Coahuila

Balean a familia en Coahuila; mueren un adulto y una niña de 6 años

marzo 11, 2017 // 0 Comentarios

Tres integrantes de una familia, entre ellos una niña de seis años de edad, fueron baleados anoche en un fraccionamiento del sur-oriente de Torreón, Coahuila. Un adulto y la menor fallecieron cuando recibían atención en la clínica 16 del Instituto Mexicano del Seguro Social.

De acuerdo con información difundida por el diario Vanguardia, alrededor de las 10 de la noche, varios sujetos llegaron a bordo de dos vehículos hasta el domicilio de las víctimas y, sin mediar palabra, les dispararon en repetidas ocasiones. Los tres resultaron heridos de gravedad, pero sólo uno salvó la vida.

La menor recibió un balazo con entrada en la región maxilar y salida en la nuca.

Uno de los adultos, de aproximadamente 30 años de edad, murió por un balazo en la espalda sin orificio de salida, y también recibió un impacto en el brazo derecho.

El sobreviviente fue identificado por las autoridades como Oscar Chávez Orozco, de 22 años, quien fue trasladado al Hospital General, donde recibe atención médica por los balazos que recibió, uno en el costado derecho y dos en la espalda.

Los hechos ocurrieron en el interior de la finca ubicada en Cerrada Torre del Amanecer número 1115 esquina con calle Campo de Jazmines del fraccionamiento Hacienda Santa María.

A esa hora se activó el código rojo y se movilizaron elementos policíacos del municipio y del estado, quienes encontraron heridas a las tres personas.

Según voceros policíacos, los atacantes fueron varios sujetos que llegaron en dos vehículos, una camioneta Ford Explorer blanca y un taxi amarillo.

En Piedras Negras “tenían 40 personas arrodilladas y sólo pum pum pum… Los Zetas las mataron”

febrero 16, 2017 // 0 Comentarios

Las revelaciones sobre la desaparición de un pueblo entero, Allende, Coahuila, y pobladores de zonas circundantes no terminan.

El testimonio de un testigo es estremecedor, de acuerdo con una amplia información del diario San Antonio Express:

-“Sólo en Piedras Negras, me dijeron que tenían 40 personas arrodilladas y que sólo pum pum pum“, testificó J. Rodríguez. “Las mataron”, dijo.

El cártel de los Zetas, dijo también el testigo, se deshacía de sus víctimas “cocinándolos”, poniendo sus cuerpos en contenedores o barriles con ácido o quemándolos con díesel. Entre sus víctimas había mujeres y niños.

Por otra parte, la investigación que un equipo dirigido por Sergio Aguayo efectúa sobre la matanza en esa zona de Coahuila, es la probable causa de la demanda millonaria que el ex gobernador Humberto Moreira interpuso contra el académico de El Colegio de México.

La demanda por daño moral en su contra, interpuesta por Moreira, es un intento de torpedear la investigación sobre la desaparición de alrededor de 300 personas, presuntamente llevada a cabo por el grupo criminal Los Zetas, en el municipio de Allende, dijo Aguayo a Aristegui Noticias.

Denuncia en La Haya

El empresario coahuilense Armando Guadiana Tijerina presentó este miércoles, ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, una denuncia por delitos de lesa humanidad contra el Gobierno de Coahuila.

De acuerdo con una información del diario Reforma, Guadiana Tijerina fundamenta su denuncia en la desaparición de 300 personas del municipio de Allende y por los hechos ocurridos en el penal de Piedras Negras.

El empresario quiere que, además de esos casos, la Corte Internacional investigue los asesinatos de más de 500 niños, mujeres, ancianos y adultos ocurridos entre los años 2008 y 2013, en el norte de Coahuila.

El origen de la masacre

Cuando un miembro de alto rango de los Zetas repentinamente se separó del cártel y se entregó a las autoridades estadounidenses en 2011, sus jefes respondieron con el secuestro y asesinato de más de 300 personas en el norte de México, según declaró un testigo federal este martes durante el juicio federal de un hombre acusado de ser un sicario Zeta, informó el diario texano.

A continuación, fragmentos de la información del San Antonio Express News:

Los altos líderes de los Zetas enviaron órdenes de reunir a los asociados del desertor, cualquiera que “oliera” como el desertor, dijo J. Rodríguez, un antiguo miembro de Los Zetas. Añadió que el cártel se deshacía de sus víctimas “cocinándolos”- poniendo sus cuerpos en contenedores o barriles con ácido o quemándolos con díesel.

El testimonio de Rodríguez llegó al juicio de Mariano Millán Vásquez, quien según las autoridades se convirtió en comandante de las operaciones de Los Zetas en la ciudad fronteriza de Piedras Negras.

Millán fue arrestado el año pasado mientras vivía supuestamente bajo un pseudónimo en San Antonio y enfrenta varios cargos de narcotráfico, incluyendo asesinatos relacionados con crímenes de narcotráfico, distribución de grandes cantidades de narcóticos y mentir a las autoridades federales acerca de su identidad.

Rodríguez, ciudadano estadounidense de Texas, abrió la parte del juicio del gobierno que se enfoca en lo que sucedió en Allende, un pueblo cerca de Piedras Negras, donde los comandos Zetas supuestamente arrasaron con parte del pueblo y secuestraron numerosos residentes que no han sido vueltos a ver.

Cuando entregaba 1 millon de pesos en drogas a Millán y otros Zetas en 2011, Rodríguez se enteró de que Mario Alfonso Cuéllar, mejor conocido como “Poncho” Cuéllar y su mano derecha, Héctor Moreno, habían dejado el cártel y estaban bajo sospecha de ser delatores.

Rodríguez dijo que además de tener un alto rango, Cuéllar también era padrino de los hijos de Omar Treviño Morales,  el “Z-42,”, quien era entonces el tercer líder en importancia dentro del cartel, después de su hermano Miguel Ángel Treviño Morales, conocido como  “Cuarenta” o “Z-40.”

Cuéllar, testificó Rodríguez, también era sospechoso de haber robado cerca de 10 millones de pesos de los Treviño. Las órdenes eran “ir y levantar todo lo que oliera como Poncho Cuéllar”, dijo Rodriguez. También declaró que Millán y otro líder de alto rango le pidieron que ayudara dando direcciones donde Cuéllar pudiera ser encontrado.

También mujeres y niños

El asistente del fiscal Russell Leachman pregunto si también habían levantado niños y Rodríguez dijo que no importaba, “niños, mujeres y adultos”. Algunos no tenían nada que ver con el cártel o las drogas, dijo Rodríguez.

“Había mucha gente…más de 300 personas”, testificó Rodríguez, relatando lo que le dijeron los altos líderes del cártel para los que trabajaba.

“Era gente de Allende, Morelos, Acuña, Piedras (Negras), el área circundante”, respondió Rodríguez, enlistando pueblos de Coahuila. Sólo en Piedras Negras, me dijeron que tenían 40 personas arrodilladas y que sólo pum pum pum”, testificó. “Los mataron”, dijo Rodríguez.

Millán personalmente blandió un hacha para matar a una niña de seis años y después ordenó matar a sus padres a machetazos, declaró otro testigo este miércoles durante el juicio de Millán. La identidad de este otro testigo no fue revelada para no exponer a represalias a su familia.

El testigo, un hombre de 39 años aprehendido por tráfico de marihuana, dijo que los Zetas lo obligaron a trabajar para ellos. También testificó que fue trasladado a diferentes ubicaciones alrededor de Piedras Negras después de que el cártel lo acusara de perder una carga de marihuana y lo obligaron a presenciar el asesinato de 18 personas, la mayoría muertas a machetazos.

El testigo describió los asesinatos entre lágrimas, señalando que en ocasiones las víctimas estaban arrodilladas y vendadas de los ojos y él también era obligado a arrodillarse. La venda de sus ojos era removida sólo para que pudiera ver los asesinatos. Las víctimas incluían hombres, mujeres y niños.

En Piedras Negras “tenían 40 personas arrodilladas y sólo pum pum pum… Los Zetas las mataron”

febrero 16, 2017 // 0 Comentarios

Las revelaciones sobre la desaparición de un pueblo entero, Allende, Coahuila, y pobladores de zonas circundantes no terminan.

El testimonio de un testigo es estremecedor, de acuerdo con una amplia información del diario San Antonio Express:

-“Sólo en Piedras Negras, me dijeron que tenían 40 personas arrodilladas y que sólo pum pum pum“, testificó J. Rodríguez. “Las mataron”, dijo.

El cártel de los Zetas, dijo también el testigo, se deshacía de sus víctimas “cocinándolos”, poniendo sus cuerpos en contenedores o barriles con ácido o quemándolos con díesel. Entre sus víctimas había mujeres y niños.

Por otra parte, la investigación que un equipo dirigido por Sergio Aguayo efectúa sobre la matanza en esa zona de Coahuila, es la probable causa de la demanda millonaria que el ex gobernador Humberto Moreira interpuso contra el académico de El Colegio de México.

La demanda por daño moral en su contra, interpuesta por Moreira, es un intento de torpedear la investigación sobre la desaparición de alrededor de 300 personas, presuntamente llevada a cabo por el grupo criminal Los Zetas, en el municipio de Allende, dijo Aguayo a Aristegui Noticias.

Denuncia en La Haya

El empresario coahuilense Armando Guadiana Tijerina presentó este miércoles, ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, una denuncia por delitos de lesa humanidad contra el Gobierno de Coahuila.

De acuerdo con una información del diario Reforma, Guadiana Tijerina fundamenta su denuncia en la desaparición de 300 personas del municipio de Allende y por los hechos ocurridos en el penal de Piedras Negras.

El empresario quiere que, además de esos casos, la Corte Internacional investigue los asesinatos de más de 500 niños, mujeres, ancianos y adultos ocurridos entre los años 2008 y 2013, en el norte de Coahuila.

El origen de la masacre

Cuando un miembro de alto rango de los Zetas repentinamente se separó del cártel y se entregó a las autoridades estadounidenses en 2011, sus jefes respondieron con el secuestro y asesinato de más de 300 personas en el norte de México, según declaró un testigo federal este martes durante el juicio federal de un hombre acusado de ser un sicario Zeta, informó el diario texano.

A continuación, fragmentos de la información del San Antonio Express News:

Los altos líderes de los Zetas enviaron órdenes de reunir a los asociados del desertor, cualquiera que “oliera” como el desertor, dijo J. Rodríguez, un antiguo miembro de Los Zetas. Añadió que el cártel se deshacía de sus víctimas “cocinándolos”- poniendo sus cuerpos en contenedores o barriles con ácido o quemándolos con díesel.

El testimonio de Rodríguez llegó al juicio de Mariano Millán Vásquez, quien según las autoridades se convirtió en comandante de las operaciones de Los Zetas en la ciudad fronteriza de Piedras Negras.

Millán fue arrestado el año pasado mientras vivía supuestamente bajo un pseudónimo en San Antonio y enfrenta varios cargos de narcotráfico, incluyendo asesinatos relacionados con crímenes de narcotráfico, distribución de grandes cantidades de narcóticos y mentir a las autoridades federales acerca de su identidad.

Rodríguez, ciudadano estadounidense de Texas, abrió la parte del juicio del gobierno que se enfoca en lo que sucedió en Allende, un pueblo cerca de Piedras Negras, donde los comandos Zetas supuestamente arrasaron con parte del pueblo y secuestraron numerosos residentes que no han sido vueltos a ver.

Cuando entregaba 1 millon de pesos en drogas a Millán y otros Zetas en 2011, Rodríguez se enteró de que Mario Alfonso Cuéllar, mejor conocido como “Poncho” Cuéllar y su mano derecha, Héctor Moreno, habían dejado el cártel y estaban bajo sospecha de ser delatores.

Rodríguez dijo que además de tener un alto rango, Cuéllar también era padrino de los hijos de Omar Treviño Morales,  el “Z-42,”, quien era entonces el tercer líder en importancia dentro del cartel, después de su hermano Miguel Ángel Treviño Morales, conocido como  “Cuarenta” o “Z-40.”

Cuéllar, testificó Rodríguez, también era sospechoso de haber robado cerca de 10 millones de pesos de los Treviño. Las órdenes eran “ir y levantar todo lo que oliera como Poncho Cuéllar”, dijo Rodriguez. También declaró que Millán y otro líder de alto rango le pidieron que ayudara dando direcciones donde Cuéllar pudiera ser encontrado.

También mujeres y niños

El asistente del fiscal Russell Leachman pregunto si también habían levantado niños y Rodríguez dijo que no importaba, “niños, mujeres y adultos”. Algunos no tenían nada que ver con el cártel o las drogas, dijo Rodríguez.

“Había mucha gente…más de 300 personas”, testificó Rodríguez, relatando lo que le dijeron los altos líderes del cártel para los que trabajaba.

“Era gente de Allende, Morelos, Acuña, Piedras (Negras), el área circundante”, respondió Rodríguez, enlistando pueblos de Coahuila. Sólo en Piedras Negras, me dijeron que tenían 40 personas arrodilladas y que sólo pum pum pum”, testificó. “Los mataron”, dijo Rodríguez.

Millán personalmente blandió un hacha para matar a una niña de seis años y después ordenó matar a sus padres a machetazos, declaró otro testigo este miércoles durante el juicio de Millán. La identidad de este otro testigo no fue revelada para no exponer a represalias a su familia.

El testigo, un hombre de 39 años aprehendido por tráfico de marihuana, dijo que los Zetas lo obligaron a trabajar para ellos. También testificó que fue trasladado a diferentes ubicaciones alrededor de Piedras Negras después de que el cártel lo acusara de perder una carga de marihuana y lo obligaron a presenciar el asesinato de 18 personas, la mayoría muertas a machetazos.

El testigo describió los asesinatos entre lágrimas, señalando que en ocasiones las víctimas estaban arrodilladas y vendadas de los ojos y él también era obligado a arrodillarse. La venda de sus ojos era removida sólo para que pudiera ver los asesinatos. Las víctimas incluían hombres, mujeres y niños.

“Lo de Monterrey no es nada comparado con lo que pasarà mañana en Coahuila”, advierten supuestos Holk

enero 24, 2017 // 0 Comentarios

Una serie de amenazas de balaceras en instituciones educativas de Saltillo, Coahuila, que se viralizaron en redes sociales, generaron alarma entre la población y provocaron reacciones de las autoridades estatales. 

Los hechos sucedieron a menos de una semana del ataque perpetrado por un joven armado en el Colegio Americano del Noreste en Monterrey. 

Una de las amenazas consistió en la publicación en un grupo cerrado de Facebook en la que, junto a un arma, aparece una leyenda: “Lo de Monterrey sólo fue un juego, mañana su bienvenida a los del Tec Saltillo”. 

Por otra parte, un mensaje de whatsapp se viralizó entre estudiantes de la Universidad Autónoma del Noreste (Uane), en el que decía: “hay rumores de que quieren balacear, un niño de mi salón está en la legión holk, y nos dijo que no fuéramos el lunes y es mega rarito… y cuando vimos el video él se empezó a atacar de risa”. 

Ante esto, agentes de la Fuerza Coahuila reforzaron la seguridad en los accesos a las dos escuelas y llevaron a cabo un operativo de revisión de mochilas, en el que no se hallaron armas. Las autoridades judiciales informaron que fue iniciada una investigación sobre los hechos.

REVIENTAN "BODEGA ZETA" y les INCAUTAN "LANZAGRANADAS" RUSO en COAHUILA

enero 23, 2017 // 0 Comentarios

El cartel mexicano conocido como Los Zetas ha estado almacenando granadas propulsadas por cohetes de la era soviética, armaduras, rifles de asalto y municiones en esta ciudad fronteriza.

El descubrimiento fue realizado después de que una unidad especial de la policía estatal tuviera un choque frontal con los cárteles y acumulo información sobre un negocio que se utilizaba para almacenar armas, segunreveló la información proporcionada a Breitbart Texas por las autoridades de Coahuila.

Después de su investigación y después de recibir informacion anónima sobre un camión con hombres armados llegando al negocio, los investigadores obtuvieron una orden de registro y miembros de Fuerza Coahuila allanaron un depósito de basura local en el barrio Buena Vista de la ciudad. Debido a la operación de alto riesgo, oficiales de la policía federal y el ejército llegaron a la casa para proporcionar respaldo.

Las autoridades no pudieron localizar a los pistoleros, pero encontraron cinco, granadas propulsadas por cohetes de la era soviética, un lanzador, 15 chalecos tácticos con placas de metal a prueba de balas, rifles de asalto, varias revistas de munición cargadas, 19 paquetes de marihuana y una camioneta sin placas.

La facción Cártel Del Noreste de Los Zetas continúa siendo una organización criminal dominante en Coahuila. Esa facción de Los Zetas está peleando con otra conocida como Los Zetas Vieja Escuela por el control de las lucrativas rutas de tráfico de drogas en este estado, así como Tamaulipas y Nuevo León.

La violenta guerra entre las dos facciones ha provocado secuestros casi diarios, batallas con armas, decapitaciones, desmembraciones y otras sangrientas ejecuciones. Ambas facciones han utilizado previamente los RPG no sólo en sus peleas, sino también para menazarse mutuamente a través de varios mensajes , informó Breitbart Texas.

El cártel de Los Zetas es también la organización criminal responsable del secuestro, asesinato e incineración de más de 300 víctimas, entre ellas mujeres y niños de las comunidades rurales de Allende y Cinco Manantiales . 

Entre 2011 y 2013, cuando ocurrieron los asesinatos, la mitad de las víctimas fueron llevadas a la prisión estatal de Piedras Negras, donde pistoleros utilizaban tambores de 55 galones para incinerar los restos humanos. Otros fueron incinerados en los ranchos locales. El caso sigue siendo ampliamente ignorado por los medios de comunicación estadounidense.

Humberto Moreira permitió poner más de 400 tiendas para vender droga, acusa exjefe de Los Zetas

enero 15, 2017 // 0 Comentarios

El diario Reforma publicó este sábado que un ex mando de Los Zetas en Coahuila acusó ante la PGR al ex gobernador Humberto Moreira, de colaborar directamente con ese grupo criminal durante su administración, de 2005 a 2011.

La declaración fue rendida el pasado 10 de septiembre en el penal federal del Altiplano, y la versión obtenida por Reforma no contiene el nombre del testigo, quien dijo que, como miembro de Los Zetas, supervisaba plazas del Cártel del Golfo en 10 estados del país.

“El gobernador Humberto Moreira nos permitió poner más de 400 tienditas para tirar droga y vender alcohol en Saltillo y áreas conurbadas, 240 en Piedras Negras, 100 en Acuña y 80 en la región de los Cinco Manantiales. A cambio, él recibía dos millones de dólares mensuales“, declaró el testigo ante un fiscal de la PGR.

“Realizábamos mesas redondas en las que se encontraban el gobernador y Juan Manuel Muñoz Luévano, alias ‘El Mono Muñoz’, quien servía de intermediario con los empresarios y él. Algunos eran empresarios de la Lala, ganaderos y personajes de la política, como senadores”, agregó el testigo.

El jefe de plaza de Los Zetas en la Laguna durante el pasado sexenio fue Valentín Ramírez Cuenca, “El Comandante Balón”, quien fue detenido por el Ejército en marzo de 2012. Sin embargo, no se confirmó si él fue quien rindió esta declaración.

Muñoz Luévano fue detenido en España en marzo de 2016, acusado de ser enlace de Los Zetas en Europa, y será extraditado a Estados Unidos para responder por delitos de narcotráfico.

El fiscal acudió al penal para presentar fotografías de personas desaparecidas durante el Gobierno de Moreira (2005-2011) por orden de Los Zetas, pero el testigo -tras mostrarse renuente- terminó declarando sobre otros temas.

“El compromiso era matar, secuestrar, robar y extorsionar a quien ellos señalaran, así como brindarles protección, a cambio nosotros teníamos carta abierta para realizar todas las actividades dentro del Estado.

El rompimiento del grupo criminal con Moreira fue atribuido por el testigo a la muerte de un sobrino del jefe de Los Zetas, Miguel Angel Treviño Morales, en un enfrentamiento con fuerzas estatales, lo que llevó a al capo a ordenar la ejecución de José Eduardo Moreira, hijo del ex gobernador.

“Decidimos cortar la relación con el Gobierno de Coahuila, con el que seguí la relación fue con ‘El Mono Muñoz’, quien recientemente me mandó un mensaje para que no hablara y callara todo lo que sé.

Juan Manuel Muñoz Luévano tiene relaciones con múltiples funcionarios y políticos mexicanos, y fue considerado como un “estrecho colaborador” de Humberto Moreira.

La Policía española afirma que “El Mono”, también apodado “El Inge”, está relacionado con el actual procurador de Justicia de Coahuila, Homero Ramos Gloria, y con el actual Alcalde de Monterrey y ex procurador de Nuevo León, Adrián de la Garza Santos, por medio de su hermano Iván, según se desprende de una llamada interceptada el 15 de noviembre de 2014.

Moreira recibìa de Los Zetas 2 millones de dòlares al mes; revela capo

enero 14, 2017 // 0 Comentarios

Resultado de imagen para humberto moreira

Se siguen acumulando acusaciones contra el ex gobernador coahuilense Humberto Moreira.

El diario Reforma publicó este sábado que un ex mando de Los Zetas en Coahuila acusó ante la PGR al ex gobernador Humberto Moreira, de colaborar directamente con ese grupo criminal durante su administración, de 2005 a 2011.

La declaración fue rendida el pasado 10 de septiembre en el penal federal del Altiplano, y la versión obtenida por Reforma no contiene el nombre del testigo, quien dijo que, como miembro de Los Zetas, supervisaba plazas del Cártel del Golfo en 10 estados del país.

“El gobernador Humberto Moreira nos permitió poner más de 400 tienditas para tirar droga y vender alcohol en Saltillo y áreas conurbadas, 240 en Piedras Negras, 100 en Acuña y 80 en la región de los Cinco Manantiales. A cambio, él recibía dos millones de dólares mensuales“, declaró el testigo ante un fiscal de la PGR.

“Realizábamos mesas redondas en las que se encontraban el gobernador y Juan Manuel Muñoz Luévano, alias ‘El Mono Muñoz’, quien servía de intermediario con los empresarios y él. Algunos eran empresarios de la Lala, ganaderos y personajes de la política, como senadores”, agregó el testigo.

El jefe de plaza de Los Zetas en la Laguna durante el pasado sexenio fue Valentín Ramírez Cuenca, “El Comandante Balón”, quien fue detenido por el Ejército en marzo de 2012. Sin embargo, no se confirmó si él fue quien rindió esta declaración.

Muñoz Luévano fue detenido en España en marzo de 2016, acusado de ser enlace de Los Zetas en Europa, y será extraditado a Estados Unidos para responder por delitos de narcotráfico.

El fiscal acudió al penal para presentar fotografías de personas desaparecidas durante el Gobierno de Moreira (2005-2011) por orden de Los Zetas, pero el testigo -tras mostrarse renuente- terminó declarando sobre otros temas.

“El compromiso era matar, secuestrar, robar y extorsionar a quien ellos señalaran, así como brindarles protección, a cambio nosotros teníamos carta abierta para realizar todas las actividades dentro del Estado.

El rompimiento del grupo criminal con Moreira fue atribuido por el testigo a la muerte de un sobrino del jefe de Los Zetas, Miguel Angel Treviño Morales, en un enfrentamiento con fuerzas estatales, lo que llevó a al capo a ordenar la ejecución de José Eduardo Moreira, hijo del ex gobernador.

“Decidimos cortar la relación con el Gobierno de Coahuila, con el que seguí la relación fue con ‘El Mono Muñoz’, quien recientemente me mandó un mensaje para que no hablara y callara todo lo que sé.

Juan Manuel Muñoz Luévano tiene relaciones con múltiples funcionarios y políticos mexicanos, y fue considerado como un “estrecho colaborador” de Humberto Moreira.

La Policía española afirma que “El Mono”, también apodado “El Inge”, está relacionado con el actual procurador de Justicia de Coahuila, Homero Ramos Gloria, y con el actual Alcalde de Monterrey y ex procurador de Nuevo León, Adrián de la Garza Santos, por medio de su hermano Iván, según se desprende de una llamada interceptada el 15 de noviembre de 2014.

Hallan muerto a sacerdote desaparecido en Saltillo, Coahuila

enero 13, 2017 // 0 Comentarios

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y la Diócesis de Saltillo, Coahuila, confirmaron la muerte del sacerdote Joaquín Hernández Sifuentes, desaparecido desde el pasado tres de enero y cuyo cuerpo sin vida fue localizado este jueves por las autoridades locales.

La Diócesis encabezada por el obispo Raúl Vera agradeció a la Procuraduría General de Justicia del Estado de Coahuila el trabajo “respetuoso y profesional” que realizó durante las investigaciones sobre la desaparición del religioso.

A través de un comunicado se informó que la velación del padre Hernández Sifuentes se realizará al mediodía del domingo 15 de enero en la capilla del Seminario Diocesano para que al día siguiente el funeral se efectúe en la Catedral de Saltillo.

‘No se quejen de deuda si utilizan mis obras’: Moreira

diciembre 25, 2016 // 0 Comentarios

El exmandatario de Coahuila aseguró que los que se quejan no pagan la deuda. 

Coahuila.- El exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira, criticó a quienes mantienen en constante antagonismo a su mandato debido a la deuda generada, argumentando que son ellos quienes más utilizan sus obras.

“Cuando anden por el Paseo del Río que era una yerbajal, había escombros y basura y pañales, cuando vayan caminando por allí se acuerden quién lo hizo. Y que cuando antes que digan: ‘ay, la deuda’, se muerdan la lengua porque ninguno ha pagado la deuda”, dijo.

“Si usted se deja engañar (con la deuda) ya no vaya al Paseo del Río, no vaya al teatro, ya no pase por las obras nuevas que hicimos, las vialidades, que su marido renuncie al trabajo si lo consiguió con las empresas que yo traje y entonces sí tendrá la autoridad moral para decir ‘ay la deuda’, que por cierto no pagan”, remató.

TORTURA Y VIOLACION: Así sufren las mujeres de Los Zetas

diciembre 19, 2016 // 0 Comentarios

Saltillo, Coahuila.- Autoridades manejaron información donde se afirma que un total de más de 20 mujeres desaparecieron en el norte de Coahuila en el año 2012, todas ellas eran jovenes que rondaban entre los 17 y los 25 años. Todas desaparecieron después de que fueron convocadas a una fiesta que organizaba una de ellas.

Según la investigación realizada por Proceso, desde ese año, sus familias nunca volvieron a saber de ellas.

Tortura

El testimonio de María M., que prefiere no difundir su apellido por cuestiones de seguridad, sirve para tomar dimensión (al menos en parte) del terrible martirio que padecen decenas de mujeres en manos de los cárteles mexicanos y grupos criminales y de sicarios más peligrosos del mundo. Sus líderes son de los más buscados.

María ha sido noticia esta semana cuando el escritor y periodista mexicano Héctor De Mauleón ha narrado con todo lujo de detalles el infierno que ha padecido, y del que todavía no han podido escapar muchas chicas y jòvenes en la misma situación (varias de las cuales no superan los 13 o 14 años). Lo peor, encima, es que muchas víctimas nuevas caerán en estas redes de manera inminente.
Hoy esta persona se ha convertido al catolicismo, y ha logrado salir de la época más oscura de su vida. Acude regularmente a la Iglesia del Buen Samaritano, pero ha decidido romper su silencio para graficar “una variante del infierno que México da a las mujeres”, como bien ha descrito De Mauleón en El Universal.

La ex esclava sexual del grupo ‘Los Zetas’, uno de los cárteles de narcos que llegó a reinar en el país latinoamericano y que aún mantiene importante poder, ha visto con sus propios ojos como estas bestias despiadadas suelen apoderarse de sus víctimas, para después hacerlas sufrir los peores tormentos.

María es cubana. Se casó con un hombre llamado Guillermo, que obligó a que se prostituyese, al igual que otras niñas y mujeres inmigrantes. Los Zetas suelen reclutar mujeres en Monterrey. Guillermo al principio era jovial y simpático, pero se inyectaba heroína y se la hizo probar a la fuerza a su flamante esposa.
Una vez que las captan en sus redes, los criminales hacen que las mujeres ofrezcan servicios sexuales a cambio de dinero a los inmigrantes que viven hacinados en pisos patera en las zonas más pobres de Monterrey. “En cada habitación viven entre 10 y 15 personas”, ha relatado María. Ella y otras chicas pasaban de cuarto en cuarto y cobraban unos 15 euros a cada ‘cliente’.
El dinero recaudado pasa a los bolsillos del Cártel. María quedó embarazada de Guillermo. Perdió a su niña, que fue dada en adopción. Nunca más supo de ella. Una mañana la cargaron en un camión junto a otras treinta mujeres: había venezolanas, colombianas y mexicanas. El destino final fue una finca en el municipio San Nicolás 
“En los búnkeres de los narcos, las mujeres de los Zeta deben rellenar ceniceros con cocaína cuando se vacían. Si no lo haces incurres en faltas, que son castigadas con palizas.

Los narcos, además, tienen cómplices mujeres para reclutar víctimas. Es el caso de una tal Mónica Mendoza Reséndiz,”enganchadora de niñas”, según las palabras de María. Las buscan en el municipio de San Juan del Río, y también por Querétaro y Acapulco.

Hoy, en el mapa de los narcos, tambièn cobra fuerza la zona de Reynosa, en Tamaulipas, donde abundan las rehenes de los cárteles. En los ranchos de Allende también tienen lugar las peores calamidades. “Los Zetas primero son alegres y amables. Luego se amargan y vienen los golpes. Una vez me tiraron los dientes a patadas”, relata la mujer para el mencionado medio.

Ella los define como dueños absolutos de algunas zonas: “En Reynosa hacen lo que quieren con las mujeres. Las matan o las venden”, afirma. También ‘juegan’ de manera macabra con motosierras y las despellejan. 

“Muchas ni regresan a sus hogares”, finaliza la mujer. Su testimonio, en pleno siglo XXI, ojalá sirva para comenzar a erradicar esa ola salvaje y brutal de locura y muerte que ocurre a cada hora, en un país que se merece otra realidad.

Por otro lado, según un reportaje publicado por el diario británico The Guardian, en tan solo tres noches en el mes de noviembre en el 2011 desaparecieron al menos 50 mujeres de entre 20 años de edad en Xalapa, Veracruz.

El reportaje se centra en el fallido contra ataque de la “guerra al narcotráfico” que inició en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, en diciembre de 2006 y que hasta ahora, diez años después, ha dejado alrededor de 200 mil personas asesinadas.

Mujeres criminales

Aunque algunas de estas féminas fueron etiquetadas como “Las mujeres del Comandante Chaparro”, el sanguinario jefe de sicarios de la plaza de Piedras Negras, la mayoría de ellas no estaban relacionadas con el crimen organizado y su pecado fue estar en cierto momento en un lugar equivocado.

Se sabe que desde finales del 2007 Los Zetas transformaron la ciudad fronteriza de Piedras Negras en su principal sucursal para el trasiego de drogas.
Algunas de las mujeres pertenecientes a estos grupos delictivos

El reinado de David Alejandro Loreto Mejorado, mejor conocido como el Comandante Enano o Chaparro, en la plaza de Piedras Negras, se caracterizó por contar con un variado harem mujeres a las que invitaba a sus frecuentes fiestas.

Designó a una de ellas como encargada de reclutar a más mujeres, entre las que figuraba Mónica Larissa Peña Ramos, quien era descrita como “una belleza salvaje: de piel canela, cabello negro y ojos brillosos”.

Larrisa Peña y sus amigas eran conocidas como El Grupo de Mónica y todas eran “veinteañeras, bellas y frágiles como un papel” y se le habían sumado mujeres provenientes de Múzquiz y otros municipios de la región.
“Veinteañeras, bellas y frágiles como el papel”

Sin embargo, esto no significaba que estuvieran exentas de ser víctimas de violencia, pues el comandante ordenaba asesinarlas si descubría que alguna tenía mensajes en sus celulares y fotos de miembros del Ejército.

Autoridades del lugar, de la mano de la Subprocuraduría para la Investigación y Búsqueda de Personas No Localizadas de la Procuraduría General de Justicia del Coahuila, tiene indicios de que fueron asesinadas en un rancho del municipio de Morelos, poblado vecino de Allende, sin embargo, esto aún se encuentra bajo investigación.

También se encuentran investigando si estas mujeres se encuentran entre las más de 150 víctimas que fueron introducidas al Cereso de Piedras Negras, donde pudieron ser incineradas en los improvisados hornos donde desaparecían los cuerpos.
Hornos de Piedras Negras
Actualmente se tienen registradas 58 mujeres desaparecidas en Coahuila entre los años 2004 y 2014ortura Tortura y violación: Así sufren las mujeres de Los Zetasy violación: Así sufren las mujeres de Los Zetas

1 2 3 10