Narcotrafico

VIDEO: PRESENTAN al "KARNAF y el SANDCAT MX", los "BLINDADOS" CONTRA el NARCO

marzo 18, 2017 // 0 Comentarios

La empresa Epel Blindajes, a través de su división Epel Tácticos, presentó en la Expo Seguridad 2017 sus vehículos blindados ligeros SandCat MX y Karnaf, diseñados para los sectores militar y policiaco.

Estas unidades fueron diseñadas a partir de las necesidades y requerimientos de las autoridades mexicanas encargadas de combatir al crimen organizado, tomando en cuenta el poder de fuego del enemigo y la urgencia de contar con vehículos resistentes al fuego de armas pesadas (incluyendo altos explosivos) y con gran movilidad en todo tipo de terreno, especialmente en zonas urbanas.
Las unidades mostradas a expositores y a la prensa nacional y extranjera son las SandCat MX, en cuatro versiones, el táctico todo terreno Karnaf (Rinoceronte), ambos de origen israelí, pero actualmente ensamblados en México.
El Karnaf es un vehículo que ya está siendo probado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para operarlo en zonas rurales, especialmente en zonas montañosas, en terracería y pedregales durante operaciones especiales y de alto impacto.
La ficha técnica del Karnaf indica que se trata de un “automotor de alta movilidad, 4X4 todo terreno, diseñado especialmente para llegar a zonas de imposible acceso. Su manufactura en monocasco ofrece una estabilidad única en el mercado”.

La suspensión Fox y su capacidad de carga lo hacen idea para desplazarse en terrenos escarpados, señala la información, en la que se añade que sus características lo posicionan como una unidad idónea para actividades del plan DN-III.

El Karnaf pesa cerca de 2 mil 900 kilos, puede cargar hasta 1,600 kilos de peso, tiene 430 caballos de fuerza y desarrolla una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora. 

La joya de la corona
La presentación estelar de Epel Blindajes fue la de su versión mexicana del SandCat MX, reconfigurado en pleno para el mercado nacional en el que la empresa israelí tiene colocados desde finales de 2010 más de 300 unidades, tanto para operaciones militares como para cuerpos policiacos.


Ernesto Mizrahi, director general de Epel Tácticos, hizo la presentación de las unidades el día de la inauguración de la Expo Seguridad 2017 en la ciudad de México, destacando que esta nueva versión del SandCat se ajusta a lo exigido por las autoridades federales mexicanas y sobre todo que se trata de un vehículo armado en todos sus detalles por mexicanos.



“Tenemos el orgullo de presentar algo completamente hecho en México, algo bien logrado y déjenme decirles que la mano de obra mexicana cada día es más profesional”, indicó Mizrahi.

El primero en ser presentado fue “el famoso SandCat, famoso porque ya tenemos más de trescientos de estos vehículos colocados en el país, en el ejército y en varias corporaciones policiacas”, señaló el directivo de Epel Tácticos.
Explicó que no se trata solo de vender las unidades y ya; lo que hacemos es darles un seguimiento completo, con todo un esquema de apoyo y soporte técnico que aplicamos una vez que entregamos la unidad. Contamos con servicio móvil para atender cualquier asunto que se presente, explicó Mizrahi.
Detalló que lo importante acerca del SandCat es que se trata de un vehículo pensado para facilitar su operación, desde el manejo hasta el manejo de sus refacciones ya que otras compañías manejan productos para los que luego resulta difícil o tardío conseguir piezas.
Con el SandCat no ocurre eso, porque la estructura está montada sobre un chasis Ford 550 y el usuario puede conseguir las piezas que necesite en cualquier agencia de la compañía, agregó el empresario.
“Un vehículo táctico no puede quedarse parado por falta de refacciones o servicio, pues está hecho para circular literalmente todo el tiempo. Es muy común que con automotores importados para uso militar o policial se enfrente al desabasto de autopartes, incluso hay confusión cuando se adquieren, creyendo que son de cierto nivel de blindaje y resulta que son de otro diferente, de acuerdo a la norma del país donde se fabricó”, dijo.
Recordó que los blindados ligeros fabricados por Epel Tácticos cumplen con todas las especificaciones y exigencias técnicas de los programas de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg), Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (Fasp), Policía Acreditable y Mando Único.
Ernesto Mazhri adelantó que Epel Tácticos planea fabricar “entre 50 y 100 vehículos SandCat para entregarlos a diferentes corporaciones policiacas del país, porque cualquier corporación debe tenerlo ya que la delincuencia, al ver este vehículo, deja de hacer lo que hace”.

Los pasos de SandCat

1988. Fundación de Blindajes Epel.   
2000. Socio fundador del Asociación Mexicana del Blindaje Automotriz (AMBA).
2003. Blindajes Epel adquiere la Blindadora Trasco México.
2005. Alcanza una producción mensual de 20 vehículos blindados.
2009. Blindajes Epel amplía sus instalaciones y alcanza una producción mensual de 40 vehículos blindados.
2010. Blindajes Epel amplía sus servicios y productos para equipa a las Fuerzas De Seguridad Pública y De Las Fuerzas Armadas de nuestro país. Firma de alianza estratégica con Oshkosh. Distribuidor exclusivo del SandCat TPV (Vehículo Táctico Blindado) de Oshkosh.
2011. Venta de 170 vehículos SandCat.
2012. Venta de 70 vehículos SandCat.
2013. Venta de 45 vehículos SandCat.
2014. Epel cuenta con una flotilla de 300 SandCat en todo el territorio nacional y otorga servicio de garantía y postventa.
2015. Inauguración de la Nueva Planta de Blindajes Epel. Se alcanzan una producción mensual de 60 vehículos blindados e Inicia el diseño de la nueva línea de vehículos tácticos fabricados en México.
2016. Blindajes Epel se consolida como el fabricante más importe del país y de Latinoamérica.
2017. Lanza sus  primeros vehículos tácticos fabricados en México: SandCat MX con versiones: corta, larga y traslado de reos. 

Opio y más: la guerra contra el narcotráfico no terminará hasta que México tenga una postura ante la legalización de las drogas

marzo 3, 2017 // 0 Comentarios

Jordi Soler considera que la guerra contra el narcotráfico no terminará hasta que México tenga una postura ante la legalización de las drogas. En su nueva novela ‘El cuerpo eléctrico’ cuenta la historia de un espectáculo circense del siglo 19 en Estados Unidos, que servía de fachada para comercializar el estupefaciente de origen chino.

La escasa información sobre una peculiar mujer de origen veracruzano, fue lo que tomó Jordi Soler para construir alrededor de este personaje una historia de ficción que brinca de la realidad a la imaginación, y en la que la maestría de su pluma hace dudar si lo que se lee es parte de un relato histórico documentado o un engaño de prestidigitación literaria.

Soler explora en “El cuerpo eléctrico” la vida de Lucía Zárate, mexicana liliputiense del siglo 19 que fue famosa en todo Estados Unidos y Europa.

El autor toma este hecho anecdótico desde un punto de vista inesperado, el de Cristino Lobatón, quien en el libro es su mánager tras bambalinas.

“El narrador no soy exactamente yo, es otro de mis personajes que se mete dentro de la novela, el personaje real –histórico– de la novela que es Lucía Zárate me lo regaló un colega catalán, el escritor Sergi Pàmies, que me dijo ‘a ti que te gustan las historias retorcidas, aquí te tengo esta enana que encima era tu paisana’”, comenta Soler en entrevista para Reporte Indigo.

Pero además de la historia de Zárate, Soler tejió con el personaje de Lobatón un relato que aviva parte de lo ocurrido en la realidad en Estados Unidos (EU) y el camino de la comercialización del opio, disfrazado de un tren con criaturas que al igual que la enanita eran exhibidos recorriendo la Unión Americana.

Lo que empezó siendo un espectáculo circense terminó por ser el negocio más lucrativo de Lobatón en “El cuerpo eléctrico”, la venta de opio irrestricta en el país del norte, ya que en 1876 no había legislación que lo prohibiera.

Y ante las leyes prohibitivas que México adopta respecto a las drogas actualmente, el autor cree que este discurso debe ablandarse ahora más que nunca, debido a que EU ya toma fuerza en la regularización de las drogas para su producción y consumo en distintas entidades.

“Yo creo que el tema no se va a solucionar mientras no se legalicen las drogas, me parece clarísimo que es un tema de legalizarlas y ya está, no hay que darle más vueltas”, dice Soler.

“El cuerpo eléctrico” se publica bajo el sello Alfaguara y se encuentra disponible en librerías a nivel nacional.

Persiguiendo al personaje

Soler se encuentra escribiendo una nueva obra literaria desde Canadá, donde vivirá por un año, por lo que estos parajes nevados y boscosos le inspiran para plasmarlos en sus letras, confesando que se quedó algo enganchado con la atmósfera recreada en algunos lugares que muestra en “El cuerpo eléctrico”, ahí donde Cristino Lobatón desaparece repentinamente.

“Estoy viendo si en mis caminatas por el bosque aparecen los chikuapawa y me llevan por ahí”, dice entre risas.

De mirada 
indiscreta

La pluma del narrador anónimo al interior de la ficción de Soler, da con la historia de la mujer diminuta por su mánager Cristino Lobatón, pero en la realidad el escritor veracruzano encontró la vida de Lucía Zárate con poca información al respecto y sin un representante de por medio, por lo que Soler es una especie de Sherlock Holmes dentro y fuera de su obra literaria.

“No encontraba la manera de entrar a la historia, hay novelistas que entran por la puerta a las historias, que son muy ordenados, pero yo en mis historias trato de contar siempre desde una perspectiva oblicua lo que está sucediendo y siempre trato de meterme por la ventana, no por la puerta”, aclara.

De hecho, Lucía Zárate se vuelve un pretexto dentro del libro. Soler explica que al haber poca bibliografía de la liliputiense disponible, solo tomó al personaje y lo poco que se conoce del mismo a la fecha.

“Lo complicado fue vestir a ese personaje, inventarle un mánager como es Cristino Lobatón, un mánager a la altura de su proeza, tenía que ser un em presario que la hiciera grande en Estados Unidos, entonces inventé a este político veracruzano”, cuenta el literato mexicano en la entrevista.

Una ruta de costa a costa

Lo que brinda interés particular en la novela de Soler es cómo ahonda en el tema del consumo y comercio del opio en Estados Unidos, pues en el siglo 19 la droga no estaba prohibida ni para la venta, ni para uso lúdico.

Jordi cuenta que “llegó un momento, en el que pensando como Cristino Lobatón, vi claramente que su asociación con los chinos, con los chikuapawa, la compra de ese tren que iba de un lado a otro de Estados Unidos, era un espacio donde podía montarse un laboratorio, dije a ver un empresario hubiera pensado esto seguro”.

El tren de Lobatón cruzaba la Unión Americana, partiendo desde Nueva York y cruzando el corazón del país hasta llegar a San Francisco. Soler cuenta en la ficción cómo operaba la distribución del estupefaciente ideada por su personaje y describe los fumaderos que los chinos tenían en San Francisco y otras entidades.

Sin embargo, a pesar de ser un trabajo literario, esta obra no dista de la realidad. Se calcula que en todo Estados Unidos había 313 mil adictos a la planta en 1896, cuya exportación se prohibió hasta 1909.

¿El Chapo Lobatón?

Entre las licencias que Soler se toma como escritor, está la de vestir a Lobatón con parte de sus pensamientos, ya que al igual que su personaje él se confiesa como un hombre provinciano.

“Cristino tiene una parte mía y del narrador y del que está detrás de Sherlock Holmes que es su carácter pueblerino, su provincianismo. Este carácter pueblerino de Lobatón me gustó mucho escribirlo porque es como el mío, yo soy un niño de pueblo, yo nací en un pueblo en Veracruz igual que él y a lo largo de mi vida me he dado cuenta que ser de pueblo es muy valioso”, confiesa.

Y al preguntarle si Lobatón podría ser el Chapo en la era moderna, argumenta que no están en la misma sintonía.

“Yo creo que hubiera buscado un negocio en el límite de la legalidad, como era entonces el narcotráfico (…) Sería un empresario muy exitoso en el límite de lo legal, si el límite de velocidad fueran 40km/h él iría a 42, no a 100 como va el Chapo”, ríe.

En que momento se jodió Sinaloa

marzo 3, 2017 // 0 Comentarios

En Villa Juárez, Navolato, una camioneta con un fusil montado en la caja recorre calles y carreteras disparando, mueren cuatro personas que solo buscaban refugiarse de las balas. En Culiacán, un par de hombres disparan al bar El Pirata, en una plaza repleta de personas, como si se tratara de un tiro al blanco de feria de pueblo, asesinan a dos empleados y a una jovencita menor de edad. En la colonia El Palmito hieren de muerte a una niña en un tiroteo. En Badiraguato asesinan a un adulto mayor. Dos hermanos aparecen muertos en un canal de riego de Culiacán. Y en un mismo día acribillan a dos policías… todo eso solo en 50 días.

El recuento por sí solo es devastador.

El indicador de homicidios no basta sin embargo para entender las condiciones de inseguridad y violencia de una región, pero sí es el que más podría acercarse. Más aun con este inicio de año no solo en el estado, sino en todo el país:

Enero es el mes más violento de todos los eneros de los últimos 20 años en México. Y eso porque solo es posible consultar estas dos décadas en los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, pero podría extenderse muchos años. Febrero está casi igual. Lo peor es que la violencia sigue dispersándose en el país. Pasó de 50 municipios en 2015, a un incremento exponencial en algunas ciudades y estados: el peor caso es Baja California Sur, donde en enero de 2017 hubo más homicidios —42— que en cada uno de los años de 1996 a 2012.

En Sinaloa han existido peores eneros y febreros. Aun así, en los primeros dos meses de algún año no se habían registrado tantos muertos como este 2017 desde el inicio del sexenio de Malova en 2011 y por supuesto en 2010, cuando en los primeros cincuenta días ya se contaban más de 400 homicidios, ocho por día en promedio.

Ya es historia contada que hubo un momento en que los narcos dejaron de ocupar el patio trasero de las ciudades, de los estados y del país, para irse apoderando de la casa de todos. Y como ya no quisieron estar en el patio trasero, que era su lugar, las organizaciones del crimen fueron ganando cada vez más espacios: unos los compraron con el poder económico que da un negocio así, y otros los clausuraron como si de su propiedad se tratara. Así es como se explica que centenares de pobladores de comunidades enteras de Concordia, Sinaloa municipio, Badiraguato, Choix y El Fuerte, sean abandonadas para cederlas por completo. O porque fueron comprando a los policías primero, a los comandantes después, y luego —porque no— al Secretario de Seguridad. Ya fue más fácil enviar testaferros a los congresos locales y al federal, a las alcaldías pequeñas y después a las de grandes ciudades.

Así se fue jodiendo Sinaloa. Nos lo jodimos todos.
Margen de error

(Tormenta perfecta) Hay al menos tres factores que al conjuntarse explican en parte esta nueva espiral violenta en Sinaloa. Su coincidencia conformó una tormenta perfecta que incrementó el de por sí alto número de homicidios:

1) El cambio de gobierno es el principal.

2) La intensificación de la presencia federal en Sinaloa, Ejército y Marina.

3) Las batallas que por su lado libran las organizaciones criminales en Sinaloa.

El cambio de gobierno por sí solo crea vacíos y reacomodos, más si le precede una etapa de arreglos entre autoridad y organizaciones criminales. Pero no solo es la fácil explicación del vacío de poder, que además se minimizó por Quirino Ordaz cuando tuvo tiempo para negociar cambios inmediatos en la Procuraduría de Justicia y en las policías. Pero más que todo por la nueva composición de mandos en todos los niveles, desde la calle hasta las sillas más grandes. Súmesele además que incorporaron a militares en la mayoría de los cargos, con la ventaja y desventaja de llegar ajenos a los arreglos existentes en la entidad.

Buscando atacar el problema, la espiral violenta y la debilidad de la autoridad, se decide incrementar la presencia federal, y lo que se termina haciendo es incrementar los enfrentamientos. Además, ni se ganan espacios ni se conforma una política de seguridad que desequilibre, porque se recurre a prácticas que ya fueron fallidas.
Mirilla

(Las muchas guerras) La organización Sinaloa, por mucho tiempo hegemónica en su propia tierra, libra ahora al menos tres batallas en diferentes frentes del negocio ilícito de las drogas.

Un primer frente en la capital Culiacán y parte del litoral de Sinaloa, incluyendo Baja California Sur —donde también se incrementaron los homicidios, como se decía arriba—, entre los Hermanos Guzmán Salazar y su tío Aureliano Guzmán contra Dámaso López.

Un segundo frente contra los Beltrán Leyva, que aun mermados y debilitados y con la detención del Alfredito Beltrán en diciembre pasado, siguen en una batalla en parte de la sierra de Badiraguato y una parte del triángulo dorado y el sur de Sinaloa, especialmente Mazatlán y parte de Nayarit.

Y un tercer frente en una zona siempre en disputa para el tráfico de drogas que es Ciudad Juárez y la frontera con Estados Unidos en general. Ahí están enfrentados contra el Cártel Jalisco Nueva Generación.

Esos tres frentes no incluyen que además deben protegerse de una eventual captura u otra operación del gobierno que lleve a su captura.

La parte peligrosa de esas tres batallas es que se trata de grupos que algún momento fueron socios. Se conocen enteritos todos ellos. Saben dónde están los refugios, y quiénes los protegen. Cuáles son los arreglos y donde está la corrupción.

El peor enemigo es quien fue un amigo (PUNTO)

Localizan cocaína en partes de casas prefabricadas que exportarían a México

marzo 3, 2017 // 0 Comentarios

Autoridades de la ciudad de Cartagena, al norte de Colombia, incautaron un cargamento de partes de casas prefabricadas que ocultaban 713 kilos de cocaína e iban a ser exportadas a México, informó este viernes la Fiscalía General de Colombia.

De acuerdo con información de AFP, la droga estaba escondida dentro de 92 paneles y placas de concreto, en cuatro contenedores que estaban en las instalaciones de la Sociedad Portuaria Regional de Cartagena.
Los operativos para hallar la cocaína, que estaba lista para ser enviada a México, se realizaron entre el 23 y el 28 de febrero pasados.

El descubrimiento “afecta las finanzas de los narcotraficantes de Colombia y México”, añadió la fiscalía, que anunció que adelanta las investigaciones para recolectar material probatorio que permita “identificar e individualizar” a los autores y partícipes del hecho.

Colombia es el principal cultivador mundial de hoja de coca, materia prima de la cocaína, con 96 mil hectáreas de sembradíos, y también el mayor productor de esa droga con 646 toneladas en 2015, según la ONU

Desata MASACRE en Tepito robo de Cocaína…y no hay carteles según Mancera

mayo 5, 2016 // 0 Comentarios

El presunto robo de cuatro kilos de cocaína es la causa por la que los líderes del grupo delictivo “La Unión de Tepito”, desataron una ola de violencia que ha dejado varios homicidios en la ciudad, entre ellos, dos destazados en Cuauhtémoc y tres ejecutados en un bar en Azcapotzalco.
LE DAN 14 TIROS

La persona que supuestamente robó ese paquete, fue Edson García Acosta, quien fue ejecutado de 14 tiros el pasado 16 de abril en la calle Tenochtitlan, del barrio bravo. Ese joven, que tenía 23 años, era sobrino de Leticia Ponce y Jorge Ortiz, “El Tanque”, padres de una de las víctimas del bar Heaven.

Las autoridades saben que Edson García fue acribillado por al menos tres jóvenes. Según testigos eran “El Tana”, su hermano “El Tobi” y otro apodado “El Salchicha”, los tres cercanos a Francisco, “Pancho”, Cayagua, uno de los fundadores de “La Unión”.
“SUELTA LA SOPA”
Fernando Granados Mora, “El Tobi” ya fue capturado. Él reveló que Edson fue ejecutado porque robó un paquete con cuatro kilos de droga.
Con base en la investigación que ya se tenía, los agentes saben que tras el homicidio de Edson, ”El Betito”, quien es identificado como jefe de sicarios de “La Unión”, ordenó cazar a los responsables.
En los días siguientes hubo otros crímenes en la zona que se atribuyen a esta venganza.
Sin embargo, la tarde del 26 de abril, tres hombres del grupo de “El Betito”, fueron atacados en un bar de la colonia Prohogar, en Azcapotzalco.
En venganza vino el rapto y asesinato de Geovani Hernández y Said Carvajal, quienes fueron encontrados desmembrados el fin de semana.