Fotografias y Videos: tremendo enfrentamiento entre Policías y Sicarios en Chihuahua

marzo 20, 2017 // 0 Comentarios


Una terrible balacera ocurrida en el Campo Menonita número 101 de la carretera a Álvaro Obregón dejó al menos cuatro policías heridos, así como muertos y desaparecidos aún no cuantificados.


Testigos dijeron que el enfrentamiento se extendió al polígono de Cuauhtémoc, Gómez Farías y Bachiniva, aunque las autoridades no se han manifestado al respecto. 


Un video que se hizo llegar a este portal informativo registra la cuenta balacera que por minutos se grabó de manera ininterrumpida. 

Se escucha el llanto de un hombre que en momentos clama ayuda de Dios para contener la ola de violencia. 

En las fotografías se aprecia la carretera bloqueada por camionetas y abajo de uno de estos vehículos se puede el cuerpo de un hombre, al parecer inerte. 

La gente hablaba de cuarenta muertos y otros tantos heridos y comentaban que les decían que esa era la batalla final.


Identifican a los 4 policías heridos tras balacera en Rubio

Se trata de elementos preventivos de Seguridad Pública Municipal de Álvaro Obregón (Rubio), identificados como: Juan Carlos Rentería Villegas, José Cabrera Arias, Manuel Mora Armenta y Jesús Enrique Loya.

La autoridad estatal indicó que recibió el reporte a las 17:30 horas en el sentido de que a la altura del Campo 101 se registraba un evento violento, en el que hombres armados abrieron fuego contra los agentes municipales.

Hasta el lugar de los hechos acudieron elementos del Grupo de Reacción en coordinación con personal del Ejército Mexicano.

Previamente se habían reportado tiroteos y presencia de sujetos armados en comunidades como La Quemada y El Venado, hacia donde también se dirigieron los elementos policiacos junto con personal castrense.


A la altura del kilómetro 47 de la carretera a Rubio se localizó un vehículo abandonado el cual habría sido utilizado por los sujetos agresores, el cual se hallaba con las luces y el motor encendido.

Se trata de una Chevrolet, Equinox, 2016, blanca, la cual cuenta con reporte de robo en el estado de Tamaulipas el 29 de enero del 2017, en el cual se localizaron diversos cartuchos de diferentes calibres sin percutir.

Fotografias policias muertos tras enfrentamientos con Sicarios en Veracruz

marzo 20, 2017 // 0 Comentarios

Veracruz, México.- Cerca de la medianoche del domingo, fueron asesinados cinco elementos de la policía municipal de este municipio y tres civiles, entre ellos presuntamente miembros de la familia del alcalde priista Reveriano Pérez Vega, alias El Pelón, jefe de la banda de Los Pelones.

Los hechos comenzaron en la casa del cuñado del alcalde, Emilio Salazar, quien fue sacado de su casa por la fuerza, por un comando armado, varios hombres incluso mujeres tapados de la cara y con armas largas, que le exigían al cuñado del edil dar a conocer la ubicación del presidente municipal.

Versiones hechas llegar a esta redacción exponen que los agresores primero llegaron a la casa de Emiliano Salazar, que es contigua al ayuntamiento, lo sacaron a golpes y lo comenzaron a torturar en la vía pública, sobre el portón de la residencia, y después de lograr su cometido, ahí mismo le dieron muerte.

Los agresores antes de irrumpir, tomaron el control de la cabecera municipal, cerrando los accesos al pueblo.

Al notar estos movimientos, los vecinos que se encontraban en la calle y las personas que aún cenaban en locales cercanos, salieron corriendo y todos se encerraron en sus casas. En redes sociales corrió la versión de que había toque de queda y todo el que saliera sería asesinado por los maleantes que buscaban dar muerte al presidente municipal.

Apenas el jueves pasado hubo una balacera cerca de Entabladero y La Chaca, presuntamente obra de Los Pelones, una banda que liderea desde hace varios años ese alcalde y sus hermanos, con la cual mantienen aterrorizada a la zona de la sierra de Papantla, participan en elecciones municipales violentamente y son acusados de cometer diversos atropellos a los derechos humanos y delitos.

A “los pelones se les llegó la hora” era el comentario generalizado al darse la llegada del comando.

Después de que le dieron muerte al cuñado, los agresores enfilaron a la comandancia de la policía y se enfrentaron con municipales, dejando gendarmes muertos; ahí también comenzaron a buscar al alcalde y habrían muerto otros dos civiles.

Los integrantes del comando comenzaron a quemar patrullas y el fuego tocó parte del palacio municipal, no se sabe el nivel de los daños contra el municipio.

Otra de las versiones indica que después de que mataron al cuñado, los malos enfilaron para escapar, y fue cuando fueron interceptados por municipales, que llevaron la peor parte con la muerte de cinco oficiales.

Los Pelones son una banda de sujetos que mantienen el control en la sierra del Tonacapan, responsables de buena parte de la violencia en la región, enemigos de los caciques de Coyutla, Los Picazo.

Durante años, los pelones han disputado el control de los ayuntamientos de esa región de la sierra de Papantla con toda clase de artimañas, y además son acusados de cometer atropellos y numerosas violaciones a los derechos humanos, y Reveriano Pérez Vega, alcalde por segunda ocasión en Coxquihui, es conocido como “El Pelón número uno”.

En junio de 2014, la de Coxquihui fue una de la elecciones que tuvo que ser cancelada ante la violencia en esa cabecera que costó la vida a una persona y lesiones a otros que participaban en un mitin del Partido Acción Nacional (PAN), denunció en ese entonces, el dirigente estatal, Enrique Cambranis, quien además presentó formal denuncia contra Reveriano Pérez y su hermano, Fernando.

En 2011, Los Pelones también fueron acusados de intento de homicidio contra León Humberto Pérez Candenedo, quien se la jugaba como candidato a la alcaldía que detentaba Reveriano Pérez Vega por primera vez.

Actualmente, en el proceso interno del PRI, no hay de otra, el candidato es el mayor de la banda de Los Pelones, Albertín Pérez Vega, quien dispone de recursos del ayuntamiento y todo el poder de su hermano Reveriano para quedarse con la alcaldía, como si se tratara de patrimonio de la familia.


ASÍ ERA LA CÁRCEL DE LUJO DE "EL AZULITO" SU LUGAR DE DESCANSO HASTA CON MUJERES A SU DISPOSICIÓN

marzo 19, 2017 // 0 Comentarios

El penal de Aguaruto, de donde se fugó el hijo de Juan José Esparragoza Moreno, El Azul, uno de los líderes del Cártel de Sinaloa, opera en medio de la corrupción, fragilidad en su esquema de seguridad y los internos gozan de lujos.

Imágenes obtenidas de las cámaras de video de esa prisión muestran a los reos con teléfonos celulares, consumiendo marihuana y cocaína, con pantallas de plasma en sus habitaciones, salas y hasta con sexoservidoras.

  En otras se observa a mujeres que ingresan y, según las fuentes estatales consultadas, se trata de prostitutas. Foto: Especial

En una de las fotos se observa a varios reos usando teléfonos móviles, lo cual está prohibido por la ley y reglamentos del propio penal.

 | En algunas fotos se observa a varios reos usando teléfonos móviles, lo cual está prohibido por la ley y reglamentos del propio penal. Foto: Especial

En otras se observa a mujeres que ingresan y, según las fuentes estatales consultadas, se trata de sexoservidoras. De acuerdo con autoridades de la entidad, en otra de las fotografías un individuo está presuntamente consumiendo cocaína.

 Imágenes obtenidas por las cámaras de video de esa prisión muestran a los prisioneros con teléfonos celulares, consumiendo marihuana y cocaína.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en su recomendación general 18/2010 alertó de la situación en los centros penitenciarios del país, en particular del llamado “autogobierno”.

Según las autoridades de Sinaloa, el “autogobierno” aumenta la violencia en el interior de los centros penitenciarios y el tráfico de drogas, como han podido constatar en los videos.

Incluso tienen privilegios y tratos especiales como estancias amplias hasta con sala, televisión modernas y telefonos celulares.

 | Además, cuentan con pantallas de plasma en sus habitaciones, salas y contacto con prostitutas. Foto: Especial

En el penal de Aguaruto estaban recluidos Juan José Esparragoza Monzón, El Negro; Alfonso Limón Sánchez, El Limón; Jesús Peña González, El 20; Rafael Guadalupe Félix Núñez, El Chanquito Ántrax, y Francisco Zazueta, El Pancho Chimali, pero se fugaron el jueves pasado.

Chimali y Esparragoza Monzón acababan de ingresar al penal hace casi un mes.

El 19 de enero, los otros tres reos fueron cambiados a una cárcel de Los Mochis, porque el gobierno estatal tuvo información sobre sus preparativos de escape.

Sin embargo, como las autoridades penitenciarias no tenían autorización para cambiar a los tres procesados, tuvo que regresarlos a Aguaruto, de donde huyeron presuntamente por la puerta principal junto con su líder.

Esta cárcel cuenta con 2 mil 412 presos, de los cuales 500 enfrentan cargos federales, por lo que el gobierno estatal ha planteado la urgencia de trasladarlos a centros de readaptación social federal para impedir fugas o contacto con presos comunes.

Los datos obtenidos de fuentes oficiales señalan que el centro penitenciario de Aguaruto ha estado relacionado con grupos de la delincuencia organizada, cuya premisa es el control del penal.


Aguaruto, la crisis permanente. Entre 2005 y 2016 ha habido ocho intentos de evasión; se concretaron 18 fugas, en las cuales 46 personas lograron su objetivo; registra al menos un motín; 24 suicidios; 149 riñas, de las cuales tan sólo en los primeros cinco años ocurrieron 145, lo cual refleja el peor momento de inestabilidad.

También entre 2005 y 2010 hubo 54 asesinatos en el interior de Aguaruto, mientras que de 2011 a 2016 el registro oficial es de nueve.

El año pasado, todavía en la gestión de Mario López Valdez, hubo 14 revisiones al interior de esta cárcel, en las que encontraron pistolas tipo escuadra, armas de asalto MP-5, así como cargadores distintos, y hasta granadas de fragmentación.

En esas revisiones policías del estado también encontraron cocaína, marihuana, dinero en efectivo, tabletas electrónicas, celulares, transmisores de internet de banda ancha, cables USB, entre otros objetos.

De acuerdo con autoridades consultadas, el “autogobierno” persiste en Aguaruto. La actual administración arrancó con el comienzo de 2017.

Población de peligro. Hoy, José Mario Rodríguez Murillo, jefe de custodios del penal de Culiacán, está desaparecido desde que se notificó la fuga del hijo de El Azul, por lo que se presume su complicidad.

El reclusorio de Culiacán data de 1969. Por sus celdas han desfilado viejas figuras ligadas al tráfico de las drogas, como las de Manuel Salcido Uzeta, El Cochiloco; Miguel Ángel Lugo Beltrán, El Ceja Guera, entre otros, se convirtieron en leyendas, por sus evasiones espectaculares de este penal.

Construido en una superficie de 125 mil metros cuadrados, a un costado de la carretera Culiacán-Navolato, en la sindicatura de Aguaruto, el Centro de las Consecuencias Jurídicas del Delito de Culiacán ha tenido dos directores en menos de un mes.

José Francisco “N”, de formación castrense, en febrero pasado, asumió la dirección del reclusorio, cargo que sólo desempeño durante un corto periodo de dos semanas, por lo que su antecesor, Víctor Manuel Flores Díaz, fue designado como encargado del despacho.

Comando sitia pueblo en busca de alcalde jefe de los pelones, ocho muertos entre ellos 5 policías

marzo 19, 2017 // 0 Comentarios

Veracruz, México.- Cerca de la medianoche del domingo, fueron asesinados cinco elementos de la policía municipal de este municipio y tres civiles, entre ellos presuntamente miembros de la familia del alcalde priista Reveriano Pérez Vega, alias El Pelón, jefe de la banda de Los Pelones.

Los hechos comenzaron en la casa del cuñado del alcalde, Emilio Salazar, quien fue sacado de su casa por la fuerza, por un comando armado, varios hombres incluso mujeres tapados de la cara y con armas largas, que le exigían al cuñado del edil dar a conocer la ubicación del presidente municipal.

Versiones hechas llegar a esta redacción exponen que los agresores primero llegaron a la casa de Emiliano Salazar, que es contigua al ayuntamiento, lo sacaron a golpes y lo comenzaron a torturar en la vía pública, sobre el portón de la residencia, y después de lograr su cometido, ahí mismo le dieron muerte.

Los agresores antes de irrumpir, tomaron el control de la cabecera municipal, cerrando los accesos al pueblo.

Al notar estos movimientos, los vecinos que se encontraban en la calle y las personas que aún cenaban en locales cercanos, salieron corriendo y todos se encerraron en sus casas. En redes sociales corrió la versión de que había toque de queda y todo el que saliera sería asesinado por los maleantes que buscaban dar muerte al presidente municipal.

Apenas el jueves pasado hubo una balacera cerca de Entabladero y La Chaca, presuntamente obra de Los Pelones, una banda que liderea desde hace varios años ese alcalde y sus hermanos, con la cual mantienen aterrorizada a la zona de la sierra de Papantla, participan en elecciones municipales violentamente y son acusados de cometer diversos atropellos a los derechos humanos y delitos.

A “los pelones se les llegó la hora” era el comentario generalizado al darse la llegada del comando.

Después de que le dieron muerte al cuñado, los agresores enfilaron a la comandancia de la policía y se enfrentaron con municipales, dejando gendarmes muertos; ahí también comenzaron a buscar al alcalde y habrían muerto otros dos civiles.

Los integrantes del comando comenzaron a quemar patrullas y el fuego tocó parte del palacio municipal, no se sabe el nivel de los daños contra el municipio.

Otra de las versiones indica que después de que mataron al cuñado, los malos enfilaron para escapar, y fue cuando fueron interceptados por municipales, que llevaron la peor parte con la muerte de cinco oficiales.

Los Pelones son una banda de sujetos que mantienen el control en la sierra del Tonacapan, responsables de buena parte de la violencia en la región, enemigos de los caciques de Coyutla, Los Picazo.

Durante años, los pelones han disputado el control de los ayuntamientos de esa región de la sierra de Papantla con toda clase de artimañas, y además son acusados de cometer atropellos y numerosas violaciones a los derechos humanos, y Reveriano Pérez Vega, alcalde por segunda ocasión en Coxquihui, es conocido como “El Pelón número uno”.

En junio de 2014, la de Coxquihui fue una de la elecciones que tuvo que ser cancelada ante la violencia en esa cabecera que costó la vida a una persona y lesiones a otros que participaban en un mitin del Partido Acción Nacional (PAN), denunció en ese entonces, el dirigente estatal, Enrique Cambranis, quien además presentó formal denuncia contra Reveriano Pérez y su hermano, Fernando.

En 2011, Los Pelones también fueron acusados de intento de homicidio contra León Humberto Pérez Candenedo, quien se la jugaba como candidato a la alcaldía que detentaba Reveriano Pérez Vega por primera vez.

Actualmente, en el proceso interno del PRI, no hay de otra, el candidato es el mayor de la banda de Los Pelones, Albertín Pérez Vega, quien dispone de recursos del ayuntamiento y todo el poder de su hermano Reveriano para quedarse con la alcaldía, como si se tratara de patrimonio de la familia.

SE SIGUEN MATANDO LOS ZETAS Y CÁRTEL DEL NORESTE, EN VIDEO LOS ZETAS DECAPITAN A UNO DEL NORESTE EN TAMAULIPAS

marzo 19, 2017 // 0 Comentarios

Ciudad Victoria, Tamaulipas.-En un nuevo capitulo de violencia en el estado de Tamaulipas esta semana fue puesto en circulación en las redes sociales un video de unos 3 minutos de duración donde integrantes de Los Zetas Vieja Escuela ejecutan decapitando a un joven frente a las cámaras a la vez que lanzan mensajes amenazantes en contra del Cártel del Noreste advirtiendo que eso mismo les va a pasar.

Antes de ser decapitado el hombre responde que supuestamente ayudo al Cártel del Noreste

“Esto me pasa por ayudar al Noreste, al Titote, al Venado, al Azul” después de eso proceden a decapitarlo aun estando vivo.

El hombre que dirige la ejecución se hace llamar el Comandante 25 quien lanza fuertes amenazas contra integrantes del Cártel del Noreste e incluso durante la decapitación se la pasa regañando a sus cómplices.

El video que fue distribuido en Paginas y grupos de Facebook como 9mm Ciudad Victoria y blogs como el de Epoca Violenta que continuación les compartimos solo como recurso periodístico para darle veracidad y credibilidad a la noticia y del cual les advertimos visiten bajo su propio riesgo ya que estos videos propios del narco contienen violencia extrema.

Miembros fugados del Cártel de Sinaloa , gozaban de "altos privilegios" en el Penal de Culiacán

marzo 19, 2017 // 0 Comentarios

Antes de su fuga, el hijo del capo del Cártel de Sinaloa vivía en celda grande, con baja seguridad, y podía disponer de horarios de visitas.

Juan José Esparragoza Monzón, alias “El Azulito”, gozaba de privilegios dentro del penal de Culiacán previo a su fuga.

De acuerdo con un informe de la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa, el hijo de Juan José Esparragoza Moreno, uno de los fundadores del Cártel de Sinaloa, se encontraba en una celda especial con baja seguridad, con mayores dimensiones a las de otros presos, tenía atención especial y podía disponer de horarios para visitas y tomar aire limpio afuera de su celda.

Cristóbal Castañeda Camarillo, subsecretario de Seguridad Pública, dijo que las concesiones de las que gozaba el interno Esparragoza Monzón hasta el jueves pasado, cuando se fugó, ya habían sido comunicadas a la Federación, pero que por amparos promovidos por el acusado no podía ser trasladado a un penal de máxima seguridad.

“Nosotros inclusive hemos pugnado para detener ese tipo de aspectos, seguimos trabajando, pero es una realidad, hay algunos aspectos que estamos checando con la Federación para que nos apoyen para que los presos estén donde deban estar”, dijo.

¿Cuáles eran esos privilegios?, se le preguntó.

“Que tienen lugares más amplios, tienen mejores atenciones, algunas canonjías en cuanto a horarios, diferentes cuestiones”.

Esas condiciones también las gozaban Alfonso Limón Sánchez, “El Limón”; Jesús Peña González, “El 20”; Rafael Guadalupe Félix Núñez, el “Changuito Antrax”; y Francisco Javier Zazueta Rosales, “El Pancho Chimal”, quienes también se fugaron y eran considerados presos de alta peligrosidad.

Esparragoza Monzón fue capturado el 19 de enero en el Centro de Culiacán, en un operativo liderado por la Secretaría de Marina.

Cinco días más tarde se dio a conocer, mediante la Secretaría de Gobernación, sobre su captura y, además, que él tenía cargos en México y Estados Unidos por delitos contra la salud y delincuencia organizada.

Además de Esparragoza Monzón y las cuatro personas que se fugaron con él, existen otros 500 presos recluidos en Culiacán por delitos federales, como portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, crimen organizado y delitos contra la salud.

De esas 500 personas, 98 son considerados como reos de alta peligrosidad, que por amparos también continúan en ese penal, el cual, de acuerdo con la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa, carece de personal para vigilar a los presos, tiene un sistema de videovigilancia obsoleto y no cuenta con inhibidores de señal para celulares.

Operativo Chihuahua: Castigo a militares… hasta cierto punto

marzo 19, 2017 // 0 Comentarios

El miércoles 8 la Suprema Corte confirmó la pena de prisión impuesta al teniente coronel José Julián Juárez Ramírez por el caso de la desaparición forzada y tortura de José Alonso Herrera Andrade, ocurridas en 2009 durante la aplicación del Operativo Chihuahua. Si bien Juárez no participó directamente en los hechos, sí lo hicieron tropas bajo su mando y eso bastó para condenarlo.

Pasadas las 10:00 horas del 5 de marzo de 2009, José Alonso Herrera Andrade estaba en su domicilio, en Ojinaga, Chihuahua. Se preparaba para almorzar cuando desde la cocina, él y su esposa vieron por la ventana a un soldado que pasó frente a la casa. En seguida, una camioneta pick up Ford, color verde militar, se estacionó frente al inmueble.

Bajaron más uniformados y tocaron a la puerta. Herrera Andrade preguntó desde adentro: “¿Qué se les ofrece?”

Sin responder, un soldado abrió la puerta de un golpe; de inmediato jaló a Herrera y lo sentó en una silla que estaba en el patio, mientras un grupo de militares entraba a la casa. Le preguntaron a la mujer si tenían armas o droga. Ante la negativa, empezaron a revisar por todas partes y a ella la retuvieron en una habitación.


Salieron después de revolver y tirar todo, pero uno de ellos se quedó vigilando a la mujer. Por la puerta que se había quedado abierta, ella pudo ver cómo estaban golpeando a su esposo. Uno de los militares le pegaba en la cabeza con un arma larga, mientras otros lo pateaban. Luego se lo llevaron a unos cuartos desocupados del inmueble de alquiler. Ella ya sólo escuchaba los gritos de su marido.

Los militares le preguntaban por una determinada persona y le decían que lo habían estado vigilando y lo habían visto comprando el periódico. Él respondía que no conocía por quien le preguntaban y que nada de lo que le decían era cierto. Lo siguieron golpeando y le quitaron mil 400 pesos que traía.

Al cabo de unos 15 minutos escuchó una voz de mando que gritó: “¡Ya vámonos!”. El soldado que custodiaba a la mujer salió de la casa, y en seguida ella escuchó que prendieron un carro y se fueron.

Se asomó por una ventana, pensando que vería a su esposo tirado, lastimado. Pero no estaba. Corrió entonces hacia la puerta y alcanzó a ver que los soldados se lo llevaban en la caja de la camioneta en la que habían llegado, seguidos de un Mitsubishi rojo que le habían prestado a su esposo, conducido por un militar.

Alarmada, llamó a sus familiares para contarles lo sucedido. Se encontró con su cuñada y su concuña y se dirigieron al cuartel militar localizado en la carretera a Camargo, la Tercera Compañía de Infantería No Encuadrada (CINE), que estaba al mando del teniente coronel de infantería José Julián Juárez Ramírez.

Cuando llegaron a la instalación militar, le preguntaron a uno de los soldados de guardia por su familiar. Les pidió que se identificaran y la esposa lo hizo con su credencial de elector. A las otras dos mujeres les dijo que no podían estar ahí, que la interesada era la esposa.

El soldado de guardia se dirigió a una oficina y al poco rato regresó y le dijo: “Aquí no han traído a nadie. Retírese, por favor”. La hermana de Herrera Andrade se acercó y le reclamó. “Cómo que no. Ahí está el carro que se trajeron de la casa”, y señaló hacia el estacionamiento de la CINE.

El militar entonces les dijo que no podían ver a su familiar porque se lo habían llevado al Ministerio Público. “Vayan a verlo allá. Y ya retírense”, ordenó.

“Por eso me trasladé a esta oficina, para ver si puedo tener alguna información de mi esposo, ya que desconozco por qué se lo hayan llevado, ya que ellos mismos revisaron mi casa y ahí no había nada ilícito”, relató la esposa ante el Ministerio Público en Ojinaga, al poner ese mismo día, 5 de marzo de 2009, una denuncia por la desaparición de su esposo.

No volvieron a saber nada de él sino hasta un mes después, cuando elementos de la Tercera CINE lo pusieron a disposición del Ministerio Público, acusado de posesión de droga y de armas. Los militares aseguraron que lo habían detenido unas horas antes durante un patrullaje en Ojinaga.

Sesiones de tortura

En su declaración ministerial, José Alonso Herrera Andrade negó el parte militar y aseguró que había sido detenido por el Ejército desde hacía un mes. Relató que después de que lo sacaron de su casa lo llevaron a unos departamentos que él administraba y eran rentados por unas empleadas aduanales. Los militares le habían quitado las llaves y entraron, sin que Herrera pudiera ver lo que pasó adentro porque lo tenían con la cabeza hacia abajo.

Después se lo llevaron a la CINE. “En cuanto llegamos, me metieron a un cuarto o tejabán que ellos llamaban ‘la cabaña’. Primero me tiraron al piso como cinco minutos”. Unos soldados se quedaron vigilándolo y después llegaron otros dos militares. “Me sentaron en una silla y me pusieron una bolsa de plástico varias veces hasta que casi me asfixiaba. Casi me desmayé.

“Me golpeaban en el estómago y me amenazaron que me iban a matar, y uno de ellos me dijo: ‘Ya vino tu pinche vieja a llorar por ti, pinche viejo rajón’. Se burlaban de mí y más me golpeaban”, declaró.

En su relato asegura que también fue torturado con toques eléctricos, con cables que le pusieron en un dedo, en las costillas, en los testículos, el recto. La última descarga que recuerda antes de perder el conocimiento fue en la lengua y en una tetilla.

“No supe de mí hasta que ellos me despertaron. Los vi muy asustados y me dijeron que ya me alivianara, que ya no me iban a golpear. Y como no podía caminar, ellos mimos me cargaron y me pusieron a descansar en una esquina del cuarto. Después de un rato, otra vez empezaron a decir que ya les dijera dónde estaban las armas y la droga. Yo les contestaba que no sabía nada.”

Al otro día los militares llevaron a la CINE a otro civil a quien Herrera conocía. También a otros dos, de quienes por primera vez sabía de su existencia, y quienes dijeron ser de Parral, Chihuahua, y trabajar como jornaleros en Ojinaga. Los torturaron en presencia de Herrera. Después, a él le pidieron que acusara a su conocido de ser el encargado de un grupo delictivo en el lugar, y a quien también torturaron.

Herrera asegura que después siguieron agresiones sexuales a los cuatro detenidos y que en todo momento los mantuvieron con los ojos vendados. Relata que los efectivos del Ejército después llevaron a la CINE a otros civiles, incluido un anciano de 82 años, a un militar desertor y a dos hombres a los que describió como cholos.

“Todo el tiempo me maltrataron y me tuvieron incomunicado, sin dejarme saber ni de mi familia ni de nadie”, declaró ante el Ministerio Público.

Operativo Chihuahua

El parte militar dio otra versión. Aseguró que Herrera había sido detenido en un patrullaje castrense en el área urbana de Ojinaga, a las 12:40 horas del 6 de abril. Que fue detenido en aplicación de la Ley Federal de Armas de Fuego y Control de Explosivos, así como de la Campaña Permanente contra el Narcotráfico, desplegada por el gobierno de Felipe Calderón el sexenio pasado.

Era apenas el primer año del Operativo Conjunto Chihuahua desplegado en marzo de 2008 y encabezado por el Ejército en ese estado como parte de la “guerra al narcotráfico”, declarada por Calderón al inicio de su gobierno.

Los elementos de la CINE estaban actuando bajo la Orden General de Operaciones II “Opn. Conj. Chihuahua”, redactada por el general de brigada Manuel de Jesús Moreno Aviña, comandante de la Guarnición Militar de Ojinaga, a la que pertenecía la Tercera CINE.

Moreno Aviña había elaborado esa Orden General de Operaciones de acuerdo con la Directiva para el Combate Integral al Narcotráfico (2007-2012), elaborada a partir de “la visión presidencial” para emprender la “guerra contra el narcotráfico”. El documento, clasificado como secreto por la Secretaría de la Defensa Nacional, así como la Orden General de Operaciones II, fueron reveladas en julio de 2014.

La directiva facultó a los jefes militares de todo el país para actuar con “amplia libertad de acción”, “amplia iniciativa” y “don de mando” para realizar “acciones contundentes” contra sus objetivos.

El Operativo Chihuahua le dejó un alto costo al Ejército, pero sólo hasta ciertos mandos. El general Moreno Aviña fue condenado en 2016 a 52 años de prisión por las graves violaciones a los derechos humanos cometidas por elementos de la Tercera CINE, que estaba bajo su jurisdicción.

Ante las graves violaciones a los derechos humanos, el operativo se dio por terminado en 2009 y la justicia militar ordenó la detención de 31 elementos de la CINE, a los que responsabilizó de haber integrado un “pelotón de la muerte” que detuvo, torturó, asesinó y hasta se deshizo de varios civiles señalados como narcotraficantes.

La justicia militar hizo tabla rasa. De los 31 acusados, 13 han obtenido su libertad por falta de pruebas de su participación directa en el homicidio y tortura de los presuntos narcotraficantes del Cártel de Juárez, según informó el pasado 28 de febrero el abogado de la mayoría de ellos, Víctor Alonso Tadeo Solano.

Los otros 18 aún se encuentran en prisión acusados en su mayoría como autores materiales de la muerte y desaparición forzada de personas. Entre ellos, el comandante de la Tercera CINE, el teniente coronel de Infantería José Julián Juárez Ramírez.

Desde 2009 está preso en la cárcel militar de Mazatlán, acusado de robo, abuso de autoridad y desaparición forzada de José Alonso Herrera Andrade, quien después de un mes apareció con vida cuando el propio Ejército lo presentó ante el Ministerio Público.

El pasado miércoles 8, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación le confirmó la pena de prisión de cinco años a la que fue condenado por esa desaparición, al negarle un amparo en el que cuestionaba la constitucionalidad del artículo 215-A del Código Penal Federal, que tipifica la desaparición forzada de personas.

Su defensa, también patrocinada por Tadeo Solano, le pidió a la Corte que revisara esa disposición bajo el hecho de que el teniente coronel no participó en la detención de Herrera. El artículo establece que ese delito lo comete “el servidor público que, independientemente de que haya participado en la detención legal o ilegal de una o varias personas, propicie o mantenga dolosamente su ocultamiento bajo cualquier forma de detención”.

La defensa sostenía que el vocablo “independientemente” es vago e impreciso para castigar por ese delito, pero la Corte estableció que el adverbio da claridad respecto a la responsabilidad de los servidores públicos sin importar que hayan participado o no en la detención de la persona.

A propuesta del ministro José Ramón Cossío Díaz, la sala encargada de los asuntos penales y civiles que llegan al máximo tribunal determinó que la desaparición forzada de personas se comete con independencia de la participación material en el delito, que es castigado con una pena de entre cinco y 40 años de prisión.

La Primera Sala de la Corte estableció que la desaparición forzada constituye una violación múltiple de derechos humanos y que es particularmente grave cuando se acredita que forma parte de un patrón sistemático o práctica tolerada por el Estado. Además, consideraron que el artículo es acorde con los instrumentos internacionales suscritos por México, en particular la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas.

De acuerdo con esos instrumentos, dijeron, el delito tiene como “conductas típicas mínimas”, la privación de la libertad de una o más personas, seguida de una negativa a reconocer la detención, el ocultamiento de la víctima y/o una negativa a brindar información sobre el paradero o suerte de las personas.

Tadeo Solano sostiene que la responsabilidad de lo ocurrido en el Operativo Chihuahua no se ha podido conocer plenamente, pues ni la justicia militar ni la civil han aceptado que sean citados los mandos superiores a los jefes militares acusados.

Por encima del teniente coronel Juárez y del general de brigada Moreno Aviña estaban el entonces comandante de la V Zona Militar, el general de división Felipe de Jesús Espitia Hernández, responsable directo del Operativo Conjunto Chihuahua y actual coordinador de asesores del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas (ISSFAM).

Espitia estaba a su vez bajo el mando del comandante de la XI Región Militar, el general Marco Antonio González Barreda, quien al inicio del sexenio fue director del ISSFAM y en diciembre de 2014 pasó a retiro. En la ceremonia de su despedida, como orador principal, aseguró que “los errores cometidos son atribuibles a las personas que en un momento toman una decisión equivocada”.

Durante el Operativo Chihuahua, González Barreda estaba entonces bajo el mando directo del general secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván Galván, ya también retirado.

VIDEO FUERTE: SE SIGUEN ELIMINANDO LOS ZETAS Y CÁRTEL DEL NORESTE, EN VIDEO LOS ZETAS DECAPITAN A UNO DEL NORESTE EN TAMAULIPAS

marzo 19, 2017 // 0 Comentarios


Ciudad Victoria, Tamaulipas.-En un nuevo capitulo de violencia en el estado de Tamaulipas esta semana fue puesto en circulación en las redes sociales un video de unos 3 minutos de duración donde integrantes de Los Zetas Vieja Escuela ejecutan decapitando a un joven frente a las cámaras a la vez que lanzan mensajes amenazantes en contra del Cártel del Noreste advirtiendo que eso mismo les va a pasar.
Antes de ser decapitado el hombre responde que supuestamente ayudo al Cártel del Noreste

“Esto me pasa por ayudar al Noreste, al Titote, al Venado, al Azul” después de eso proceden a decapitarlo aun estando vivo.

El hombre que dirige la ejecución se hace llamar el Comandante 25 quien lanza fuertes amenazas contra integrantes del Cártel del Noreste e incluso durante la decapitación se la pasa regañando a sus cómplices.

El video que fue distribuido en Paginas y grupos de Facebook como 9mm Ciudad Victoria y blogs como el de Epoca Violenta que continuación les compartimos solo como recurso periodístico para darle veracidad y credibilidad a la noticia y del cual les advertimos visiten bajo su propio riesgo ya que estos videos propios del narco contienen violencia extrema.
1 3 4 5 6 7 1.462