Titulares

SANGRIENTA "LUCHA" por NARCOPODER en SINALOA,QUEDA el "MAYO" y CJNG "AVANZA"

marzo 1, 2017 // 0 Comentarios

Hecho en Sinaloa. Es el sello de los principales narcotraficantes mexicanos fundadores de la organización que lleva el mismo nombre y que ha sobrevivido más de dos décadas de combates y traiciones.

Aunque se construyó por parentescos y grandes amistades, que surgieron desde hace más de 27 años, hoy el Cártel de Sinaloa se encuentra fragmentado y en disputa. De no arreglar el problema interno, el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) podría ser la organización que los desplace, advirtieron expertos en el tema.

Antonio Mazzitelli, representante regional de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), afirma que la organización de El Chapo Guzmán ha llegado a ser la más poderosa del mundo.

“Con la recaptura y extradición de El Chapo a EU queda sólo el liderazgo de Ismael El Mayo Zambada, lo que hace que haya un vacío de poder”.

Para Alejandro Hope, analista de seguridad, el Cártel de Sinaloa ha tenido varias fragmentaciones, la más importante cuando los Beltrán Leyva salieron del grupo que originó “una disputa bestial” en su interior. Relata que el grupo que encabezó Arturo Beltrán tenía los contactos con liderazgos de organizaciones en Colombia, y un acceso natural a Sonora y a Estados Unidos.

Los inicios se remontan  a la conformación del Cártel de Guadalajara en los años de 1970, encabezados por Miguel Ángel Félix Gallardo, El Padrino; Rafael Caro Quintero, El Narco de Narcos, y Ernesto Fonseca  Carrillo, Don Neto. Todos bajo la escuela de Pedro Avilés Pérez, pionero de la droga en el país.

Ahí también estaba Héctor El Güero Palma, uno de los más cercanos a Félix Gallardo, y Joaquín El Chapo Guzmán que comenzaba a tomar notoriedad en los años 1980.

“La matriz es el viejo Cártel de Guadalajara, hay una ruptura con los Carrillo, los Arellano y se forman cinco facciones: la de El Chapo, la de El Mayo, los Beltrán, Nacho Coronel y El Azul; de esos viejos liderazgos quedan El Mayo y quizá El Azul”, dice Alejandro Hope.

Félix Gallardo se sintió traicionado al enterarse de que El Güero Palma buscaba hacer su propio negocio de las drogas; ese fue el detonante del primer rompimiento que dio origen a dos cárteles entre 1989 y 1990, el de Tijuana, de los Arellano Félix, y el de Sinaloa, encabezado por Héctor Palma, Joaquín Guzmán Loera y al que se sumarían Ismael El Mayo Zambada, Juan José Esparragoza El Azul e Ignacio Nacho Coronel, que dejó el Cártel de Juárez de Amado Carrillo Fuentes, El Señor de los Cielos. 

Las primeras detenciones. Caro Quintero, Fonseca Carrillo y Félix Gallardo fueron a prisión por el secuestro y homicidio de Enrique Camarena Salazar,  agente de la DEA, y el piloto Alfredo Zavala Avelar, en febrero de 1985. El camino quedó libre para el Cártel de Sinaloa.

Con el paso del tiempo esa organización comenzó a amalgamar mucho poder, se convirtió en el grupo más importante de los cárteles de la droga en el mundo, para ello tuvo alianzas con otros, por ejemplo, Los Beltrán Leyva. Para Antonio Mazzitelli, la organización tuvo éxito con Joaquín Guzmán Loera gracias a la innovación al traficar drogas, abrir nuevos mercados y rutas, así como a la capacidad para solucionar problemas internos. En el poder, Guzmán Loera fue detenido en junio de 1993 en Guatemala y trasladado a México para ser encarcelado en Puente Grande. El grupo seguía unido y él operando desde prisión. El negocio crecía, los enfrentamientos con los otros cárteles también, mientras que El Chapo preparaba su primer escape de prisión de la mano de Dámaso López Núñez, El Licenciado. Guzmán Loera se fugó en enero de 2001.

El Cártel de Sinaloa comenzó a extenderse, ganó terreno en Sonora, Nayarit, Colima, Durango, Baja California, Guanajuato, Michoacán, Zacatecas, Guerrero, Coahuila, Tlaxcala y Puebla. La dinastía Guzmán creció. Joaquín Guzmán procreó con Alejandrina Salazar Hernández a César, Iván Archivaldo y Jesús Alfredo; con Griselda López tuvo a Joaquín, Ovidio, Griselda y Édgar; años más tarde con Emma Coronel, sobrina de Nacho Coronel, procreó a gemelas.

Con la llamada guerra contra el narcotráfico las otras organizaciones criminales fueron debilitadas en sus estructuras y finanzas. En enero de 2008 fue capturado Alfredo Beltrán Leyva, El Mochomo. Su hermano Arturo El Barbas acusó a El Chapo de entregarlo. En mayo de ese mismo año fue asesinado Édgar Guzmán, hijo de El Chapo, y se presumió que fue la venganza de Arturo Beltrán Leyva. Los enfrentamientos entre esas dos organizaciones también se dieron cuando    Alfredo Beltrán, El Mochomito, alcanzó el liderazgo.
En febrero de 2014, ocho años después de la guerra contra el narcotráfico, Joaquín Guzmán fue reaprehendido y trasladado a El Altiplano. La organización comenzó a tener problemas internos ante la posible extradición del líder de Sinaloa; no obstante, El Chapo aún tenía el mando junto con El MayoZambada y José Esparragoza, El Azul. Lo hizo ver con su segunda fuga en julio de 2015, pero en enero de 2016 se anunció su recaptura. Las pugnas internas aumentaron con la extradición de El Chapo. Se advirtió en la entidad por la decena de enfrentamientos.

Martín Robles Armenta, subprocurador de Justicia de Sinaloa, declaró que en los primeros 28 días de 2017 al menos 58 personas fueron ejecutadas. Según la procuraduría local, entre el 21 y el 28 de enero se cometieron 25 asesinatos más en varios puntos de Mazatlán. El primer fin de semana de febrero, de acuerdo con la procuraduría, hubo al menos otros 12 muertos en diversos hechos delictivos.

Aureliano Guzmán, El Guano, hermano de Joaquín, pelea el liderazgo a sus sobrinos Iván y Alfredo Guzmán. Pero los hijos de El Chapo denunciaron hace unos días, en una carta que aún no es autentificada, que Dámaso López los había atacado cuando habían sido citados a una reunión en la que estaría El Mayo. Otro personaje que, aunque es externo al Cártel de Sinaloa, se encuentra en la disputa es Fausto Isidro Meza, El Chapo Isidro, quien controla lo que queda de Los Beltrán Leyva con su célula de Los Mazatlecos. “Ahora hay pelea entre los hijos de El Chapo y Aureliano y Dámaso. Se va a seguir fragmentado y la disputa intergeneracional va a dar como resultado un nuevo grupo. Al exterior se enfrentan a El Chapo Isidro y al Cártel Jalisco Nueva Generación”, dice Alejandro Hope.

Antonio Mazzitelli afirma que será fundamental el papel de El Mayo. “Los nuevos [los hijos de los capos] no están dispuestos a encontrar soluciones negociadas y quieren luchar. El Cártel de Jalisco podría ser el sucesor de lo que fue la gran organización el Cártel de Sinaloa frente a la debilidad interna”.

Fotos 11 ejecutados en el Puerto de Veracruz; "Desde este momento la guerra empieza, Guerra Quieren, Guerra Tendran"

marzo 1, 2017 // 0 Comentarios

– Son 9 hombres y 2 mujeres, con manos y piernas atadas; todos con impactos de bala

– Los llevaron y esparcieron en una camioneta Van; los letreros dicen: “si guerra quieren, guerra van a tener”
– La advertencia aparece luego de que entró la Gendarmería Nacional a Córdoba y Xalapa 

Terminado el día en que el Secretario de Gobernación había anunciado en la ciudad de Córdoba, Veracruz, que la Gendarmería Nacional y el Ejército ina irán tras delincuentes en donde se encuentren, igual a como lo han hecho en otras entidades del país, y que la Marina Permanecerá en la conurbación de la ciudad de Veracruz, aparece la advertencia de que a quienes quieren todo el poder, tendrá guerra si eso quieren.
Los cadáveres golpeados y con impactos de bala de nueve hombres y dos mujeres fueron hallados en una solitaria calle de la colonia Graciano Sánchez, en Boca del Río. Los cuerpos estaban esparcidos dentro y fuera de una camioneta tipo Van.
El dramático suceso que originó una aparatosa movilización de las fuerzas del orden tuvo lugar al filo de las 11 y media de la noche luego que automovilistas y habitantes de la zona alertaron al personal del 911 que justo a un costado de la barda de la Escuela Secundaria General 2 en Boca del Río, se encontraban varios cuerpos, así como un vehículo.
Hasta la esquina de Paseo Puerto Banderas y Cosamaloapan llegaron elementos de la Policía Estatal y Fuerza Civil, quienes confirmaron dicho reporte, siendo acordonada y resguardada el área.
Se informó se trató de una camioneta Nissan Urvan, color blanco, en su interior una mujer y seis hombres, uno de ellos envuelto en bolsas negras y cinta canela, mientras que sobre el pavimento se alcanzaban a ver tres hombres y una mujer.
Las víctimas vestían ropa interior, estaban amarrados de pies y manos, además tenían huellas de violencia e impactos de bala.
También se veía en la parte trasera de la unidad y en el parabrisas dos cartulinas color naranja con mensajes que decían textualmente “Desde este momento empieza la guerra, guerra quieren guerra tendrán, quieren tener todo el poder para meter a su jente pero aki nos morimos todos”.
Más tarde autoridades ministeriales acudieron para realizar las diligencias correspondientes y levantamiento de los restos humanos, siendo llevados en calidad de desconocidos al Semefo para la necropsia de ley.


“La China”, ex jefa de sicarios de “Los Dámaso” de vuelta a BCS

marzo 1, 2017 // 0 Comentarios

El traslado de Melisa Calderón Ojeda a un penal federal del Estado de Morelos fue ilegal, estima un juez de Distrito de La Paz, quien concedió un amparo a la quejosa y ordenó sea reintegrada al centro penitenciario de donde fue extraída en marzo de 2016

Debido a que las autoridades penitenciarias de Baja California Sur cambiaron irregularmente de prisión a la presunta ex jefa de sicarios de las Fuerzas Especiales de Dámaso (FED), Melisa “La China” Calderón, un juez federal le concedió un amparo y ordenó sea devuelta el penal femenil de La Paz.

Melisa Margarita Calderón Ojeda se encuentra actualmente internada en el Centro Federal de Readaptación Social (CEFERESO) Femenil Número 16 en Coatlán del Río, en el Estado de Morelos; sin embargo, su retorno a la cárcel paceña dependerá de la forma en que se resuelva el recurso de revisión que ya interpuso el Ministerio Público de la Federación.

Bajo el argumento de que la presunta criminal requería de “medidas especiales de seguridad o de vigilancia”, las autoridades de Baja California Sur solicitaron un espacio en el penal de máxima seguridad morelense al comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado Prevención y Readaptación Social (OADPRS), con sede en la Ciudad de México, quien autorizó el traslado el 23 de marzo de 2016.

Según el pedimento, “La China” pretendía realizar “acciones tendentes a vulnerar y desestabilizar el orden, disciplina y seguridad del centro de reclusión, y poniendo en riesgo su vida, la de las demás internas, la de la visita y la del personal que labora en la institución penitenciaria”.

Los directivos penitenciarios aseguran que la apremiante situación representaba una excepción a lo dispuesto en el Artículo 18 constitucional, que refiere que los privados de libertad estarán recluidos en los penales más cercanos a su domicilio, disposición que no aplica “en casos de delincuencia organizada y respecto de internos que requieran medidas especiales de seguridad”.

Además, se invocó el primer párrafo, del Artículo 194, de la Ley de Ejecución de Sanciones y Medidas de Seguridad para el Estado de Baja California Sur, que justifica al gobierno local a autorizar el traslado de procesados en “los casos de notoria urgencia en los que se ponga en peligro la vida o la integridad física de los internos o la seguridad y el orden del establecimiento, debiendo notificar a dicha autoridad (judicial) el siguiente día hábil”.

A través de su defensa legal, Melisa Margarita promovió una demanda de amparo indirecto (345/2016) ante el Juzgado Primero de Distrito en el Estado de Baja California Sur, reclamando una orden de incomunicación y su ejecución, así como la orden de traslado que la llevó al penal federal ubicado en las cercanías de Cuernavaca.

“La China” señaló como autoridades responsables de su irregular cambio de reclusorio al director general de Ejecución, Prevención y Reinserción Social en el Estado de Baja California Sur, al comisionado del OADPRS, y a la directora general del CEFERESO Número 16.

Al analizar el asunto, el juez de amparo recordó que a partir de la reforma penal de 2008, se acabó con la discrecionalidad de las autoridades administrativas en torno al manejo de procesados y sentenciados, quedando dicha potestad a la autoridad judicial en la vigilancia y supervisión de todos los eventos de trascendencia jurídica de los penados.

Pese a la justificación de las autoridades penitenciarias, el juzgador no halló constancias en el expediente administrativo de la interna, ni en los informes rendidos en el juicio de amparo, de que se haya notificado del traslado al siguiente día hábil de sucedido éste, “lo cual transgrede el derecho de seguridad jurídica de la quejosa, al tratarse de un acto desprovisto del control jurisdiccional que establece la ley para dicho acto”.

Por lo antes expuesto, el Juez Primero de Distrito en La Paz, Baja California Sur, Javier Loyola Zosa, concedió el amparo solicitado por Melisa Margarita Calderón Ojeda, para el efecto de que el comisionado del OADPRS “deje insubsistente la orden de traslado de fecha 23 de marzo de 2016 y ordene las acciones necesarias para que la accionante de amparo sea reinstalada en el primero de los referidos Centros (CERESO Femenil de La Paz)”.

La sentencia de amparo aún no queda firme, pues tanto la directora general de Ejecución, Prevención y Reinserción Social de Baja California Sur, como el agente del Ministerio Público Federal, interpusieron el recurso de revisión, lo que obliga a que las constancias del juicio de amparo sean remitidas para el conocimiento del Tribunal Colegiado del Vigésimo Sexto Circuito con residencia en La Paz.

“La China” Calderón Ojeda fue detenida el 19 de septiembre de 2015 en un aeródromo de Cabo San Lucas, cuando pretendía salir de la entidad a bordo de una aeronave.. Agentes investigadores le notificaron que contaba con una orden de aprehensión por el delito de homicidio.

Esa tarde, la mujer, señalada como jefa de sicarios de las Fuerzas Especiales de Dámaso del Cártel de Sinaloa, se encontraba en la sala de espera de la pequeña terminal aérea, acompañada de una joven embarazada de 17 años. Al ser abordada por sus captores no opuso resistencia, pues no llevaba ni armas ni pistoleros.

Melisa había escapado en seis ocasiones anteriores cuando policías estuvieron a punto de atraparla, pero la complicidad de algunos elementos policiales le permitía conocer los “pitazos” y huir a tiempo.

A la fecha, Melisa Margarita es procesada penalmente en la causa 17/2015 por su probable responsabilidad en la comisión del delito de homicidio calificado con alevosía en grado de complicidad en agravio de Humberto Juárez León “Don Maleno”, de 54 años de edad.

El crimen imputado a la mujer y su clan delictivo ocurrió el 16 de enero de 2015 en una residencia de la calle Bernardo Maldonado, entre Luis Barajas y Enrique Von Borstel, en la colonia Revolución, cuando confundieron a “Don Maleno” con su hijo, José Humberto Juárez Mora “El Pollón”.

Según la averiguación previa LPZ/007/homicidios/2015, “La China” y su ex pareja Eduardo Martín Alvarado “El Kumi” recibieron la orden de asesinar a “El Pollón”, y sus hermano José Carlos “El Pala” y Jonathan Omar “El John”, por la lucha interna entre las células de las FED: “Los Pepillos” y “Los 28’s”. Sin embargo, al tratar de cumplir la orden e ingresar a la vivienda, acribillaron al padre de los Juárez.

A “La China” Calderón, de 30 años de edad, se le vincula en la ejecución de diversas personas en una guerra de facciones criminales que en Baja California Sur ha arrojado casi dos centenares de víctimas mortales en los últimos tiempos, por lo que es señalada en al menos veinte averiguaciones previas.

De conductora a cómplice del cártel de Sinaloa

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

Claudia Pamela Martínez se desempeñó como la presentadora del programa El Sótano, uno de los más populares en El Salvador.

Claudia Pamela Martínez, es una famosa conductora, de 26 años, de su país natal. Ella se desempeñó como la presentadora del programa El Sótano, uno de los más populares en El Salvador.

En esta ocasión Pamela sigue siendo muy famosa, pero no como conductora, sino como protagonista de todos los titulares de los periódicos, pues irá a prisión acusada de ser cómplice del cártel de Sinaloa.

Según la Policía Nacional Civil (PNC), Pamela forma parte de las operaciones logísticas para transportar cocaína en lanchas rápidas que navegan por las costas de El Salvador.

Además, aseguran que la actriz acompañó a las personas que descargaron los cargamentos de droga en Playa Monte Rico en Guatemala.

Su detención se debió a una investigación que inició en 2015, cuado se detuvo a Ana Lucrecia Muñoz Ramírez, en Guatemala. Ella viajaba en un auto que trasladaba 1 millón de dólares con la intención de pagar “una droga”.

Al ser detenida, Ana Lucrecia confesó que Pamela Posada era socia en sus empresas. De igual manera, las autoridades guatemaltecas aseguran que Pamela es amiga de Cynthia Jeannete Cardona Sandoval, presunta esposa del presunto narcotraficante Marlon Francisco Monroy Meoño, “El Fantasma”.

Fue así que este 6 de febrero, Pamela fue detenida por la Policía Nacional civil de El Salvador y así lo dieron a conocer en su cuenta de Twitter.

Pamela enfrentará cargos por su presunta implicación en una estructura internacional de narcotráfico.


ACRIBILLADO y con ARMA en MANO DEJARON los MARINOS al "CICLON 40" del CDG-MATAMOROS

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

Una serie de enfrentamientos entre hombres armados y tropas de la Marina se registraron desde la medianoche del domingo en diferentes colonias de Matamoros, dejando como saldo la muerte de un líder de la delincuencia apodado “El Fili” o “Comandante Ciclón 40 ” y de otro jefe de plaza.

De acuerdo a testimonios ciudadanos en los intensos tiroteos y persecuciones participaron tropas élite de la Secretaría de Marina (Semar) contra integrantes de un grupo criminal, pero hasta anoche las autoridades de Tamaulipas no habían confirmado lo anterior.

A las 21:30 horas, EL MAÑANA consultó a la vocería en línea de la Procuraduría General del Estado sobre la confirmación y el balance oficial de los hechos ocurridos en Matamoros, no obstante al cierre de edición la petición no había sido atendida.

En los testimonios gráficos divulgados en redes sociales se aprecia el cadáver boca abajo del supuesto cabecilla criminal, ‘‘Ciclón 40”, con un disparo en la parte posterior de la cabeza y otros impactos de bala en la espalda.

El occiso vestía chaleco antibalas, gorra negra y cartucheras alrededor de la cintura. Al lado del cuerpo se observa un fusil automático, un cargador y en la mano derecha tiene sujetada una pistola tipo escuadra.

LAS ALERTAS

En tanto, fuentes policiacas respaldaron ayer los reportes de usuarios de redes sociales, sobre los enfrentamientos en los sectores Marte R. Gómez, Ampliación Solidaridad, La 3 y Voluntad y Trabajo.

También se emitieron alertas de situaciones de riesgo en la Avenida del Niño y las colonias Villa las Torres, Jardines de San Felipe, Santa María, 18 de Octubre y 5 de Marzo, entre otras.

A su vez, más ciudadanos aseguraron la madrugada de ayer, vía la red social Facebook, que una calle en las inmediaciones de una preparatoria CBTIS vieron tirados cadáveres de civiles armados.

Incluso subieron a la web un par de videos, en los que se escucharon múltiples detonaciones por armas de fuego que pudieron haber sido choques armados entre fuerzas armadas y sicarios, en una situación parecida a la que se ha registrado en Reynosa en los últimos días, en una racha de violencia que dejó 14 muertos en nueve días.

Asimismo, se reportó que luego de las balaceras se registraron bloqueos de algunas calles mientras varios desconocidos arrojaban objetos metálicos denominados ponchallantas para obstaculizar el despliegue de las Fuerzas Armadas en las zonas de emergencia.

Video Con armas, drogas y granada graban a niñito Sicario sinaloense, "Me pelan la Verga" dice el niño

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

Su video se dio a conocer a través de redes sociales, ocasionando enojo e indignación entre los usuarios


Angostura, Sinaloa.- Circula en redes un indignante video donde se puede ver a un pequeño fumando mariguana con armas en su posesión, siendo alentado por un grupo de adultos a actuar violentamente.
Armas y drogas

La grabación de minuto y medio ha causado un alto nivel de indignación pues se aprecia a un pequeño no mayor a los diez años de edad, quien presuntamente es vecino de La Reforma en Angostura, hablando con palabras altisonantes y amenazadoras en medio de una reunión, mientras sostiene una granada y una pistola.

Además, se le ve al pequeño fumando mariguana con una impresionante naturalidad.
Setup Timeout Error: Setup took longer than 30 seconds to complete.
A pesar de que se escuchan diversas voces de adultos, ninguno parece protegerlo o sentirse preocupado por la situación, por el contrario, solo se burlan de él y lo motivan a que continúe actuando de esa manera.

De momento se desconoce la identidad del niño, así como los motivos que lo hayan llevado a llegar a esta situación.

Otro caso

El  caso de Columba, una niña de Guasave que fue encontrada en una banqueta de Guasave el viernes, al parecer bajo el influjo de alguna sustancia tóxica, atrapada en un ambiente familiar nocivo, problemas mentales y conductuales, es el segundo en el año que  llega a las manos del DIF, pero en los dos han argumentado el no tener personal especializado para dichas problemáticas y menos un espacio dónde resguardarlas. 

Después de dos días de tratar de hacer contacto vía telefónica con la directora del DIF, Briseida Alduenda, y la directora de la Casa-Hogar Carmen Castro, y no obtener respuestas, se contactó ayer al procurador de la Defensa del Menor, de la Mujer y la Familia, quien reafirmó que no sabían qué hacer en este caso, que en otra ocasión una menor de nombre Lupita había sido atendida bajo circunstancias similares pero no lograron encontrar un lugar dónde internarla para que recibiera atención, por lo que se le entregó a sus familiares, lo mismo que ocurrió con la pequeña Columba.

La menor el día que fue encontrada drogada.

Familiares de “La Columbita”, como se refieren a la menor en León Fonseca, señalaron que la problemática es añeja, que hace dos o tres años, Leonor, progenitora de la niña, trató de interponer una denuncia ante el Ministerio Público por abuso sexual e incluso el síndico Diego Figueroa fue testigo cuando la Ministerial detuvo al indigente acusado, conocido en la comunidad como “Chuy Robahuevos”, que padece de sus facultades mentales.

Lo detuvieron por una semana pero terminaron por soltarlo. Esta persona es acusada de abusar sexualmente de la menor. 

Van Los Chapitos por plaza de “El Licenciado”

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

La guerra entre los hijos de “El Chapo” por quedarse con el narcomenudeo, producción de anfetaminas y otros ilícitos negocios como máquinas tragamonedas que controla la célula de Dámaso López, tiene azorada a la población de Villa Juárez, Sinaloa, donde un comando de unas 30 camionetas con integrantes del grupo criminal de Los Chapitos han desatado balaceras, en el enfrentamiento criminal han asesinado a dos comandantes y desaparecido a tres policías

Culiacán, Sinaloa.- La disputa sangrienta por recuperar la plaza de Navolato en manos de Los Dámaso, tomando como centro neurálgico la sindicatura de Villa Juárez, ubicada a 30 kilómetros de la capital, se recrudeció con la incursión de un comando integrado de por lo menos 30 camionetas, que desató balaceras, levantó a varias personas y concluyó con el secuestro de un camión de jornaleros que fue incendiado.

Según reportes de la coordinación de seguridad en el estado, se trató de la célula delictiva de Los Chimales, bajo las órdenes de Iván Archivaldo Guzmán Salazar, quien busca sacar de esta región al grupo que comanda Dámaso López Núñez “El Licenciado”.

El análisis del grupo de coordinación arroja que Los Chapitos intentan arrebatar el negocio del narcomenudeo, así como toda actividad ilegal que deja recursos, como lo son las maquinitas tragamonedas y la fabricación de metanfetaminas.

La Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa, en voz del teniente coronel Cristóbal Castañeda Camarillo, subsecretario de Seguridad, admitió desde el lugar de los hechos que el rebrote violento que se vivió el martes 21 de febrero fue motivado por la captura de Francisco Javier Zazueta Rosales, alias “Pancho Chimali”, quien era el líder de esta célula delictiva.

La Procuraduría General de la República acusó a “Pancho Chimali” de ser el hombre que comandó el ataque al convoy militar del 30 de septiembre pasado, que dejó como saldo 5 soldados muertos y 11 más heridos en esta capital. Fue detenido en un operativo coordinado entre el Ejército, la Marina y la PGR en el fraccionamiento Acueducto, durante la madrugada del sábado 18 de febrero.

Asimismo, la Fiscalía federal señaló que Zazueta Rosales cuenta con un largo historial delictivo, fue detenido en 2008 por portación de armas de fuego y envoltorios de droga, pero más tarde recuperó su libertad, y desde entonces se le ubicaba como uno de los principales lugartenientes de la organización de Joaquín “El Chapo” Guzmán, coordinador del tráfico de drogas hacia Estados Unidos y de la venta de drogas al menudeo en la zona centro del estado.

El martes 21 de febrero, mientras el gobernador priista Quirino Ordaz Coppel se paseaba en el Mercado Garmendia muy de mañana, saludando a los locatarios y haciéndoles promesas de mejorar las condiciones de los vendedores, Villa Juárez era sitiado por las fuerzas de sicarios de los Guzmán Salazar.

Como sucedió el martes 7 de febrero, Los Chimales ingresaron a la población, una de las 7 sindicaturas que existen en Navolato, a través de las dos carreteras que la unen con Culiacán, conocidas como La 20 y La 50.

Las unidades de nuevo filmadas con celulares de ciudadanos, que luego corrieron por las redes sociales, dieron cuenta el paso veloz de camionetas tipo pick up, y una camioneta doble rodada artillada con un fusil antiaéreo que estaban marcadas con letra X en sus costados. Los sicarios realizaron disparos al aire, ubicaron domicilios y sacaron al menos a cuatro personas que fueron privadas de la libertad.

Sobre la carretera La 50, cerca del Campo Romero, un camión amarillo que transportaba jornaleros a la labor del día fue detenido, con lujo de violencia y palabras altisonantes obligaron a los trabajadores a descender, atravesaron la unidad sobre la cinta asfáltica y le prendieron fuego. La Secretaría de Educación Pública y Cultura confirmó la suspensión de clases por el paso del comando.

La psicosis se extendió hacia la sindicatura de Costa Rica, ya parte del municipio de Culiacán, pues el C-4i tuvo reportes de ciudadanos que advirtieron de grupos armados, sin que se haya confirmado los hechos.

Sin embargo en esta ocasión, a diferencia de dos semanas atrás, la Procuraduría no reportó personas muertas en el operativo criminal. En la primera incursión violenta de Los Chimales cinco personas murieron, tres de ellas víctimas inocentes, incluida una madre de familia que cayó en el fuego cruzado afuera de una ferretería.

Tras abandonar la comunidad, el Ejército realizó un operativo tierra y aire, y reportó la detención de dos hombres armados en las inmediaciones del poblado Bachoco, en Navolato, los cuales al ver a los soldados arrojaron dos fusiles a las aguas de un canal de riego. Al ser capturados portaban pistoladas fajadas al cinto. La SEDENA informó que los dos pistoleros estaban vinculados a la incursión en Villa Juárez.

Horas más tarde del sitio a Villa Juárez, apareció el primer cuerpo de la contienda, a unos kilómetros, en las afueras de la comunidad de Balbuena, localizada cerca de la carretera La 50. La víctima no fue identificada, pero la Policía Municipal informó que se trata de un joven de poco más de 20 años, el cual tenía manos y pies atados con cuerdas y con heridas de bala en la cabeza y el cuerpo.

Más tarde fueron encontrados los cuerpos de otros dos jóvenes en las inmediaciones del ejido El Quemadito, perteneciente a la sindicatura de Costa Rica, al sur de Culiacán. También tenían las manos y pies atados y con similares impactos de bala.

Otro episodio librado en esta guerra sucedió el jueves 16 de febrero, cuando el equipo de seguridad de “El Licenciado” detectó a un grupo armado en la comunidad de Buenos Aires, municipio de Elota, contiguo a Culiacán. El enfrentamiento terminó con una camioneta Ram pick up baleada y calcinada, y como se comprobó en las periciales, estaba blindada.

Entre el domingo 19 y martes 21 de febrero, un grupo de jóvenes que se presentaron como gente de los hijos del Chapo Guzmán decomisaron las ediciones de los periódicos de circulación local Ríodoce y La Pared Noticias, donde se consignaba la respuesta de Dámaso López Núñez a la carta difundida por el periodista Ciro Gómez Leyva, donde se le acusa de orquestar un plan para eliminar a Iván Archivaldo, Jesús Alfredo Guzmán Salazar y al mismo Ismael “El Mayo” Zambada, quien se ha erigido en un especie de líder moral del cártel sinaloense.

En el operativo, Los Chapitos usaron varias células que se dedicaron esos dos días a comprar toda la edición de ambos periódicos, evitando así su circulación.

“Los jefes no quieren que circule nada de lo que anda diciendo ‘El Licenciado’”, expresó uno de los jóvenes que estuvo comprando los periódicos e impidiendo que el público adquiriera algún ejemplar.

Ante lo sucedido, el semanario Ríodoce subió toda su edición a su portal web, donde un reportaje firmado por periodista Javier Valdez señala que un colaborador de López Núñez contó que nunca convocó a la reunión del 4 de febrero, fecha que la carta indica que ocurrió el atentado en contra de Los Chapitos.

La espiral violenta que dio inicio tras la fractura entre Los Chapitos y Los Dámaso, motivado por la extradición del Chapo Guzmán a Estados Unidos –según confirmó la Secretaría de la Defensa Nacional– no cesa en la zona centro del estado, y tan solo el domingo 19 de febrero dos comandantes, uno de la Policía Municipal y otro de la Estatal Preventiva, fueron ejecutados a balazos en dos hechos diferentes.

A las 07:00 horas, cuando la PGR ya tenía bajo custodia a “Pancho Chimal”, el comandante de la Municipal Jorge Eusebio Soto Sauceda fue privado de la libertad cuando conducía un automóvil Toyota Corolla, color blanco, sobre el bulevar Enrique Félix Castro y Enrique Cabrera, en la colonia Infonavit Humaya. Los sicarios dispararon contra el jefe policiaco para detener la marcha y subirlo a una unidad.

Soto Sauceda al igual que el supervisor operativo de la corporación, Israel Ruiz Félix, formaba parte del grupo que prestó auxilio a los militares tras la emboscada del año pasado. Ruiz Félix permanece en calidad de desaparecido desde hace un mes así como sus compañeros agentes Reyes Yosimar García Cruz y José Antonio Saavedra Ortega.

El cuerpo de Jorge Eusebio fue localizado a mediodía en las inmediaciones de la comunidad de San Pedro, municipio de Navolato, en el área del río Culiacán, zona conocida como Las Cribas. En el seguimiento de los plagiaros la Policía Ministerial y Municipal dieron con un campamento clandestino de delincuentes dedicados a la ordeña de combustible de los poliductos de Pemex. Los delincuentes alcanzaron a escapar tras una breve escaramuza, dejando bidones de gasolina y otros enseres utilizados para el bombeo.

A las 11:00 horas, el comandante del Grupo Elite de la Policía Estatal, José de Jesús Ríos, “Chuy Ríos”, fue ejecutado con fusiles AK-47 cuando circulaba en una camioneta Ford modelo 1993, por una de las calles de la sindicatura de Culiacancito.

El comandante “Chuy” Ríos había sido condecorado como el Policía del Año en el 2013, y contaba con una larga trayectoria en la PEP. El subprocurador de la zona centro, Julio César Romanillo Montoya, declaró que ambos homicidios todavía no se podían conectar, pero que las investigaciones de la Procuraduría se enfocarían a las mismas líneas que mantienen abiertas sobre el plagio de los otros tres policías que pertenecen a la misma compañía de la corporación.

De acuerdo con fuentes de la Procuraduría General de Justicia, el levantón de los tres policías y el homicidio de los dos comandantes se relacionan con la recomposición de los grupos de poder del narcotráfico.

Desde que comenzó la fractura entre dos de las principales facciones del cártel de Sinaloa, los ataques de uno y otro grupo también se han enfocado en desmantelar sus redes de comunicación, así como la cadena de halcones en la ciudad y los puntos estratégicos.

Los reportes del grupo de coordinación de seguridad advierten que decenas de jóvenes que se dedican a halconear fueron intimidados y retirados de los puntos a los que estaban asignados, algunos otros fueron privados de la libertad, todo en aras de desactivar la red de vigilancia y, como en el caso de las balaceras en Villa Juárez, evitar que el grupo contrario tenga la suficiente capacidad de reaccionar al momento de una incursión a territorio enemigo.

Marina y policías se los llevaron vivos… aparecieron incinerados en Tamaulipas

febrero 28, 2017 // 0 Comentarios

NUEVO LAREDO, Tamps.- Para concretar la venta de un Taurus 2012, Joel Sebastián Cancino, de 48 años, salió de Reynosa rumbo al municipio vecino de Díaz Ordaz al filo de las 2 de la tarde del 22 de julio pasado.

Cerca de las 16:00 se comunicó con su familia para avisar que ya había vendido el auto en 17 mil pesos, y les pidió vinieran a recogerlo. Quedó con su hijo menor y una de sus trabajadoras de esperarlos frente al motel Buda, ubicado muy cerca de la carretera que conecta a Díaz Ordaz con Reynosa.
Alrededor de las 17:00 horas arribó su hijo al sitio indicado acompañado de la mujer. En la zona se registraba una gran movilización de vehículos y helicópteros de la Marina Armada de México.

Metros antes de estacionarse frente al hotel, observaron cuando efectivos de la Marina interrogaban brevemente a Sebastián Cancino para luego subirlo con violencia a una de sus unidades, donde llevaban a otras personas detenidas.
Horas después su esposa comenzó el peregrinar por diversas dependencias para localizar a su marido, donde le negaban que estuviera preso. Dos días posteriores a su “detención” fue localizada una camioneta abandonada en una bodega en un ejido cercano a Díaz Ordaz.

Joel Sebastián apareció incinerado junto con otro hombre, quien fue identificado como Jonathan Camacho Perales. Las autoridades aseguraron que era Cancino porque encontraron su cartera cerca del vehículo, intacta, con su identificación del IFE, tarjetas de créditos de tiendas departamentales, licencia de conducir, etcétera.

13 muertos en tiroteos

Un día antes, el 21 de julio pasado, se registró un enfrentamiento entre presuntos miembros del Cártel del Golfo y policías federales en la comunidad rural de Raúl Muñiz, aledaña a Reynosa. Pistoleros que se desplazaban en cuatro vehículos intercambiaron disparos con los uniformados. Los tripulantes de tres de los vehículos lograron escapar, pero los del cuarto se enfrascaron en un nutrido tiroteo con los agentes. Al final de la refriega se reportó un saldo de siete presuntos miembros del CDG abatidos.

Para la mañana siguiente se registró una intensa movilización de fuerzas federales y estatales encabezadas por la Marina para localizar a los hombres que huyeron en los tres vehículos. Los efectivos buscaban en zonas aledañas a Díaz Ordaz y el operativo se extendió por toda la Frontera Chica hasta el municipio de Camargo.

En un camino vecinal de Díaz Ordaz, militares se toparon con presuntos sicarios que trataban de deshacerse de un cuerpo. Al verse descubiertos, los pistoleros comenzaron a disparar contra los elementos castrenses. La información que trascendió a la prensa fue que los pistoleros abordaron dos vehículos que “repentinamente se incendiaron”. Al menos seis hombres murieron incinerados,aseguró el parte oficial.

El portal estadunidense Breitbart Texas reportó que fuentes policiales le aseguraron “que los militares habían utilizado un lanzagranadas durante el enfrentamiento”.

Posteriormente se localizó la bodega donde estaban Cancino y un segundo hombre calcinados.

Sobre ese hallazgo, el Grupo de Coordinación Tamaulipas (GCT) se concretó a informar en un escueto comunicado: “A las 9:00 horas del sábado 23 de julio se reportó que en una bodega abandonada y ubicada en el poblado de Valadeces, perteneciente al municipio de Gustavo Díaz Ordaz, se encontraban los cuerpos calcinados de dos personas a bordo de un tractocamión”.

“Hasta el momento los cuerpos no han sido identificados. Se desconocen las causas del incidente y quién o quiénes hayan sido los autores del mismo. Personal de la Policía Ministerial Investigadora del municipio de Miguel Alemán y elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional tomaron conocimiento de los hechos”.

Operativo para “levantar” civiles

Durante la movilización militar de los días 22, 23 y 24 de julio pasado, los efectivos de la Marina “levantaron” en el municipio de Díaz Ordaz, en Camargo y otros de la Frontera Chica al menos a una veintena de personas.

Sobre esa redada nada se informó. Esos operativos de la Marina, policías federales y estatales para privar de su libertad a civiles y los choques a tiros eran una más de las cotidianas escenas de violencia que se registran en Tamaulipas.

Esos hechos pasaron inadvertidos para la mayoría de la sociedad mexicana gracias al millonario presupuesto que manejó durante la administración del exgobernador Egidio Torre Cantú el director de Comunicación Guillermo Martínez, con el cual compró a los dueños de los medios locales y destinó onerosos contratos de publicidad para la “prensa nacional”.

Posteriormente de las capturas de la Marina y la policía estatal, decenas de familiares de los detenidos se presentaron ante las autoridades ministeriales de Díaz Ordaz en busca de ayuda para localizar a sus parientes.

Es el caso de Dionisia Galaviz Olivares, de 57 años, quien busca a su hijo Emilio Saavedra Galaviz, de 23 años, detenido a las 21:30 del viernes 23 de julio de 2016 en el ejido Puertecito, del municipio de Camargo, cuando se encontraba conviviendo con su hermano y otro amigo.

Los efectivos militares liberaron al amigo y al hermano, pero Emilio Saavedra fue golpeado y se lo llevaron detenido.

Galaviz Olivares denunció que los militares amenazaron con causar daño a su familia si hacía públicos los hechos. Hasta ahora se desconoce su paradero.

Emily Lizbeth Rentería Lerma, de 17 años, también se presentó al MP de Díaz Ordaz para denunciar que su esposo Juan Antonio Díaz Bocanegra, de 23 años, se encontraba descansando en su casa del ejido Marte R. Gómez, cuando cerca de las 8:30 horas del viernes 23 de julio llegaron tres patrullas y una camioneta blanca Chevrolet Tahoe blanca, donde los policías se llevaron a su cónyuge.

Los efectivos policiacos también amenazaron con regresar por ella y su familia si denunciaban los hechos.

Otra de las víctimas, Arely Treviño Salazar, de 18 años y esposa de Jonathan Camacho Perales, de 28, denunció ante las autoridades que se encontraban en el ejido Lucio Blanco cuando a las 2:00 horas del jueves 22 arribaron presuntos elementos de seguridad, quienes se llevaron a su marido.

Dos días después Camacho Perales fue localizado incinerado junto con Joel Sebastián Cancino. Fue identificado debido a que sus credenciales también aparecieron intactas en una zona de la bodega.

Arely Treviño desconfió de que el cuerpo incinerado que le entregaron fuera el de su esposo y solicitó a la delegación de la PGR en Reynosa que se realizara la prueba de ADN.

Entre los desaparecidos del 23 y 24 de julio del 2016 se encuentran también dos ciudadanos extranjeros: un estadunidense llamado Cenobio Guerra Gutiérrez y un joven originario de Costa Rica, Sergio Ricardo Jiménez Fallas, quien también apareció calcinado.

El Consulado de Estados Unidos en Matamoros se comunicó con la delegación de la PGR en Reynosa para conocer sobre el paradero de Guerra Gutiérrez, mientras que la embajada de Costa Rica buscó a Sergio Ricardo Jiménez.

“Las madres y esposas de los detenidos coincidieron en manifestar que si sus familiares cometieron algún delito que se les aplique la ley, pero que no los desaparezcan o los maten en ejecuciones extrajudiciales”, publicó en esos días el diario El Mañana de Reynosa.

Las familias igual anunciaron que solicitarían ayuda de la CNDH para localizar a sus familiares, ya que no confiaban en las autoridades locales para buscar justicia.

Sobre los casos de los desaparecidos en Díaz Ordaz, la CNDH no respondió la petición de Apro para conocer cuántas denuncias tienen sobre desaparecidos en ese municipio.

Cadena de irregularidades

A diferencia de la capital del país, donde medios de comunicación, organizaciones civiles y políticos exigen que los militares dejen de vigilar las calles, en Tamaulipas –y la región noreste–, los ciudadanos inician sus jornadas escribiendo en sus redes sociales bendiciones y oraciones para los efectivos de la Marina y Ejército Mexicano, ya que los consideran la única opción para combatir la inseguridad y la violencia que provocan el crimen organizado.

No obstante, esa confianza se continúa perdiendo día a día debido a los constantes “daños colaterales” y a las “equivocaciones” en las que los militares cotidianamente confunden a ciudadanos inocentes con criminales, durante sus operativos para combatir a los delincuentes.

En los casos de los detenidos por la Marina que posteriormente aparecieron incinerados existe una cadena de irregularidades para encubrir que fueron capturados por las fuerzas federales.

La Justicia Militar ya investiga el caso en la carpeta de investigación CI-SGJN/SC/NADV/2016-1.

Apro solicitó a la Secretaría de Marina información sobre la investigación, pero el departamento de comunicación no respondió a la petición que se hizo por escrito.

Además de ocultar el caso, autoridades de la PGR pusieron en marcha todo tipo de argucias para presentar como criminales a los desaparecidos y a los civiles que aparecieron calcinados.

Destaca el caso de Sebastián Cancino. La autoridad que debió investigar su asesinato era la PGR. No sobra decir que no realizó alguna investigación.

Peor aún, la fiscal Viridiana Guadalupe Pérez Merinos de esta dependencia se atribuyó funciones que no le correspondían y giró oficios al Registro Civil para que aceptara actas de defunción con irregularidades sobre los fallecidos Sebastián Cancino y del joven costarricense.

En un oficio de la delegación de la PGR, la fiscal Pérez Merinos ordena al oficial de Registro Civil de Reynosa:

“Gire sus amables instrucciones a quien corresponda, a efecto de que se reciban los certificados de defunción con número de folio 160708377 y 160708378, modelo 2016, expedidos por la Secretaría de Salud, a nombre de los CC Joel Sebastián Cancino y Sergio Ricardo Jiménez Fallas respectivamente; a fin de que conforme a sus facultades, dé el trámite correspondiente a las respectivas actas de defunción”.

Las actas de defunción que la fiscal ordenó dar tramitar ni siquiera registraron la fecha de su muerte, entre otras irregularidades.

La fiscal también se encargó de presentar a los ciudadanos inocentes como miembros del crimen organizado.

El resto de las autoridades de Tamaulipas también protegieron a los marinos y los policías que desaparecieron a los más de 20 “detenidos”.

En una de las múltiples quejas, la número 227/2014, que se presentó ante la Comisión de los Derechos Humanos de Tamaulipas por casos similares a los de Díaz Ordaz, se precisa:

“Agentes de la policía estatal intervinieron en su desaparición, pero en la Secretaría de Seguridad Pública se niegan a proporcionar los datos de identidad de los policías que laboraron el día de los hechos, argumentando que es información confidencial”.

Esa era la constante durante la gestión de Egidio Torre Cantú. Desde la Procuraduría de Justicia se desalentó a que las familias denunciaran a sus parientes desaparecidos. Les recomendaban que no lo hicieran porque podría ser peligroso para ellos. Incluso muchos casos quedaron registrados con otros delitos como “robos”.

A pesar de los intentos de borrar de las estadísticas la violencia, Tamaulipas es la entidad del país con la mayor cantidad de personas de quienes se desconoce su paradero.

Las familias tamaulipecas padecen una gran tragedia humanitaria con padres, hermanos e hijos desaparecidos, ya que desde el 2010 a la fecha han desaparecido oficialmente más de 5 mil 450 personas.

Las organizaciones de derechos humanos estiman que al menos existen unas 2 mil víctimas más cuyos casos no fueron denunciados, y por lo tanto no son reconocidas así por las autoridades.

Algunos de los familiares de Díaz Ordaz afectados decidieron hacer a un lado el miedo y los obstáculos que les impusieron desde la PGR y la SSP, a y ahora preparan denuncias contra los funcionarios ante la justicia federal y exigen al gobierno de Francisco Javier García Cabeza de Vaca que cumpla su palabra de atender los casos de los miles de desaparecidos.

La cosa pinta fea en Baja California Sur

febrero 27, 2017 // 0 Comentarios

¿Y qué hay en juego? ¿Qué genera bala? Con toda probabilidad, el control de la venta de drogas a los turistas que fluyen en gran número a la entidad.
Policías asesinados. Cuerpos torturados y mutilados arrojados a la vera de una autopista. 

Balaceras en vía pública a plena luz del día. Eventos comunes en la Baja California que no lleva adjetivo geográfico, pero inusuales, casi impensables, en la parte baja de la península, en La Paz o en Los Cabos.

Esa distinción está despareciendo. En los últimos meses, Baja California Sur ha experimentado una enorme oleada de violencia. En enero, 55 personas fueron asesinadas en la entidad.

Eso equivale a un incremento de 685% con respecto al mismo mes de 2016. Y no, no hay error de dedo ni error de cálculo: el número de homicidios se multiplicó por ocho de un año a otro.

La escalada inició en agosto pasado, cuando el número de víctimas de homicidio pasó de 12 a 34 en un solo mes ¿La causa? Según fuentes locales, una disputa entre una facción del Cártel de Sinaloa, alineada con Dámaso López, alias El Licenciado, y el Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), tal vez asociado con células ligadas a lo que queda de la banda de los Arellano Félix (o Cártel de Tijuana).

¿Y qué hay en juego? ¿Qué genera bala? Con toda probabilidad, el control de la venta de drogas a los turistas que fluyen en gran número a la entidad.
Las amenazas públicas de uno y otro grupo han proliferado en semanas recientes. Hace unos días, una narcomanta, firmada por unas autodenominadas Fuerzas Especiales Dámaso, apareció en Cabo San Lucas, en la cual el grupo se atribuyó el homicidio de dos policías ministeriales, asesinados “por torcerse”, y amenazó al resto de las autoridades estatales y federales.

A finales de diciembre, un mensaje intimidatorio, firmado éste por el CJNG y dirigido en contra del director de un centro penitenciario, fue encontrado en Comondú.

La combinación de narcomantas, actos de violencia pública y atentados en contra de autoridades han sido, en otros estados y en otros contextos, señales de guerra amplia y prolongada entre bandas criminales.

Y eso parece estar sucediendo en Baja California Sur: enero bien podría ser el primero de muchos meses muy sangrientos en la entidad. Hay además dos agravantes.

La primera, el estado tiene relativamente pocos recursos para hacer frente a una escalada de violencia de esta magnitud. Entre corporaciones estatales y municipales, cuenta con menos de 2 mil policías, la mayoría de los cuales están mal pagados, mal equipados, mal entrenados y mal capacitados.

La segunda, Baja California Sur es tan lejano y tan pequeño que no genera suficiente atención para detonar una respuesta federal vigorosa.

Es el síndrome de Colima en la península: mucha violencia en estado pequeño, insuficiente para que alguien de fuera haga algo, intolerable para los que están dentro.

Pero hay también el síndrome de Cancún y el trastorno de Ciudad Juárez: un elevadísimo crecimiento demográfico en décadas recientes (entre 1990 y 2015, la población más que se duplicó), impulsado por la migración de hombres jóvenes, con una resultante disminución del capital social.

Añádasele una buena dosis de pobreza laboral y una insuficiente provisión de servicios públicos y se obtiene un coctel social explosivo.

¿Qué le espera entonces en los próximos meses a Baja California Sur? Nada muy bueno, me temo.

En otros temas. Va una corrección a mi columna del miércoles pasado. Medido en tasa de averiguaciones previas por 100 mil habitantes, enero de 2017 fue el segundo enero con más homicidios de los últimos 20 años, ligeramente por debajo del nivel de 2011.

La guerra por el liderazgo del Cártel de Sinaloa no durará mucho

febrero 27, 2017 // 0 Comentarios

La falta de recursos de los hijos de Joaquín “Chapo” Guzmán los pone en una posición de desventaja frente a Dámaso López, explica la investigadora
Culiacán, Sinaloa.- Los enfrentamientos entre grupos delincuenciales que se suscitaron en días pasados, sobre todo en el centro y sur del estado, tienen que ver con una disputa interna del Cártel del Pacífico después de ser confirmado por el general Salvador Cienfuegos, secretario de la Defensa Nacional, de visita en el estado. 

Entrevistada antes de estos sucesos, la periodista e investigadora Anabel Hernández afirma que dicha guerra empezó desde antes de la extradición a Estados Unidos de Joaquín Guzmán Loera, cabeza del Cártel de Sinaloa. Vía telefónica, la también autora de Los señores del narco habla sobre lo que podría estar pasando en la entidad. 

Otros acontecimientos recientes como una supuesta carta de los hijos del Chapo donde denuncian un atentado por parte del grupo del ‘Licenciado, Dámaso López Núñez, confirmaría la pugna. 

¿Cuándo inicia esta guerra entre grupos del narco?

Esta guerra interna en el Cártel de Sinaloa inicia realmente después de la tercera detención del Chapo Guzmán; es decir, la detención de enero del 2016. 

Después de ese momento es realmente cuando este capo sinaloense empieza a perder un verdadero poder entre el Cártel de Sinaloa y es cuando inicia la disputa interna por quién va a ser el sucesor del Chapo Guzmán. La primera expresión pública de esa guerra la tuvimos con el ataque a la casa de la mamá de Guzmán Loera. 

Otro episodio público y cruento de esta batalla fue el secuestro de sus hijos en Puerto Vallarta, en el restaurante La Leche. 

¿Quién fue el actor intelectual del secuestro de los hijos de Guzmán Loera?

Es un secuestro que en un principio el gobierno de México adjudicó únicamente al Cártel de Jalisco Nueva Generación; sin embargo, la información que tengo desde dentro del cártel y fuentes del gobierno estadounidense indica que este secuestro ocurrió no solo por el Cártel Nueva Generación, sino por una traición interna del Cártel de Sinaloa. 

¿Quién traicionó al Cártel de Sinaloa? 

En un principio, el primer rostro de la traición interna era Alfredo Beltrán Guzmán, sobrino del Chapo, hijo de Alfredo Beltrán Leyva, en esta disputa intestina por el control del cártel. 

¿Los hijos del Chapo tienen elementos para disputar el poder del Cártel?

Es evidente que el grupo de Dámaso López Núñez es el grupo de la facción del Chapo Guzmán más poderosa, es evidente que los hijos del Chapo Guzmán realmente no tienen cómo disputarle el poder a Dámaso López Núñez. Es una guerra fallida para los hijos del Chapo Guzmán. 

¿Se ve a Dámaso Núñez al frente del Cártel de Sinaloa?

En este momento, justamente estoy trabajando en una investigación al respecto. 

En esta lucha interna de la facción del Chapo, ¿qué papel juega El Mayo?

Hasta donde tengo entendido se ha mantenido al margen. Ha apoyado a su compadre, al Chapo Guzmán, en el rescate de sus hijos, en la negociación del rescate de sus hijos. Tengo entendido que pese a que el Mayo Zambada sigue en su corazón como amigo y leal al Chapo Guzmán, operativamente hablando se ha mantenido al margen de esta disputa. 

¿El Chapo Guzmán ha perdido la guerra? 

El Chapo Guzmán ha perdido la guerra. 

Los que no se resignan a esta derrota son los hijos del Chapo. 

Entonces ¿seguirá esta guerra interna?

Pienso que no tanto, porque realmente la información que yo tengo es que los hijos del Chapo no cuentan con personal, no cuentan con dinero, no cuentan realmente con mucha fuerza para poder continuar esta guerra durante largo tiempo, al menos que pudieran unirse con otros cárteles.
1 2 3 133