Sonora, Sinaloa, Durango y Chihuahua pactan atacar ‘triángulo dorado’ del narco

 admin/fotos/2015-09-30/65434_55x.jpg
Los gobiernos de Sonora, Sinaloa, Durango y Chihuahua acordaron combatir al crimen organizado de manera conjunta, en la zona serrana en que convergen los territorios de los cuatro estados.

Con el acuerdo, los agentes de la Policía Estatal podrán ingresar libremente a cualquier zona territorial de otros estados, sin importar los límites constitucionales para perseguir a los criminales.

Lo anterior fue anunciado por el fiscal de Chihuahua, Jorge González Nicolás, en el marco de la Reunión Regional Operativa de Secretarios de Seguridad Pública.

Se trata, dijo, de la implementación de operativos interestatales, con el objetivo de coordinar acciones y fortalecer los trabajos en la persecución de delincuentes.

En Hermosillo, Sonora, explicó que analizaron la problemática en común que estas entidades tienen como vecinos y las estrategias implementadas por las entidades federativas de la zona noroeste del país en materia de seguridad y colaboración interinstitucional.

Señaló que la FGE presentó la necesidad de detener al menos a diez grupos que se dedican al tráfico de drogas y a asesinar gente, “delincuentes que operan en la sierra de Chihuahua y se mueven con facilidad principalmente, a los estados de Sonora y Sinaloa, de ahí la importancia del intercambio permanente de información y la realización de operativos conjuntos”.

Dio a conocer que a través de estos acuerdos, los cuerpos policiacos de la Fiscalía de Chihuahua podrán ingresar a los territorios vecinos y, junto con ellos, buscar a los delincuentes, y lo mismo podrán hacer las autoridades policiacas de Sonora, Sinaloa y Durango.

"Los delincuentes no tienen fronteras, actúan libremente para cometer actos ilícitos, por ello el interés de actuar de inmediato; nuestra Policía está prepara para operar en coordinación con otras corporaciones, ya lo hemos hecho y hoy el Gobierno de la República ha sido muy sensible en esto y nos ha dado luz verde”, manifestó González Nicolás.

Por su clima y su accidentada geografía, con montañas y peñascos de la Sierra Madre Occidental, la región que comparten Chihuahua, Sinaloa y Durango, conocida como el “triángulo dorado”, es aprovechada por los narcotraficantes para sembrar, cosechar, procesar y traficar mariguana y amapola, además de drogas sintéticas.

Esta región ha sido el centro de operaciones del Cártel del Pacífico, liderado por Joaquín “El Chapo” Guzmán.