguridad Pública, Policía Preventiva y Tránsito Municipal de San José del Cabo.

La víctima de 25 años habría sido atacada por un sujeto identificado hasta ahora como Jaime López “El Jaimito” o “El Jimmy”, sobrino de “El Javier”, cuando descendió de un vehículo Nissan Tsuru de color blanco para comprar cerveza en una tienda de convivencia Oxxo localizada en la Carretera Transpeninsular, a un costado del Hotel Carolina.

Después de pagar en caja, Juan Carlos García Montiel, salió y, según la versión de su acompañante, de nombre Antonio Guerrero Navarrete, “subió al carro y después de destapar una cerveza y tomar un trago, hizo una seña de salud a un sujeto que se encontraba estacionado a un costado a bordo de cuatro puertas, el cual esperaba a una mujer que también había descendido de la unidad automotriz.

“En ese momento la persona saca un arma apuntando a mi amigo y se escucha una detonación, por lo que emprendí una veloz huida”, relató, y después de unos segundos, su acompañante exclamó: “¡Me dio! ¡Estoy herido!”, por lo que se agarra la espalda y pide ser llevado a la Clínica 38 del Instituto Mexicano del Seguro Social; luego de estacionarse en el área de urgencias y solicitar apoyo para su amigo, lo deja y se va a la casa de su hermano de nombre Alfonso, cambiándose de ropa, ya que temía que fueran a matarlo, y le pide a su familiar guardar su vehículo en su vivienda, y darle raite de nuevo a la clínica.

Cuando llegó a la clínica, García Montiel, de ocupación mesero en el hotel Secret de Puerto Los Cabos y originario de Acapulco, Guerrero, había sido declarado muerto, a consecuencia del disparo que pegó en el lado derecho del tórax, cuya bala todavía entró al abdomen y lesionó el hígado.

BCS, la guerra interna del CDS termino pero 2015 cierra con levantones y ejecutados

enero 9, 2016 // 0 Comentarios

El año terminó con tres ejecutados, el hallazgo de cadáver, una fosa clandestina y un levantado que torturaron y tiraron al darlo por muerto. El “exitoso trabajo conjunto de los tres niveles de gobierno” no frena  la violencia en La Paz y Los Cabos, 2015 cierra con levantones y ejecutados
Cabo San Lucas, Baja California Sur.- A pesar del supuesto fin de la guerra entre células criminales del Cártel de Sinaloa por el control de la plaza del narcomenudeo en La Paz y Los Cabos, el año 2015 cerró en medio de levantones, descubrimientos de fosas clandestinas y la ejecución de delincuentes a bordo de vehículos y en bares.

La aparente calma que presumió el llamado Grupo de Coordinación de Baja California Sur, las decenas de fotografías de reuniones, la campaña del “exitoso trabajo conjunto entre los tres niveles de gobierno” y las cacaraqueadas visitas de expertos en materia de seguridad, quedaron evidenciadas al no contrarrestar el reinicio de la ola de violencia que hasta el último minuto del 31 de diciembre de 2015 arrojó lo siguiente:

* El 13 de diciembre, alrededor de las 12:30 pm, fue ejecutado Rigoberto Celaya Navarro “El Rigo Mortis”, originario de Ciudad Obregón, Sonora. Fue atacado por un grupo de sicarios cuando llegaba a su domicilio acompañado de su esposa, a bordo de un automóvil Nissan Sentra de color rojo.

La víctima de 38 años quedó dentro del vehículo en el porche de su casa localizada en las calles de Bahía de Santa Lucía y Bahía de Huatulco, Fraccionamiento Península Sur de La Paz.

La esposa del asesinado relató que cuando llegaron a su vivienda fueron alcanzados por cuatro sujetos que tripulaban una camioneta Ford Explorer de color oscuro; se bajaron y dispararon en contra de su pareja sentimental, quien perdió la vida de manera inmediata.

En la escena del crimen, peritos de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) encontraron ocho cartuchos percutidos calibre 9 milímetros.

* El 20 de diciembre se registró un segundo tiroteo a las 3:30 pm en Calle Guillermo Moreno, entre Ildefonso Green y Urbano Angulo, Colonia Revolución de La Paz.

La víctima, de nombre Arturo Valdovinos López “El Valdo´s”, fue asesinado en la puerta de su casa, cuando -según testigos- los sicarios tocaron la puerta y se presentaron como policías, y tras presuntamente arrestarlo y esposarlo, comenzaron a golpearlo con la cacha de una pistola y enseguida lo ejecutaron.

Los vecinos reportaron que los matones viajaban a bordo de una camioneta Jeep Cherokee de color dorado, y huyeron de la escena del crimen.

Según declaraciones, el occiso, de 42 años, vendía droga en su casa, y previamente se había escapado de ser asesinado.

* El 22 de diciembre, alrededor de las 11_30 pm, una persona de nombre Miguel Ángel fue levantada por dos presuntos matones, quienes lo golpearon, torturaron y agredieron con un arma blanca; finalmente fueron y lo tiraron -tras darlo por muerto- en un terreno baldío en la colonia Roma de La Paz.

Tras ver que los agresores huyeron, la víctima se levantó y pidió ayuda a los vecinos para ser trasladado al Hospital General “Juan María de Salvatierra”.

* El 26 de diciembre, un grupo de bomberos descubrió un esqueleto humano, cuando en el Kilómetro 1 del tramo carretero de Ciudad Insurgentes a Loreto, apagaban un incendio de un pastizal seco.

En la escena del crimen, el Agente del Ministerio Público de la PGJE encontró el cráneo, pelvis y algunos huesos de una persona del sexo masculino y estatura aproximada a 1.70 metros.

Los restos humanos fueron sometidos a un estudio antropológico y, aunque extraoficialmente corrió la versión que la víctima había fallecido hace aproximadamente cinco años, los huesos registran incineración parcial.

* El 27 de diciembre a las 3:00 pm, vía llamada anónima, se reportó el hallazgo, a 400 metros de la Carretera Federal de Todos Santos a Cabo San Lucas, a la altura del Ejido Melitón Albañez, de un cuerpo sin vida semi-enterrado; peritos de la PGJE encontraron sobre el lecho de un arroyo el cuerpo de un hombre en avanzado estado de putrefacción, quien vestía pantalón de mezclilla, botas mineras de color café y camiseta de manga larga de color amarillo.

Los representantes del bar “La Divina”, contradijeron la versión de la PGJE.
Las evidencias encontradas confirmaron que la víctima fue degollada, y, según el dictamen médico, tenía alrededor de dos semanas de haber perdido la vida.

Previamente ese día, a las 6:20 am, un nuevo tiroteo sacudió a la ciudadanía en Cabo San Lucas, cuando un sujeto fue ejecutado y otro más resultó herido en el bar La Divina, en el Bulevar Lázaro Cárdenas entre Morelos y Leona Vicario, en plena Zona Dorada.

El hecho ocurrió después de haber terminado un baile del segundo aniversario del bar, donde se presentó el grupo de narcocorridos Revólver Cannabis.

Luego de la balacera, la PGJE acordonó la zona y encontró huellas de sangre en la banqueta del bar y tres disparos en la puerta del negocio, y casi una cuadra y media más adelante el cuerpo de la víctima, identificada como Iván López “El Dócil”.

Según testigos, el asesinato sobrevino de una gresca que había iniciado dentro del bar. Repentinamente se escucharon detonaciones de arma de fuego, y observaron correr a un sujeto herido, y otro más que era golpeado con la cacha de un pistola por cuando menos tres sujetos, quien responde al nombre de Sergio Gavarain “El Yeyo”.

En la escena del crimen, peritos de la PGJE encontraron seis cartuchos percutidos calibre 40, uno calibre 3.80 milímetros y uno calibre 9 milímetros.

No obstante, los representantes legales de La Divina, Ignacio Obed Arce Peñuelas, Juan Diego Osuna Salas y la administradora, Johana Narváez –antro que dicho sea de paso, opera irregularmente con una licencia de alcoholes vencida a nombre de Luis Armando Díaz-, rechazaron que el tiroteo se haya registrado dentro del negocio, pues “ya estaba cerrado cuando sobrevino la balacera”, lo que supuestamente ocurrió afuera.

Los representantes dijeron estar dispuestos a entregar la copia de los videos de las cámaras de seguridad del negocio, en caso de que sirvieran como “una manera de colaborar con la investigación”, porque -de acuerdo con la versión de la PGJE- “la riña inició adentro del establecimiento comercial”.

Los familiares de “El Dócil”, sacados de la escena del crimen por policías municipales
Al cierre de esta edición, las versiones de lo que había sucedido entre los representantes del bar La Divina y la PGJE, eran contradictorias.

Durante ese mismo hecho sangriento en Cabo San Lucas, según una videograbación entregada, los familiares de “El Dócil”, llegaron y se involucraron en la escena del crimen, lo que originó un jaloneo con policías municipales, quienes prácticamente los sacaron a empujones y gritos del sitio, lo que transcurrió de la siguiente manera:
Policía: ¡Ya bájenle de huevos!

Familiar: ¡Yo también tengo huevos! ¡Quiero ver a mi pariente!

Policía: ¡Huevos son los míos! ¿Cuál es el pedo? ¿Qué? ¡Aquí no puedes estar! ¡Cuál es la pinche urgencia!

El familiar de “El Dócil” opuso resistencia y fue sometido por cinco policías, para después esposarlo. Mientras una mujer -familiar de la víctima- gritaba: “¡No pueden hacer esto! ¡Es injusto!”, y enseguida se desmayó en la banqueta.
La confrontación siguió:

Policía: ¡Tú no te metas!

Apuntó con el dedo índice a otro familiar que pretendía recoger a la mujer desmayada.
Familiar: ¡Me voy a meter por ella!
Entró.

El policía se dirigió al familiar arrestado y arengó: “¡Ésta es una pinche escena del crimen y no puedes pasar, y te vas detenido! ¡Vámonos, por haber violado la escena del crimen! ¿Cómo la ves?”, reta mientras otro familiar levanta a la desmayada y la saca de la zona acordonada.

La reacción llegó casi de inmediato, cuando el presidente municipal de Los Cabos, Arturo de la Rosa Escalante, anunció el cese inmediato del agente que había protagonizado la gresca y ordenado la detención del familiar de Iván López.

El alcalde cabeño aseveró que “no tolerará abusos hacia la ciudadanía”, porque si bien es cierto, el elemento cumplió con su responsabilidad de resguardar la escena del crimen y evitar que las evidencias de carácter investigativo fueran comprometidas o dañadas, su actuación fue excesiva hacia la familia de “El Dócil”.
1 2