Repunta secuestro en Durango, Michoacán, Tabasco, Oaxaca, Veracruz, Guerrero, Tamaulipas, Morelos y Zacatecas

septiembre 20, 2015 // 0 Comentarios

Datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) indican que a pesar de la implementación de la Estrategia Nacional Antisecuestro, focalizada en las diez entidades que concentran el 80 por ciento del delito como son Durango, Michoacán, Tabasco, Oaxaca, Veracruz, Guerrero, Tamaulipas, Estado de México, Morelos y Zacatecas, el delito de secuestro ha repuntado.

Demuestran que en Tamaulipas se denunciaron 21 casos cada mes en Tamaulipas, este 2015 el promedio es de 20; en el Distrito Federal van 28 secuestros denunciados, por lo que el promedio mensual pasó de 5 a 4; Oaxaca lleva 18 casos, por lo que el promedio mensual se mantuvo en dos casos; mientras que en Veracruz se acumularon 52 averiguaciones previas.

Hay que recordar que el gobierno federal implementó dicha estrategia nacional ante el histórico repunte del secuestro durante 2013, cuando se documentaron mil 698 casos, la cifra más alta de que se tenga registro.

En Mante niña de dos años cae a canal de riego y se ahoga

septiembre 20, 2015 // 0 Comentarios

La abuela de la menor la encontró sin vida en este canal.
Una pequeña de 2 años de edad que jugaba con su hermanita, cayó al agua del canal de riego accidentalmente, sin que su madre se diera cuenta pues se encontraba en su casa.

La menor fue identificada como Yaritzi Lizet Flores Parra y contaba con un año once meses de edad, tenía su vivienda en calle Héroes del Nacozari sin número de la colonia Ferrocarril.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 17:30 horas en el canal lateral que corre a la carretera Xicoténcatl-Calles a la altura del mencionado sector.

De acuerdo a lo indicado la menor salió de su casa en compañía de otra de sus hermanitas, ella caminó hacia la orilla del canal y enseguida descendió por unos escalones.

La hermana que al parecer tiene dificultad para el habla, no avisó a su madre quien estaba en uno de los cuartos de la casa buscando dinero para llevarlas al parque.

La mujer al no ver a su hija menor comenzó a buscarla por toda la casa al igual que el resto de su familia, pero fue la abuelita Lucía Aracely Aguilar Méndez quien se fue por la orilla del canal hasta cerca de 150 metros adelante en una compuerta donde vio el cuerpo flotando de la menor.

Uno de los vecinos tras sacarla del fondo del canal fue llevada al área de urgencias del Seguro Social donde el médico de guardia informó que desafortunadamente no contaba con signos vitales.

El agente del Ministerio Público Investigador Antonio Carreón Jiménez fue el encargado de acudir al nosocomio antes señalado para dar fe de los hechos donde ordenó que el cuerpo de la menor fuese trasladado al anfiteatro local donde se le practicará la necropsia de ley correspondiente para determinar las causas a su muerte, cuerpo que fuera identificado por su madre Erika Parra Aguilar.

IGUALA: ..las "HORAS del EXTERMINIO".

septiembre 20, 2015 // 0 Comentarios

Durante 11 meses de investigación sobre los hechos del 26 de septiembre de 2014 –con apoyo del Programa de Periodismo de Investigación de la Universidad de California en Berkeley–, se han obtenido decenas de testimonios, videos, fotografías, audios y miles de fojas de expedientes de la Fiscalía General de Guerrero y de la PGR. Con esta información se han reconstruido hechos, como los que aquí se narran, que hasta ahora ninguna instancia ha tomado en cuenta, como el tiroteo de media hora contra uno de los autobuses en los que viajaban los normalistas de Ayotzinapa o la presunta participación de agentes encubiertos del Cisen en una de las muchas agresiones de esa trágica noche.
Fernando Marín estaba en el suelo, junto al autobús Estrella de Oro, bañado en su propia sangre, sometido como sus compañeros de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos. El disparo que recibió minutos antes le destrozó el antebrazo derecho. La herida aún estaba caliente y todavía no dolía tanto.
“¿Sabes qué? ¡Te vas a la chingada!”, le espetó un policía estatal. “¡Mátalo de una vez!”, lo alentó en el anonimato de la calle desolada otro uniformado. En ese momento, Carrillas, como lo apodan en la normal de Ayotzinapa, sintió el metal del arma en la sien izquierda. Eran casi las 22:30 horas del 26 de septiembre de 2014 y en ese punto, la calle Juan N. Álvarez, a pocas cuadras del centro de Iguala, estaba desierta.
Policías estatales y municipales, así como civiles armados, tenían acorralados a tres autobuses en los que viajaban estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, en esa calle casi esquina con Periférico. Unas cuadras atrás, la Policía Federal (PF) desviaba el tránsito y a los curiosos.
El policía estatal quitó el arma de la cabeza del Carrillas y llamó a una ambulancia. Lo último que vio el normalista antes de que lo llevaran al hospital, dice en entrevista, fue a sus compañeros del camión Estrella de Oro, el número 1568, sometidos, en el suelo. No los ha vuelto a ver. Todos están desaparecidos.
Hasta las 23:00 horas el trato a los estudiantes fue uno: la policía envió a los heridos al hospital, dice a los reporteros Vidulfo Rosales, abogado de los normalistas y de los padres de los 43 desaparecidos. Pero después “hubo una decisión, que no sé de dónde vino, de borrar toda huella que hubiera de los estudiantes. Y a partir de ahí vienen la segunda agresión y la cacería”.
17:59. Salida de Ayotzinapa
La tarde del 26 de septiembre de 2014, Fernando Marín se encontró en las canchas de la escuela a su amigo Bernardo Flores Alcaraz, El Cochiloco, quien lo invitó a ir a un “boteo” y por unos camiones para acudir a la marcha del 2 de octubre en la Ciudad de México.
Desde que salieron de la escuela en los autobuses Estrella de Oro números 1568 y 1531, todos los niveles de gobierno fueron notificados por el Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo (C4) de Chilpancingo, según la tarjeta informativa 02370 de la Secretaría de Seguridad Pública de Guerrero. La maquinaria del Estado se echó a andar.
El autobús 1531 paró en la comunidad Rancho del Cura, y el 1568, donde iban El Carrillas y El Cochiloco, continuó hasta la caseta Iguala-Puente de Ixtla. Ahí llegaron patrullas de la PF y de la Secretaría de Seguridad Pública estatal y también una motocicleta roja con un tripulante. El coronel José Rodríguez Pérez, comandante del 27 Batallón de Infantería, reveló ante la Procuraduría General de la República (PGR) que hay un grupo –el Órgano de Búsqueda de Información– cuyos integrantes visten de civil (Proceso 2027). Dijo que esa noche mandó uno a la caseta.
Cuando El Carrillas vio las patrullas pensó que ya no iban a conseguir más camiones. Estaban a punto de darse por vencidos y regresar a Ayotzinapa, cuando recibieron la llamada de los estudiantes del autobús 1531 para avisar que algunos compañeros estaban atrapados en la central camionera.
20:50. La central
Los normalistas acudieron al rescate a la estación y ahí se les “hizo fácil” secuestrar otros tres autobuses. Lo hicieron. Por un lado salieron los Estrella Roja y Estrella de Oro; y por la calle Galeana, hacia el centro de la ciudad, dos Costa Line y un Estrella de Oro.
“Lo curioso es que, cuando ellos llegan a la terminal, inmediatamente salen; en cuestión de 10 minutos ya la Policía Municipal está afuera. Eso permite concluir que los venían siguiendo. No se pudo armar un operativo en 10 minutos”, explica Rosales en entrevista.
Cuando tres de los cinco autobuses salieron por la calle Galeana, ya tenían patrullas adelante, atrás y a los lados. El Carrillas iba en el tercer autobús de esa caravana. Algunos de los estudiantes se bajaron en el Zócalo de Iguala para ir abriendo paso a los camiones. Los municipales los encañonaron.
“Somos estudiantes. ¿Por qué nos apuntan?”, decía a los policías Ángel de la Cruz, de segundo año, quien viajaba en el primer autobús. A pedradas, los normalistas lograron que las patrullas les abrieran paso. Eran las 21:00 horas y se escucharon en el Zócalo las primeras detonaciones.
21:05. Tiroteo omitido
Los comerciantes y clientes de la esquina de Juan N. Álvarez y Emiliano Zapata, a una cuadra del Zócalo de Iguala, no sabían aún qué pasaba, hasta que una persona, con el rostro cubierto con un paliacate, se paró a media calle, mirando en todas direcciones. Vestía pantalón de mezclilla y camisa desgarrada por la parte de atrás. Estaba alterado, describen quienes lo vieron.
Llegó después una camioneta Suburban oscura y una patrulla atrás. De la camioneta bajaron cuatro o cinco hombres armados, vestidos de civil y con el rostro descubierto. Llamó la atención que todos tenían el pelo muy corto. “Pensé que eran militares. Veían a la gente muy feo. Uno era barbón”, señala en entrevista uno de los testigos.
En la patrulla iban seis policías con uniforme negro, chalecos antibalas y equipo antimotines. “¡Párense, cabrones!”, gritó un policía a uno de los sujetos de la camioneta. Ahí comenzaron nuevos disparos.
Los hombres de la camioneta se fueron corriendo –uno se llevó el vehículo– en dirección al Periférico, siguiendo a la persona que tenía el rostro cubierto con el paliacate. Los policías fueron detrás de ellos. Enseguida pasaron los autobuses donde iban los normalistas, con el rostro cubierto.
Después del incidente llegó un Focus azul marino, sin placas. De él bajó un tipo, también de apariencia militar, refieren los testigos, y recogió los casquillos. Ninguna autoridad ha investigado lo que pasó en esa esquina ni hay referencia alguna a ese incidente en los expedientes de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero (PGJG) ni de la PGR.
21:40. Acorralados
Los tres camiones estaban a punto de llegar al Periférico para dirigirse a Ayotzinapa, cuando policías municipales atravesaron una patrulla a mitad de la calle, frente al primer autobús, y se bajaron; al menos otras tres patrullas bloquearon la retaguardia de la caravana. “Fue cuando ya no pudimos avanzar”, dice El Carrillas.
Cinco estudiantes se bajaron del primer autobús para mover la patrulla, entre ellos Ángel de la Cruz. “Ya la íbamos a empujar cuando, en ese momento, empiezan los disparos hacia nosotros”, señala.
Ahí, Aldo Gutiérrez, de primer año, fue herido de un tiro en la cabeza y cayó al suelo. Jonathan Maldonado recibió un disparo en la mano. Los normalistas quedaron a dos fuegos. Fue más de media hora de disparos, según los testigos.
“¡Bájense!”, fue el grito de la policía. Los estudiantes se bajaron y buscaron refugio entre el primer y el segundo autobuses. Los normalistas del tercer camión quedaron aislados.
Vecinos y comerciantes entrevistados afirman que no sólo dispararon policías municipales uniformados, sino también personas vestidas de civil. “Una de las camionetas de los policías tenía encima el aditamento para una metralleta y de ahí disparaba”, dice a los reporteros otro testigo. Ninguna de las patrullas de la Policía Municipal aseguradas por la PGJG tenía ese accesorio. “Se oían los R-15 de los policías, a todos los rociaron”, refiere el testigo, “pero después también se escuchaban ráfagas de mayor poder, era otra arma”.
El Carrillas afirma que desde el camión pudo ver que había policías municipales y estatales. Distinguió perfectamente los logotipos en la parte trasera de los uniformes. Los municipales llevaban su uniforme usual; los estatales usaban chalecos antibalas.
Pese a los testimonios que dicen lo contrario, el secretario de Seguridad Pública de Guerrero, teniente Leonardo Vázquez Pérez, declaró a la PGR que su personal no salió esa noche, pues no había suficientes efectivos y supuestamente se quedaron a proteger su cuartel.
Dentro del tercer camión, los normalistas se tiraron en el angosto pasillo. El Carrillas tomó el extinguidor y salió para intentar replegar a los policías. Un impacto en el brazo lo derribó. Como pudo, volvió a subir al autobús. “En ese rato, en mi mente pasó que yo ya no tenía salvación”. Entonces le sugirió al Cochiloco que telefoneara a La Parca, secretario general de la escuela y quien se había quedado en Ayotzinapa.
Al ver a su amigo sangrando, El Cochiloco se rindió. Le pidió al chofer que bajara. Éste lo hizo y les dijo a los policías que él era el conductor. “¡No nos importa quién seas! Tú eres uno de ellos. Eres igualito que ellos, eres también ayotzinapo”, le respondieron.
Tras el conductor, los comenzaron a bajar a todos, con las manos en la nuca. Los pasaron a la banqueta del lado izquierdo. Los acostaron en el piso, boca abajo. El Carrillas afirma que quienes los sometieron eran unos 20 policías estatales y municipales. Fue cuando le dijeron que lo iban a matar.
Después, señala El Carrillas, llegaron más policías y una ambulancia que lo llevó al Hospital General de Iguala. Por Periférico llegaron más ambulancias para llevarse a los heridos.
22:30. Federales
Un vecino refiere que al enterarse del tiroteo, acudió a recoger a un hermano suyo, quien estaba en uno de los locales de comida de la calle Juan N. Álvarez. Eran cerca de las 21:40 horas. Al llegar al cruce con la calle Revolución se topó con un retén de la PF.
No tenían prendidas las torretas, afirma, pero los vio a escasos metros y distinguió los logotipos de las camionetas que estaban estacionadas formando una V; también las insignias de los uniformes de los federales, que estaban armados. Trató de llegar por otras calles, pero todas estaban cerradas por patrullas. Telefoneó a su hermano, quien salió de una casa donde lo dejaron refugiarse; éste le platicó que vio pasar autobuses y, detrás, carros de civiles disparándoles.
Hacia las 22:30 la PF estuvo presente en otro ataque contra los estudiantes, ahora en la carretera Iguala-Chilpancingo, a la altura del Palacio de Justicia.
Ahí detuvieron un camión Estrella Roja en el cual viajaban normalistas que habían logrado salir del centro y tomaron la carretera Iguala-Chilpancingo, en ruta a Ayotzinapa. Dicho autobús nunca fue reportado en los peritajes de la PGJG y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, lo señala como una probable clave del caso.
“Los policías federales los encañonan, les marcan el alto, ellos bajan, les avientan piedras, se hace un enfrentamiento ahí con los federales, y ellos (los normalistas) corren por los cerros”, señala Rosales. Metros adelante están bajando a otros estudiantes del camión Estrella de Oro 1531. En el lugar sólo quedaron piedras y ropa ensangrentada.
“El cuarto camión Estrella de Oro está rodeado de policías municipales; atrás, como respaldo, están policías federales”, afirma el abogado. Todos los estudiantes de ese camión, al menos 20, desaparecieron.
El comandante del pelotón de información del 27 Batallón –cuyo nombre fue tachado en los documentos obtenidos mediante la Ley de Acceso a la Información– declaró a la PGR que estaba presente, sólo observando, cuando supuestamente la Policía Municipal sacó a los estudiantes del autobús Estrella de Oro, pero omitió señalar que ahí también estaba la PF.
De acuerdo con documentos oficiales, están identificados al menos dos policías federales que operaron esa noche: Luis Antonio Dorantes, comandante de la base de la PF en Iguala, y el suboficial Víctor Manuel Colmenares. Ambos fueron cambiados de base después de los hechos.
24:00. Infiltrados
Hacia las 23:30 horas los normalistas improvisaron una rueda de prensa con los reporteros que comenzaron a llegar. Un testigo afirma que en la conferencia había infiltrados del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) y del Ejército, vestidos de civil.
Fuentes del Cisen confirmaron que, por los antecedentes de vínculos con movimientos guerrilleros, la normal de Ayotzinapa es monitoreada permanentemente. Se informó y se pudo confirmar que a 400 metros del Palacio de Justicia de Iguala, de donde desapareció otro grupo de estudiantes, hay una casa acondicionada como oficina del organismo de inteligencia.
Durante la conferencia en la esquina de Juan N. Álvarez y Periférico, llegó un grupo armado, con ropas oscuras, que descendió de vehículos civiles. “Primero dispararon como al aire y luego fue un fuego directo, muy intenso”, refiere uno de los reporteros.
Hubo una huida generalizada. Los atacantes avanzaron desde Periférico hacia quienes escapaban, llegaron a la calle Juan N. Álvarez y se dirigieron a las calles paralelas, por donde un grupo de normalistas corrió. Dos estudiantes quedaron ahí tendidos en el asfalto: Daniel Solís y Julio César Ramírez.
“Los estudiantes tocaban desesperados las puertas, querían saltarse las bardas. ‘¡Por favor, nos están matando!’, gritaban, pero nadie les quiso abrir”, narra una vecina. Testigos afirman que en ese momento vieron circular una Suburban oscura, como con “una burbuja de vidrio arriba”, de donde bajaban hombres de aspecto militar, pero vestidos de civil, a perseguir normalistas.
“La ruta lógica que siguen de protección para salvaguarda de su vida es regresar por la ruta de donde venían, pero ahí empiezan a circular por todas las calles. Entonces el otro dato que tenemos es que ahí se empieza a producir una cacería de estudiantes”, señala Vidulfo Rosales. La persecución ocurre sin que ninguna autoridad la impida. “Los ataques ocurren con la confluencia de todos los niveles de gobierno que había esa noche”, afirma el abogado.
Eran las 00:50 o las 01:00 horas. El escuadrón del capitán José Martínez Crespo ya estaba en la calle Juan N. Álvarez y había ido al hospital Cristina, donde había estudiantes; pero en las declaraciones ministeriales él y su grupo omitieron hablar de la cacería de normalistas que estaba perpetrándose.
En esos momentos desaparecieron más estudiantes, entre ellos Julio César Mondragón. Rosales señala que en una de las calles referidas algunos estudiantes se escondieron entre los autos y vieron a la distancia a Julio César. Lograron que una persona abriera la puerta de su casa y le hicieron señas a su compañero para que se aproximara, pero él no los escuchó y siguió corriendo. Al día siguiente fue encontrado en la zona industrial de Iguala, en la calle de las oficinas del C4, muerto, desollado y sin ojos.
En medio de la cacería hubo ocho familias igualtecas que esa noche abrieron las puertas de sus casas a los normalistas. Salvaron la vida de 60 estudiantes.­ 
Fuente.-

CdVictoria: VIDEO tras persecusion caen SECUESTRADORES y liberan a empresaria

septiembre 20, 2015 // 0 Comentarios

Ciudad Victoria .- Con el apoyo del sistema de videovigilancia, policías estatales de Fuerza Tamaulipas rescataron en Ciudad Victoria a una mujer privada de su libertad y detuvieron a tres probables delincuentes, uno de ellos menor de edad
Los presuntos secuestradores son Carlos Alfredo Zapata Mandujano y Carlos Benito Pérez Segura, a quienes aseguraron dos armas de fuego, 109 cartuchos y un automóvil Chevrolet Malibú color negro, el cual estaba calcinado. 

El operativo de rescate se realizó el viernes 18 de septiembre cuando mediante una denuncia ciudadana, se reportó que en la colonia Moderna tres hombres armados privaron de su libertad a una mujer, emprendiendo la huida en el vehículo referido. 

Los policías estatales de fueron alertados que los delincuentes se dirigían hacia la salida de Victoria, rumbo al sur, por lo que establecieron vigilancia sobre la carretera a Soto la Marina. 

A la altura del Fraccionamiento Alta Vista ubicaron el vehículo, por lo cual los delincuentes incrementaron la velocidad para escapar, iniciándose una persecución sobre la avenida Hernán Cortés, enfilándose hacia la carretera vieja Victoria­El Mante. 

Fue en el tramo Llera de Canales­Victoria, cuando los delincuentes desviaron el automóvil de la carretera, se metieron un zacatal y ahí se detuvieron y echaron a correr para darse a la fuga, dejando a la víctima en el interior del vehículo. 

Más tarde y con el apoyo de elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, los policías estatales ubicaron entre el monte a los delincuentes, los arrestaron y pusieron a disposición del Ministerio Público correspondiente. 

Al inspeccionar el vehículo, que se estaba incendiando, los policías estatales encontraron a una mujer de 50 años de edad, la cual fue rescatada y puesta a salvo. 

La víctima, dedicada al comercio, declaró ante el Agente del Ministerio Público que estaba en su domicilio cuando los delincuentes armados entraron violentamente y la privaron de su libertad, subiéndola a la fuerza al vehículo.

MEXICO "EXIGE JUSTICIA" a EGIPTO,pero "NO LA APLICA en CASA",dice "THE GUARDIAN" y NYT….el "comal" le dijo a la "olla".

septiembre 20, 2015 // 0 Comentarios

El gobierno de México está indignado por sus ciudadanos muertos en Egipto, pero ignora los muertos en casa, reclama un análisis de Daniel Peña, académico de la Universidad de Louisiana, en una columna de opinión publicada en el diario británico The Guardian.

“Los asesinatos en Egipto llegan en un momento en que el Presidente está acusado de una investigación simulada que rodea la desaparición de los 43 estudiantes normalistas en Iguala el año pasado”, sostiene el académico.
La tarde del domingo 13 de septiembre, el Ministerio del Interior de Egipto comenzó a divulgar información sobre un ataque a turistas egipcios y mexicanos, la primera versión oficial señaló que el incidente se produjo cuando los autobuses ingresaron en un “área prohibida” en la zona de Wahat, en el desierto occidental de ese país, mientras se realizaba una operación antiterrorista.
Las versiones posteriores al ataque generaron muchas interrogantes. Por ejemplo, se dijo que los turistas estaban en zona prohibida, pero se trata de un oasis promovido y visitado permanentemente por el turismo internacional. También se habló de la posibilidad de que la agencia no tuviera permisos, pero algunos de los familiares de las víctimas ya difundieron documentos que los desmienten.
Es por ello que el gobierno mexicano actuó y envió a la titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Claudia Ruiz Massieu, a Egipto, para entablar contacto con su homólogo allá y repatriar a los seis turistas mexicanos heridos, los cuales aterrizaron ayer viernes en México a bordo del avión presidencial.
Acompañados por la Canciller, fueron trasladados hacia el Instituto Nacional de Rehabilitación al sur de la Ciudad de México, en donde el propio Peña Nieto los visitó, para después dar un mensaje a medios, en el que aseguró que el Gobierno de Egipto ha expresado su disposición de responder al reclamo y “esperamos que así ocurra”.
Para estos mexicanos sí hubo prioridad, pero no para los más de 164 mil civiles muertos de civiles o para las 20 mil personas desaparecidas o para los más de 70 periodistas y trabajadores de los medios asesinados en su propio territorio, desde el inicio de la guerra contra las drogas en el 2006, escribe Peña en The Guardian.
“Ninguna de esas muertes y desapariciones hicieron para el Presidente una prioridad la protección de sus ciudadanos, lo que al parecer, tuvo que llegar con las muertes de turistas mexicanos en Egipto”, indica el académico.
Peña Nieto “tuvo el coraje”, dice el analista de pedir al gobierno egipcio “llevar a cabo una investigación exhaustiva” sobre las razones de sus fuerzas de seguridad para matar a doce turistas, ocho de los cuales eran ciudadanos mexicanos, después de que presuntamente los confundieron con terroristas.
“[…] Hay una cierta ironía en que el gobierno de México actúe preocupado por la muerte de sus ciudadanos en el extranjero, ya que no está haciendo lo suficiente para investigar a los funcionarios municipales y policías acusados ​​de facilitar activamente la muerte de sus propios ciudadanos y el encubrimiento estas muertes”, opinó Peña.
Ironía también es que México viva la tormenta perfecta en casa, con “las investigaciones pendientes relativas a la masacre de Tlatlaya ocurrida el año pasado, así como los recientes asesinatos de la activista Nadia Vera y del fotoperiodista Rubén Espinosa en la Ciudad de México este año”, dijo Peña, quien antes ya había hecho referencia al caso Ayotzinapa en su texto.
El académico de la Universidad de Louisiana, hizo referencia a la indignación del Presidente, de los senadores, y de Ruiz Massieu, quien voló a El Cairo el martes para buscar respuestas por parte del Gobierno de Egipto, diciendo antes de su partida: “Nos enfrentamos a una terrible pérdida de vidas humanas y a un ataque injustificado que nos obliga a hacer de la protección de nuestros ciudadanos un prioridad”.
Varias fotografías presuntamente de la caravana atacada en Egipto han sido difundidas en redes sociales. Foto: Twitter @Doma_Man
“Pero ¿por qué proteger a algunos mexicanos es una prioridad para su gobierno mexicano y no otros?”, se preguntó Peña en su columna de opinión publicada en The Guardian, quien también se refirió al informe independiente de los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentado la semana pasada, que reveló que la investigación del gobierno mexicano sobre la muerte de los 43 estudiantes de Ayotzinapa estaba llena de “contradicciones”.
A pesar de estas contradicciones y el descrédito de las conclusiones de la investigación oficial, la Procuraduría General de la República sigue insistiendo en la veracidad de la misma, indicó Peña en su texto.
“Mientras que al gobierno [federal] mexicano le gusta presentarse internacionalmente como la víctima de bandas rebeldes del narco y de funcionarios locales corruptos, estas investigaciones plantean serias dudas sobre la complicidad del gobierno federal en los crímenes cometidos contra sus ciudadanos”, analizó el académico.
“¿Qué se puede pensar de un gobierno al que se le acusa de no hacer lo suficiente para investigar los asesinatos de los jóvenes, escritores, periodistas de México y sin embargo, exige respuestas a un gobierno egipcio que -a pesar de la revolución- se sigue manteniendo unido, aunque sea precariamente? Si usted es Egipto, sólo se puede reír”, concluyó Peña su opinión publicada en el rotativo británico.
UNA SOCIEDAD SACUDIDA
En el mismo sentido escribió el periodista británico Ioan Grillo, en una una columna de opinión publicada en la versión impresa del diario estadounidense The New York Times (NYT).
Grillo dijo que las imágenes de los jóvenes desaparecidos de Atozinapa y de sus familias angustiadas “sacudieron” a la sociedad mexicana, provocando que cientos de miles de personas salieran a las calles exigiendo justicia.
“Se convirtió en un caso de cuencas, emblemático de los asesinatos y desapariciones que han asolado esta nación”, señaló el periodista.
Con todo el mundo observándolo, el gobierno de Peña Nieto tuvo la oportunidad de demostrar que podía ofrecer justicia a las víctimas, pero en lugar de convertirse en un caso ejemplar, la investigación ha mostrado profundas fallas, dijo Grillo.
“El resultado es una doble tragedia de horrendos crímenes que quedan impunes mientras que personas inocentes se pudren en la cárcel. Muchos mexicanos han perdido toda la fe en el sistema judicial. Incluso antes del informe [de la CIDH], las familias de las víctimas y muchos periodistas se negaron a creer la versión oficial de lo sucedido a los estudiantes”, escribió el diario estadounidense  NYT.
El gobierno de México, con el apoyo de la comunidad internacional, tiene que hacer un esfuerzo hercúleo para fortalecer su sistema de justicia y restaurar algo de credibilidad, dijo Grillo.
“Las fallas en la investigación del caso Iguala han hecho mella en Peña Nieto, que ha caído a una tasa de aprobación del 35 por ciento. Él no inició el problema del derramamiento de sangre de la guerra contra el narco cuando asumió el poder en 2012. Pero, como Presidente, tiene que asumir la responsabilidad y liderar los esfuerzos reales para arreglar el sistema de justicia en sus restantes tres años en el poder”, finalizó el periodista en su columna de opinión publicada en el rotativo estadounidense.

Fuente.-SinEmbargo/TheGuardian

"DISTRAEN a FUERZA TAMAULIPAS para cuidar CABALGATA de JINETES de la POLITICA"…RIGO GARZA quiere ser ALCALDE.

septiembre 20, 2015 // 0 Comentarios

Foto.-Twitter.

Cuando las demandas de SEGURIDAD son una constante a nivel estatal,cuando en toda la entidad los “delitos” que mas lastiman al ciudadano han crecido exponencialmente ,igual en Tampico y Madero,en Ciudad Victoria,Reynosa o Matamoros,las autoridades distraen los “recursos” en Seguridad para “placear” a los “políticos” que buscan saltar de un cargo a otro,es el caso del Diputado Local Rigoberto Garza Faz y su “Cabalgata de la Amistad”,como vulgar pretexto con contexto “político”que conto con la “Seguridad” que carecen y envidian los habitantes de muchas colonias de Tamaulipas que estan sintiendo lo “duro y también lo tupido” ante la incapacidad de las autoridades para contener toda clase de robos.

Reynosa,Tam.-19/Sep/2015 Y es que en el auge de los “acelerados” de la política en los últimos días no podía faltar este miembro del “Clan” “GARZA CANTU’ cuyas aspiraciones puedan ser “legitimas”,lo que no es “legítimamente correcto” es distraer la Seguridad para “salvaguardar” el tropel de no mas de 100 jinetes cuyo único pretendido era mostrar las aspiraciones políticas del hoy Diputado local Rigoberto Garza Faz para obtener primero la nominación “PRIISTA” y luego “contender” por la alcaldía de Reynosa en 2016 .

La cabalgata que inicio poco antes de las 3 de la tarde sobre la carretera ribereña en un rancho a escasos kilometros del poblado de “Reynosa Diaz” en Diaz Ordaz conto con amplia protección y despliegue de elementos de “Fuerza Tamaulipas” que resguardaron el recorrido de los jinetes que termino en la plaza central del poblado de “Reynosa Diaz” en una  ‘comilona” a nivel de fiesta donde se estima asistieron no mas de 200 personas que refrendarían el apoyo al hoy Diputado que quiere ser “Alcalde” para servir a “Reynosa….y los intereses de los “GARZA CANTU”.


Siguen las "MANTAS de REPUDIO" en REYNOSA contra la "FUERZA DELICTIVA TAMAULIPAS".

septiembre 19, 2015 // 0 Comentarios

En lo que parece ser la continuación formal de la protesta contra “FUERZA TAMAULIPAS” en Reynosa,el día de ayer trasciende aparecio nueva “manta’ alusiva a la presunta queja Ciudadana que advierte del ABUSO de la también llamada “Fuerza Delictiva Tamaulipas” cuyos elementos a la hora de cumplir con su cometido han incurrido en atropellos,extorsiones y cateos ilegales entre muchas otras  quejas de quienes incluso ya llegaron al “Homicidio” de un agente de la misma corporación.

Reynosa,Tam.-19/Sep/2015 La “Manta” presuntamente apareció  ayer por la tarde en las inmediaciones del sector de la “Presa La Laguna” y muy a pesar de que adolecía de contenido utilizado recurrentemente en mensajes de la  delincuencia Organizada que pudieran calificarse de “ilegal ” y ademas presumiblemente firmada por ciudadanos de Reynosa afirman testigos fue retirada casi inmediatamente por “Fuerzas Estatales “censurando’ así su contenido.

Y es que continuando con la estrategia OFICIAL que  “minimiza” los abusos cometidos por “FUERZA DELICTIVA TAMAULIPAS” de la que  6 de sus elementos estan a punto de ir a PRISION por HOMICIDIO,las autoridades de manera cómoda endosan estos actos a la autoría del “Cartel del Golfo’,ignorando que muchos de los abusos de “Fuerza Tamaulipas” van mas alla de los excesos en el combate a estos carteles ,soslayan que FUERZA DELICTIVA TAMAULIPAS ha dejado entrever que es una policía notoriamente impreparada sin conocimiento del marco legal y tan arbitraria que ha lastimado no solo a sus propios “compañeros” ,pues Benito Garcia Medina a quien  “MATARON a GOLPES” de manera reciente en Reynosa es solo uno mas de los abusos cometidos por esta policía dentro de su misma “FUERZA” que y que cotidianamente hacen extensivos a muchos ciudadanos de bien que han padecido sus ‘equivocaciones”….aqui el TEXTO INTEGRO:

…” “Sr Gobernador Egidio Torre Cantú, Sr Presidente Municipal de Reynosa José Elías Leal y Sr Secretario de Seguridad Pública del Estado Gral. Dip. Edo. Mayor Arturo Gutierrez. García, el pueblo de Reynosa, el sector obrero, la gente de trabajo que tenemos día a día que salir para buscar el sustento para nuestro hogar exigimos poner un alto a la seria de abusos que se vienen presentando a diario por parte de los elementos de fuerza Tamaulipas que con solo ver que conducimos un vehículo americano es suficiente para ser tratados como el peor de los delincuentes dejando a un lado nuestros derechos y garantías. Así mismo irrumpen en nuestros hogares sin motivo alguno despojándonos de nuestras pertenencias que con tanto sacrificio hemos conseguido  por eso que acudimos a ustedes como nuestros líderes políticos y jefes de esa corporación que en vez de venir a velar por nuestros intereses y seguridad se han encargado de sembrar el temor, la angustia y tenemos miedo de ser víctimas de sus abusos esperamos y confiamos en que pronto pondrán un alto a estos atropellos.

Atentamente  pueblo de Reynosa….”

SIGUEN DEFENDIENDO DELINCUENTE que nombro SEGOB para "PREVENIRl DELITOS"….y vaya que sabe de "delitos".

septiembre 19, 2015 // 0 Comentarios

César Camacho Quiroz, coordinador de los priistas en la Cámara de Diputados, consideró que Arturo Escobar, orquestador de la campaña electoral del PVEM, tiene el perfil adecuado para ser subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Segob.

“Mi opinión es que tiene la preparación profesional y la actitud necesaria para ser subsecretario de Prevención del Delito”, dijo.

“Es un político serio y eficaz, con la disposición para escuchar y concertar con las organizaciones de la sociedad civil que han participado recientemente en este tipo de tareas”.

En entrevista telefónica, Camacho Quiroz confió en que pronto entregue buenos resultados.

“Debemos atenernos a sus resultados. Lo hará bien”, dijo el ex presidente nacional del PRI.

Organizaciones civiles y ciudadanos que impulsaron el Programa Nacional de Prevención del Delito exigieron el jueves revocar el nombramiento de Arturo Escobar al frente de la subsecretaria responsable del programa e incluso 11 de ellas rompieron el diálogo con el político del PVEM.

En una carta dirigida al Presidente Enrique Peña y al Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, 85 organizaciones y un centenar de personas alertaron que los avances del programa serán destruidos por el funcionario, para impulsar medidas autoritarias, como la pena de muerte, la cadena perpetua o la reducción de la edad penal.

“Representan (Escobar y el PVEM) la cultura de la ilegalidad, la corrupción, el clientelismo, el oportunismo, la simulación y el desprecio por la vida, la justicia y la libertad”, aseguraron.

Fuente.-

Texas: Enviaban MARIHUANA por Servicio Postal

septiembre 19, 2015 // 0 Comentarios

Harlingen, Tx.- Un operativo de autoridades de Seguridad Pública de la ciudad de Harlingen llevó a la detención de un par de personas y al aseguramiento de parafernalia para el empacado y envío de mariguana a través del servicio postal, así como de una pequeña cantidad del enervante.

De acuerdo a la información de lo ocurrido, fue gracias a que autoridades municipales llevaron a cabo una detención por una falta de tráfico, que se logró asegurar la droga y algunos artículos utilizados para el proceso y envío de la misma.

Según se detalló, un agente de seguridad pública detuvo un vehículo Chevrolet Cruze de color negro a la altura de la cuadra 1000 sur del Expressway 83, luego de que su conductor cometió una falta de tráfico.

Como parte de las acciones de las autoridades se llevó a cabo una inspección al interior de la unidad, localizando un par de gramos de mariguana, motivo suficiente para detener a los sospechosos, quienes fueron trasladados a la cárcel municipal.

La investigación del caso siguió su curso y ésta llevó a las autoridades a solicitar una orden de cateo para un cuarto de hotel ubicado en el 3905 sur del Expressway 83, donde al parecer los sospechosos realizaban sus operaciones.

En el lugar fueron aseguradas 11.25 libras de mariguana, una báscula digital, cajas para envío a través del servicio postal, material para empaquetar y 5 mil dólares en efectivo.

La droga y la parafernalia para su proceso y empacado fueron asegurados por las autoridades, quienes procesaron a los dos sospechosos con cargos de posesión y distribución de mariguana, recibiendo fianzas de 26 mil.

CELINA OSEGUERA: de "CHIPOCLUDA de PENALES FEDERALES" a RECLUSA de la "ALTA SEGURIDAD"….el destino le barajo las cartas,pero ella hizo su "juego".

septiembre 19, 2015 // 0 Comentarios

La Procuraduría General de la República detuvo a 13 ex funcionarios presuntamente involucrados en la fuga de ‘El Chapo Guzmán’.

Entre ellos está Celina Oseguera Parra, quien fue designada en julio de 2014 por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, como coordinadora nacional de Centros Federales de Readaptación Social.
Es originaria de Colima, licenciada en derecho y tiene una maestría en criminología.
Foto.-Cronica.com.mx

De 1993 a 1996 trabajó en la dirección del penal de máxima seguridad del Altiplano, Estado de México. Cuando ‘El Chapo’ fue detenido por primera vez en Guatemala, en 1993 y extraditado a México; el capo fue encarcelado en el penal de Puente Grande, Jalisco.

También fungió como coordinadora general de Prevención y Readaptación Social, de la Secretaría de Gobernación.
En 2008 Oseguera fue designada subsecretaria de Sistema Penitenciario en el DF, cuando Marcelo Ebrard era jefe de Gobierno capitalino; cuatro años después, en noviembre de 2012, el PRI en la Asamblea Legislativa exigió la renuncia de la funcionaria por presuntos actos de corrupción en los penales, “como la venta de drogas y prostitución”. Permaneció en el cargo.
Otro de los detenidos es Valentín Cárdenas Lerma, quien era el director del penal del Altiplano cuando se fugó ‘El Chapo’ Guzmán y fue detenido por la Procuraduría General de la República para interrogarlo después de lo ocurrido con el narcotraficante.
Durante su administración en el penal, más de 100 reos, entre ellos “El Chapo” y Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie”, integrante del cártel de los Beltrán Leyva, protestaron por presuntas violaciones a sus derechos humanos, como malos tratos y que la comida tenía gusanos.
Uno de los indicios en que se demostraron las deficiencias en las medidas de seguridad del penal fue la mujer que visitó al capo con documentos falsos, sin ser detectada.
La mujer y el abogado del capo entraron al penal y cuando se retiraron, las autoridades se dieron cuenta de que los exámenes biomédicos de huellas, iris y reconocimiento facial no coincidían.
Leonor García García, ex directora jurídica del Altiplano, fungía la noche de la fuga de ‘El Chapo’ como autoridad máxima del penal ya que cubría la ausencia por descanso del director general del reclusorio, Valentín Cárdenas.
Miguel Ángel Flores Mirafuentes es uno de los policías federales que monitoreaban a Guzmán Loera desde el Centro de Control, previo a la fuga del narcotraficante.
Roberto Cruz Bernal, era ex comandante de custodios del Altiplano.
El resto de los detenidos son:
Leonor García García, ex directora jurídica del penal.
Roberto Cruz Bernal.
Jaime Galindo Hernández.
Osvaldo Gastón Veytia Rodríguez.
Miguel Ángel Flores Mirafuentes.
Agustín Jiménez Molina.
Herminio González Albarrán.
Miguel Ángel Cortés Carrillo.
Erick Sorcia Martínez.
Arturo Hernández Hernández.
Reyes Mota Carrillo.
fuente.-
1 1.456 1.457 1.458 1.459 1.460 1.466