Los Antrax

Un 24 de diciembre, Asi fue la ejecución de Antonio Avendaño alias, “Chiquillo Ántrax” o “Chiquillo Mafias”

diciembre 24, 2016 // 0 Comentarios

Este 24 de diciembre se cumplen dos años de la muerte de Antonio Avendaño el “Chiquillo Ántrax” o “Chiquillo Mafias” un integrante de Los Ántrax y amigo cercano de Rodrigo Arechiga Gamboa el “Chino Ántrax”, el Chiquillo fue ejecutado de carro a carro por un comando armado de los grupos rivales que operan en Culiacán sin darle tiempo de reaccionar, murió abordo a un Mini Cooper cuando se disponía a festejar la Navidad.

Culiacán, Sinaloa.-De nombre Antonio Avendaño conocido como el “Chiquillo Mafias” en Los Antrax el de “La Cara de Niño” fue un 24 de diciembre cuando “El Chiquillo” Mafias transitaba en su Mini Cooper 2015 estaba celebrando la Navidad y se dirigía a una reunión con más gente de Los Ántrax como otras tantas habían celebrado en años posteriores sería el primer año sin su jefe y mejor amigo El Chino Ántrax, circulaba por el exclusivo fraccionamiento Colinas de San Miguel en Culiacán por donde ya lo esperaban sicarios de los Contras.


Sus enemigos tenían la consigna de matarlo sabían que el Chiquillo no traía escolta casi nunca se fiaba de otros para que le cuidaran la espalda y su vida él prefería cuidarse solo traía una 38 Súper, cuando lo identificaron los sicarios  que viajaban en 2 vehículos un vehículo lo impacto de costado y otro más lo rafagueo de frente no hubo tiempo de respuesta, 12 casquillos percutidos de Ak -47 los sicarios lo remataron a un con vida con una pistola 9 milímetros fue el fin para El Chiquillo Antrax, “No le preocupaba morir joven si no vivir mucho.”

Foto El Chiquillo a la espalda de el Chino Antrax 


Foto: El Chiquillo en una fiesta platicando con Gerardo Ortiz



Foto: El Chino Ántrax y el Chiquillo disfrazados 


Asi se dio la noticia de su muerte

Con ráfagas de fusiles y pistolas fue asesinado un miembro del brazo armado del cártel de Sinaloa, “Los Ántrax”, al momento en que circulaba en un vehículo de lujo por una de las calles del fraccionamiento Colinas de San Miguel en la noche del 24 de diciembre en las visperas del 25 de diciembre mientras festejaba la navidad.


Extraoficialmente las autoridades indicaron que el occiso se llamaba Antonio Avendaño, “El Chiquillo Ántrax”, quien circulaba en un Mini Cooper 2015, color naranja, sin placas. narcoviolencia com mx


Datos establecen que minutos antes de las 00:00 horas, esta persona iba por la calle Cerro del Vigía y fue interceptado por hombres armados que transitaban en dos vehículos.

Quienes comenzaron a disparar en contra del compacto y lograron herir a su conductor, lo que provocó que perdiera el control del volante.

Antonio se detuvo metros mas delante en la unidad y dichos sicarios se acercaron para rematarlo.

Posteriormente se impactó contra la parte trasera de una Ford Ranger, color negro, una Jeep Cherokee blanca, y una Toyota Tacoma de color rojo, mismas que cubrían un brincolín que estaba instalado en un festejo navideño.

Los sicarios bajaron de las unidades motrices y comenzaron a disparar a quemarropa en contra del presunto integrante de “Los Ántrax” hasta darle muerte; en el lugar las autoridades recogieron casquillos calibre 7.62×39 y .9 milímetros.

El Chiquillo Mafias formaba parte del el Virus Ántrax una célula de sicarios al servicio del Cartel de Sinaloa y quien fuera integrado a esa celula por Rafael el Chango Ántrax.

Los Antrax en su honor mandaron a componer su corrido Titulado: La Caida Del Chikillo (El Cerro Del Vigia) (D.E.P.) ( 2015 ) – “EXCLUSIVO” Intepretado por Revolver Cannabis

EL CALI CON SONDAS PARA PODER VIVIR ASI QUEDO TRAS ENFRENTAMIENTO CON MILITARES EN CULIACAN

noviembre 14, 2016 // 0 Comentarios

Después de ser reingresado José Carlos López Alanís el Cali al Hospital General Bernardo Cárdenas, el secretario de Salud, Ernesto Echeverría Aispuro, dio a conocer que se encuentra delicado pero estable.

Trascendió que fue reingresado al hospital debido a la complicación de una operación, que le ocasionó fiebre, por lo que se requiere estabilizarlo antes de darlo de alta.

“Se ha visto que es necesario tenerlo más días, porque tiene un problema en el pulmón, tiene todavía unas sondas que no se las podemos retirar todavía y es muy peligroso cualquier movimiento que se tenga, se colapsa el pulmón, entonces hasta que no esté bien el pulmón funcionando no se puede dar de alta”.

Echeverría Aispuro informó que a pesar de la molestia que genera la vigilancia militar en los alrededores del nosocomio, continúan con labores al interior del mismo, y que el líder de los Ántrax podía permanecerá entre una semana y 10 días más internado.

En conferencia de prensa, el secretario de salud anunció también de las actividades a realizarse por la Semana Nacional de la Diabetes, en el auditorio en la Unidad Administrativa, en donde químicos trabajadores de los servicios de la salud exigen regularizar su situación contractual.

“Aquí lo que ellos piden es que como ya está acabando la administración, y en estos seis años yo de alguna manera, consciente de la problemática de ellos, estuve siempre buscando la manera de que se les compensara a través de un fondo esa diferencia salarial, pero ellos tiene  miedo de que termine la administración y que no haya continuidad”.

Asimismo, el secretario señaló que tras la formalización de este año, han quedado pendientes mil 500 trabajadores para el proceso, por lo que se buscará seguir en el proyecto de brindar seguridad laboral, sin embargo, Ríodoce recientemente dio a conocer casos de trabajadores del programa Prospera que se quedaron fuera del proceso.

“En teoría los arropan los Servicios de Salud, pero en la práctica dependen de diferentes presupuestos y programas, pero todos se están llevando, por ejemplo ahorita a los trabajadores de Prospera se les hizo justicia y ya prácticamente se les van a basificar a la mayor parte de los de Prospera”.

-Hay seis que quedaron fuera, ¿no?

“Ya quedó eso, les va a llegar la base antes de diciembre, ya quedó aclarado eso”

¿Porque son cuatro médicos y dos administrativos…?
“Ya quedó aclarado eso y hay un acuerdo entre el sindicato (y la Secretaría de Salud), de que se les van a dar esas plazas como prioridad antes de diciembre, o sea, yo dejo Prospera ya finiquitado”.

EL CALI CON SONDAS PARA PODER VIVIR ASI QUEDO TRAS ENFRENTAMIENTO CON MILITARES EN CULIACAN

noviembre 14, 2016 // 0 Comentarios

Después de ser reingresado José Carlos López Alanís el Cali al Hospital General Bernardo Cárdenas, el secretario de Salud, Ernesto Echeverría Aispuro, dio a conocer que se encuentra delicado pero estable.

Trascendió que fue reingresado al hospital debido a la complicación de una operación, que le ocasionó fiebre, por lo que se requiere estabilizarlo antes de darlo de alta.

“Se ha visto que es necesario tenerlo más días, porque tiene un problema en el pulmón, tiene todavía unas sondas que no se las podemos retirar todavía y es muy peligroso cualquier movimiento que se tenga, se colapsa el pulmón, entonces hasta que no esté bien el pulmón funcionando no se puede dar de alta”.

Echeverría Aispuro informó que a pesar de la molestia que genera la vigilancia militar en los alrededores del nosocomio, continúan con labores al interior del mismo, y que el líder de los Ántrax podía permanecerá entre una semana y 10 días más internado.

En conferencia de prensa, el secretario de salud anunció también de las actividades a realizarse por la Semana Nacional de la Diabetes, en el auditorio en la Unidad Administrativa, en donde químicos trabajadores de los servicios de la salud exigen regularizar su situación contractual.

“Aquí lo que ellos piden es que como ya está acabando la administración, y en estos seis años yo de alguna manera, consciente de la problemática de ellos, estuve siempre buscando la manera de que se les compensara a través de un fondo esa diferencia salarial, pero ellos tiene  miedo de que termine la administración y que no haya continuidad”.

Asimismo, el secretario señaló que tras la formalización de este año, han quedado pendientes mil 500 trabajadores para el proceso, por lo que se buscará seguir en el proyecto de brindar seguridad laboral, sin embargo, Ríodoce recientemente dio a conocer casos de trabajadores del programa Prospera que se quedaron fuera del proceso.

“En teoría los arropan los Servicios de Salud, pero en la práctica dependen de diferentes presupuestos y programas, pero todos se están llevando, por ejemplo ahorita a los trabajadores de Prospera se les hizo justicia y ya prácticamente se les van a basificar a la mayor parte de los de Prospera”.

-Hay seis que quedaron fuera, ¿no?

“Ya quedó eso, les va a llegar la base antes de diciembre, ya quedó aclarado eso”

¿Porque son cuatro médicos y dos administrativos…?
“Ya quedó aclarado eso y hay un acuerdo entre el sindicato (y la Secretaría de Salud), de que se les van a dar esas plazas como prioridad antes de diciembre, o sea, yo dejo Prospera ya finiquitado”.

Llegaron comandos ÁNTRAX a Baja California Sur a recuperar terreno CDS. El Comandante Chikis Ántrax o el 12”

noviembre 10, 2016 // 0 Comentarios

La matazón que ocurrió el domingo en la colonia INDECO de la capital de Baja California Sur, donde asesinaron a tres personas e hirieron a otras tres en la llantera Marrufo (que permanece cerrada desde entonces), es el indicio de lo que puede ser otra escalada de violencia que abarque también el municipio de Los Cabos, puesto que el Cártel de Sinaloa no está dispuesto a perder terreno a manos del Cártel Jalisco Nueva Generación, que también les está presentando resistencias en Tijuana y Mexicali.

Ayer el medio de comunicación METRÓPOLI, reveló que mandos policiacos recibieron mensajes en sus celulares advirtiéndoles que no se metan: “Les pedimos que no se metan en está guerra, es entre nosotros compas, aye (ahí) que ponerle un basta a CJNG. Atentamente: CDS. El Comandante Chikis Ántrax o el 12”.

El domingo por la mañana, un comando armado llegó a la llantera Marrufo ubicada en las calles de Francisco J. Múgica y Delta, de la colonia INDECO, donde le dispararon por igual a clientes así como a trabajadores del establecimiento en un baño de sangre que pocas veces se había visto en esta localidad, por la saña en que se perpetró el ataque, con rifles AR 15 y AK 47.

Se menciona que el objetivo principal era un narcomenudista de nombre Jesús Manuel Cota Castro “El Pelón” que se encontraba en ese lugar, sin embargo los sicarios rafaguearon a todas las personas del establecimiento, donde también perdieron la vida el ciclista y promotor del deporte Ernesto Núñez Manríquez y Alberto Rojas. Los dos últimos sin antecedentes penales y sin ninguna actividad relacionada al crimen organizado.

También resultaron lesionados en medio de la lluvia de plomo Víctor Manuel Reyes Polanco, de 51 años de edad y comerciante de ocupación; Jorge Geraldo, de 46 años de edad y empleado de la llantera, así como Pablo Valdez, de 81 años de edad, comerciante. Ninguno de ellos está relacionado con el crimen organizado.

Ayer lunes por la noche, el gobierno estatal a través del responsable de la política interior, Álvaro de la Peña Angulo, lamentó lo sucedido y prometió dar con el paradero de las personas que cometieron esa atrocidad que generó una ola de reprobación en redes sociales.

EL CJNG se defendió de la entrada de LOS ANTRAX a Jalisco por eso dejaron de cobrar

noviembre 10, 2016 // 0 Comentarios

Bajo un proceso casi quirúrgico, pero con señales del narco, fue como desarticularon 12 manos a un grupo de jóvenes acusados de ser presuntos delincuentes. No les inyectaron anestesia, lo cual sorprendió al personal médico que atendió el caso. “Quien se los hizo sabía algo de anatomía a pesar de lo grotesco. Se libraron de morir de un choque neurogénico por el dolor”, explican.

Las amputaciones no las realizaron en ningún hospital con gasas o equipo especializado, pero sí en una casa de seguridad de Tlaquepaque, Jalisco, aplicando conocimientos básicos de medicina con la finalidad de dejarlos vivos. El alambre que rodeaba las manos era una suerte de torniquete para frenar el sangrado.

Entre otras cosas, les tatuaron la piel: “Soy ratero”. Cuando las víctimas despertaron no tenían conciencia de lo sucedido, hasta que los policías los encontraron tirados y amordazados en una de las calles del pueblo mágico jalisciense. Estaban desesperados, tanto que el personal médico contempló la posibilidad de una cirugía para unirlas. Pero era tarde.

El acto se adjudicó a la “justicia ciudadana” inicialmente, firmada en una cartulina como “Élite antiratas” (sic), el pasado 17 de octubre, aunque después el fiscal Eduardo Almaguer declaró que se trataba de un ajuste por drogas.

Las amputaciones no parecían haber sido realizadas por inexpertos, como sí lo fue en Ayotlán el 29 de enero pasado, donde lincharon a un sujeto hasta la muerte, le cortaron las manos y lo colgaron de un árbol. Aun así, la Fiscalía General del Estado (FGE) no abonó detalles.

Esta historia comenzó días atrás, cuando un “jefe de oficinas” del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) ordenó el rapto de 12 personas, las cuales conformaban una célula de narcomenudeo de la organización. Beto, una fuente cercana al caso que pide el anonimato, explica que durante meses las víctimas de mutilación no liquidaron lo que debían al cártel. El varón asesinado, Rafael Jiménez, de 29 años, era supuestamente el líder. De los otros seis deudores sustraídos no se reportan datos en días posteriores.

La historia tiene un contexto: la entrada de Los Ántrax a Jalisco, un brazo armado del Cártel de Sinaloa que disputó con alrededor de 60 gatilleros tras la fuga de El Chapo Guzmán el 11 de julio de 2015. Por esa razón las “oficinas” se concentraron en defenderse y no cobraron por un tiempo a las narcotienditas. Una vez calmadas las aguas por la recaptura, los hampones dieron un plazo a los traficantes para que pagaran, pero no se cumplió. Las manos amputadas fueron la advertencia interna a todos los subordinados.

La atención del mundo —como cuando fue derribado el helicóptero militar mexicano Cougar EC725 el 1 de mayo de 2015—, se centró una vez más en el estado gobernado por el priísta Aristóteles Sandoval. Y nuevamente el motivo fue el CJNG.

Repunta violencia en Jalisco

Las guerras intestinas y otros hechos violentos son cotidianos en la entidad en los últimos años. De pronto, los asuntos del cártel pasaron a la esfera pública al grado que en el municipio de Zapopan vecinos consultados comentan sobre las alertas que se han producido, a través de mantas, para no salir de casa ciertos días.

Aunque no todos los casos están relacionados, el ambiente de inseguridad es tajante: entre enero y septiembre de 2016, el estado se colocó en la quinta posición a nivel nacional con mil 710 homicidios, lugar en el que se mantuvo en 2015 con 2 mil 41 casos, y en cuarta posición en 2014, con mil 866, de acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Si bien la contabilización de este año aún no concluye, el periodo de nueve meses transcurridos, comparados con los de 2015 y 2014 registra un aumento de mil 474 a mil 710. Es decir, un incremento de 16%.

Mientras que en extorsiones no sale del primero y segundo lugar y hace competencia al Estado de México que en 2014 tuvo 742; 2015, con 882; y 2016 (de enero a septiembre) con 457, según el mismo SESNSP.

“Definitivamente la violencia se ha disparado. Hay un repunte, las cosas no han mejorado en términos generales. Las autoridades no han podido brindar tranquilidad a la ciudadanía en algunos puntos de Jalisco”, señala el especialista en seguridad pública de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Francisco Jiménez Reynoso.

Sobre la violencia expuesta por las organizaciones criminales, Jiménez Reynoso dice: “Se han visibilizado más, están subiendo de tono, pareciera que compiten para ver quién es más salvaje. Dejan testimonios vivientes”.

José Antonio Ortega, presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (CCSPJP), dice que la violencia en Jalisco se debe en gran parte al poderío del Cártel Jalisco Nueva Generación: “Es una organización que pesa en varias partes del país”.

“Desde los años 90, las autoridades pensaban que si dejaban que se mataran entre ellos [las organizaciones criminales] se iba a acabar. Hubo pleitos cada vez más frecuentes. La violencia está presente y no ha habido alguna autoridad que haya decidido poner un límite”.
Ahora que se avecina diciembre, los cercos de seguridad son más focalizados en el perímetro que abarca la Feria Internacional del Libro (FIL 2016), pero otras áreas son olvidadas. En la FIL 2015 hubo decenas de asesinatos, al menos 21 de acuerdo con un conteo hemerográfico, entre los que destacó el del hacker Robles Avilés, el 2 de septiembre, cerca de la embajada estadounidense, en la transitada avenida Chapultepec.
Funcionarios públicos asesinados

José Isabel Lomelí, alias El Coyote, ex agente de la extinta Procuraduría del Estado —ahora fiscalía—, caminaba la tarde del 1 de septiembre de 2016 junto con su hijo de 10 años en el centro de Tlaquepaque. Cuando cruzaron la calle Paraguay, una camioneta roja les cerró el paso, bajó un sujeto y le descargó 20 balazos. Según la prensa local, el niño corrió asustado e ileso.

Las investigaciones de la fiscalía no profundizaron, pero fuentes que piden el anonimato por temor a represalias señalan que él tuvo responsabilidad en detener a numerosos implicados —como fue el caso de Jonathan García García John Perro— en el asesinato del secretario de Turismo, Juan José Gallegos. “Detuvo casi a todos los del caso, lo tenían amenazado”.

En las averiguaciones previas abiertas por homicidios dolosos son notorias las de servidores públicos, los cuales fueron frecuentes desde que en marzo de 2013 Nemesio Oseguera, El Mencho, ordenó el asesinato de Gallegos, como señala el expediente al que tuvo acceso este diario, en el que se le acusa al funcionario presuntamente de lavar dinero para Los Caballeros Templarios. “Se sintió traicionado El Mencho”, dice la fuente.

El 11 de septiembre pasado asesinaron a tiros al subdirector de la Policía Municipal de Talpa de Allende, Damián Díaz Peña; el 29 de febrero, un comandante y su esposa fueron acribillados en Guadalajara, su bebé salió ileso; en julio de 2015 fue el comandante de la Policía de Investigación, Óscar González, en Puerto Vallarta.Y la lista sigue: junio de 2015, el delegado del ISSSTE en Jalisco, Javier Galván Guerrero; en septiembre de 2014, el diputado federal, Gabriel Gómez Michel. Ha superado el centenar.

EL UNIVERSAL consultó los boletines de la Fiscalía General del Estado (FGE), en los cuales no hay seguimiento de investigaciones por homicidios dolosos de funcionarios públicos.

“Eso significa un retroceso y son algunas derrotas sistemáticas de la delincuencia en contra de la autoridad, en la que muy probablemente van ganando terreno. La policía tiene bajos sueldos, poca protección y garantías de crecimiento en cuanto a nivel de vida y armamento, mientras el CJNG tiene logística y organización”, añade Jiménez Reynoso, especialista de la UdeG.

“Es un grupo criminal que ha desatado estos atentados y la autoridad no ha puesto límites y no ha investigado”, agrega Ortega del CCSPJP.

Hace décadas este territorio fue famoso por el Cártel de Guadalajara, fundado por Miguel Á. Félix Gallardo, Ernesto Fonseca y Rafael Caro Quintero. Ahora el terror se respira más de cerca entre los tapatíos.

Caída, sentencia y liberación de un Antrax, "El Sargento Phoenix"

noviembre 9, 2016 // 0 Comentarios

Hace diez años, René Velázquez Valenzuela, alias el Phoenix, protagonizó una persecución en el mismo sector donde perdió la vida.

En aquel entonces, sobre la calle Miguel Hidalgo, el Phoenix abrió fuego en contra de una patrulla militar que logró su detención y la de sus acompañantes José Fidel Velázquez Valenzuela (su hermano), Francisco Angulo Estrada y Marco Antonio López Armendáriz.

Luego de un proceso penal que lo mantuvo en el Centro de Ejecución de las Consecuencias Jurídicas del Delito (Cecjude) en Culiacán durante cuatro años, un mes y ocho días, René Velázquez obtuvo su libertad.

Fue mediante una solicitud de incidencia de libertad preparatoria que su caso fue revisado y, en la última semana de agosto del 2014, pudo salir del penal por su propio pie y en apego a lo que establece el Código Federal de Procedimientos Penales.

La sentencia inicial fue de ocho años 10 meses y tres días de prisión, impuesta el 26 de abril del 2011 por el Juzgado Tercero de Distrito, representado por la Jueza Alba Lorena Galaviz Ramírez, quien lo encontró penalmente responsable por  los delitos de portación de armas de fuego y granadas, así como por la posesión de cartuchos para armas de fuego, todo de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea; arma sin licencia y delitos contra la salud en la modalidad de posesión.

Una apelación a la sentencia presentada por su defensa logró que se redujera a seis años, 10 meses y seis días.

La revisión del caso, buena conducta y atenuantes, restaron años de prisión a René Velázquez, poniéndolo de nuevo en las calles, pese a que ofreció y documentó, como parte de su reinserción a la sociedad, trabajar como repartidor en un restaurante.

El origen de este episodio que lo llevó a prisión se detalla en la denuncia de hechos que quedó asentada en el expediente 25/2010.

El 25 de febrero del 2010, Esteban Arturo Molina Valenciano, Manuel Tirso Reyes y Eleuterio Arce Santos, Teniente y Cabos de Infantería del 94 Batallón de Infantería de la Novena Zona Militar, relataron que a la 1 horas con 30 minutos de ese día, al efectuar patrullajes en las inmediaciones de la avenida Manuel Estrada, transitando de norte a sur, de la colonia Guadalupe Victoria, observaron dos vehículos y a simple vista se veía que sus tripulantes llevaban armas largas.

Los tripulantes de uno de los vehículos huyeron, pero lograron interceptar a quienes viajaban en un vehículo marca Jeep-Gran Cherokee, color gris, modelo 2005, con placas de Sinaloa, cuando emprendieron la huida por la avenida Madero, hasta llegar a la calle Hidalgo, lugar donde accionaron las armas que portaban desde las ventanillas del vehículo, contra el personal castrense.

Los militares relataron que repelieron la agresión con disparos a las llantas, provocando que perdieran el control de la unidad, estrellándose contra un poste de luz y logrando someter a René Velázquez Valenzuela, quien conducía el vehículo.

Sobre sus piernas, el Phoenix llevaba un arma AK-47 con aditamento lanza granadas con una útil, calibre 40 milímetros, camuflado, además se le aseguró fajada a su cintura del lado derecho, una pistola calibre 5.7×28 milímetros.

Sus acompañantes, Francisco Angulo Estrada, quien viajaba en el asiento trasero del lado izquierdo, portaba un fusil AK-47 cargado, y fajada a su cintura una pistola calibre 10 milímetros, abastecida con un cargador y seis cartuchos del mismo calibre.

A Marco Antonio López Armendáriz, quien viajaba en el asiento trasero del lado derecho, le aseguraron un fusil AK-47 cargado.

José Fidel Velázquez Valenzuela, hermano del Phoenix, iba de copiloto y llevaba entre sus manos otro fusil AK-47 cargado y abastecido con un cargador de disco con 50 cartuchos, y al efectuarle una revisión se le localizó enfundada una pistola corta calibre 5.7X28 milímetros, con su respectivo cargador y cinco cartuchos.

Al revisar el vehículo localizaron en la parte trasera de la camioneta un fusil AK-47, calibre 7.62X39 milímetros, en el asiento trasero; otro fusil Barret calibre 50 milímetros cargado y abastecido con un cargador con nueve cartuchos; un cargador para fusil Barret calibre 50 milímetros abastecido con ocho cartuchos; cinco cargadores de disco para AK-47; nueve cargadores para fusil AK-47; un cargador para AR-15; un cargador para subametralladora Intratec; un guardamano para AR-15; un cargador para pistola 10 milímetros; dos cargadores para pistola calibre 5.7; tres granadas calibre 40 de percusión central, para aditamento lanza granada; 13 cartuchos calibre 5.7; 11 calibre 10 milímetros; 753 calibre 7.62; 69 calibre.223 milímetros; un bote rojo con 17 gramos de mariguana.

En el dictamen médico quedó asentado que era adicto a la mariguana.

En su declaración, el Phoenix argumentó que el armamento era de Octavio Villarreal, alias el Salchi, hombre a quien identificó como su amigo y quien le pidió que se lo guardara.

Agregó que días atrás había visto camionetas del ejército patrullando cerca de su domicilio, y haciendo revisiones en casas cercanas, por lo que decidió sacar la camioneta con las armas y llevarla a otro sitio.

En su declaración ante el Ministerio Público Federal, agregó que la camioneta no encendía, por lo que llamó a su hermano José Fidel para que le llevara  a un mecánico a la casa donde se encontraba, ubicada en la colonia 21 de Marzo.

El mecánico resultó ser Marco Antonio López Armendáriz, quien luego de 40 minutos logró poner en marcha el vehículo.

El Phoenix ofreció llevarlos a sus domicilios, pero en el trayecto encontraron a los militares patrullando la zona.

En su declaración expuso que luego de los disparos propinados a las llantas de camioneta por los militares, perdió el control de ésta, impactándose contra un poste de cemento.

Dado que los militares continuaban haciendo disparos, agregó, se tiraron al piso él y sus acompañantes, momentos después llegaron los uniformados y empezaron a patearlos y golpearlos con los rifles.

En ese momento, el Phoenix justificó la huida ante los militares por la carga prohibida que llevaba a bordo.

Los militares negaron las acusaciones y el supuesto intento de asesinar a los civiles durante la persecución y después de ésta.

Los alegatos no ayudaron a René Velázquez, y su sentencia llegó finalmente al encontrársele culpable por los delitos ya descritos, pero no aceptó permanecer más de seis años recluido, por lo que en agosto del 2012 su defensa promovió un amparo.

Pero el Cuarto Tribunal Colegiado del Décimo Segundo Circuito, con sede en Mazatlán, le dio un revés: “La justicia de la Unión no ampara ni protege a René Velázquez Valenzuela, contra la sentencia dictada el siete de julio de 2011 por el Magistrado del Tercer Tribunal Unitario del Décimo Segundo Circuito”.

Mejor suerte corrieron sus acompañantes a quienes la justicia sí les otorgó el amparo, incluso se ordenó revocar de inmediato la sentencia y ser puestos en libertad.

Paciente, el Phoenix cumplió con lo que dicta el artículo 84 del Código Penal Federal, en que se establece que “se concederá libertad preparatoria al condenado, previo el informe a que se refiere el Código de Procedimientos Penales, que hubiere cumplido las tres quintas partes de su condena, si se trata de delitos intencionales, o la mitad de la misma en caso de delitos imprudenciales”.

Este beneficio se da siempre y cuando cumpla con requisitos como observar buena conducta durante la ejecución de la sentencia y que del examen de su personalidad se presuma que está socialmente readaptado y en condiciones de no volver a delinquir.

Chino Ántrax, el narco que se sentía James Bond

noviembre 8, 2016 // 0 Comentarios

José Rodrigo Aréchiga Gamboa, alias ‘El Chino Ántrax’, se declaró culpable de por tráfico de drogas ante la corte federal de San Diego (California).

Aréchiga se declaró culpable también de ordenar ataques a integrantes de organizaciones delictivas al Cártel de Sinaloa, al cual pertenecía.

El “Chino Ántrax” reconoció que es responsable introducir toneladas de cocaína y mariguana a EU desde México.

Aréchiga Gamboa, de 34 años, vivía bajo el nombre de Norberto Sicairos García, se había sometido a cirugía plástica en el rostro e inclusive, intentó alterar sus huellas dactilares.

‘El Chino Ántrax’ era el jefe de la organización “Los Ántrax”, que ofrecía seguridad para Ismael “El Mayo” Zambada.

Aréchiga fue arrestado en el aeropuerto de Amsterdam en diciembre de 2013 tras arribar allí proveniente de la Ciudad de México.

Un narco en Instagram

‘El Chino Ántrax’ formaba parte de los llamado narcojuniors que gustan de compartir sus lujos y excesos a través de sus cuentas de redes sociales.

Aréchiga Gamboa lo hacía a través de su cuenta de Instagram, donde posteaba lo mismo fotos de armas, drogas, mujeres, viajes, incluso, imágenes de sí mismo donde aparece caracterizado como James Bond.



Éstas son algunas de las imágenes Aréchiga compartió con el usuario jamesbond5_7

ANDABAN DE PARRANDA DISPARANDO AL AIRE POR ESO LES CAYO EL EJERCITO; Los jefes pusieron los pelos de punta

noviembre 8, 2016 // 0 Comentarios

Como en otros periodos críticos, los jefes del Cártel de Sinaloa en esta entidad dieron instrucciones precisas a operadores, jefes de células, gatilleros y punteros: no realizar fiestas ni disparar armas de fuego, no portar armas a menos que lo autorice uno de los jefes, no transitar en caravanas vehiculares ni generar ninguna clase de alboroto.

La orden vino de lo más alto de esta organización criminal y bajó hasta los niveles más ínfimos, después de la emboscada perpetrada por un comando del Cártel de Sinaloa el 30 de septiembre, frente al fraccionamiento Espacios Barcelona, por la salida norte de esta ciudad capital.

El saldo de ese ataque, en el que habrían participado alrededor de 70 pistoleros, fue de cinco soldados muertos y 10 heridos, además de un socorrista de la Cruz Roja lesionado a balazos. Jefes de la Secretaría de la Defensa Nacional calificaron el atentado como un acto “alevoso y cobarde”, y anunciaron que emprenderían acciones “con todo” en contra de los agresores.

Inicialmente, los mandos castrenses responsabilizaron a Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán, hijos de Joaquín, el Chapo Guzmán, de esta emboscada, y posteriormente señalaron a Aureliano Guzmán, hermano del capo preso en un penal federal de Ciudad Juárez, como el autor intelectual de la masacre.

“Está prohibido hacer fiestas y andar en caravanas. Únicamente pueden andar armados los ‘comandantes’ y dos de sus escoltas… nadie más”, esa fue la orden que recibieron, luego de este cruento ataque contra los militares, cuenta una de las personas que forma parte de esta organización delictiva.

Fuentes extraoficiales señalaron que el mismo día de la emboscada hubo por lo menos una fiesta y fue en grande, en las afueras de esta ciudad capital. Los jefes, enterados de estos convivios, se molestaron. Al día siguiente, cuando ya no había nadie, llegaron los militares a realizar un cateo. En la operación no hubo detenidos.

Festejos similares, con banda y disparos de armas de fuego, ha habido en la ciudad, en sectores como Lomas del bulevar, o en comunidades como Costa Rica, a pesar de la orden que se dio. Los jefes advirtieron, insistentes, que hay mucho gobierno, sobre todo en Culiacán, grupos de élite del Ejército Mexicano, personal de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), y de la Secretaría de Marina.

Los jefes del narcotráfico en la localidad señalaron también que si los detenía la policía Ministerial, Estatal Preventiva o Municipal, muy probablemente iban a ser consignados ante el Ministerio Público, por el momento crítico que se vive luego de la emboscada de la madrugada del 30 de septiembre y sobre todo por los señalamientos de que las corporaciones policiacas protegen a la delincuencia organizada.

“Ya hablamos con la policía, con los ministeriales y los de la estatal. Al que agarren en esas condiciones (armados, echando bala o en caravana), nosotros no vamos a responder”, dijo uno de los jefes del cártel en esta ciudad.

Pero luego de la muerte de tres pistoleros de esta organización, en la colonia Hidalgo, donde murió René Velázquez, conocido como el Phoenix, y seis fueron detenidos, puso a los jefes de este cártel con los pelos de punta: antes de que llegaran los militares, en el lugar, por la calle Hidalgo, había una fiesta y algunos de los asistentes, no conformes, dispararon al aire sus armas automáticas. Luego les cayó el Ejército.

“No hacen caso, por eso pasa esto. Algunos que hicieron fiestas después de que se les dio la orden y de la emboscada del 30 de septiembre, que no hicieron caso, fueron castigados. Los tienen congelados por indisciplinados”.

Los Ántrax, El precio del poder

noviembre 7, 2016 // 0 Comentarios

Ellos se encargaron de construir su apología. Tomaron un nombre, una narrativa de su nivel de violencia y fuerza, y una definición específica de las funciones dentro de la organización Sinaloa. Los Ántrax se bautizaron a sí mismos como la temida espora de la guerra química que se esperaba en Estados Unidos, después de los ataques terroristas del 11 de septiembre. Todo eso lo envolvieron en una vida de fiestas y lujo al estilo del jet set.


Hasta dónde era eso una mascarada y hasta dónde realidad, no es fácil separarlo. Hay sangre y crímenes y hay también una campaña viral aprovechando las redes sociales para vender esa vida de güisquis, autos, joyas y placer. Entre ellos está una nueva generación de narcos herederos de poder, que llegaron al negocio del crimen como una elección.

El domingo 30 de octubre, justo un mes después de la emboscada a militares en la que murieron cinco, las fuerzas federales se enfrentaron a lo que quedaba de los Ántrax en la colonia Hidalgo de Culiacán, desde hace muchos años su refugio. Murieron tres de ellos. Hasta ahora nadie ha relacionado al grupo armado de los Zambada con el ataque a los militares, pero sí forma parte del cúmulo de información que se está utilizando en esta nueva embestida federal a células de las organizaciones que operan en Sinaloa: chapos, mayos y Beltrán Leyva.

El golpe principal a los Ántrax lo dieron los americanos, no en México. Detuvieron en Holanda al cabecilla principal, Rodrigo Aréchiga Gamboa, actualmente enfrentando juicio por tráfico de drogas en Estados Unidos. Acá, otro de sus miembros y muerto justamente ese domingo 30 en el enfrentamiento, René Velázquez, había sido detenido y señalado como cabecilla de la célula, pero logró su libertad en 2014.

Los hijos de Ismael Zambada, supuestamente a quienes el equipo de los Ántrax debía resguardar, están presos en México o Estados Unidos, el líder del grupo igualmente está detenido y ahora otra parte de ellos fueron abatidos en el enfrentamiento. Los Zambada en realidad entraron en una especie de limbo jurídico, porque los procesos judiciales que enfrentan todos ellos en Estados Unidos han sido sellados, por lo tanto es imposible conocer detalles. Como sea, se salieron de la espiral de violencia y la guerra interna que mantenían, y ahora solo esperan un juicio que incluso podría favorecerlos con condenas similares a la impuesta a Víctor Emilio Cázares.

Margen de error

(Un mes después) El enfrentamiento en el que murieron tres de los Ántrax y detuvo el Ejército a seis, no tuvo falla alguna para las fuerzas federales. Una semana después no hay una versión oficial, pero hasta donde ha sido posible reconstruir no tomó más de 15 minutos el enfrentamiento y se registró cuando intentaba salir de la casa el convoy completo.

Las acciones del Ejército y la Marina llevan más de un año con una consistencia que no se conoció ni en los tiempos de Felipe Calderón y su guerra contra el narcotráfico. Desde que fueron formando el cerco en el triángulo dorado, luego de la segunda fuga del Chapo y hasta su recaptura en Los Mochis en este 2016, las fuerzas federales van de golpe en golpe.

La emboscada a los militares le dio una fuerza adicional y parece mantener una red todavía más amplia encargada del manejo de información contra los tres grupos: Zambada, Guzmán y los Beltrán Leyva.

Mirilla

(Unos sí; otros no) Durante muchos años el velo de la duda cubría a las acciones policiales locales y federales contra los grupos criminales. Ellos mismos se acusaban entre sí de complicidades y corrupción.

En esa muy larga historia hay señalados policías y generales, y hasta gobernadores. En contraparte, ninguna investigación sobre corrupción de redes del crimen y la política ha progresado. Todas han terminado en fracasos rotundos.

Las promocionadas investigaciones actuales contra la corrupción no apuntan hasta ahora a ninguna relación de la política y el narco. Javier Duarte y Guillermo Padrés son señalados únicamente por malos manejos del erario público. No hay nadie en la mira.

DEATRASALANTE

(Scarface) Rodrigo Aréchiga Gamboa tomó desde el inicio como su arquetipo y sobrenombre a Scarface, el título de la película de Brian de Palma protagonizada por Al Pacino y titulada para el mercado español como El precio del poder. En realidad la cinta es un remake que copia hasta el título de un filme de 1932 y se considera como la fundadora del cine negro y de gánsters. Una obra maestra con estruendos de metralletas en los inicios del cine sonoro.

Medio siglo después, en 1983, se estrenó con un guión de Oliver Stone la nueva Scarface. Retoma la argumentación principal: un inmigrante —italiano en la original, cubano en el remake— que va escalando en el negocio ilegal —de la bebida o de las drogas—que toma el lugar de su jefe y se apropia hasta de su mujer. Ambos terminan amurallados en un castillo intentando enfrentarse a la policía o a sus enemigos, según sea el caso, exterminados por un extraño amor a sus hermanas.

Contrario a otro clásico del cine de la mafia, El Padrino, en el que busca el joven Corleone por todos los medios volver a su familia respetable y que alguna vez un hijo suyo sea senador, en Scarface no hay nadie redimido, sino un capo envuelto en la locura del poder criminal. En su locura, los más grandes capos de la mafia deciden exterminarlo.

Entre los muchos corridos que envuelven a los Ántrax destaca uno justamente con el título de Scarface Renacido, y que se refiere en mucho a la vida de Aréchiga Gamboa, pero que nada tiene que ver con ninguno de los dos Scarface del cine estadunidense, pero sí con esa apología que ellos fueron tejiendo

Los Ántrax y sus líderes caídos

noviembre 7, 2016 // 0 Comentarios

El pasado 30 de octubre, el segundo al mando de los Ántrax, el Sargento Phoenix, fue abatido en un tiroteo en Culiacán

Culiacán, Sinaloa.- La semana pasada, el enfrentamiento entre civiles armados y militares registrado en la colonia Miguel Hidalgo dejó como saldo la pérdida de la vida tres personas, tres heridos y seis detenidos, así como el aseguramiento de diversas armas. 

De acuerdo con fuentes militares, los abatidos fueron René N, conocido como Sargento Phoenix o el Gato Negro; otro de ellos apodado El Chuy y, un tercero sin identificar. Los dos últimos sin darse a conocer sus nombres.

Sólo se informó que todos eran considerados cabezas importantes del grupo criminal Los Ántrax, al servicio del Cártel de Sinaloa.
Estos hombres quedaron muertos dentro de dos camionetas de modelo reciente, una de ellas blindada. 

De los tres baleados, dos fueron reconocidos como José Javier N, de 25 años de edad, y Juan Carlos N, de 32. De un tercero se desconocía su identidad, pero su estado de salud era reportado como grave. Todos fueron llevados al Hospital General, en donde militares mantenían un fuerte cinturón de seguridad que abarcaba varias calles. 

Un Ántrax a la tumba y otros dos con la PGR

Según las autoridades, este hecho se registró alrededor de las 04:00 horas del domingo 30 de octubre, sobre el bulevar Miguel Hidalgo, entre las calles Esteban Flores y Alejandro Quijano. 

De acuerdo con la información brindada, los castrenses circulaban por el lugar mencionado, pero no iban por Los Ántrax, sólo acudían a brindar apoyo a Sanalona, donde les informaron que había gente armada.

¿Quiénes son Los Ántrax?

Fue en 2008 cuando Rodrigo Arechiga Gamboa alias “El Chino Ántrax” fundó este grupo, tras la separación de la organización de Sinaloa y el Cártel de los Beltrán Leyva.

Se dice que fue creado principalmente para proteger a los hijos de Ismael “El Mayo” Zambada, sus integrantes viven principalmente en Culiacán.
Pero “El Chino Ántrax” no fue el único que fundó este grupo, pues René Velázquez alias “Sargento Phoenix Ántrax”, “El Gato Negro” y “El Talibán”, también fue uno de los cabecillas.

Lo que distingue a sus miembros es un anillo de calavera sobre brillantes, el cual implica liderazgo, muerte y poder.
Otro de los miembros que está en activo, pero fugitivo de la ley es Eliseo Imperial Castro, “El Cheyo Antrax”, un sobrino de “El Mayo” Zambada.

Ántrax caídos

Uno de los primeros líderes en morir fue Redel Castro, “El Pocho Ántrax”, durante un tiroteo masivo en junio de 2010, en contra de los Beltrán Leyva, en Tubutama, Sonora.

Para mayo del 2011, Franklin Olguín Velázquez alias “El Franki” y/o “El Dos”, Jesús Humberto Corona Guillén alias “El Chuve ” y Pedro Valenzuela Meza alias “El Pedrón”, fueron abatidos por el Ejército mexicano. Otro de alto rango y cercano a “El Chino Ántrax”, Francisco Arce Rubio “Pancho Arce” fue abatido durante un juego de fútbol en Culiacán en contra de “Los Mazatlecos”.

Para febrero del 2012, Roque Landeros, “Roque Ántrax” murió junto otros tres hombres en Culiacán. Se cuenta, que estos homicidios se derivan de una pugna interna del Cártel de Sinaloa.

Finalmente, la semana pasada falleció René “El Sargento Phoenix” durante un tiroteo en Culiacán.

René ‘N’, quien en vida era señalado como el segundo al mando de Los Ántrax, fue una de las tres personas que murieron la madrugada de aquel domingo, luego de que sostuvieran un enfrentamiento contra elementos del Ejército Mexicano en la calle Miguel Hidalgo, de la colonia del mismo nombre. 

El Sargento Phoenix, a quien diversos cantantes le dedicaron corridos, era descrito como una persona altamente violenta por usar diverso tipo de armamento.

Caracterizado por vestir casi siempre de color negro, con su cabeza a rapa y una barba larga, este sujeto es señalado como una pieza fundamental dentro de la organización de Los Ántrax, misma donde era conocido como “El Sargento Phoenix” o “El Gato Negro”.
1 2 3